29 diciembre, 2007

Ya queda poco...

Apenas nos quedan un par de días de 2007; ahora es el momento de decir eso tan típico de cómo vuela el tiempo y lamentarse un poquito de que vaya a empezar otro año en el que nos haremos un poco más "mayores"... pero bien pensado, qué tontería. Para mí el cambio de año apenas significa nada (de hecho, aborrezco la Nochevieja), además el tiempo es muy relativo y lamentarse de lo que ya ha pasado es desperdiciar lo que está por venir. Así que nada, a disfrutar lo que quedan de Fiestas.
Esa es otra, ya casi llevamos una semana de Navidad y ni he dejado un mensaje de felicitación ni nada... qué desastre soy U_U Pero es que estoy pasando unas vacaciones de estudio y trabajos bastante agobiantes (los exámenes acechan!).
Espero que lo esteis pasando genial (pienso sobretodo en alguna persona concretamente :P) y disfrutando de la familia, amigos, regalitos, buena comida, etc.

En Nochebuena no hicimos plato fuerte, más bien fue picoteo variado de cosillas, ricas pero poco interesantes. Mi padre recordó una receta que al parecer soía hacer mucho antes de que mi hermano y yo naciéramos y aprovechó para hacerla. Es muy simple y está muy bueno, viene bien como entrante, acompañamiento, cena sencilla o lo que sea: peras con roquefort en hojaldre.

Peras al roquefort en hojaldre

- masa de hojaldre
- peras medianas peladas (una por cada dos comensales)
- licor de pera
- mermelada de grosella roja
- queso roquefort
- yema de huevo

Se estira bien el hojaldre y se cortan porciones. Las peras, sin piel, se cortan por la mitad y se descorazonan. En un bol se mezcla el queso con la mermelada y el licor (cantidades a ojo y gusto de cada uno) y se cubren las peras con la mezcla. Se hacen paquetitos con el hojaldre jugando con la forma que se quiera, se pintan con la yema un poco batida y se meten en el horno precalentado a 200º hasta que el hojaldre esté bien dorado.

Peras al roquefort en hojaldre

23 diciembre, 2007

Gingerbread cookies - Aroma a Navidad!

Ahora si que sí, la Navidad la tenemos a la vuelta de la esquina. Salvo por cosas puntuales que afectan más a los demás que a mí, a mi me encantan estas fechas como ya he dicho varias veces, así que intentaré repetirme más. Yo las disfruto a mi manera y listo :)
Además este año parece que el frío acompaña a las fiestas en Murcia (¡incluso algo de lluvia!), lo con lo que el ambiente es aún mejor para cocinar, hornear, encender estufas o chimeneas, tomarse chocolates y tés humeantes, llenar el salón de velas, ver películas azucaradas a la luz del árbol decorado... 'Tis the season!Para llenar la casa de ambiente navideño se puede empezar por unas galletas de jengibre. Por fin he podido usar los moldes que compré en Zürich este verano, sobretodo llevaba tiempo buscando cortadores de galletas para gingerbread men, tan típicos por todo el mundo. Como salen galletas grandecitas los he intentado decorar (sé que son algo chapuceras, pero es que es la primera vez ^^U) y envueltos individualmente estos hombrecillos son un regalito-detalle estupendo para amigos y familia :)

Receta algo modificada de aquí.

 Gingerbread men

- 3 tazas de harina de repostería
- 3/4 taza de azúcar moreno
- 1 huevo grande
- 1/2 taza de melaza
- 1 pizquita de sal (añadir más si se usa mantequilla sin sal)
- 85 gr. mantequilla salada
- 1 cucharadita de levadura
- 3/4 cucharadita de bicarbonato
- 1 cucharada de jengibre
- 2 cucharaditas de canela
- 1/2 cucharadita de cilantro
- 2/4 cucharadita de clavo
- 1 pizca de nuez moscada
- 3/4 cucharadita de extracto de vainilla

Tener todos los ingredientes a temperatura ambiente. Tamizar en un recipiente la harina con la levadura, bicarbonato y especias. Batir aparte la mantequilla ablandada con el azúcar y el huevo (usar batidora de varillas); añadir la melaza hasta que quede homogénea la mezcla. Incorporar de forma gradual los ingredientes secos, mezclando bien con una espátula hasta que todo esté bien incorporado a la masa; trabajarla un poco con las manos (es más práctico). Dividir en dos o más porciones, envolver en film transparente y dejar reposar un par de horas o en la nevera toda la noche.

Precalentar el horno a 175º y preparar una bandeja con papel. Estirar la masa sobre una superficie enharinada y cortar las galletas con el tamaño y grosor que se prefiera (no recomiendo hacerlas muy gruesas porque luego crecen). Colocarlas un poco separadas sobre la bandeja y hornear unos 8 minutos, hasta que estén doradas. Esperar unos minutos antes de dejarlas enfriar sobre una rejilla. Una vez frías, decorar o guardarlas tal cual.
gingerbread cookies 
 
 Yo he probado a usa run royal icing, una clara de huevo batida con un chorrito de limón y con suficiente azúcar glas hasta obtener una mezcla densa. Se pueden añadir colorantes y usarlo como "pegamento" para adornos, o aplicarlo directamente con pinceles, manga pastelera, palillos... Los hombrecitos que he regalado los decoré un poco más, lo malo es que requieren algo tiempo (soy muy lenta), aunque es divertido sobretodo si se hace en compañía (y más con niños).
Me guardé uno con un agujerito (antes de hornear) para colgarlo en el árbol ^^.
gingerbread cookies3


gingerbread cookies2

16 diciembre, 2007

Weiße Wölkchen - Nubes blancas

Pero qué poco duran los dulces y postres en mi casa, a veces casi casi me desespero... bah, en realidad no, en realidad me encanta trajinar en la cocina cada vez que puedo :P Sí que sería frustrante que después del esfuerzo nadie hiciera caso a lo que preparas y se echara a perder, pero por suerte eso no suele pasar ^^

A falta de más tiempo, un dulcecillo con aire invernal-navideño, simple y sencillo, sacado de un librito de dulces de Navidad comprado de casualidad en Regensburg. El nombre alemán es bonito pero se basa en lo mismo que los suspiros, básicamente es merengue con relleno. Ligeros, esponjosos, y sobretodo, dulces :)

wolkchen1

- 100 gr. almendra picada
- 100 gr. avellana picada
- 3 claras de huevo
- 150 gr. de azúcar
- 1 cucharadita de ron

Con las claras a temperatura ambiente, empezamos a montarlas con una batidora de varillas en un recipiente metálico bien limpio. Cuando estén a punto de nieve, colocamos el bol sobre una olla con agua caliente (sin hervir) y añadimos poco a poco el azúcar sin dejar de batir, y continuamos hasta formar un merengue de buena consistencia. Añadimos la almendra y/o avellana y el ron, repartiéndolo bien con movimientos muy suaves.
Colocamos montoncitos de merengue un poco separados sobre una bandeja con papel sulfurizado y lo horneamos en horno precalentado a 140º unos 25 minutos. Dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Si se forman con una cuchara pequeña salen unas 50 unidades (yo creo que los hice demasiado grandes ^^U).

wolkchen

11 diciembre, 2007

Vánočka - Pan dulce navideño checo

Tenía pensado publicar alguna entrada más antes del puente de la Constitución pero, para variar, se me echó el tiempo encima y al final nada... perdón! Qué estrés de cuatrimestre tengo, me temo que no van a ser unas fiestas muy relajadas.

Aunque no ha sido un puente tan largo como otros años he podido disfrutar de unos días con mi elfo y de la pre-navidad madrileña. El sábado hizo bastante frío y había hasta niebla, así que después de la obligada visita a la exposición de Velázquez de El Prado (colas larguísimas, ¿la gente no sabe que se puede hacer reserva previa?) la tarde fue perfecta para quedarse en casa calentitos tomado chocolate a la taza casero (bien espeso) con galletas y una peli (elegir Chocolat fue casi obligado :P). Lástima no haber podido hacer galletas caseras, aunque me da un poco de cosa trastear cocinas y hornos ajenos...
Así que nada, ayer mismo ya en mi casa me lié a probar una receta que tengo fichada desde que compré en Agosto en Praga un librito de cocina checa.

Se llama Vánočka (traducido como Christmas Cake) y es algo entre el -ultra deliciosísimo- Panettone y nuestro Roscón, una masa dulce de levadura fresca con frutos secos, así que requiere algo más de tiempo que un bizcocho normal, pero merece la pena.

vanocka3


Por emplear pasas y almendras, lo incluyo en el Hemc de este mes, con la estupenda elección de delokos: los frutos secos, ideales para estas fechas.

- 600 g de harina de repostería
- 42 g de levadura fresca

- 100 g de azúcar blanco fino (usé normal)
- unos 200 ml de leche
- 2 yemas de huevo
- 1 sobre de azúcar vainillado
- una pizca de sal
- 1/4 cucharadita de nuez moscada
- 1/4 cucharadita de clavo
- 125 g de mantequilla derretida (puse algo menos, lo que tenía)
- 85-100 g de pasas
- 1 huevo batido y almendras laminadas para decorar

Trocear la levadura en un cuenco y mezclar con dos cucharadas de harina, dos de azúcar y un poco de leche caliente; tapar y dejar que fermente entre 30-45 minutos.
Tamizar la harina en un bol grande y añadirle la sal. Hacer un volcán e incorporar la levadura, el resto de los azúcares, las dos yemas y las especias. Cuando esté un poco mezclado añadir la leche y la mantequilla alternando y trabajar bien la masa hasta que quede homogénea; deberá ser algo espesa y dura. Amasar unos minutos, cubrir con un par de paños y dejar levar más o menos una hora. Cuando haya crecido amasamos un poco más y volvemos a dejar que crezca hasta que doble el volumen.
Mientras podemos dejar las pasas bañadas en ron o vino dulce, luego hay que escurrirlas y secarlas bien.


vanocka2

Después de amasar unos minutos más y añadir las pasas, dividimos la masa en 9 porciones iguales y formamos rollitos. Debemos usar 4 para hacer la trenza de la base; tres para la segunda trenza y dos enrollados para la última fila.
Ponemos la trenza sobre una bandeja preparada y precalentamos el horno a 220º. Pintamos con huevo batido, decoramos con la almendra y lo metemos al horno. Después de 8 minutos hay que bajar la temperatura a 190º hasta que se dore. Aproximadamente cuando hayan pasado unos 18 minutos, pincharlo con una brocheta para ver si sale limpia.
Esperar unos minutos y dejar que se enfríe totalmente sobre una rejilla.


vanocka1


Es un pan muy tierno pero sin excesivo dulzor, me ha gustado para tomarlo con mermelada o puré de manzana para merendar o con el café del desayuno. La próxima vez añadiré algo de cítricos, seguramente piel de limón o naranja rallada, para que sea aún más aromático.


 vanocka4

02 diciembre, 2007

Diciembre al fin - Gingerbread

A pesar de la enorme invasión que cada año parece adelantarse más, yo me resistía. Me resistía porque tengo que reconocer que es una época que me supone un punto débil y caigo en sus redes cada año sin oponer mucha resistencia. Y lo sé: la Navidad de hoy parece ser más consumismo que otra cosa, pero sinceramente, me da igual. Me pongo muy tonta en esas fechas, me invade una sensación extraña, mezcla de felicidad, inocencia, nostalgia, melancolía, serenidad... no sé explicarlo bien, yo lo resumo en espírtu navideño, aunque no sé si es exactamente eso... puede que sean los maravillosos recuerdos que tengo de las Navidades de mi niñez, o mi pasión por los dulces que parece que saben mejor ahora, o quizá las luces de colores y los villancicos me afectan al cerebro... es igual, me encanta la Navidad. Pero me niego aún a vivirla cuando apenas ha entrado noviembre y todavía se ven calabazas de Halloween en las tiendas mientras sigue sin hacer frío.
Por suerte o por desgracia, ya ha llegado diciembre. Ahora ya acepto el bombardeo de anuncios, luces, adornos, perfumes, juguetes y turrones. Es lo que toca, aunque no estaría más que se esperaran al menos al puente de la Inmaculada, pero en fin...



Y por supuesto, una de las mejores cosas que tiene la Navidad es su cocina típica de la que yo destaco (cómo no) sus dulces, galletas, bizcochos, postres, y miles de etcéteras. Me encanta ver como la blogosfera de todo el mundo se va llenando de recetas navideñas de cada región :)
Para mí, el pan de jengibre (me gusta más en inglés, gingerbread) no podía ser más navideño-invernal: un pan con el toque justo de dulzor llenísimo de aromas de especias que inundan la casa cuando está en el horno. Perfecto para acurrucarse bajo una manta (preferiblemente con gato encima) con una aromática infusión delante de alguna película clásica estilo Qué bello es vivir. Me faltaría la nieve en la ventana, pero viviendo en Murcia...



- 75 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 1/2 taza de azúcar integral de caña
- 1/2 taza de melaza
- 2 huevos medianos
- 1 taza de harina de repostería
- 1/2 taza de harina integral
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 2 cucharaditas de jengibre
- 1 cucharadita de canela
- 1/2 cucharadita de cilantro
- 1/4 cucharadita de nuez moscada
- 1/8 cucharadita de clavo molido
- 1/2 cucharadita de sal
- 150 gr. de yogur con un poco de leche

Precalentar el horno a 180º y preparar un molde rectangular con papel de hornear o engrasándolo.
Batir la mantequilla con el azúcar y la melaza, luego añadir los huevos por separado y seguir batiendo hasta que la mezcla quede homogénea. Aparte tamizar las harinas con el bicarbonato y la sal y mezclar con una espátula. Incorporar a la masa húmeda alternando con el yogur. Trabajar la mezcla en movimientos suaves hasta conseguir que todos los ingredientes queden
bien incorporados. Colocar en el molde y hornear a media altura entre 45 y 55 minutos, vigilando que no se dore demasiado.
Esperar unos minutos antes de desmoldarlo y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Se puede espolvorear con azúcar glas tamizado, queda bien el contraste blanco con el oscuro del pan.




Basado en una receta de Williams-Sonoma.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips