Mostrando entradas con la etiqueta Bebidas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bebidas. Mostrar todas las entradas

29 julio, 2013

¿Un #RefrescoSinAgua? Probando las infusiones frías de Pompadour y mi forma favorita de enfriarlas

Mientras se seca la ropa de la última lavadora y antes de seguir dándole a la plancha pre-maleta, aprovecho para publicar el último post de julio ;).

Cold tea


Cada año nos repiten la misma cantinela cuando llega el verano: que si cuidado con las horas de máximo calor, que si hay que protegerse del sol, que si hay que ponerse cremas protectoras para la piel... Son cosas que a mí me parecen de sentido común (y muy de "madres/abuelas", sumando lo del famoso corte de digestión), pero es cierto que tal y como están las cosas, mejor que nos lo recuerden, que hay mucho inconsciente suelto.

Y algo básico es que hay que hidratarse bien. Pero bien bien de verdad; es algo que he aprendido en los últimos años. Cuando hace mucho calor, y más si hay mucha humedad, tenemos que procurar ingerir líquidos a lo largo de todo el día de forma constante, intentando no llegar a tener sed de verdad. La diferencia del rendimiento físico y mental ahora que bebo mucha más agua es tremenda, no me dí cuenta hasta que empecé a "obligarme" a beber más.

Cold tea


A mí me encanta el agua fresquita cuando tengo sed, pero es cierto que puede aburrir un poco, o al menos puede apetecer otra cosa a determinadas horas del día. No soy muy amiga de los refrescos (tengo una pelea constante con el elfo y su tremenda pasión por cierta marca de cola) y menos de las variantes alcohólicas, así que tengo dos alternativas favoritas: zumos/batidos naturales e infusiones y tés fríos.

Yo tomo muchas infusiones variadas a lo largo del año, pero cuando suben las temperaturas no tengo más remedio que dejar un poco de lado las tazas humeantes y optar por versiones más refrescantes. Por eso me llamó muchísimo la atención la campaña veraniega de los nuevos productos de Pompadour: #RefrescoSinAgua. ¿Sin agua? Hace unas semanas me ofrecieron probar esta nueva gama y por fin desvelé el misterio...


Cold tea


No es que sean bebidas sin agua, claro ;P, pero la idea sí es buena: disponer de "refrescos" a mano sin que estos vengan en botellas o botes con líquido. Y es que para estas infusiones, especialmente pensadas para servirse, frías, no hace falta calentar agua. Se infusionan en agua fresca, para que podamos tener una bebida fresquita y sana en apenas unos minutos.

Hay tres variedades: manzana con hibisco, té negro con limón y té verde con hierbabuena. He probado las tres y me han gustado mucho, aunque quizá me quedo con la primera, pues ha sido toda una sorpresa de sabor y aroma de lo más refrescante. Y tiene un color muy bonito! :).

Doy fe de que se infusionan de maravilla en el agua fría, y personalmente no creo que haga falta añadirle nada de azúcar. Lo que sí me gusta sumar a los vasos son unos cubitos de hielo para servir la bebida bien fría, y con mi pequeño truco.

Cold tea


Bueno, de truco tiene poco, y no descubro América a nadie con ello, pero es que me encanta la idea: añadir fruta a la cubitera para dar más sabor a las bebidas. Los arándanos quedan especialmente bien, y cuando se derrite el hielo van cogiendo el sabor de la infusión... dejando para el final unos bocados frutales tremendamente aromáticos y jugosos, bien fríos. El toque final perfecto :).

¿Y vosotros, abusáis de los refrescos en verano? ¿Os gustan las infusiones frías? ¿Cuál es vuestro sabor favorito?
Os leo desde Murcia! ;)

26 junio, 2013

Verde que te quiero verde [Batidos verdes y licuados para Ventanas Verdes]

Nunca he sido una persona muy de zumos o batidos, fundamentalmente porque me encanta morder y masticar, y siempre prefiero la fruta al natural. Bueno, miento, cuando era cría durante el invierno mi madre siempre nos recibía del colegio con un zumo de naranja recién exprimido, que me sabía a gloria, pero ahora siempre me inclino por la naranja entera. Sin embargo, en cuanto llega el calor me apetecen cada vez más bebidas frescas.

El tema elegido este mes entre mis compañeras de Ventanas Verdes es el de batidos verdes y licuados (o zumos). Una vez más, no podía estar más contenta de que me acogieran en el grupo, porque he aprendido un montón de cosas que desconocía en este tema, y me ha "obligado" a probar algo que, seguro, por mí misma no habría hecho.

Zumo verde 

Las bebidas "verdes" sí que me habían llamado la atención, y es que últimamente cada vez se ven más recetas en diferentes blogs, webs y revistas, pero nunca me había terminado de animar a probar a elaborar una. La verdad es que es una manera estupenda de prepararse un cóctel de nutrientes, ideal para arrancar con fuerza la mañana o reponerse a media tarde. Lo que no me gusta tanto son esas dietas milagro que sustituyen comidas enteras por bebidas, o qe prometen "desintoxicar el organismo" a base de zumos y batidos de verduras. No hacen milagros, pero sí que son muy saludables, sobre todo si empleamos productos de temporada al natural.

He empleado una batidora de vaso, de esas estilo americanas, porque no tengo exprimidora ni licuadora. Yo no tengo problemas con la textura que deja, y aunque podríamos colarlo, desecharíamos parte de los ingredientes al hacerlo. Con una licuadora, como la que usa Ajonjolí, se pierde gran parte de la fibra pero eso nos permitiría aprovechar mejor los otros nutrientes de las verduras y frutas. Y gracias a Ana ahora sabemos que la clorofila, el "verde" protagonista, tiene un gran poder antioxidante y se le atribuyen muchas propiedades saludables. Aunque es un tema que todavía se está estudiando, recordad a partir de ahora que ese precioso color verde de tantos vegetales, hierbas y frutas, esconde muchos beneficios :).

Zumo verde

Zumo o licuado verde
Para 1 buen vaso

- 2 tallos de apio pequeños
- 1 pera pequeña
- 1 manojo de espinacas
- 1 manojo de canónigos
- 1 naranja mediana
- 1 chorrito de limón

Lavar bien todos los ingredientes. Quitar los extremos del apio, retirar los posibles filamentos más grandes y trocear. Quitar el rabito de la pera y trocear, desechando las semillas del corazón. Exprimir bien la naranja, evitando las semillas si las tuviera.

Disponer todos los ingredientes en una batidora, trituradora o licuadora. Triturar bien hasta conseguir una textura homogénea. Añadir un poco de agua si quedara demasiado espeso. Servir en un vaso frío inmediatamente.

Al usar la batidora quedó una parte espumosita por arriba, que se puede integrar mezclando bien la bebida, aunque a mí me gusta la textura que tiene y el bigote verde que te deja al beberla ;P. Un kiwi, una manzana o un poco de piña le habría ido muy bien, aunque he preferido usar sólo productos de temporada. La naranja es todavía de las últimas de la temporada, cogida de los árboles de mi tío :).

Gracias a Heva de Tarjeta de Embarque por la imagen
Este mes la revista Cuerpo y Mente ha tenido el detalle de mencionar a nuestras Ventanas Verdes, ¡qué ilusión! ^_^. Nos ha incluido en un número que precisamente dedican a un artículo sobre zumos ricos en clorofila, ha sido la ocasión perfecta :).

No os olvidéis de abrir las demás ventanas, si no lo habéis hecho ya ;).

24 julio, 2011

Limonada de sandía y lima

Muchas gracias a los que ya me habéis dado recomendaciones sobre París! La verdad es que tengo muchos sitios y muchas cosas que hacer ya apuntadas, y no sé si en apenas una semanita dará tiempo a todo. ¡Sólo con los museos que tiene la capital francesa ya podría gastar un mes entero! Pero bueno, haremos consenso familiar y se hará lo que se pueda. Lo que sí tengo claro es que no quiero hacer uno de esos viajes agotadores en los que se va corriendo de un lado para otro sin disfrutar al final de nada. Ya habrá tiempo para volver :)

Para terminar la semana traigo una receta muy sencilla que viene genial en verano. Con el calor apetece beber mucho más líquido, pero hay que tener cuidado con los excesos de refrescos llenos de azúcar o edulcorantes y con el alcohol, que entran demasiado bien cuando aprietan las temperaturas. Con la buena fruta que nos regala el verano, es mejor preparar zumos y bebidas ligeras en casa, que además se pueden convertir en fantásticos cócteles si la ocasión lo merece.


Ice cubes


Aprovechando que Moldes Lékué me ofreció probar uno de sus nuevos moldes de cubitos de hielo Ice Cube, para conseguirlos con forma de cubo perfecto, inauguré las bebidas veraniegas partiendo de una receta que vi en smitten kitchen. Tengo que decir que hasta ahora jamás había comprado una sandía. Durante toda mi vida hemos tenido veranos llenos de melones y sandías fabulosas pero que siempre nos han regalado, así que me vi algo perdida cuando salí a comprar esta fruta; muchos tipos y precios diferentes, y encima con muchos tipos que venían de América! Menos mal que vi unas preciosas sandías blancas rayadas de tamaño pequeño y buen peso, producidas en... Águilas, Murcia! Me hizo ilusión y todo, así que se vino a casa :)

Watermelon lemonade with lime

Receta adaptada de smitten kitchen

- 500 ml de zumo de sandía rayada
- 120 ml de zumo de limón, recién exprimido
- 20 ml de zumo de lima, recién exprimido
- 45 ml de almíbar*
- 125 ml de agua
- cubitos y gajos de lima, para servir

Para obtener el zumo de sandía, trocear media pieza pequeña y triturar en una batidora de vaso u otro tipo; colar el puré para separar los grumos y las semillas. Mezclar con el zumo de limón y el zuma de lima (colados también previamente); añadir el almíbar y agua fría. Probar y ajustar el dulzor o la cantidad de agua al gusto. Enfriar en la nevera como mínimo una hora y servir con cubitos de hielo y gajos de lima.

*Para hacer un almíbar sencillo sólo hay que cocer a fuego medio el mismo volumen de agua que de azúcar, removiendo hasta su completa disolución. Dejar enfriar bien antes de usar.

Watermelon lemonade with lime

05 junio, 2011

Zumo de pepino y manzana

¿A vosotros también se os escapan los domingos de las manos? No sé por qué, pero siempre se me suelen pasar volando y al final no consigo sacarles todo el provecho que tenía pensado. Y no soy de las que se quedan en la cama hasta horas infinitas (de hecho, me suelo despertar igual de temprano que el resto de la semana), pero entre unas cosas y otras... Nunca me han gustado mucho los domingos. Amanecen bien, prometiendo un día entero de descanso y tranquilidad, pero al final vuelan. Además, como se suelen acumular tareas domésticas este día (debería ser declarado el día oficial de la plancha) y lo aprovecho para planificar la semana siguiente, el tiempo pasa sin darme cuenta. De pequeña les tenía mucha tirria, sobre todo después de la hora de comer... y es que claro, ¡al día siguiente era lunes!

Hoy ha sido el cumpleaños de mi suegra y he pasado casi toda la jornada con ella. Bien temprano hemos ido al mercadillo (¡cuánta fruta hay ahora!), luego al centro comercial del barrio (con la excusa de ser el primer domingo del mes, abren las tiendas) y más tarde hemos ido toda la familia del elfo a comer para celebrar el cumpleaños. Entre el servicio lento, la sobremesa, volver (ha sido fuera de Madrid), pasar un rato en su casa por ciertos asuntos, y el visionado obligatorio del episodio de ayer de Doctor Who... el día ha volado. ¿Dónde hay que firmar para tener fines de semana de tres días?

Apple and cucumber juice

Para terminar la semana, o casi mejor encarar la nueva que entra, una receta bien sencilla.
Supongo que sobra comentar nada del tema "pepinos españoles" que hemos tenido la desgracia de vivir estos días. Es un problema muy serio el que están sufriendo en Alemania y espero que todo se solucione pronto, pero está claro que no se han hecho las cosas del todo bien. Muchos agricultores y otros profesionales del sectos se han visto seriamente afectados, y podría haberse evitado. Mi padre, que por su trabajo conoce bien la realidad del sector agrario del sureste español, está bastante indignado con ciertas cosas. 

A mi la verdad es que el pepino no me gusta mucho, en mi casa son mi madre y mi hermano los fanáticos. Pero tras ver la iniciativa de Ajonjoli en su blog La flor del calabacín, Apoya a los agricultores, ¡pon un pepino en tu cocina!, quise sumarme y poner mi granito de arena en la recopilación de recetas con esta hortaliza. Me pareció la ocasión perfecta para estrenar el vaso licuador de la nueva batidora que me ayuda en la cocina desde hace unos días, y es que tenía ganas de poder disfrutar de auténticos zumos y batidos caseros, con fruta entera triturada al momento. Ahora que apetecen más líquidos frescos y necesitamos más vitaminas para encarar el día, los zumos caseros totalmente naturales van a ser un gran aliado en casa. Y empiezo por una combinación de lo más simple, pepino, limón y manzana.

Suficiente para dos ó tres personas:

- 1 manzana verde grande
- 1/2 pepino
- 1 cucharadita de zumo de limón
- un poco de agua mineral

Lavar bien la manzana y el pepino. Es mejor usar la fruta entera, pero si no es ecológica es posible que se prefiera pelar. Trocear, quitando sólo el rabito y las semillas de la manzana. Poner en una licuadora o batidora de vaso junto al limón y triturar bien hasta conseguir la textura deseada. Si quedara demasiado espeso, se puede rebajar con un poco de agua. Servir inmediatamente.

19 marzo, 2011

Degustando Café La Mexicana y Moscovitas

Cafés La Mexicana es el nombre que anuncia una de las tiendas más emblemáticas de Madrid. Contando hoy con múltiples locales por toda la Comunidad, quizá la tienda más emblemática sea la que continúa tentando a los viandantes de la céntrica calle Preciados con su olor a café recién tostado, desde hace muchos años.

Moscovitas y Café La Mexicana

Yo conocía La Mexicana por haber visto varios de sus locales, y sobre todo por haber pasado delante de la tienda de Preciados en muchas de mis visitas a Madrid, aunque, por una causa u otra, nunca había entrado. También había leído comentarios y artículos sobre sus productos y su historia, demostrándome la fama que tienen en la capital. El blog madrileño Es Madrid no Madriz le dedicó una entrada hace un tiempo:

Curiosamente, el nombre de la tienda viene "impuesto" por el origen de una mujer, una mexicana de origen español que vino a España a finales del XIX y decidió quedarse definitivamente en Madrid. Abrió un negocio y al parecer le fue muy bien, ese negocio no era otro que la venta de café. Es posible que la tienda tuviese en sus orígenes un nombre comercial pero todo el mundo la conocía popularmente como "La Mexicana" por el origen mexicano de la dueña y con ese nombre se quedó. (Continúa)
La semana pasada se pusieron en contacto conmigo desde La Mexicana para informarme de que habían estado buscando un producto que fuera el acompañamiento ideal a sus cafés, y lo habían encontrado: las galletas Moscovitas de Asturias. Se encuentran en plena campaña de promoción y con este motivo me ofrecieron la oportunidad de probar si realmente su café y dichas galletas hacen tan buena pareja.

Moscovitas y Café La Mexicana

Si os estoy soltando este rollo es porque creo que lo merece. No me comprometía a hacerles promoción ni nada parecido, simplemente se me ofreció degustar sus productos para probarlos personalmente sin ninguna obligación, y la verdad, valoro las empresas que tienen detalles así, que se preocupan por estar al día en las nuevas tecnologías y que se interesan por los blogs de gente particular, sin caer en publicidad impersonal y de dudosa fiabilidad. Además, tanto el café como las Moscovitas que me llegaron ayer a casa me han conquistado :)

Moscovitas

Fue abrir el envoltorio de la empresa de mensajería e invadirme un potente aroma a café recién tostado. En La Mexicana presumen de tener café siempre fresco, recién tostado y molido en el momento, y eso se nota. Recibí un paquete de uno de sus cafés más exclusivos, Nariño Supremo El Tambo, cuyos granos se cultivan a más de 2000 metros en los Andes. Es realmente delicioso, con un aroma profundo, acidez equilibrada y varias tonalidades de sabor (me encanta el café pero no soy ninguna experta en catas, hablo de mi propioa experiencia). En cuanto a las Moscovitas, me han gustado mucho. Están elaboradas en Asturias y por lo que deduzco, on las mismas originales asturianas, de la confitería Rialto, que se llevan elaborando en esa maravillosa tierra desde 1926. Son unas pastas artesanales a base de almendra marcona, nata, chocolate, y un toque secreto. Finitas, crujientes, nada empalagosas, deliciosas. El chocolate es de buena calidad y realmente combinan a la perfección con ese excelente café.

Moscovitas
Moscovitas

Muchas gracias a Marta por ponerse en contacto conmigo y a La Mexicana por haberme dado la oportunidad de probar sus productos. Me parece que me convertiré en cliente fija a partir de ahora, que no sólo de Nespresso vive una cafeinómana :P

20 diciembre, 2009

Preparando el ambiente navideño...

El primer fin de semana de las vacaciones no podía empezar mejor. Vale, hoy ha sido el día más frío en Murcia que yo recuerde en toda mi vida (lo que quiere decir que en muchas otras partes del país y de Europa estarán casi congelándose), pero es la mejor excusa para quedarse en casita, ver una o varias películas, sacar los CDs de Christmas` songs para adornar el árbol, y calentarse con un vasito de Glüwein casero después, si es acompañado de algo dulce como unos Chräbeli mucho mejor. Estas pequeñas, ligeras y anisadas delicias ya han aparecido varias veces por el blog, pero es que son totalmente un imprescindible para estas fechas. La receta la podéis ver aquí, o mirar el índice, donde recojo las recetas de Glühwein de otros años. Esta vez he vuelto a variarla, pero el resultado siempre es bueno.

gluhwein


- 1 botella de vino tinto de calidad aceptable
- 2 ramas de canela
- 1 piel de limón
- 5 clavos
- 1 hoja grande de laurel
- 3 vainas de cardamomo
- 3 piezas de anís estrellado
- 3 cucharadas de azúcar moreno

Calentar el vino en una olla con el limón; añadir las especias y cuando esté muy caliente el azúcar para que se disuelva. Justo antes de que empiece a hervir, bajar el fuego y tapar; dejar cocer unos 15-30 minutos, removiendo de vez en cuando. Dejar reposar después otra media hora. Colar las especias y servir caliente.

Y esta ola de frío polar nos trajo además una agradable sorpresa. El sábado por la mañana, tras una intensa lluvia nocturna, amaneció con las colinas del valle que rodea la ciudad de Murcia blancas. Así que rápidamente mi padre y yo nos acercamos cámaras en mano para inmortalizarlo. Pero el espectáculo era mucho mayor de lo que me esperaba, ¡estaba todo nevadísimo! Qué bonito, la montaña, los árboles, los arbustos... todo el bosque cubierto de una capa blanca esponjosa, aunque ya empezaba a derretirse. Un paseo precioso, aunque acabé con los pies helados, que no podía vernir mejor para preparar el ánimo navideño. Aunque se prevee que para Nochebuena tengamos máximas de hasta 20º, ese momento de felicidad ya no me lo quita nadie :-).

Nevada en Murcia - Diciembre 2009

Eso que se ve ahí abajo es Murcia, desde el Parque de El Valle (por estas carreteras de monte pasó la última Vuelta a España, suelen subir y bajar la llamada Cresta del Gallo).

Nevada en Murcia - Diciembre 
2009

 Nevada en Murcia - Diciembre 2009

Nevada en Murcia - Diciembre 2009

Espero que llevéis bien el frío!

09 diciembre, 2008

Glüwein calentito para las tardes frías

Como ya dije en la anterior entrada, estos son días perfectos para preparar Glühwein casero, y más si se tiene un dulce como el Stollen para acompañarlo :) Un vino dulce, muuuy aromático y caliente, perfecto para las tardes frías y lluviosas.
Así lo he preparado otros años; esta vez he variado la receta. Ninguna es mejor que la otra, así que os animo a preparar vuestro propio Glühwein con las proporciones e ingredientes que más os gusten ^^

- 750 ml de vino tinto
- 90 gr de azúcar moreno
- 1 buena cucharada de miel
- 3 ramas de canela
- 3 vainas de cardamomo
- 5 clavos
- 2 estrellas de anís estrellado
- 2 hojas de laurel
- piel de un limón
- 1 chorrito de Kirsch

Poner todo al fuego en una olla o cazo. Mientras se calienta, remover con una cuchara de madera hasta que el azúcar se haya disuelto. Tapar la olla dejando una rendija pequeña y bajar el fuego prácticamente al mínimo, para evitar que se evapore demasiado durante la cocción. Dejar al fuego alrededor de una hora, removiendo de vez en cuando. Colar y servir inmediatamente o reservar; así se pueden calentar los vasos individualmente cuando se sirvan.

Muuuy reconfortante, lo que daría yo por tener puestos de Glühwein callejeros en Murcia (aunque vale, nuestro frío no es comparable al del norte de Europa!).

03 mayo, 2007

La vie en rose

A seguir aprovechando las fresas y fresones, que cuando nos demos cuenta de pronto tendremos que esperar otro año para poder volver a disfrutar de esta delicia de fruta.
Hacer un batido es perfecto para esta época en la que ya empieza (o debería empezar) a apretar el calor en algunas zonas, y viene bien si se nos han quedado algunas fresas sobrantes en la nevera y/o empiezan a pasarse un poco.
Es una improvisación espontánea, que cada uno lo haga a su manera y gusto :)

- un buen puñado de fresas/fresones
- azúcar/edulcorante
- yogur natural cremoso (mejor casero)
- leche
- un poquito de vainilla en polvo
- 1 cucharadita de gelatina en polvo neutra

Troceamos las fresas bien lavadas y empezamos a batirlas con cuidado al principio. Añadimos yogur y leche a ojo sin dejar de batir bien hasta tener la consistencia deseada. Ponemos el punto de dulzor al gusto y el toquecito de vainilla. Aparte diluimos la gelatina en agua y la añadimos al batido. Dejamos enfriar varias horas en la nevera y servimos con corteza de limón y un poco de yogur por encima.


PD1. Si se congela (batiéndolo un poco cada cierto tiempo) queda una especie de helado muy rico.
PD2. Al final acabé echando canela a mi copa, no puedo evitarlo, es un vicio personal :P

24 diciembre, 2006

Glühwein - Vino aromático

Una buena receta navideña (aunque sea aplicable a todo el invierno) que viene estupenda para una tarde de frío en casita es la de Glühwein, que no es más que vino caliente aromatizado con diversas especias. Es típico de países como Suiza, Alemania o Suecia. Este es mi Glühwein particular, perfecto para acompañarlo de galletas mientras se espera la llegada de Papá Nöel frente al árbol iluminado junto a la chimenea (ojalá tuviera una chimenea!).

- 1 botella de vino tinto, ni muy caro ni excesivamente barato
- 100 gr de azúcar moreno
- 5 clavos
- 2 hojas de laurel
- la piel de un limón mediano
- 2 vainas de cardamomo
- 2 ramas de canela
- 1 pizca de jengibre molido

Glühwein

En una olla echamos todos los ingredientes y ponemos al fuego muy bajo. Removemos bien con una cuchara de madera hasta que se derrita el azúcar y dejamos medio tapado cocer durante una hora aproximadamente. Es importante que no hierva. De vez en cuando es recomendable removerlo todo suavemente y añadir más azúcar si se prefiere más dulce.
Se sirve bien caliente. Con un poquito de kirsch está muy bueno también :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips