26 marzo, 2015

Espárragos y coles de bruselas asados con sésamo y salsa de yogur y tahini [Sésamo con Ventanas Verdes]

Mañana cojo el tren rumbo a Murcia para pasar la Semana Santa, así que hoy, como de costumbre, tengo mil cosas que hacer. Mi jornada empieza con una prueba médica que me tienen que hacer en ayunas, y lo llevo fatal. Porque me he despertado, como de costumbre,a las 6 am, y normalmente a la media hora ya estoy desayunando. Hace mucho que me acostumbré a desayunar nada más levantarme, y cuando tengo que esperar un par de horas no soy persona. Pero no hay mal que por bien no venga, así aprovecho este rato previo a escribir mi receta para el reto mensual de Ventanas Verdes, recetas con sésamo :).

Roasted asparagus and brussel sprouts with sesame

Hace años que tengo siempre sésamo en la despensa, me gusta muchísimo simplemente tostadito y me encanta añadirlo a todo tipo de platos dulces y salados, sin olvidarnos del pan. Icíar nos ha contagiado con su pasión por el tahini (probadlo con miel en un buen pan) y, aunque es muy calórico, es un producto nutricionalmente fantástico para incorporar a nuestra dieta en pequeñas dosis.

Roasted asparagus and brussel sprouts with sesame

Es muy energético, tiene aminoácidos esenciales, grasas insaturadas, lecitina, fibra y una buena cantidad de minerales, destacando especialmente el calcio, que es el que a mí más me interesa. Es un ingrediente básico en muchas culturas del Mediterráneo y en países de Oriente Medio y los Balcanes, donde además hay muchos dulces en los que es ingrediente básico. Un picoteo dulce adictivo que se puede ver mucho en las ferias de fiestas tradicionales de pueblos por Murcia es el sésamo tostado con azúcar o miel, que a mí me vuelve loca.

Roasted asparagus and brussel sprouts with
 sesame
Esta vez quería elaborar una receta salada, y una reciente visita al mercadillo de los domingos me dio la inspitación. La señora Luisa me enseñó unas fabulosas coles de bruselas y unos espárragos verdes fresquísimos que no tuve más remedio que llevarme a casa y asarlos. ¡Cómo me gustan las verduras asadas! Las mezclé con una mezcla de semillas de sésamo blancas y negras, las sazoné con gomasio - sal de sésamo - y las acompañé de una salsa sencilla de yogur y tahini, perfecta para suavizar el sabor potente de las coles.

Espárragos y coles de bruselas asados con sésamo y salsa de yogur y tahini
Receta ideada improvisando un poco por mí
Ingredientes para 2-4 personas

- 1 buen manojo de espárragos verdes
- 1/4 kg de coles de bruselas
- sésamo blanco
- sésamo negro
- 1 limón
- aceite de oliva virgen extra
- unas gotitas de salsa worcestershire
- 1 chorrito de vino blanco
- 125 g de yogur natural
- 1 cucharadita (o más) de tahini
- pimienta negra y tomillo

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una fuente o bandeja con un poco de aceite de oliva. Lavar y secar bien las verduras. Desechar las hojas externas dañadas delas coles y partirlas por la mitad si son muy grandes. Cortar la base más dura de los espárragos.

Mezclar ambos ingredientes con zumo de limón, un chorrito de aceite, salsa worcestershire y vino blanco. Distribuir en la bandeja y sazonar con las semillas de sésamo blanco y negro, gomasio al gusto, un poco de pimienta y tomillo.

Asar durante unos 15-20 minutos, removiendo las verduras a mitad del tiempo de cocción. El tiempo final dependerá del tamaño de los vegetales, de vuestro horno y del punto churruscado que más os guste.

Mezclar en un cuenco el yogur natural con el tahini a discrección, unas gotas de zumo de limón y semillas de sésamo. Servir todo junto y disfrutar.

Roasted asparagus and brussel sprouts with sesame

Os leeré la próxima vez desde Murcia, a ver qué tal me recibe mi ciudad después de estos meses que han pasado desde Navidad. Ah por cierto, la prueba médica no es nada grave; he tenido en las últimas semanas más problemas digestivos de lo normal y mi suegra quiere comprobar que todo está en orden. ¡Esperemos que así sea!
24 marzo, 2015

Crumble ligero de frutos rojos y avena - Paciencia, la primavera llegará

Hay que ver los murcianos, cómo somos, tanto anhelar el agua durante todo el año y cuando llueve unos cuantos días empiezan las quejas y lamentos. Vaaaale, desde la distancia se ve diferente, y es que un murciano no está acostumbrado a estas cosas, lo tengo más que comprobado con mi familia al hablar con ellos estos días. Mi hermano se queja de que no puede salir a hacer deporte, mi madre me llama cuando se aburre de esperar a que deje de llover para salir a comprar... Por más que les digo que en muchos lugares del mundo la vida no se paraliza cuando llueve, digamos que son más de secano :P.

Red fruit oat crumble

Sé que en algunos sitios la lluvia se está pasando de más, y en Madrid también llevamos nuestros días de mal tiempo - para mí es un tiempo maravilloso -, pero me extraña que a la gente le extrañe. Seamos serios: la imagen idílica de la primavera, con todo verde, flores, solecito y tiempo agradable con pajaritos cantando, no existe. O al menos por aquí existe unos pocos días en sitios muy contados. Y para que eso ocurra tiene que LLOVER. Los campos no florecen por arte de magia, así que un poco de paciencia, que ya está pasando el temporal y tendremos una Semana Santa estupenda para disfrutar antes del verano.

Red fruit oat crumble

A mí me gustaría disfrutar de la lluvia murciana cuando llegue el viernes, pero me temo que no me va a tocar. Aunque casi mejor, porque mis tíos de Suiza irán de visita y milagrosamente coinciden conmigo, así que tenemos planeada barbacoa familiar en el campo el fin de semana que viene, y todo apunta a que va a ser genial :). Mi tío - que en realidad él es alemán - daba unas barbacoas impresionantes cuando aún tenían la casa grande con su jardín en Suiza, y las disfruta como nadie. Va a ser curioso revivir aquellos momentos esta vez desde Murcia :).

Red fruit oat crumble

Dicho esto, estos días de reclusión hogareña siguen apeteciendo platos reconfortantes y cositas al horno, y no sé por qué a mí los crumbles y recetas similares me recuerdan más al otoño y al invierno. Será porque se pueden comer calentitos, recién hechos, y porque la mezcla de la fruta con la cobertura crujiente inunda de olores maravillosos la cocina - en mi mini apartamento es la casa entera -.  Después de ver varias recetas de crumbles más ligeros me apetecía darme un capricho, así que aproveché que tenemos fresones en el mercado para mezclarlos con unas grosellas y frambuesas que me esperaban en el congelador.

Si queréis un señor crumble de verdad, la mantequilla es un ingrediente que no puede faltar, pero se puede hacer una versión más sana y ligera sin usar esa cantidad pecaminosa de grasa que suelen tener estas recetas. Tampoco es un crumble muy dulce, aviso, así que cada uno ajuste las cantidades de endulzante a su paladar. Yo he buscado el protagonismo de la fruta, con fresones muy dulces y el toque ácido de las grosellas, que combinan tan bien con la cubierta crujiente de avena y almendras.

Red fruit oat crumble

Crumble ligero de frutos rojos y avena
Receta ideada por mí
Ingredientes para 2 buenas raciones o 4 más comedidas

- 4-6 fresas o fresones (dependiendo del tamaño)
- 1 puñado de grosellas
- 1 puñado de frambuesas
- 1 cucharadita de miel, sirope de ágave o de arce
- 1/2 cucharadita de zumo de limón
- 75 g de copos de avena
- 15 g de almendras laminadas o picadas crudas
- 1 pizquita de sal
- 1 pizca de levadura química
- canela al gusto
- 2 cucharadas de miel, sirope de ágave o de arce
- 60 ml de leche sin lactosa (mejor si es de almendras o avena)
- 1 cucharadita de "mantequilla" vegetal sin grasas hidrogenadas (en herbolarios suelen tener)
- un poco de azúcar moreno (opcional)

Red fruit oat crumble

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar ligeramente un molde o fuente pequeña, de unos 15 cm.
Lavar y escurrir bien las frutas, retirando los rabitos de las fresas. Trocear las piezas más grandes para dejar todas más o menos del mismo tamaño.

Colocar las frutas en el molde, añadir el limón y la cucharadita de miel, mezclando bien. En un cuenco, mezclar con las manos el resto de ingredientes, ajustado la cantidad de leche si hiciera falta. Tiene que quedar húmedo pero no chorretoso, es decir, que al estrujar la masa se quede compactada sin ser muy pegajosa.

Red fruit oat crumble

Cubrir la parte superior de la fruta con la masa de avena, apretando bien. Espolvorear con un poco más de canela y azúcar moreno, si se desea. Hornear 5 minutos, bajar la temperatura a 170ºC y continuar horneando hasta que la fruta borbotee y se haya tostado la cubierta al gusto.

Servir caliente, templado o frío, sólo o con una bola de helado, yogur natural o nata. Personalmente me gusta un toque de menta fresca picadita en esta combinación de frutas.

Red fruit oat crumble
22 marzo, 2015

Comer fuera de casa - Pequeña reseña de Snail Bag y sus bolsos portalimentos de diseño

Cuando uno tiene que comer fuera de casa tiene dos opciones obvias: buscar un bar/restaurante/cafetería/tienda o llevarse la comida preparada. Bueno, está la opción de aguantarse y pasar hambre, pero la vamos a ignorar de momento por ser poco apetecible.
Creo que hasta no hace mucho lo de llevarse la comida desde casa ha sido una minoría en nuestro país, mientras que parece una costumbre mucho más asentada en otros lugares. Por suerte parece que eso está cambiando, y cada vez se dice que incluso "es tendencia". Modas aparte, comer de tupper -como se le suele llamar por aquí- es más económico, rápido, saludable, sostenible y práctico, aunque tengamos que planificarnos un pelín más en casa.

Snailbag

En su primer trabajo el elfo recibía una tarjeta para los gastos de comidas, así que cada día almorzaba con uno de esos aburridos menús del día de los restaurantes clónicos que se reparten en las áreas de oficinas de las grandes ciudades. No eran lo que se dice muy variados, la verdad. Y el tiempo que perdían comiendo cada día fuera me parece totalmente absurdo, pero ese es otro tema.


Ahora ha empezado otro empleo que es el segundo en el que se puede llevar la comida de casa, y creo que hemos ganado mucho con ello. Ya me he acostumbrado a prepararle su tupper el día antes - a veces le cocino algunos platos la misma mañana -, o a dejar listas varias comidas el domingo antes, preparando cantidades grandes para tener raciones extra en el congelador, etc. Como decía, hay que planificarse un poquito, pero en realidad no cuesta nada. Hay muchos platos sencillos y rápidos que son perfectos para tupper, y muchos se pueden preparar con sobras de otras comidas. Sólo hay que procurar que sean equilibrados y que durante toda la semana tengamos una alimentación variada, completa, compensando luego lo que haga falta con las cenas en casa.

Snailbag 

Y como soy una gran defensora de esto de llevarse la comida al trabajo - o a la universidad, o al tren, o de excursión -, me interesó mucho desde el principio el proyecto de Snail Bag, una empresa española con sede en Alicante que apuesta por fomentar la costumbre del tupper con su catálogo de bolsas portalimentos. Hace poco me ofrecieron uno de sus lunchbags sin compromiso ninguno, y como me ha encantado y son tan majos, creo que se merecen una pequeña reseña por aquí :).

Snailbag

Con forma de bolso dotado de un asa y una correa larga para llevar al hombro, son portalimentos atractivos con un catálogo muy variado de diseños y estampados. El modelo que me ha enviado es muy bonito y alegre, me muero de ganas de estrenarlo en un picninc en cuanto luzca el sol, porque me temo que al elfo las florecillas no le van mucho :P. Incluye dos tuppers y es suficientemente grande como para guardar además una botellita de agua, fruta y un sándwich o panecillo, y también tiene un bolsillo interior con cremallera. Tiene varias capas de tejidos, incluyendo un forro antibacteriano y es isotérmico.

Snailbag

Cada bolso se elabora en el momento en que se hace un pedido, de forma artesanal, apostando por la tradición manufacturera del sector textil. Además, como he comentado, en Snail Bag son majísimos y están muy activos en las redes sociales. De hecho, así les conocí yo, pues comparten muchas recetas de blogs y artículos de cocina y gastronomía. Se agradece que no caigan en esa costumbre cansina de muchas empresas - y particulares - de usar Twitter o su blog sólo como autobombo publicitario cansino.

Si ya coméis de tupper, os estáis planteando hacerlo, os gusta hacer planear picnics o tenéis que hacer un regalo original, podéis echar un vistacillo a su catálogo. El elfo empezó los primeros días llevando tuppers gastados dentro de una cutre bolsa de plástico; era una imagen demasiado triste, no caigáis en ella :P.

Snailbag

Repito por si queda alguna duda: este no es un post patrocinado. Snail Bag me ha enviado sin compromiso ninguno uno de sus productos para probarlo personalmente. Todas las opiniones aquí expresadas son mías, personales y libres. Algún día de estos sacaré tiempo y ganas para escribir una política de empresas.

--------

En menos de una semana por fin vuelvo a pasar la Semana Santa a Murcia. Espero publicar al menos alguna receta antes de subir al tren, aunque van a ser unos días ajetreados :).
Ah, por cierto: bienvenida primavera! Has empezado con frío y lluvia, es un buen síntoma. Espero muchas flores y mucho verde cuando regrese a mi campo.
17 marzo, 2015

Pan de soda con trigo sarraceno, avena y melaza [San Patricio como excusa]

Como ya sabréis, hoy se celebra San Patricio, patrón de Irlanda - y de otros lugares - a cuya celebración se une cada año más gente, aunque sea un poco una excusa para beber cerveza, vestirse de verde o para hornear y comer tarta guiness. A mí me gusta esta festividad porque justo el día siguiente el elfo y yo celebramos nuestro aniversario, así que tenía que hacer alguna cosita. Para un soda bread siempre hay tiempo, así que sumo esta receta de pan de soda con trigo sarraceno, avena y melaza a la colección.

 Soda bread with Buckwheat flour

El otro día se comentó mucho en los medios la noticia de que la mayoría de peatones atropellados en ciudad son mayores de 60 años y, sinceramente, no me extraña nada. Cada vez que salgo a la calle me encuentro a inconscientes cruzando como les da la gana y por donde más les apetece, con una inconsciencia y un pasotismo tal que no comprendo como han sobrevivido tantos años. A ver, ¿a dónde va el señor jubilado que camina con bastón con tanta prisa, que no puede esperar 20 segundos a que el semáforo se ponga en verde? Lo peor es que, cuando provocan frenazos y los conductores se revuelven - con razón -, encima se cabrean y responden con mala leche. Todo muy lógico.

Soda bread with Buckwheat flour

En general percibo una incosciencia generalizada en la gente de ciudad, peatones, conductores, mayores, jóvenes, padres con niños, corredores y ciclistas. Cometiendo imprudencias tontas a cada instante, que son las que terminan provocando desgracias. Y luego la gente se pregunta que cómo ha podido pasar, pues yo lo tengo muy claro. Tengo la sensación de que hoy en día no tenemos miedo a sufrir accidentes - ¡y mucho menos morir! - en nuestro día a día, como si viviéramos en un estado de seguridad permanente. No hay que salir a la calle pensando que nos puede caer un piano en la cabeza, pero tampoco estaría de más recordar que si hay ciertas normas de convivencia y seguridad ciudadana, son por algo. Y es que lo peor no es que alguien pueda sufrir un accidente por su propia estupidez o irresponsabilidad, es que puede dañar a otras personas con sus acciones. Pero bueno, así es la sociedad hoy en día...

Soda bread with Buckwheat flour

Tengo ya dos versiones previas de pan de soda en el blog, y otras dos en Directo al Paladar. Todas salen ricas, pero siempre tengo predilección por las masas con harinas integrales y cereales diferentes. Esta receta incorpora trigo sarraceno, avena y un toque de melaza que le da un toque oscuro-tostadito buenísimo a la miga y a la corteza.

Pan de soda con trigo sarraceno, avena y melaza
Receta adaptada de Cooking Melangery
Ingredientes para 1 pan grande

- 120 g de harina de trigo integral
- 110 g de harina de trigo sarraceno (alforfón)
- 125 g de harina de fuerza
- 120 g de harina de trigo corriente
- 50 g de copos de avena
- 1 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de bicarbonato sódico
- 440-450 ml de buttermilk (he usado leche de soja mezclada con limón)
- 1 cucharada colmada de melaza (o miel oscura)

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una bandeja. Mezclar la elche de soja con 1 cucharadita de zumo de limón.

Mezclar todas las harinas con la avena, la sal y el bicarbonato en un recipiente. Formar un hueco central y añadir la leche con la melaza. Trabajar todos los ingredientes hasta formar una masa homogénea, pegajosa pero a la que se pueda dar forma redonda. Si estuviera muy seca, añadir más leche, poco a poco.

Volcar la masa en la bandeja, dar forma redonda y espolvorear con un poco de harina. Formar un corte en forma X con un cuchillo enharinado. Hornear durante unos 25-30 minutos, hasta que esté dorado al gusto. Dejar enfriar sobre una rejilla.

El pan normalmente hay que dejar que se enfríe totalmente, pero en este caso me gusta hincar el diente a la primera rebanada cuando aún está templadito. También es genial para hacer tostadas.

Soda bread with Buckwheat flour
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...