03 marzo, 2015

Receta de pan de trigo y centeno en cocotte o cazuela sin amasado

Inauguramos el mes de marzo con una receta de panadería, que nunca jamás están de más. Y además es un pan fácil pero de las que dan un resultado espectacular, sin tener que agobiarnos con masas madres, amasados o mil levados en tiempos distintos; una receta de pan de trigo y centeno en cocotte o cazuela sin amasado.

Cocotte baked bread

La media semana con mi madre fue genial, como siempre con mucho caminar por Madrid y algún que otro capricho gastronómico, descubriendo nuevos sitios y rincones. Por ejemplo, Rita & Champagne es un lugar al que volveré segurísimo, y pronto -fantásticas pizzas-, y el elfo no se puede perder las propuestas de Chicote en Yakitoro, aunque las reservas vuelan.

Eso sí, hay cosas que sólo me pasan con mi madre, pues nada más entrar a Yakitoro aparece por la puerta una vieja conocida de los murcianos, la alcaldesa de Cartagena, precisamente recién imputada -ejem-. Y un rato más tarde entraron el propio Alberto Chicote y Jordi Évole, que debía estar en la capital preparando algún programa. Con mi madre siempre veo famosos.

Cocotte baked bread

Y marzo llegó, pillándome algo por sorpresa, pues la madrugada del sábado estaba riendo con el elfo y unos amigos en el último espectáculo de Goyo Jiménez, un cómico que nos encanta y que siempre nos provoca agujetas en la barriga y dolor en la casa de tanto reír. Lo malo es que algo me sentó mal en la cena previa porque salí con la tripa dolorida, pero eso es otro tema (¿he dicho ya que tengo un sistema digestivo delicadito?).

Cocotte baked bread

Volviendo al pan, la receta es un método ya bien conocido por las redes del que se pueden encontrar muchas versiones. Por fin me animé a probarlo, sobre todo después de haber tenido tan buenos resultados con otra receta de pan sin amasado, como ya os enseñé hace meses. Consiste en mezclar una masa muy húmeda, guardar en la nevera, templar un poco al día siguiente y hornear, pero con la variante de que horneamos en una cocotte de hierro. El recipiente además se calienta previamente, y la primera fase de horneado va con tapa, con lo que conseguimos un pan maravilloso, de corteza crujiente y muy sabroso. ¡Os lo recomiendo muchísimo!

Cocotte baked bread

Pan de trigo y centeno en cocotte sin amasado
Receta ligeramente adaptada de vegane Schmalkerl
Ingredientes para 1 pan


100 g de harina de centeno integral
300 g de harina de trigo de fuerza
1 y 1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de miel
2 cucharadas de semillas de calabaza (opcional; podemos añadir otras semillas o cereales)
300 ml de agua tibia
10 g de levadura fresca de panadería
harina extra para trabajar la masa


La víspera a hornear el pan, mezclar en un cuenco las harinas con la sal. Formar un hueco en el centro y añadir el agua tibia. Agregar la miel y la levadura desmenuzada, y mezclar. Añadir las pipas de calabaza y terminar de mezclar los ingredientes hasta tener una masa homogénea, pegajosa.

Tapar con plástico film (o un gorro de ducha) y guardar en la nevera durante al unas 10 horas.

Dejar que recupere temperatura sacando el recipiente y dejándolo a temperatura ambiente durante un par de horas. Precalentar el horno a máxima temperatura con la cocotte dentro, tapa incluida.

Enharinar una superficie limpia, volcar la masa y aplastar ligeramente formando un rectángulo. plegar los extremos sobre sí misma, dar la vuelta dejando los pliegues abajo y tapar con un paño. Dejar reposar 20 minutos mientras se termina de precalentar el horno.

Sacar con cuidado la cocotte, quitar la tapa y echar dentro la masa, con los pliegues hacia arriba. Tapar e introducir en el horno. Hornear 20 minutos, sacar la tapa, bajar la temperatura a 200ºC y hornear unos 30 minutos más.

Cocotte baked bread
26 febrero, 2015

Crema de col lombarda con pera al anís estrellado {Recetas con coles de temporada con Ventanas Verdes}

El mes pasado nos retrasamos pero volvemos a la carga puntuales en febrero; recuperamos nuestra habitual fecha de publicación el último jueves del mes con nuestras propuestas saludables en Ventanas Verdes. En esta ocasión el tema elegido es un producto de temporada tan rico como sano y versátil: las coles. Una familia de vegetales tradicionalmente no muy populares, pero que afortunadamente creo que últimamente se están recuperando y se vuelven a ver en muchas recetas de todo tipo. Mi receta: crema de col lombarda con pera al anís estrellado.

Red cabbage cream soup


Llevo unos días de falta de sueño que al final me pasarán factura, entre unas cosas y otras. Tras las malísimas noches de gripe creo que cogí mal ritmo y me he estado despertando demasiad temprano en las últimas semanas, a lo que sumamos el desajuste total del pasado domingo-lunes "por culpa" de los Oscar. A pesar de mis esfuerzos no conseguí dormir nada de siesta, así que me acosté a las 22.30 para levantarme a la 1.30 y ya no volver a cerrar el ojo hasta las 23.00 del lunes. Pero yo me lo pasé genial una vez más siguiendo la ceremonia en directo en compañía virtual de mucha gente, y además quedé contenta con los premios.

Red cabbage cream soup

El martes madrugón otra vez porque venía mi madre de visita y tenía que terminar un par de cosillas, hornear un pan para nuestros desayunos* y dejar la casa impoluta decente. Pasamos un día estupendo de mucho andar, salvo por el maldito viento congelado que te hiela las entrañas en según qué calles madrileñas, aunque escribo esto el miércoles temprano y todavía no sé qué nos deparará el día. Ya os contaré :).

Lo malo es que mi madre está en las últimas fases de un gripazo y ya sabéis que las noches son lo peor, así que tampoco he dormido muy bien hoy, pero pobre, no me quejo, bastante tiene ella. Yo vuelvo a madrugar de más para trabajar un poquito antes de que se levante, y ya debe faltar poco, pues está saliendo el sol. Ay, lo que me gusta ver amanecer ^_^.

Red cabbage cream soup


Como decía al principio, mi receta para Ventanas Verdes en este mes de febrero es una sencilla pero deliciosa crema de col lombarda. Mis coles favoritas son el brócoli y las coles de Bruselas, pero desde que vine a Madrid estoy descubriendo las posibilidades de la lombarda. Me encanta, tiene un sabor dulzón exquisito y ese color es una preciosidad. Precisamente por ser dulzona es una buena idea combinarla con algo ácido, y tradicionalmente se prepara con manzana. Yo he querido hacer una crema con otra fruta, la pera, que le va de maravilla, y el toque del anís estrellado redondea los sabores haciendo que además sea muy digestiva y reconfortante.

Sumad más coles a vuestra dieta, son de los vegetales más saludables que podemos degustar y hay opciones para todos los gustos. No os perdáis las propuestas de mis compañeras para descubrir otras recetas estupendas con las que disfrutar en cualquier momento.

Crema de col lombarda con pera al anís estrellado
Ingredientes para 3-6 raciones

- 1 col lombarda no muy grande
- 2 puerros
- 1 pera (conferencia)
- 1-2 unidades de anís estrellado
- 1 chorrito de vino blanco
- 2-3 vasos de caldo de verduras
- nata vegetal o yogur
- cebollino fresco
- aceite de oliva virgen extra
- pimienta negra
- sal

Lavar bien la lombarda, la pera y los puerros. Retirar las hojas más externas si están dañadas, y cortar la col por la mitad. Retirar la base más gruesa y cortar en trozos. Desechar la parte más verde de los puerros y cortar la base, guardando todo esto para hacer un caldo. Trocear en medias lunas. Cortar la pera en trozos, desechando las semillas y el rabito.

Calentar un poco de aceite en el fondo de una cazuela y añadir el puerro. Pochar a fuego suave, con una pizca de sal, hasta que esté transparente. Añadir la col lombarda, y el anís, dando unas vueltas. Incorporar la pera, regar con el vino y dejar que evapore el alcohol. Salpimentar ligeramente, cubrir con el caldo, llevar a ebullición y tapar. Bajar el fuego y dejar cocer unos 25-30 minutos.

Retirar el anís y triturar con una batidora hasta dejar la textura deseada. A mí me gusta que quede espesita, y con textura tangible, no soy de las que pasan las cremas por el chino, pero sois libres de hacerlo. Corregir de sal y servir con un chorrito de nata o una cucharada de yogur y cebollino fresco picado.

Red cabbage cream 
soup

* El pan que horneé el martes ha sido una receta tuneada de Xavier Barriga, adaptando su versión de panecillos a un pan de molde grande y hermoso, cambiando algunos ingredientes. Llevo un tiempo usando su receta de base para diferentes variaciones y la verdad es que siempre me da resultados geniales. A ver si perfecciono esta última delicia y le hago honores publicando el pan por aquí.
20 febrero, 2015

Fasnachtschüechli - Receta suiza de Carnaval

Lo sé, lo sé, el Carnaval teóricamente terminó con la celebración a lo grande del pasado martes, pero en muchos lugares las fiestas han continuado a lo largo de la semana. Y bueno, tampoco hace falta siempre tener una excusa en el calendario para probar recetas nuevas, ¿verdad?

Creo que he comentado más de una vez que no me gustan los fritos. Además de que me suelen sentar fatal si no están bien hechos (huyo de ellos cuando salgo fuera a comer), pero es que odio freír en casa, y más viviendo en un apartamento enano con la cocina integrada en el salón-comedor. Pero eh, a veces el cuerpo pide uno de esos dulces tan ricos que no requieren horno... Y el Carnaval está plagado de ellos. Que se lo digan a mi querida María, que cada año nos tienta con exquisiteces de Águilas, donde se vive a lo grande.

Fasnachtschüechli

Me gusta del Carnaval que se celebre en lugares muy diferentes con tradiciones propias que son distintas pero con un trasfondo similar. Por eso hay tantos dulces humildes pero deliciosos, cada región con su especialidad, y generalmente siempre fritos. En Directo al Paladar he estado probando alguna especialidad italiana, pero también he querido fijarme en mi otra tierra, Suiza, donde los carnavales se celebran de una forma algo diferente a lo que podemos imaginarnos.

Ciudades como Basilea se visten de fiesta con tradiciones propias que pueden chocarnos a los que imaginamos desfiles de disfraces coloridos, plumas, muchachas con trajes frescos y brillantes y demás parafernalia. Allí además suele hacer mucho frío en esta época, pero la gente se lanza a las calles incluso bien entrada la noche a vivir la fiesta.

Fasnachtschüechli

Mis padres estuvieron dándolo todo en el Carnaval de Basilea unos años antes de que yo llegara al mundo y me encanta ver las fotografías de entonces. Sin mencionar que no me imagino a mis progenitores toda la noche de marcha por las frías calles suizas, pero ese es otro tema. Algún año iré a vivirlo en persona, espero :). Me fascinan esas máscaras!

Imagen de Fasnachts Comité - Carnaval 2014

Al preguntarle a mi padre sobre recetas típicas de estas fiestas, rápidamente exclamó por teléfono "¡Fasnachtschüechli!". Una palabreja típicamente suiza (tanta CH, el ÜE y la I del final lo delatan, un alemán-alemán no habla así), que en la que "Fasnacht" es, precisamente "Carnaval".

Son unas tortitas de masa sencilla que se fríen, se llenan de burbujitas y se espolvorean con azúcar glasé. Las que se pueden comprar de profesionales creo que son más finitas, crujientes y con las burbujas muy pequeñitas, pero al parecer es difícil conseguir ese resultado exacto en casa. Yo probé una receta y la verdad, aunque no he probado las originales, estaban deliciosas. Diría que se parecen mucho a las tradicionales orejas españolas, ¿verdad? Sea como sea, ideales para la merienda.

Fasnachtschüechli

Fasnachtschüechli - Tortas suizas de Carnaval
Receta adaptada de rwarna's Blog
Ingredientes para unas 6 unidades

- 140 g de harina de repostería
- 1 huevo L
- 20 g de nata para montar
- 10 g de mantequilla
- 1 cucharada de azúcar
- 1 pizca de sal
- ralladura de 1/2 limón
- aceite para freír


Disponer la harina con la sal en un cuenco, formar un hueco y echar el huevo, la nata, la mantequilla picada, los azúcares y el limón. Batir ligeramente el huevo para romperlo y mezclar todos los ingredientes.

Amasar hasta tener una masa homogénea, maleable, no muy pegajosa. Es posible que se necesite añadir un poco más de nata para que no quede muy seca. Envolver en plástico film y dejar reposar 1 hora.

Reamasar y tomar porciones pequeñas. Estirar muy bien dando forma redondeada con un rodillo. Calentar abundante aceite en un cazo o freidora, mejor que no sea uno de oliva muy fuerte (yo uso girasol, en Suiza es raro que se pongan a freír con AOVE).

Cuando esté bien caliente, freír las tortas de una en una, procurando que se sumergan bien, hasta que estén doradas al gusto. Dejar escurrir sobre papel de cocina y espolvorear con azúcar glasé antes de servir.

Fasnachtschüechli

Y este domingo se celebra la ceremonia de los Oscar! Tocará trasnochar para vivirlo en directo, si por hay alguien más que se sume a la fiesta, me encontrará comentando todo y más en twitter ;).
17 febrero, 2015

Tortitas ligeras de avena y quark con fresas para el Martes de Carnaval

Me encantan las tortitas. Los crêpes, o como yo los conocí en su versión suiza de la mano de mi padre, omelettes, también, pero si tengo que elegir prefiero las masas más gorditas, tiernas y esponjosas. Y el caso es que son muy fácil de preparar en casa, pero consigo controlarme y no prepararlas a diario, por suerte.

Claro que no podía dejar pasar la excusa del Martes de Carnaval para darme un capricho, algo más saludable que en su versión, digamos, normal. Y es que hasta hace poco no descubrí que hoy, el martes en plenos carnavales, se conoce como Mardi Gras, Martedì Grasso, Shrove Tuesday, Fat Tuesday, o Pancake Day. Vale, conocía el Mardi Gras porque me fascina la cultura de Nueva Orleans (y preparé el año pasado un King Cake como prueba), pero jamás lo relacioné con el término "grasa".

Quark pancakes

Y tiene sentido, ya que dentro del extraño calendario que tenemos en Occidente, mezcla de costumbres populares, normas cristanas, tradicionales católicas y demás, se supone que este día marca el inicio de Cuaresma hasta Semana Santa. Así que hay que celebrarlo por todo lo alto y comer de todo lo que después, en teoría, no se puede. La masa de huevos, harina, mantequilla/aceite/manteca, azúcar y otros ingredientes parece ser común en muchos lugares, incluyendo España. Y en la cultura británica se conoce directamente como el Día de las Tortitas, asi que, ¿por qué no hacerles caso?

Quark pancakes

Lo dicho, esta es una versión más ligera y saludable, ideal para un desayuno poco dulce pero saciante y con su buena dosis de proteínas. La avena es mi cereal favorito por las mañanas, así que me encanta usarla como base de la masa, triturando los copos en casa hasta dejar consistencia de harina. Utilizo quark o queso batido desnatado con 0% de grasa, poco o nada de azúcar y fruta fresca. A mí me gustan bien doraditas por fuera, pero eso ya depende del punto preferido de cada uno.

Tortitas de avena y quark con fresas
Receta ideada por mí tuneando otras muchas
Ingredientes para 4 tortitas pequeñas

- 1 huevo L
- 120 ml de queso quark desnatado
- ralladura de limón
- 1-2 cucharadas de leche vegetal
- 30 g de harina de avena
- 1 pizquita de sal
- 1/4 cucharadita de levadura química
- 1 pizca de canela molida
- un poquito de azúcar, miel, sirope de ágave... (no suelo añadirle)
- 2 fresones picados
- queso fresco, compota casera, miel, siropes... para servir

Batir en un cuenco el huevo con el queso quark, el limón y 1 cucharada de leche. Añadir la avena, la sal, la levadura, la canela y el endulzante, si se usa. Batir muy ligeramente. Agregar la fruta y mezclar. Dejar reposar 30 minutos. Si estuviera muy espeso, añadir un poco más de leche.

Calentar bien una sartén o plancha antiadherente. Engrasar ligeramente con aceite o mantequilla vegetal, bajar el fuego y echar una porción de masa. Cuando salgan burbujas, dar la vuelta con cuidado usando una espátula. Cocinar hasta dorar ambas caras al gusto. Retirar y repetir con el resto de masa. Seguro que tenéis más arte que yo para darles forma.

Quark pancakes

¡Feliz y ventoso Mardi Gras! Yo me escapo al cine :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...