24 enero, 2015

Pequeña excursión al Parque Regional El Valle en Murcia

 El Valle y Carrascoy desde el Relojero

Al final no lo incluí entre los propósitos de Año Nuevo, pero tengo la intención de recuperar un poco más los posts sobre viajes, excursiones y lugares, retomando los que se me quedaron incluso en el camino meses y algún año atrás. Aprovechando esta soleada y fría mañana de sábado, mientras se hornea un pan, os dejo una de las excursiones que mejores recuerdos me traen, el Parque Regional el Valle y Carrascoy, en mi querida Murcia.

Santuario de la Fuensanta

La ciudad de Murcia se encuentra rodeada de superficie montañosa, que la convierten en una especie de horno en verano, pero que nos permite escapar a la naturaleza en pocos minutos. Sobrevive poca huerta, pero algo queda, y lo genial es que se desarrolla a los pies de las sierras que separan Murcia del Campo de Cartagena, y forman el Parque Regional de El Valle y Carrascoy.

Es una pena que para muchos turistas pase desapercibido este paraje, fundamental además en la Historia de Murcia, pues fue aquí donde nacieron los primeros asentamientos y donde comenzó a desarrollarse la vida humana en la zona. Y ofrece muchos atractivos: paseos, rutas de senderismo, zonas de escalada, áreas recreativas, centros de visitantes, un centro de recuperación de fauna, restos arqueológicos, rutas a caballo, etc.

Terraza Quitapesares - Murcia
Mi padre y yo siempre hemos pensado que se podría montar un pequeño telesférico desde el centro mismo de la ciudad que subiera hasta uno de los centros de visitantes, o al Santuario de la Fuensanta. No es sólo la mentalidad suiza (al fin y al cabo, los telesféricos son parte fundamental del paisaje helvético), lo hemos visto incluso en Portugal, y creo que podría funcionar muy bien. Menos autobús turístico absurdo y más ideas que merezcan realmente la pena, por favor. En fin, que me lío.

Terraza Quitapesares - Murcia
Simplemente quería reseñar una de nuestras escapadas fijas en Navidad, la subida a la Cresta del Gallo con su pequeño paseo por los alrededores y un aperitivo antes de volver a casa. Nos gusta empezar desde el Santuario de la Fuensanta (que es hasta donde suben a la patrona en romería al final de las fiestas de septiembre). Allí está el celebérrimo café bar Quitapesares, con una terraza de vistas estupendas y unos carajillos y belmontes perfectos para calentarse a primera hora de la mañana.

Terraza Quitapesares - Murcia

La subida a la Cresta del Gallo es fácil, puede hacerse por un sendero acondicionado, o por la zona rocosa algo más complicadilla pero mucho más entretenida. A mí es que me encanta eso de ir sorteando obstáculos, echar las manos a tierra y trepar por rocas. Y las vistas desde arriba son espectaculares en un día despejado.

Sierra de Murcia desde la Cresta del Gallo

En Navidad se puede visitar el belén que tantas veces he comentado, y luego bajar por el otro lado. Siguiendo la carretera de nuevo hacia Murcia pasamos por el Centro de Visitantes de la Luz, las ruinas de la fortificación árabe, y llegamos a la zona recreativa de la Balsa.

Restaurante Cafetería La Balsa Redonda del Valle

Cuando era niña mis padres nos llevaban casi todos los fines de semana o festivos al Valle Perdido, con mi querida perrita que disfrutaba correteando y nosotros los peques jugando por la zona. Un aperitivo en el bar era casi ritual, aunque con los años se degradó bastante la zona. Pero por suerte han reacondicionado el espacio y han abierto un nuevo local que me dejó muy buen sabor de boca. Camareros eficientes y variedad de tapas y platos típicos para esa hora sagrada del aperitivo, que sienta de maravilla en invierno al solecico.

Tapas murcianas: Tigres

Tapas murcianas: caballitos

Tapas murcianas: marinera

Tengo muy buenos recuerdos de distintas etapas de mi vida en este Parque y por eso quizá le tengo un cariño especial. No es un paraíso y hay muchos aspectos que todavía tienen que mejorarse, pero merece la pena hacer una escapada a la sierra de vez en cuando.
¡Incluso nevó en 2009!

Nevada en Murcia - Diciembre 2009


22 enero, 2015

Receta de berenjena en salsa aromática llena de especias

Al final sí que hubo nieve, aunque me estafó un poco porque se puso a caer cuando me había metido ya en la cama a leer, y no me enteré hasta la mañana del lunes. Por suerte en algunas zonas de mi barrio se mantuvo cuajada hasta bien avanzado el día, en las zonas de los parques a las que no da el sol, y fue agradable salir a correr entre montoncitos blancos y suelos helados.

Cambiando totalmente de tema: ¿qué opináis de la puntualidad? Yo admito que le doy mucho valor, llamadme loca, no sé, pero no me gusta nada llegar tarde a un sitio cuando he quedado a tal hora, y me parece una enorme falta de respeto esa gente que llega tarde a cualquier lugar porque sí. Se puede llegar con retraso por muchos motivos, claro, no pido exactitud firme, y menos cuando se depende del transporte público. Lo que me da rabia es esa actitud que mucha gente tiene considerar la hora acordada como una "sugerencia". Ya no sólo en citas personales, me he dado cuenta al acudir a diversos eventos profesionales que casi todo el mundo llega entre 10-30 minutos tarde. Y les da igual.

Spiced eggplant in tomato sauce

En clase de alemán estuvimos trabajando con una historia en la que el narrador contaba cómo había sido el mediador entre dos parejas de amigos, unos españoles y los otros alemanes, en una excursión a la playa. Los españoles llegaban media hora tarde sin darle mayor importancia y los alemanes sorprendían mucho por esa actitud. Eso dio lugar a que debatiéramos sobre los clichés entre ambas culturas, ¿creéis que la impuntualidad es una característica del ciudadano español medio?

Bueno, y pasando a la receta de hoy, un plato vegetariano ligero pero lleno de sabor, aromas y matices, muy reconfortante y versátil. Lo que me gusta la berenjena no lo tengo que repetir, y a veces se me olvida que es ideal para guisarla o cocinarla con salsas. Creo que nunca la había preparado así antes, cociéndola primero antes de añadirla a la salsa final, y el resultado me ha gustado mcuho. Iba a sustituir la leche de coco por una nata vegetal (de avena), pero al final probé la salsa y me gustó tanto que no quise cambiar su sabor.

Spiced eggplant in tomato sauce

Berenjena en salsa aromática
Receta adaptada de kiran+tatun
Ingredientes para 2-4 raciones

- 2 berenjenas rayadas
- 1 cebolla roja no muy grande
- 1 diente de ajo negro
- 1 trocito de jengibre
- 1 tomate en conserva
- 1/2 cucharadita de concentrado de tomate
- 1/2 pimiento morrón asado
- 1 anís estrellado
- 1 rama pequeña de canela
- 1 hoja de laurel grande
- 1 cucharadita de semillas de comino
- 1/2 cucharadita de mostaza en grano
- 1/2 cucharadita de cúrcuma molida
- 1/2 cucharadita de semillas de cilantro
- 1 vaina de cardamomo
- zumo de limón
- 125 ml de leche de coco (opcional, yo no le puse)
- aceite de oliva virgen extra 
- sal y pimienta negra

Lavar bien las berenjenas, secar y cortar las puntar. Trocear en piezas no muy pequeñas y poner a cocer en agua hirviendo con una pizca de sal, hasta que estén tiernas pero todavía firmes, unos 5 minutos. Escurrir y reservar.

En una trituradora, picadora o procesador de alimentos, triturar la cebolla, el diente de ajo, el jengibre pelado, el tomate, el concentrado y el pimiento, hasta formar una pasta. Picar en un mortero 1/2 cucuradita de semillas de comino con las semillas de cilantro y 1 vaina de cardamomo.

Calentar un poco de aceite de oliva en una cazuela y dorar 1/2 cucharadita de semillas de comino, el anís, la canela, la mostaza, la cúrcuma y el laurel. Añadir la pasta de tomate, el limón y mezclar bien. Incorporar las semillas machacadas y la berenjena. Remover 1 minuto y añadir agua y la opcional leche de coco hasta cubrir un poco. Salpimentar.

Bajar el fuego y cocer unos 15 minutos, vigilando que no se seque demasiado y removiendo de vez en cuando, hasta que la berenjena esté bien tierna. Retirar el laurel y la canela antes de servir.

Spiced eggplant in tomato sauce

Está riquísimo por sí solo, con arroz blanco, con cuscús, con un buen pan para mojar o con lo que os apetezca.

17 enero, 2015

Pan de especias integral con buttermilk (receta ligera) - Esperando a la nieve

¿Nevará mañana?
Probablemente no, pero yo madrugaré con ilusión y correré a subir las persianas del salón mucho antes de que salga el sol con la esperanza de ver algo más que la capa de hielo con la que solemos amanecer estos días. Y no quitaré el ojo de la ventana en toda la mañana. Ay, ¿y si nieva mientras estoy con mi suegra comprando verduras en el mercadillo?

Vale, los que vivís en el norte o en centroeuropa igual estáis ya hartos de nieve, pero yo tengo morriña. Hace mucho que no veo nevar y mucho más desde que pude pisar nieve y cogerla con las manos, me hace ilusión. Pase lo que pase en los próximos días, el fin de semana que viene obligaré sugeriré al elfo hacer una excursión a la sierra para quitarme el mono.

Light spice cake with 
buttermilk

Para este frío fin de semana os dejo con un pan de especias nuevo para la colección horneado, fotografiado y comido en diciembre, tal y como avisé. En realidad esta receta ya la he repetido muchas veces, con diferentes variaciones. Me gusta porque no necesita huevos ni grasas extra, ni si quiera miel o melaza, es ligera y se puede tunear mucho según nos apetezca darnos un capricho más o menos sano.

La receta original no usa harina integral, pero a mí me gusta el toque que aporta la fibra. Al añadir el salvado chupa más líquido, por eso a veces hay que añadir leche o buttermilk extra para trabajar la masa. La cantidad de azúcar se puede subir para convertirlo en algo más similar a un bizcocho de postre, pero lo bueno es que el buttermilk y las especias hacen que sea muy aromático, y es perfecto para mojar en café con leche o chocolate, o untar con mermelada o miel... Hay miles de posibilidades.

Light spice cake with buttermilk

Pan de especias integral con buttermilk ligero
Receta adaptada de foto e fornelli
Ingredientes para 1 pan rectangular grande

- 200 g de harina integral
- 240 g de harina de repostería
- 500 ml de buttermilk
- 75-100 g de azúcar moreno
- 1 pizca de sal
- 3 cucharaditas de levadura química
- 2 cucharaditas de canela molida
- 1 cucharadita de jengibre molido
- 1/2 cucharadita de nuez moscada
- 1 cucharada de semillas de anís
- ralladura de naranja
- pasas, nueces, jengibre confitado.... al gusto (opcional)

Precalentar el horno a 180ºC y forrar o engrasar un molde de tipo plum cake.

Mezclar en un recipiente grande todos los ingredientes menos el buttermilk. Formar un hueco e incorporar poco a poco el líquido, mezclando con suavidad. Añadir los ingredientes extras si se usaran. Mezclar hasta tener una mana húmeda homogénea, bastante espesa. Si fuera muy seca, añadir un chorrito de leche.

Llenar el molde, igualando la superficie con el dorso de una cuchara o una lengüeta. Añadir un poco de azúcar moreno y canela por encima. Hornear durante unos 50 minutos, hasta que al pinchar el centro con un palillo salga limpio. Esperar unos minutosy dejar enfriar por completo en una rejilla.

Light spice cake with buttermilk

Pase lo que pase, ¡no os olvidéis de abrigaros bien! Vale, como si hiciera falta recordarlo ;P.

13 enero, 2015

Receta de zarangollo murciano ligero a mi manera para la morriña post navideña

Tengo que confesar que cuando mi madre me dijo ayer por teléfono que tiene un resfriado tremebundo encima en mi cabeza sonó un "¡Ja!". Y el elfo está también empezando a mostrar síntomas de lo mismo. Y sí, me temo que soy la responsable. Es que después de pasar una semana malísima con la nariz en carne viva de tanto sonarme, en la soledad incomprendida de mocos y estornudos, ver cómo caen los demás por tu culpa tiene algo de maléfico.
Que no, pobreticos. Ahora me entra el instinto maternal y me preocupo por ellos, lástima que el elfo sea un cabezota y no sea nada aficionado de los platos de cuchara o las tazas con líquidos calientes. El muchacho no admite cosas calientes ni en invierno, pero bueno, peor para él.

Zarangollo ligero

Yo ya he recuperado casi del todo la rutina y hasta me he adaptado a que mi calle esté congelada prácticamente toda la mañana -el primer día que salí a correr casi me rompo el culo en el suelo, eso sí-. Me falta hornear algo, y es que todavía tengo restos de dulces navideños que mi madre casi me obligó a traerme. Pero este fin de semana algo caerá, especialmente si por fin tenemos un día de lluvia, que falta con este aire lleno de polución.

Os advierto que me quedaron un par de recetas pseudo-navideñas en el tintero, dulces de esos alemanes/suizos que supuestamente son para hacer en diciembre pero que, puesto que en realidad no es nuestra tradición, a mí me valen todo el año :P. Así que no os extrañéis si veis algunas recetas con la fecha todavía del año pasado, que no es porque todavía no me haya acostumbrado a la nueva cifra.

Freshvana - Verduras ecológicas

El día antes de partir llegó a casa de mis padres una estupenda caja con verduras ecológicas, obsequio de Freshvana, equipo que nació de una cooperativa agrícola tradicional de Murcia, que hoy apuestan por el producto local mediterráneo de cultivo ecológico, y venden online a toda la península. Me dio rabia no poder probarlo todo por un cambio de planes de viaje, pero en casa han quedado encantados con el regalito que les dejé de forma indirecta :).

Zarangollo murciano
Este es el aspecto habitual de una tapa de zarangollo tradicional. Nótese que el calabacín y la patata están casi deshechos, y la textura es muy jugosa, ideal para untar en pan.


Mientras tanto, para terminar con la típica morriña y pensando en platos más ligeros después de las fiestas, os propongo una versión (MI versión) mucho más ligera de uno de mis platos favoritísimos de la cocina murciana: el zarangollo. Si es que me encanta hasta su nombre.

El zarangollo es una receta tradicional de esas típicas, humildes, básicas y sencillas, con productos locales baratos y deliciosísima. Con calabacín, cebolla, huevos y las opcionales patatas se consigue un plato buenísimo que no falta nunca cuando hay fiestas en la ciudad.
No es una receta ligera porque la cantidad de aceite que coge es más que notable, pero yo he hecho una versión en la que he reducido las grasas al máximo, con más calabacín que huevo, y he omitido la patata. La textura también va al gusto, se puede pelar los calabacines y dejarlos finitos para que casi se deshagan, aunque yo quería esta vez que se notaran bien en el conjunto.


Zarangollo ligero

Receta de zarangollo murciano ligero
Ingredientes un poco a ojo

- 1 cebolleta pequeña
- 1 calabacín hermoso
- 1 huevo y 1 clara
- 1 cucharadita de aceite de oliva
- caldo de verduras
- sal

Cortar la cebolleta en juliana fina, pelar si se desea el calabacín y cortar en medias lunas no muy finas. Calentar el aceite en una cazuela o sartén antiadherente y añadir la cebolleta, removiendo bien. Cuando se empiece a pegar, añadir caldo para cubrir el fondo. Añadir un poco de sal y cocinar hasta que esté transparente.

Añadir el calabacín y un poco más de caldo. Cocinar a fuego bajo, vigilando el nivel de líquido, durante unos 15-20 minutos, hasta que el calabacín tenga la textura deseada. Agregar entonces el huevo batido con la clara y mezclar hasta que se cuajen. Corregir de sal y servir.

Repito: es una versión muy ligera,con todo el protagonismo del calabacín. Si pasáis de dietas os animo a probar un zarangollo como la huerta manda, placer humilde de dioses.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips