24 abril, 2014

Receta de pan sin amasado con espelta y semillas [Pan casero con Ventanas Verdes]

Ya estoy de nuevo en Madrid, recuperando un poco la cordura pues llevo una semana algo de locos. Tengo muchas cosas que contaros (y enseñaros) pero antes de nada, hoy tenemos día de publicación en mi querido grupo de Ventanas Verdes.
¿Y cuál es el tema de este mes de abril? Vale, viendo el título no es ningún secreto :P: ¡Pan casero! Las más panarras del grupo (miro sobre todo a Ajonjolí) teníamos ganas de dedicar un mes a la panadería, porque aunque cada vez más gente se anima a hacer pan casero, siempre se puede dar un empujoncito más. Lo he dicho mil veces: hacer tu propio pan en casa da una satisfacción enorme en muchos sentidos.

No knead spelt bread with seeds


Te permite crear los panes a tu gusto, experimentar con harinas e ingredientes, jugar con las formas, aprender técnicas y descubrir recetas, amasar tiene algo de terapéutico y respetar los levados nos reeduca a ser pacientes. Cuando por fin se hornea el pan, dejando ese olorcito maravilloso en la cocia, y tras esperar a que se enfríe cortas la primera rebanada... Aunque no salga perfecto, el pan casero sabe muchísimo mejor. Y al final se gana en calidad y precio.

No knead spelt bread with seeds


Yo tengo mi humilde masa madre en la nevera y hago al menos 2-3 veces al mes mi pan favorito con ella (adaptado de Dan Lepard). A la pobre no la trato tan bien como debería, pero cuando la alimento y la refresco varios días me recibe con una actividad que da gusto verla burbujear. No soy muy técnica ni me complico la vida con porcentajes o tiempos súper medidos, pero me regala unos panes estupendos. Aún así, hoy quería compartir una receta facilísima de un pan fantástico que no requiere ni masa madre ni amasar.

De hecho, una noche después de cenar me encontré con la receta mientras vagaba por la red. Instantáneamente me levanté a prepararla con lo que tenía en la despensa, y es que apenas hay trabajarla. Sólo tenemos que mezclar todo la noche antes, dejar la masa en la nevera y darle la forma y hornear el pan al día siguiente. Creedme, el resultado es fabuloso.

No knead spelt bread with seeds


Receta de pan sin amasado con espelta y semillas
Adaptada ligeramente de from-snuggs-kitchen
Ingredientes para 1 pan grande

- 330 g de harina de fuerza
- 165 g de harina de trigo integral
- 110 g de harina de espelta integral
- 2 g de levadura seca de panadería
- 12 g de sal
- 30 g de melaza (miel de caña) o miel
- 20 g de semillas de sésamo
- 15 g de semillas de amapola
- 35 g de pipas de calabaza
- 15 g de semillas de lino
- 480 g de agua tibia

La noche antes, colocar todas las semillas en una sartén antiadherente sin engrasar y tostar ligeramente al fuego, removiendo bien y cuidando que no se quemen. Dejar enfriar.
Mezclar en un recipiente grande las harinas con la levadura y la sal. Añadir las semillas, la melaza y empezar a echar el agua poco a poco, mezclando al mismo tiempo. Trabajar la masa lo justo hasta que quede todo bien incorporado. Tapar con film o un gorro de ducha y dejar en la nevera 12 horas.

A la mañana siguiente, sacar el recipiente y dejar templar un poco una media hora. Volcar sobre una superficie ligeramente engrasada, aplanar y realizar unos pliegues. Amasar en forma de bola y colocar en un baneton o en un paño bien enharinado. Tapar y dejar levar entre 90 y 120 minutos.

Precalentar el horno a la máxima temperatura. Volcar el pan con suavidad en la bandeja enharinada, introducir en el horno y pulverizar con agua la base y los laterales. Hornear durante 15 minutos. Bajar la temperatura a 200º y continuar horneando unos 30-35 minutos más. Si se dorara demasiado por arriba, tapar con papel de aluminio. El pan debe sonar hueco al golpearlo por abajo.

Dejar enfriar completamente sobre una rejilla antes de cortar en rebanadas.

No knead spelt bread with seeds


No os perdáis los fantásticos panes de mis compañeras de Ventanas de Verdes, hay para todos los gustos :). Y animaos a hacer pan casero si todavía no lo habéis hecho! Puede que al principio cueste, pero merece muchísimo la pena.

16 abril, 2014

Receta de Simnel Cake - Pastel de Pascua británico con mazapán

Cómo me gusta pasar estos días en Murcia, a pesar de que hace más calor del que me gustaría y no soy especialmente aficionada a las procesiones. Pero es que es verdad: Murcia en primavera tiene algo especial que te contagia de buena energía. Lástima no poder estar durante las Fiestas de la semana que viene, qué le vamos a hacer... A ver si un año podemos organizarnos y me traigo al elfo para que las conozca de primera mano.

Es una gozada bajar a la calle y en 5 minutos a pie estar en el cogollo del centro. Una gozada pero con algunos inconvenientes, eso sí es cierto, y es que el centro de Murcia hace tiempo que se quedó muy pequeño. Cuando llega el buen tiempo se nota especialmente, ya que están todas las calles y plazas abarrotadas. Encima no dejan de aparecer nuevos bares, heladerías y cafeterías con terraza, apropiándose de espacios públicos de paso de una manera algo exagerada, como ocurre en la plaza de Santo Domingo, donde ya no apetece simplemente pasear por allí. Pero bueno, al menos es positivo para la economía...

Simnel cake

Mañana mi padre por fin puede descansar del trabajo (el pobre no ve el día de la jubilación, y encima parece que cada vez le meten más caña, aunque sea buena señal) así que pasaremos el día fuera. Mi madre me comentó que quería visitar no sé qué sitio en Andalucía que parece precioso, y yo encantada. Casi prefiero no investigar a qué se refiere y dejarme sorprender sobre la marcha :).

En Madrid preparé una Colomba, pero tenía que hornear algo "pascual" también en Murcia. Y esta vez no lo dudé: Simnel Cake! Hace años que tengo ganas de probar esta receta británica, y como mis padres sí que admiten con gusto los "tropezones" de pasas en sus dulces, he aprovechado la ocasión. La señal definitiva fue que mi madre me había comprado unos paquetes de masa de mazapán que vio de casualidad en Lidl, "por si te hacían falta" :).

Simnel cake

Básicamente, el Simnel Cake es un masa de bizcocho de mantequilla enriquecida con muchas frutas, generalmente pasas, y decorada con una capa de mazapán. Pueden llevar también mazapán en el interior, pero yo consideré que así era suficientemente rico y tampoco quería gastar otro paquete.

Las bolitas de la decoración representan a los 11 apóstoles (Judas queda excluido por motivos obvios, ejem) y se suelen poner pollitos y chorraditas de Pascua para darle un toque cute-pagano. Si queréis gastar más mazapán podéis cubrir todo el exterior del cake o hacer una decoración curvada de los bordes, pero yo no quería que el mazapán se llevara todo el protagonismo de la masa, que es una absoluta delicia.

Simnel cake

Simnel Cake, pastel británico de Pascua
Receta ligeramente modificada de Nigella Lawson
Para 1 molde de unos 22 cm de diámetro

- 225 g de harina de repostería
- 25 g de almendra molida
- 1 cucharadita de levadura química
- 1 pizca de sal
- 1 cucharadita de canela molida
- 1/4 cucharadita de nuez moscada molida
- 160 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 160 g de azúcar
- ralladura de limón y naranja
- 3 huevos L
- 3 cucharadas de leche de soja
- 350 g de frutas secas (pasas sultanas, de corinto, cerezas, orejones, dátiles...)
- 200 g de mazapán
- un poco de mermelada
- 1 clara de huevo

Precalentar el horno a 170ºC y preparar un molde redondo desmontable. El mío era un poco más ancho de lo que hubiera deseado, con 20 cm de diámetro quedaría más alto. Si las frutas están muy secas las podemos dejar a remojo en té, ron o cualquier otro licor aromático.

Mezclar la harina con la almendra, la levadura, la sal y las especias en un recipiente. Batir en otro cuenco más grande la mantequilla con el azúcar hasta que empiece a quedar esponjoso. Agregar un huevo y 2 cucharadas de la mezcla de harina, y batir. Repetir el proceso y terminar echando toda la harina. Incorporar la ralladura de los cítricos y la fruta seca, mezclando todo bien.

Llenar el molde, dejando el centro un poco más hundido para evitar que no crezca demasiado, y hornear durante 60-75 minutos. Esperar unos minutos fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Estirar el mazapán sobre azúcar glasé y recortar un círculo. pintar el cake con mermelada y colocar el mazapán encima. Con el resto, formar 11 bolitas más o menos del mismo tamaño y distribuirlas por el cake, pegándolas con la clara de huevo batida. Pintar todo, "apóstoles" incluidos con otra capa de clara de huevo. Quemar con un soplete o bajo el gratinador del horno para que se tueste un poco.

Simnel cake

¡Disfrutad mucho de este fin de semana largo! Ya os contaré a dónde vamos mañana, y a ver si decido el plan para el domingo, que llegará mi cumpleaños :).

13 abril, 2014

Receta de Colomba Pasquale fácil (a la suiza)

¡Ya estoy en Murcia de nuevo!
Bueno, llegué el viernes en el primer tren (para horror del elfo que tuvo que pegarse el "madrugón" para llevarme a Chamartín), y curiosamente la ciudad me recibió con el cielo cubierto, algo de fresco, y por la tarde una leve tormenta con un poquitín de lluvia (muuuuuuy poca, pero algo es algo). El tren iba a tope, como era de esperar por la fecha, sobre todo con muchos chicos jóvenes que tenían toda la pinta de estar estudiando en Madrid, y que, como yo, volvían a la tierra por las fiestas.

Mientras me daba mi primer paseo por el centro, me dí cuenta de que habían pasado 4 meses desde mi última visita. Es extraño. Me daba la impresión de que Navidad había sido, como quien dice, ayer mismo. Eso sí, como siempre, ví nuevos locales abiertos, antiguas tiendas cerradas, cambios de negocio... Pero las tiendas típicas y los bares de mi barrio ahí siguen, sin inmutarse. Es reconfortante, en cierta manera, volver y ver que todo sigue, más o menos, igual.

Colomba pasquale

Mis padres están hoy en el campo así que voy a aprovechar para hornear alguna cosilla de Pascua. Me tienta muchísimo repetir los Hot Cross Buns, o las monas de Pascua murcianas, o algunas galletas que me encantaron en el pasado... Pero quiero hacer una nueva receta que me persigue desde hace tiempo, veremos cómo sale.

Mientras tanto os dejo con esta delicia que preparé en Madrid la última semana: una Colomba Pasquale sencilla y rápida. Si recordáis, el año pasado os enseñé una fantástica Colomba que venía directamente del Véneto (traída por mi padre, claro). Pues esta vez me he animado a recrearla en casa, a pesar de no tener el típico molde.

Colomba pasquale

La Colomba Pasquale o Paloma de Pascua es un pan dulce italiano típico de Semana Santa, parecido en su base al Panettone navideño. Las recetas tradicionales requieren largos fermentos, pero yo me encontré con una verión de la zona italiana de Suiza (Ticino) que prometía buenos resultados con una receta mucho más simplificada. Veredicto: deliciosa, aromática, tiernísima. Eso sí, al igual que hice con el Tea Brack, reduje la cantidad de fruta confitada y la piqué muchísimo para que el elfo no se me quejara; vosotros no teneís que hacer lo mismo ;).

Colomba pasquale

Receta de Colomba Pasquale fácil
Adaptada de Dairy free Switzerland y Swissmilk
Ingredientes para 1 Colomba

Esponja:

- 60 ml de leche de soja tibia
- 1 cucharadita de azúcar
- 15 g de levadura fresca
- 1 cucharada de harina

Masa:

- Esponja
- 275 g de harina de fuerza
- 1 pizca de sal
- 1 huevo L
- 70 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 60 g de azúcar
- 60 ml de leche de soja tibia
- 1 cucharadita de aroma de azahar
- 50 g de naranja y/o limón confitado, picado
- 1 clara de huevo
- azúcar glasé y algunas almendras para decorar

Poner la leche tibia en un cuenco, desmigar la levadura encima, añadir el azúcar y la harina, y mezclar muy bien. Tapar con un paño y dejar fermentar durante al menos 30 minutos.

Disponer en un recipiente amplio el resto de la harina, la sal, y el azúcar. Formar un hueco en el centro y echar la esponja, mezclando un poco. Incorporar el huevo ligeramente batido, la mantequilla troceada, el azahar y la leche, y mezclar todo bien ligeramente. Añadir la fruta confitada y amasar un poco. Estará muy pegajosa, entonces lo mejor es dejarla reposar unos 30 minutos antes de empezar a añadir harina.

Colomba pasquale

Amasar hasta conseguir una textura suave, homogénea y elástica, bastante húmeda pero manejable. Posiblemente se necesitará echar algo más de harina, pero hay que evitar pasarse, ya que saldrá mucho más tierna si respetamos la humedad de la masa.  Formar una bola, colocar en un recipiente ligeramente engrasado, tapar y dejar levar hasta que doble su tamaño, un par de horas.

Deshinchar ligeramente la masa y dividir en dos porciones iguales. Amasar un poco cada una y formar rollitos largos. Colocar uno de ellos sobre una bandeja de horno preparada formando una C, y situar el otro encima, con un estremo más pequeño ya que será la cabeza. Tapar con un paño y dejar levar, durante más o menos 1 hora.

Precalentar el horno a 180ºC. Pintar la Colomba con la calra de huevo batido, decorar con azúcar perlado y unas almendras y cubrir con una buena capa de azúcar glasé. Hornear durante unos 30 minutos, hasta que esté bien dorada. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Colomba pasquale

10 abril, 2014

Viajando: Escapada a Toledo y El Greco

Hoy tengo mil millones de cosas que hacer ya que mañana cojo el primer tren camino de Murcia, pero no quería dejar pasar más días para compartir la pequeña crónica de nuestra escapada a Toledo. Que luego se me junta todo y ya sabemos lo que pasa -ayer me dí cuenta de que aún tengo pendientes algunos posts del pasado verano; sí, soy lo peor-.

Sólo pasamos una noche pero tampoco necesitábamos más para esta ocasión, ya que aprovechamos muy bien el tiempo y más que nada lo que pretendíamos era desconectar un poco. Además, tuvimos -tuve- la suerte de que el fin de semana anterior se había inaugurado la mega exposición-evento de El Greco, por lo que era perfecto para, al menos, ver la principal sala de exposiciones y algún que otro monumento.

Toledo


Curiosamente en esta ocasión no me lié a hacer mil fotos absurdas de cada cosa que veía. Al llegar el viernes por la tarde (antes del cambio de hora) nos oscureció pronto, así que guardé la cámara en cuanto nos quedamos sin luz y simplemente disfruté del paseo. La verdad es que Toledo es una ciudad que gana mucho de noche, el cambio de atmósfera que hay cuando se iluminan sus calles es casi mágico, especialmente por la zona judía y los callejones más estrechos y sinuosos.

Toledo


Lo "malo" que tiene Toledo es que está lleno de cuestas y que es un gran foco turístico, pero como ya me esperaba ambas cosas, no me importó especialmente. Al día siguiente nos cansamos más con tanto subir y bajar, pero me gustan las ciudades con entramados urbanos tan irregulares en su casco histórico.

Toledo
 

Pasamos de planos y guías y el día de llegada simplemente nos dedicamos a pasear siguiendo un poco el rumbo que cogían los pies, y curiosamente llegamos hasta las zonas más importantes, con la bulliciosa plaza Zocodover. En una calle cercana dimos de pura casualidad con la Cervecería El Trébol, que precisamente le había recomendado al elfo una compañera de trabajo. Teníamos hambre y el sitio parecía muy concurrido, así que aprovechamos para tomar algo y luego comer algo.

Toledo


Toledo


Cenamos bastante bien a base de picotear, aunque la carta que nos dieron contaba con menos opciones que lo que se muestra en la página web. Es un bar famoso por su "bomba", que el elfo por supuesto tuvo que probar: una generosa bola de patata rellena de carne, rebozada y frita, servida con alioli y salsa de tomate. Pues eso, una bomba :P. Pero por lo que dijo el catador oficial, no muy pesada.

Toledo


Toledo


La parrillada de verduras que casi me comí yo sola estaba espectacularmente buena. Mira que es un plato simple, pero qué mal se hace muchas veces... Verduras sabrosas, en piezas grandes, hechas en parrilla de verdad, en su punto, y con una salsa romescu de vicio total. La de pollo también nos sorprendió positivamente, sobre todo porque no esperábamos demasiado. El lugar se puso hasta arriba enseguida, se tanto en la terracita de fuera (donde estábamos nosotros) como dentro.

Toledo


¡Me encantan los desayunos de hotel!

Nuestro alojamiento estaba fuera de la ciudad, pero apenas a 15 minutos a pie, algo más en la vuelta ya que es cuesta arriba. Pasamos la noche en el Hotel Rural Los Cigarrales, muy acogedor y bien acondicionado, con un personal encantador. Las vistas desde el hotel a la ciudad son fantásticas, y a la mañana siguiente nos sorprendieron con todo un señor desayuno buffet. Aprovechamos para ponernos las botas, por supuesto, así podíamos exprimir el día sin tener que preocuparnos por parar a comer.

Toledo


Los espacios de El Greco 2014 son muchos y dispersos, así que prioricé limitando tres visitas para ese día y no terminar agotados: Museo de Santa Cruz, Catedral y la Iglesia de Santo Tomé.

Tengo que criticar el sistema de organización de todo esto. Para empezar, creo que es muy confuso el sistema de entradas, ya que hay muchos packs diferentes que permiten acceder a distintos espacios, pero se hace difícil dar con uno que te satisfaga, y encima algunos lugares requieren comprar la entrada aparte. Nosotros no teníamos ni idea de qué ibamos a visitar ni a qué horas, por lo que no miramos la compra anticipada online, así que nos tocó ir a la taquilla. La cola iba leeeeeeeeeeeenta, con una sola ventanilla y la información al cliente bastante penosa en general. Cuando por fin nos tocó, nos dieron hora para las 13.00. Bueno, pues aprovechamos para ver antes la Catedral, pensé.

El Transparente, de Narciso Tomé. En vivo y directo es sobrecogedor. Imagen de Catedral de Toledo

La entrada para la impresionante Catedral de Toledo se compra aparte e incluye audioguía, muy útil para conocer todos los rincones y joyas que ofrece. La verdad es que nos faltó tiempo para verlo todo, y eso que no subimos a la torre, pero tras casi dos horas allí dentro tuvimos que volver a coger sitio en la cola del Museo.
La Catedral es una maravilla. Iba a empezar a hablar de ella pero... es que no pararía nunca. Sólo os recomiendo encarecidamente su visita, y no os olvidéis de deteneros un buen rato ante el Transparente, visitar la Sacristía, la Sala Capitular y curiosear la sillería del coro.

Llegamos a la puerta del Museo Santa Cruz a las 12.30. Pues entramos casi a las 14.00. La cola que había era absurdamente larga, y encima de repente formaron otra cola ¿?, dividiendo a la gente, ocasionando gritos, empujones, reclamaciones, quejas e indignaciones. Yo me lo tomé con humor porque al final se crea una unión de camaradería entre todos los que estábamos allí de pie, pero fue indignante. Vendieron más entradas por turnos de los que podían pasar y se formó un caos de aúpa. Me parece algo penoso y sin justificación en un evento de tal magnitud.

El Entierro del Conde de Orgaz. Imagen de Marisol Román
En fin, menos mal que luego las maravillosas obras de El Greco, y ese mágico Entierro del Conde de Orgaz en Santo Tomé compensaron con creces la espera. Las pinturas de El Greco son de esas que sólo pueden apreciarse de verdad estando delante de ellas, el efecto que causan en vivo es totalmente distinto a verlas a través de una foto. O será que yo estoy hechizada por sus pinceladas...

Por la tarde paseamos y fuimos de compras antes de coger el coche no muy tarde para regresar a casa. Había sido un día intenso y el sofá casi nos devora cuando caímos en él.
Nos quedó mucho por visitar de Toledo, y no tengo ninguna duda de que volveré.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips