31 enero, 2010

La gastonomía a través del arte IV

En primer lugar, muchas gracias a todos por vuestros comentarios en el post anterior, por vuestras recomendaciones y consejos. Como me habéis dicho muchos, las cámaras compactas de hoy en día también permiten comprar baterías recargables extra para poder cambiarlas, como se hacía antes con las pilas, que es lo que yo buscaba. Así que mi Nikon reflex ya tiene una nueva hermana pequeña a la que espero poner a prueba pronto. Por cierto, uno de los programas automáticos que incluye es "Gastronomía"; parece que no somos pocos los "locos" que sacan la cámara de fotos cuadno van a un restaurante :D

Y ya que es domingo, vamos a retomar un poco la sección de arte para descansar un poco de la semana, y del mes. Espero que enero no se os haya hecho muy duro.

Damos un salto desde el Barroco hasta la transición del siglo XIX al siglo XX, para situarnos en pleno Art Nouveau, que tuvo su máxima expansión por Europa a partir de 1880.
Es un movimiento artístico marcado por las grandes transformaciones que sufre el mundo del arte en esos momentos, cuando muchos de sus pilares básicos se tambalean y surgen nuevas inquietudes, nuevas búsquedas de expresión y nuevos estilo. Se puede decir que es un movimiento común de reacción contra el eclecticismo en arquitectura y el auge de los "neos", es decir, la imitación de los estilos de épocas pasadas.
Las principales manifestaciones del art nouveau (con algunas diferencias según los países, y conocido con otros nombres, como modern style o liberty) se dan en la decoración de interiores y especialmente en las artes aplicadas, uniendo la utilidad de los objetos a la belleza, basada en todo tipo de recursos imaginativos, líneas curvas y motivos fitomórficos.

En las artes gráficas el art nouveau tuvo un gran campo de actuación, gracias al auge de los carteles publicitarios y decorativos para actos públicos, y uno de los más destacados artistas con una gran producción es sin duda Alfons Mucha, el artista que os traigo hoy.
Mucha (1860-1939) fue un artista checo ya atraído por el dibujo desde muy joven, por lo que fue a París en 1887 para completar su formación. Tras sus primeros trabajos en publicidad y revistas, pronto se ganó una gran fama por su cartel teatral de la actriz Sarah Bernhart, asentando un estilo por el que sería siempre demandado e imitado. Mucha diseñó numerosos carteles, pósteres, murales, litografías, anuncios... así como esculturas, joyas, empapelados o alfombras. Muchas de sus imágenes se han convertido en iconos que hasta hoy se pueden ver copiados en cualquier parte. Yo por ejemplo vi uno de sus trabajos convertido en el emblema de un bar en Madrid.

Yo me terminé de enamorar de su obra cuando visité el Museo Mucha en Praga (pequeñito pero muy recomendable), así que me vais a perdonar que hoy no traiga una obra, sino varias, aunque centrándome en trabajos relacionados con el mundo de la gastronomía. Realizó por ejemplo varios trabajos para la firma Lefèvre- Utile, más conocida hoy como LU, celebérrima marca de galletas. Ciertamente, parece que no hay nada mejor que un Mucha para decorar una caja metálica de dulces :-)


 

 

  

 


Podéis ver más imágenes en:
Mucha Museum
Mucha Foundation
Flores y Palabras
Olga's Gallery

30 enero, 2010

Pollo provenzal

Me acabo de dar cuenta de que se nos acaba ya enero (sí, me he dado verdadera cuenta ahora), y teniendo en cuenta que febrero es tan corto mañana mismo se nos echa encima la Semana Santa... por favor, que alguien eche el freno al tiempo!

Ayer salí con mi padre en busca de una cámara de fotos compacta que reemplazara a la que tenía, que funcionó de maravilla hasta que en Año Nuevo decidió jubilarse por anticipado. El problema es que la quiero a pilas (me parece má práctico en una compacta; así puedo llevar pilas de repuesto siempre encima) y parece que esos modelos ya no se fabrican o no quedan en ningún sitio. No me rindo, hoy buscaré en otra parte a ver si hay suerte. No quiero nada del otro mundo, para eso ya tengo la reflex, sólo una camarita pequeña que poder llevar en el bolso a todas partes (no me gusta por ejemplo ir a un restaurante con una cámara grande).

Al menos volviendo a casa pasamos por la plaza de Santa Eulalia y nos encontramos con todo el arsenal de las fiestas de San Blas; parada obligatoria a comprar frutas secas al matrimonio de siempre (orejones, dátiles, jenjibre y tomates confitados). Pero este año han aumentado aún más la variedad de género, y yo necesito todo! Bueno, no lo necesito pero... uf, es que me encanta absolutamente todo lo que tienen: papaya, coco, plátano, fresas, arándanos rojos, manzana, kiwi, mango, pera, naranja... Volveré, seguro.

Hoy traigo una receta sencillísima para preparar pechuga de pollo. Es una adaptación de una receta que vi en algún lugar de la red y que, tonta de mi, borré el enlace, así que no puedo citar la fuente original. Pero es muy simple y muy fácil, y los resultados muy buenos. Comer pechuga de pollo sin empanarla o freírla no tiene por qué ser algo soso o aburrido, las posibilidades para prepararla son casi infinitas. Si se dejan marinar unas horas los resultados siempre son mejores, pero en caso de no tener tiempo, esta receta está llena de sabor.



Pollo provenzal


- pechugas de pollo según comensales
- sal
- pimienta negra
- 2 cucharadas de vino blanco
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 1 diente de ajo
- 250 ml de caldo de pollo
- 2 cucharaditas de mezcla de hierbas provenzales
- 1 cucharada de zumo de limón
- 2 cucharaditas de maizena desleídas en agua fría

Cortar las pechugas en tiras y luego en dados; salpimentar. Picar el diente de ajo.
Calentar el aceite en una sartén antiadherente; añadir el pollo y el vino a fuego fuerte. Dar unas vueltas, bajar un poco el fuego y cocinar unos minutos hasta que la carne se haya dorado. Sacar el pollo sin apagar el fuego y reservar. Echar el ajo y dar unas vueltas; incorporar entonces el caldo y las hierbas, mezclando todo bien. Dejar cocer a fuego medio-bajo hasta que reduzca hasta la mitad. Añadir el zumo de limón y la maizena, removiendo bien. Volver a incorporar el pollo, mezclando bien con la salsa; bajar el fuego y dejar cocinar unos minutos más.



Pollo provenzal

27 enero, 2010

Bocaditos de especias - Gewürzschnitten

La semana ha comenzado gris, fría y lluviosa. Esto será un fastidio para mucha gente, pero a mi me ha venido bien. Por alguna razón es el clima que me pide mi estado de ánimo estos días, y no es por tristeza, quizá estoy un poco nostálgica. En cualquier caso, estas semanas no tenemos clase; toca terminar cientos de trabajos con los que se finaliza el primer cuatrimestre. Y cuando toca quedarse toda la tarde en casa delante del ordenador y libros, yo al menos agradezco que fuera caiga lluvia.
Y además, toca encender el horno, ¿verdad?

Otra palabra aparentemente impronunciable que además repite terminación con la anterior: schnitten, que en alemán es "cortar". Así que unido a Gewürz, "especia" lo transformamos en nombre y nos sale algo así como "cortados especiados", y que yo traduzco a mi libre albedrío como bocaditos de especias, que me suena mejor. La idea está clara: son pequeñas porciones cortadas llenas de aromas. Unos bocaditos aromáticos para acompañar una bebida caliente en estas tardes.
Que comparta la terminación con el dulce anterior es sólo casualidad. Esta receta la copié a mano este verano en Suiza, ojeando unos libros de cocina de mi abuela Ruth. Copié muchas, y me dieron ganas de probarlas todas, pero al final fue esta que os presento la que se llevó toda mi atención. Y qué buena elección, porque son una absoluta delicia. Imposible comer sólo uno.


Gewurzschnitten



- 4 huevos
- 250 gr de azúcar
- 250 gr de avellana cruda molida
- 100 gr de frutas confitadas picadas
- ralladura de piel de 1 limón
- 1 cucharadia de canela
- 60 gr de mantequilla
- 250 gr de harina
- 1 pizca de sal

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar o forrar una bandeja de horno con papel o silicona.
Poner a derretir la mantequilla a baño maría, a fuego bajo, y dejar templar.
Batir con batidora de varillas en un recipiente amplio los cuatro huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla esponjosa. Añadir la avellana, las frutas, la ralladura de limón, la canela y la mantequilla; mezclar bien. Tamizar encima la harina con la sal e ir incorporándola a la masa, hasta que quede todo bien homogéneo. Colocar la masa directamente sobre la bandeja preparada, nivelándola con ayuda de una espátula hasta dejar un grosor de entre 0-5 y 1 cm. Yo cubrí la superficie completa de mi bandeja, igualando la superficie a ojo. Hornear a media altura a 180ºC, durante unos 20 minutos. A mitad de la cocción dar la vuelta a la bandeja para que se hornee de forma más homogénea. En el caso de que se "hinche" en algunas partes, pinchar con una brocheta o palillo y con suavidad, usando una manopla, presionar para desincharlo. Debe quedar bien dorado.

Preparar el glaseado mientras se termina de hornear:

- 150 gr de azúcar en polvo
- 1 cucharada de Kirsch (u otro licor, o limón, o agua)
- 1 cucharada de zumo de limón
- 1 cucharada de agua

Tamizar el azúcar en un bol e incorporar los líquidos; mezclar bien con unas varillas hasta formar un glaseado homogéneo y suave. Cubrir con un paño húmedo hasta que se utilice.
Esperar unos 5 minutos cuando se haya sacado la bandeja del horno. Aún caliente, proceder a glasear su superficie usando un pincel. Dejar enfriar totalmente y cortar en porciones rectangulares de aproximadamente 4 cm de largo y 1'5 cm de ancho. Queda más bonito con los bordes biselados pero yo no tenía ganas de complicarme la vida :P
Guardar en un recipiente hermético.

Gewurzschnitten

21 enero, 2010

Bocaditos de vino dulce - Glühweinschnitten

Siempre me pasa lo mismo. No falla. Cuando se acerca una época en la que tengo varios trabajos que terminar, algo de mi entramado informático decide tomarse unas vacaciones. Menos mal que tengo un portátil para estas emergencias desde el año pasado, y mientras la coneción wifi no decida unirse a sus compañeros puedo mantenerme conectada. Que aunque parezca mentira no uso la red sólo por ocio eh? :-P

Ya son varias las ediciones del Hemc que me perdido, por unas causas u otras. Y me fastidia un montón, porque han salido temas muy buenos, con recopilaciones fantásticas de muchísimas recetas. He cogido muchas ideas de todos los que sí habéis ido participando, así que gracias :-)
Cuchiflitos propuso para enero un tema ideal para las fechas, cocina con sobras. Ya sea por aprovechar cosas de Navidad, o para hacer más llevadero el a veces duro mes de enero, me parece una iniciativa estupenda, y que seguro que nos dará muchas ideas prácticas a todos.

Yo participo con una receta dulce que hacía tiempo que quería probar. Espero que sea válida para el tema del evento, porque me parece que igual no es el ejemplo de cocina con sobras que uno puede esperarse. Se trata de aprovechar el posible Glühwein sobrante para hornear un rico dulce. La última olla de este vino dulce caliente que preparé no llegó a gastarse durante las fiestas; sé que no es estrictamente un vino navideño, si hace frío es igual de bueno, pero yo lo asocio demasiado a la Navidad y ésta estaba demasiado reciente... Daba pena tirarlo, así que estos bocaditos como de bizcocho son una alternativa deliciosa :-)


Glühweinschnitten



- 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente (125 gr)
- 125 gr de azúcar (62 gr)
- 1 sobre de azúcar vainillado (1/2 sobre)
- 4 huevos (2)
- 250 gr de harina de repostería (125 gr)
- 2 cucharaditas de levadura (1)
- 1 pizca de sal
- 150 gr de chocolate negro picado (70 gr)
- 125 ml de Glühwein (62)

- 250 gr de azúcar en polvo (125)
- 4-5 cucharadas de Glühwein (2)
- 100 gr de almendras o nueces picadas (lo que me quedaba de una bolsa abierta)

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una bandeja rectangular.
En un recipiente amplio, batir los huevos con los dos azúcares y la mantequilla usando una batidora de varillas hasta obtener una mezcla homogénea. Tamizar encima la harina con la levadura y una pizca de sal. Añadir el chocolate, repartiendo bien los ingredientes con una espátula, y verter encima el Glühwein. Batir un poco con la batidora hasta conseguir que esté todo bien incorporado. Repartir sobre la bandeja, nivelando la superficie. Hornear a media altura a 180º C durante unos 20 minutos. Dejar enfriar.
Una vez fría la masa, mezclar el azúcar con el Glühwein hasta formar una glasa bastante densa, procurando que no queden grumos. Cubrir la superficie de la masa de forma homogénea y repartir el picado de almendras por encima, para decorar. Esperar al menos una hora para que se seque.
Cortar con cuidado en pequeñas porciones rectangulares y guardar en un recipiente hermético.

----------------------

Las votaciones para los Premios Web de La Verdad se cerraron ayer. Muchísimas gracias a todos los que me habéis apoyado, sólo con ver que había personas (fuera de mi familia) que se animaban a darme su voto me llevaba una gran alegría e ilusión ^_^ El día 1 de febrero será la gala para la entrega de premios y sólo espero pasarlo muy bien. Me voy a sentir un poco fuera de lugar creo yo, pero la experiencia no me la quita nadie. Gracias de nuevo!

19 enero, 2010

Verduras de invierno asadas

El sábado por la tarde se me ocurrió salir de mi pequeño enclaustramiento (motivos básicos: migrañas constantes-muchos trabajos por finalizar-adicción a The Shield) para quedar con una amiga y aprovechar y cambiar uno de los regalos que me dejaron en Navidad. No porque no me gustase, sino porque ya lo tenía: el DVD del mítico concierto que Queen dio en Wembley en 1986. Cada vez que lo pongo acabo con la piel de gallina, afónica y llorando en según qué momentos. Ains, y pensar que tenía sólo unos meses cuando semejante conciertazo tenía lugar...
Ah, pero qué agobio de gente por el centro de Murcia. Parecía que fuera víspera de Reyes aún, con todas las tiendas hasta arriba... las rebajas, claro. Con la pereza que me dan a mi; aunque no me vendría mal ir a buscar un par de cosas que me hacen falta.

Bueno, para variar dejemos el dulce por un momento (breve, que ya tengo otra receta preparada) y dejemos algo de protagonismo a las verduras. A mi me apasionan en prácticamente todas sus formas, colores y modos, salvo rebozadas y/o chorreando aceite. Asadas son mi forma favorita de prepararlas, pero siempre peco de usar los mismos vegetales: berenjena, calabacín y pimiento. Es mi trío indispensable, y no me canso de ellas, pero quería variar un poco.
Tras bucear un rato por varias recetas pensé en preparar de guarnición unas verduras de invierno asadas; verduras que además no se suelen ver mucho por las cocinas de por aquí. Acabé con hinojo, chirivía, nabo y colinabo. Además he añadido un par de zanahorias, y unos rabanitos, que aunque su buena temporada es la primavera, creo que van genial con estos vegetales, y tenía ganas de prepararlos al horno después de leer este artículo.


Winter vegetables


- 1 nabo grande
- 1 chirivía grande
- 1 colinabo
- 1 bulbo de hinojo
- 150 gr de rabanitos
- un par de zanahorias
- 1 diente de ajo picado
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 2 cucharadas de vino blanco
- sal
- pimienta negra
- 2 cucharadas de perejil fresco
- 2 cucharadas de tomillo
- la hierba del hinojo
- 2-3 cucharadas de caldode verduras/pollo

Precalentar el horno a 220ºC y disponer de una fuente amplia.
Lavar y pelar el nabo, el colinabo, la chirivía y las zanahorias. Trocearlas en cubos no muy grandes. Picar gruesamente el hinojo y partir por la mitad los rabanitos más grandes. Picar el perejil, el tomillo y las hojas de hinojo. Colocar todo en un recipiente amplio; añadir el aceite, el ajo, la sal, la pimienta y las hierbas. Mezclar todo muy bien. Repartir las verduras en una capa sobre la fuente y hornear a 3/4 de altura durante 45-50 minutos. Remover de vez en cuando con una espátula de madera, añadiendo cucharadas de caldo a medida se vayan secando.


Winter vegetables

15 enero, 2010

El Carnaval de las Galletas de Disney

Siendo una niña yo, como muchos otros de mi generación, de anteriores y espero que posteriores, he crecido acompañada de la obra de Walt Disney. Y ya no sólo me refiero a sus películas, sino también a los tantísimos cortos que marcaron la producción de Disney desde sus inicios, allá por los años 30. Antes solían emitir algunos por la televisión, ahora ya creo que sólo se pueden ver en sus canales temáticos, y mi padre aprovechaba para grabarlos en VHS; los abuelos desde Suiza también nos enviaban cintas caseras con cortos y películas que emitían por allá, y casi acabaron ralladas de tanto que las revisonábamos.

Hace unos años descubrí que Disney ha editado DVDs recopilatorios de sus cortos, con ediciones especiales navideñas, en las que se mezclan obras nuevas con auténticos clásicos. A mis 23 años disfruto muchísimo viendo todas esas imágenes de nuevo, y descubriendo algunas que no conocía. Es lo que me pasó estas fiestas pasadas, con Celebra la Navidad con Mickey, Donald y sus amigos, que incluye algunas joyitas. Y no quería perder la oportunidad de traeros algunas imágenes de un corto que me sorprendió por sus personajes: The Cookie Carnival, o el Carnaval de las Galletas. Un cortometraje de 1935, con algunos conocidos de nuestras cocinas entre sus protagonistas :-)

En el mundo de las Galletas se celebra un Carnaval lleno de música y diversión en el que se van a elegir a la Reina y Rey de las Galletas.



 Y van desfilando las bonitas y dulces candidatas...

Miss Peppermint (menta):



Miss Banana Cake (tarta de plátano):



 Miss Cocoanut (coco):



Miss Licorice (regaliz):



Entre los asistentes, un Gingerbread Men (hombre de jengibre) corriente que descubre a una solitaria y triste galleta pobre llorando en un rincón porque se ve fea. Nuestro protagonista de jengibre cree que ella es preciosa y sólo necesita resaltar sus virtudes con un poquito de dulce extra.



Algo de colorete a base de marshmallow (nube):



Algo de colorido a su vestido con crema de varios sabores tomada de Eclaires:




Y preciosa!



Los jueces y el público se quedan maravillados y rápidamente la alzan como nueva Reina.



 La dirigen a su trono que está, claro, en lo alto de una tarta.



Desplegando una dulce alfombra roja, desenrollando un Roll de fresa (brazo de gitano).




Y ahora toca elegir al Rey. Esta vez es la Reina la que debe decidir quién será el afortunado. Candidatos:

Dandy Candy Kids (chicos elegantes de caramelo):



Old- fashioned Cookies (galletas de estilo clásico; "como las hacía tu madre"):



¡Angel Food Cakes! ¿Quieres hacerlos en casa? Aquí mi receta.



Devil Food Cakes (ahora una tarta diabólica, con mucho chocolate):

 

Upside-down cakes (tartas boca-abajo):




Jolly Rum Cookies (no tengo muy claro si son galletas con licor o bizcochos borrachos):



Peeero... La Reina ya había elegido a su Rey :-)


 

Y colorín colorado... este cuento se ha acabado!

Qué ganas de poner en marcha el horno me han entrado :-P

13 enero, 2010

Cake de plátano y manzana

Ya sé que ahora mucha gente está haciendo balance y replanteando los hábitos alimenticios de cara al buen tiempo (que haga un frío terrible no quiere decir que en cuanto menos nos demos cuenta tengamos la primavera encima), y lo que toca son recetas ligeras... pero yo no puedo sobrevivir sin dulce, y menos sin hornear :P Así que aprovecho para rescatar una receta que tenía en el cajón, esperando a que pasara la Navidad. Un cake o bizcocho pero sin mantequilla ni aceite, así que tan malo no puede ser ;-)

Banana apple cake



Un día me di cuenta de que se habían quedado perdidos unos plátanos por casa, y aunque a mi me gustan maduros (sientan mejor), habían alcanzado el punto en que al cogerlos se hunden los dedos sin hacer fuerza en su carne. Peeero no se deben tirar, que son un ingrediente fantástico en repostería. Tenía fichada una receta que vi hace semanas en el blog Sugarlaws, un cake hecho con plátano, sin grasa añadida, y cubierto de manzanas. Con las especias adecuadas y usando azúcar moreno en lugar de blanco, se obtiene un dulce placer de invierno con el que acompañar el té de media tarde :)
Para mejores resultados, recomiendo esperar a que los plátanos estén completamente negros por fuera Hacen un pastel jugoso lleno de aroma.

- 2 manzanas tipo Golden
- un poco de azúcar moreno
- 2 plátanos grandes bien maduros
- 1/2 taza de azúcar moreno
- 2 huevos medianos

- 1/4 taza de miel oscura
- 1 y 3/4 tazas de harina de repostería
- 1 cucharada de levadura
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 cucharada de mezcla de especias (canela, coriandro, clavo, jengibre, anís)
- 1/4 cucharadita extra de canela
- un poco de canela para espolvorear

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una bandeja. Pelar las manzanas, partir por la mitad y quitar el corazón. Filetearlas en rebanadas más bien finitas y colocarlas sobre la bandeja; espolvorear un poco con azúcar moreno y hornear unos 10 minutos. Dejar enfriar y bajar la temperatura del horno a 175º. Engrasar un molde desmontable redondo.
Chafar con un tenedor los plátanos. Añadir el azúcar y batir con batidora de varillas; incorporar los huevos y la miel y seguir batiendo hasta obtener una mezcla homogénea. Colocar todos los ingredientes secos en un tamizador y tamizar encima de la primera mezcla. Incorporar con movimientos suaves usando una espátula hasta conseguir una masa sin rastros secos, bien homogénea. Repartir sobre el molde, dando unos golpecitos a un lado para que se iguale la superficie. Pinchar las posibles burbujas grandes que se puedan haber formado. Distribuir la manzana por toda la superficie y espolvorear con un poco de canela. Hornear a media altura durante unos 50-60 minutos. Esperar unos minutos antes de desmoldar.




Banana apple cake

10 enero, 2010

La gastronomía a través del arte III

Después del trabajo que dio el roscón, tengo unas ganas tremendas de volver a hornear algo dulce, pero me han prohibido acercarme al horno en casa hasta que no se gasten todas las cosas que la Navidad aún nos ha dejado. En fin, habrá que hacer el esfuerzo :P Y eso que aún quedan un par de bolsas de galletas de Suiza sin abrir...
Mi madre me había pedido que le preparara algún bizcocho para llevar al campo y compartirlo con los amigos de allí a la hora del café, pero con esta ola de frío han preferido quedarse en la ciudad este fin de semana. Ains, yo que me había hecho ilusiones y ya tenía puré de calabaza preparado...

Bueno, mientras las temperaturas se van equilibrando poco a poco y pasan los temporales de lluvias, vientos y nieve, vamos con un poquito de arte para pasar el rato.

Me he dado cuenta de que el Barroco es un período artístico que por lo general no atrae en absoluto a la gente en general. Incluso reconozco que cuando yo empecé a estudiar pensaba que sería una de las partes que menos me iban a gustar de la licenciatura. Pero es que hay tantos barrocos diferentes... sólo hay que comparar el arte religioso que se desarrolló a partir de la Contrarreforma con el arte de los nuevos países protestantes. Son concepciones muy distintas que responden a circunstancias diferentes. Estos días he estado haciendo un trabajo que me ha recordado lo mucho que adoro la pintura holandesa del siglo XVII, y me ha dado por repasar los apuntes de clase.




Hoy traigo una pintura de los primeros años del Barroco, obra de Annibale Carracci (1560-1609), el mejor de los hermanos Carracci que desarrolló su producción en la misma Italia que Caravaggio. Se trata de El comedor de habichuelas (1580), óleo que por cuyo tema se puede incribir en las llamas pinturas de género. Muchos autores en esa época se interesaron por estudiar y plasmar escenas de la vida, personajes anónimos captados en el lienzo como representaciones de esa vida cotidiana del momento, no como retratos. Aquí se presenta el que podría ser un campesino o jornalero en el momento de su comida, que nos podría parecer frugal pero que seguramente en su momento era un alimento más que completo para los trabajadores.
Un guiso de legumbres, un plato con trozos de algún tipo de pastel de verduras, un buen trozo de pan, cebolletas (se acostumbraban a servir con preparaciones de legumbres) y una jarra y copa de vino. Las legumbres aún se asocian como comida de pobres, ya que las clases más altas rara vez comían vegetales salidos directamente del suelo, pero no podía haber un alimento más adecuado para la vida del trabajador. Así que tomemos ejemplo del campesino y reivindiquemos hoy su consumo :-)

06 enero, 2010

Y se acabó... con un buen trozo de roscón

Último día festivo navideño en España, y sin embargo en casi todos los hogares ha comenzado una frenética actividad bien temprano, especialmente si hay niños en ellos. Carreras, emociones, gritos, papeles por todas partes... y pronto a prepararse a visitar a la familia con algunos regalos ("los Reyes dejaron esto en mi casa para ti"), quizá preparando la última comida familiar especial de la temporada festiva. Ya todo termina, pronto habrá que recoger todos los adornos (tarea algo melancólica) y prepararse para volver a la rutina mañana, encima con una nueva ola de frío para recordarnos que el invierno apenas acaba de empezar.


Rosc�n de Reyes


Pero lo mejor es tomarse un rato de tranquilidad para desayunar o merendar un buen trozo de roscón. No todos los finales son tristes, y creo que para despedirse de la Navidad no podría haber una tradición mejor y más dulce. Si el roscón es casero, el placer es doble ;-)
Sin relleno, bien gordo y tierno, con su buen aroma a cítricos, azahar y el toque del ron. Y frutas escarchadas de calidad (que la diferencia con las industriales es más que notable); aunque una de esas formas golosas me me saturen enseguida, son bonitas y dejan un gustillo dulce delicioso en la superficie del roscón.
Cuanto más veo los "perfectísimos" (y carísimos) roscones industriales, más me gusta darle un aspecto rústico, sin orden en la decoración y que la forma de anillo sea irregular, informal.

Ahora la duda es: ¿cón capuccino, chocolate a la taza o un té de vainilla? ¿Y una copita de Oporto?
Menos mal que el roscón es grande y va a dar para varias catas :D


Rosc�n de Reyes


Espero que hayáis pasado una buena Navidad!

PD. Sin embargo, me parece que los dulces navideños aún rondarán por casa una temporada... si es que encima desde Suiza se empeñan en enviarnos cosas cuando las galletas caseras parecían menguar... en fin, no seré yo quien se queje :P

05 enero, 2010

Esto se acaba... zarzuela de marisco y luces navideñas

Y tan rápido como llega rápido se marcha... mañana es día de Reyes y la Navidad llega a su fin. Ahora toca enfrentarse al inicio de un nuevo año, a la cuesta de enero, a las rebajas, a las dietas, a la vuelta a clase, a los exámenes... Otro nuevo ciclo comienza.
Pero como decía, esta noche los Reyes Magos se pasarán por muchos hogares llenando de ilusión y regalos a los más pequeños (y no tan pequeños), por lo que queda un último día de estrés y compras. Siempre me asombra ver cuantísima gente aún está comprando regalos hasta bien tarde (muchas tiendas cierran hoy a medianoche). Pero bueno, mañana todo volverá más o menos a la calma.
Ya he comentado que a mi hermano y a mi los regalos venían a casa en Nochebuena, pero es difícil que un niño en este país ignore a los Reyes Magos, así que siempre se acordaban de dejarnos algo la noche del 5. Normalmente regalos de familiares, algún paquetito de Playmobiles directamente desde Suiza... La verdad que despertarse la mañana del 6 y descubrir regalos era fantástico; yo dormía fatal esa noche!

Espero que paséis una buena noche de Reyes sin estrés, que os traigan algún regalito y que en definitiva hayáis tenido una buena Navidad :-)
Yo ahora voy a hacer inventario de los ingredientes para el Roscón de Reyes. Si alguien quiere revirsar mi receta (aunque he visto otras muchas similares en muchos de vuestros blogs) aquí está el enlace. Siempre repito receta y nunca me falla.

Y traigo mientras nuestro plato principal de la cena de Nochevieja, una zarzuela de pescado y marisco. Creo que es mejor elegir pescado para cenas grandes porque al final la digestión lo agradecerá al día siguiente. Además, me gusta más :P
Se puede hacer con el pescado y el marisco que más guste... carabineros, mejillones, bogavante... Es difícil equivocarse, el resultado será delicioso en cualquier caso.


Raci�n de zarzuela


- 3 ó 4 colas de rape
- 1 pescadilla
- 200 g de almejas
- 3 ó 4 langostinos por persona
- 3 ó 4 calamares
- 2 cigalas por comensal
- 500 ml de caldo de pescado
- 1/2 vaso de brandy
- 1/2 vaso de vino blanco
- 2 ñoras picadas
- 3 tomates maduros grandes
- 3 dientes de ajo picados
- almendras
- 1/2 cebolla picada

Salpimentar el pescado y los calamares, limpiar las almejas y pelar y rallar los tomates.
En una sartén dorar los dientes de ajo y la cebolla con un poco de aceite; añadir las ñoras y cocinar un par de minutos. Incorporar el tomate rallado, salar al gusto y cocinar un sofrito a fuego lento. Añadir el vino, el brandy y el caldo de pescado. Dejar hervir a fuego lento una media hora.
En otra sartén dorar con un poco de aceite el rape y la pescadilla añadiendo un par de cucharadas de harina removiendo bien; sacar el pescado y reservar. En el mismo aceite cocinar los calamares y reservar. Cocinar también las almejas, langostinos y cigalas dándoles un par de vueltas.
Poner una cazuela amplia de barro al fuego. Colocar el pescado en el fondo, las cigalas encima y las almejas y los calamares repartidos; cubrir con el sofrito. Añadir unas almendras picadas por encima. Hornear a 180ºC en horno precalentado durante unos 15 minutos.





Zarzuela de marisco

Y unas últimas fotos, algunas de la luces que han adornado Murcia estas semanas. La calidad no es muy buena porque no usé trípode; pero creo que vale para hacerse una idea.



Christmas lights
Christmas lights

Christmas lights


Tras el Roscón el blog volverá a su ritmo habitual, y con él la sección de arte, que sé que algunos la echaban de menos, y no me refiero sólo a mi ;P

02 enero, 2010

Tortas de Pascua de Murcia

Cuando traigo la Navidad al blog en sus formas más dulces siempre suelo remitirme a mi lado centroeuropeo, quizá por la morriña que me entra de esa parte de mi familia que siempre está tan lejos, o lo idealizadas que tengo unas fiestas en Suiza, nevadas, con galletas caseras al calor de la chimenea...
Pero me gustaría ahora homenajear también a mi lado murciano, que por algo he nacido y vivo aqui y la otra mitad de mi familia son murcianos de pura cepa :-)

Aparte de los típicos dulces navideños comunes a toda España (polvorones, mantecados, turrones, marquesas, mazapanes, etc.) en Murcia tenemos toda una variedad de delicias tradicionales de Navidad, algunas compartidas con otras regiones españolas, otras originarias de pueblos concretos. Lolah ya nos deleitó en su blog con su receta de los riquísimos cordiales y tortas escaldás. Son también típicos los pastelillos de cabello de ángel, los alfajores y yemas de Caravaca, los suspiros de almendra, las toñas, las orejas de fraile, los roscos de vino, los rollos de naranja, de mistela...


Tortas de Pascua


Pero si hay en mi casa un triunfador son sin duda las Tortas de Pascua. Por suerte aún hay muchas pastelerías y obradores que las realizan siguiendo los modos tradicionales cada año, y como suele pasar con las recetas típicas encontramos algunas variantes. Están en su versión blanda, suaves, frecuentemente con almendras enteras escondidas entre su miga; y su variante dura, creo yo que más típica, y nuestra favorita. Es tradición que mi padre en la mañana de Nochebuena salga a comprar un buen cargamento a una Panadería cercana a casa, porque son las que más nos gustan y se mantienen igual de ricas año tras año. Son delgadas pero muy grandes, y aunque las llame "duras" son tiernas al morderlas pero firmes, geniales para mojar. Entre sus ingredientes: avellana y almendra molida, aceite, naranja y/o limón, semillas y licor de anís.


Tortas de Pascua
La grande es una torta blanda, la pequeña una torta de recao.

Hay además variaciones de las tortas según el pueblo o la zona de la Región, y no me puedo olvidar de las Tortas de Recao, más pequeñas, suelen llevar mistela o anís seco y van cubiertas de miel (pringarse los dedos para luego chuperretearlos al acabarse la torta es casi una obligación).


Tortas de Pascua


Aunque en los enlaces que he puesto vienen recetas de estos y otros dulces, no me fío porque nunca he probado la fiabilidad de las preparaciones de esa web. Además llevamos tantos años comprando las tortas en el mismo sitio que fallarles una Nanidad sería casi una traición. Sin embargo, este año hemos podido disfrutar de las riquísimas tortas caseras de Mª Luisa (famosa por aquí por la receta de su empanada), en un término medio entre las blandas y las duras, deliciosas, así que intentaré que me enseñe a hacerlas para el año que viene :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips