28 enero, 2011

Bizcocho integral de calabacín y canela con centeno

Viernes, al fin que dirán muchos, aunque algo triste amanece en casi todo el país. De la noche a la mañana aquí hemos pasado de cielo azul soleado a gris lluvioso. Espero que no os fastidie los planes para el fin de semana.
Mientras el elfo aún duerme, o remolonea en la cama (hoy trabaja desde casa así que puede posponer la hora de levantarse), aprovecho para navegar un ratico, planear recetas y revisar la despensa, que toca compra hoy. Esta tarde nos visita un buen amigo común que, aunque madrileño, vive fuera, y tengo muchas ganas de verle. Es un reconocido choco-adicto así que me gustaría prepararle algo dulce con lo que recibirle :)

Muchas gracias a todos por los buenos deseos y los ánimos respecto a la beca. Aunque desgraciadamente por el momento vuestras energías positivas se quedan en espera, ya que al parecer me falta cierta documentación imprescindible y tengo un plazo (corto) para conseguirla. El problema es que desde aquí yo no puedo, y tengo a mi pobre madre de recadera peleándose con la secretaría de mi universidad. No quiero aburriros con los detalles, pero ayer pillé un cabreo importante cuando me enteré de los trámites que hay que seguir. Voy a pasar el fin de semana preocupada por si lo conseguiré todo en el plazo, y es que como hoy (precisamente) es Santo Tomás de Aquino, pues la universidad está cerrada. Siempre me pasan cosas así. En fin...

Zucchini bread

Vamos con una receta repostera que viene muy bien para estos días fríos y grises. El olor a bizcocho casero recién hecho reconforta como pocas otras cosas pueden hacerlo :)
Hace unos días preparé "mi" pisto (con tomate, berenjena, calabacín, calabaza y puerro) pero me quedó un calabacín bastante gordo en la nevera, y el pobre llevaba ya demasiados días allí. Así que antes de que se echara a perder, pensé en preparar un bizcocho con él para las meriendas y desayunos de estos días. El elfo no aguanta el calabacín pero este pan le encantó (a pesar de los "desconcertantes trozos verdes" en la miga), así que espero animaros a prepararlo a los que aún no lo habéis hecho. El calabacín aporta jugosidad y potencia los sabores sin dejar rastros extraños, y además aumenta las vitaminas y fibra del bizcocho.

Participo con esta receta en el concurso que organiza Laube en ¡Sano y de rechupete!, ¡Aprovéchame!

Receta adaptada de Simple Bites

- 2 tazas de harina integral de trigo
- 1 taza de harina integral de centeno
- 1 y 1/2 cucharadita de levadura
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de canela
- 1/2 cucharadita de nuez moscada
- 1/4 cucharadita de allspice (opcional)
- 2 huevos L
- 1 taza de azúcar moreno (demerara en mi caso)
- 75 ml de aceite de girasol
- 1 yogur natural (125 gr)
- 80 ml de leche de soja
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 2 y 1/2 tazas de calabacín rallado fino (1 calabacín hermoso)
- azúcar y canela extra para espolvorear

 Precalentar el horno a 180ºC y engrasar o forrar un molde rectangular.

Tamizar en un cuenco las harinas con la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias.
Batir en otro recipiente más grande los huevos hasta que empiecen a espumar; añadir el yogur, la leche, el aceite, el azúcar y la vainilla, y batir hasta que quede todo bien combinado. Añadir el calabacín. Incorporar la mezcla de ingredientes secos y mezclar con movimientos suaves hasta conseguir una masa homogénea. Verter sobre el molde, igualando la superficie, y espolvorear con azúcar moreno y canela al gusto. 

Hornear sobre rejilla durante unos 45-50 minutos, hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio. Esperar 10 minutos fuera del horno; desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Zucchini bread

23 enero, 2011

Macaroons de avellana y mazapán

Pues... parece que hace fresco, ¿no?

Tampoco es que sea nada sorprendente, lo raro era el buenísimo tiempo que tuvimos la semana pasada. Curiosamente esta primera gran "helada" madrileña no me ha sido tan traumática como esperaba... parece que mis genes suizos están ganando a los murcianos estos días. Claro que quizá el poder disfrutar del sol hace más llevaderas las gélidas temperaturas.

Ya casi se nos acaba enero... Son unas fechas curiosas, porque para los universitarios implica temporada de exámenes hasta bien entrddo febrero, y aún siento algo de inquietud interna estos días al mirar un calendario. Yo por el momento sigo acudiendo a clase y además he presentado una solicitud de beca convocada por el Ministerio de Cultura. Es muy difícil conseguir una de ellas, pero al menos hay que intentarlo. Ya os contaré si hay suerte (ojalá, no os imagináis lo bien que me vendría). Si podéis enviar energía positiva en mi ayuda os lo agradecería muchísimo :-)

Hazelnut marzipan cookies

Estas galletas son más de época navideña por los ingredientes que lleva, especialmente el mazapán, pero creo que podemos hacer una excepción y disfrutarlas más allá de las fiestas. Con el frío que hace no vienen nada mal durante el resto del invierno. Me llamaron mucho la atención cuando las vi en el fantástico blog What's For Lunch Honey?, pero no tuve oportunidad de probar la receta hasta la semana pasada. La autora usó una manga pastelera para darles una bonita forma que toda galleta navideña merece, pero yo no tenía ganas de complicarme la vida y simplemente formé bolitas ligeramente aplastadas. Usé masa de mazapán comprada en Suiza, es un ingrediente muy usado en la repostería centroeuropea (el Stollen por ejemplo suele ir relleno con masa de mazapán) y sé que por aquí lo venden (o vendían) en Lidl. Eso sí, ¡casi pierdo la sensibilidad en el brazo al rallarlo!

Hazelnut marzipan cookies

Se usa el término macaroon para un tipo de galleta o dulce hecho a partir de una especie de merengue (batiendo claras de huevo y azúcar) al que se añaden frutos secos, coco, u otros ingredientes. Son fáciles de hacer, ideales para aprovechar restos de claras y no son un placer tan culpable ya que, aunque cargados de azúcar, no llevan más que las grasas saludables de los frutos secos. Las amaretti italianas, los carajitos asturianos, o las cocadas son una variedad de este dulce.

Ligeramente crujientes por fuera y tiernas por dentro, el aroma profundo de la avellana recién molida combina a la perfección con el sabor suave tan familiar del mazapán.

Para unas 25-30 unidades.

- 2 claras de huevo L
- 150 gr de azúcar (mejor si es de grano fino)
- 1 cucharadita de zumo de limón
- 1 pizca de sal
- 150 gr de avellana cruda molida
- 200 gr de masa de mazapán, rallada

Precalentar el horno a 150ºC y preparar una bandeja.
Batir las claras de huevo con batidora eléctrica de varillas con el limón hasta montarlas. Añadir el azúcar poco a poco y la sal, sin dejar de batir, hasta conseguir una masa homogénea. Añadir la avellana y batir un poco más. Echar por último el mazapan y mezclar bien hasta que quede todo bien incorporado. Tomar pequeñas porciones y formar bolitas, o usar una manga pastelera para ir colocando las galletas sobre la bandeja. 

Hornear a media altura durante unos 15 minutos, hasta que se hayan dorado (si se quieren más crujientes, dejarlas más; si se quieren bien tiernas, dejarlas menos). Esperar un par de minutos fuera del horno y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Hazelnut marzipan cookies

19 enero, 2011

Pechugas de pollo de inspiración Masala

Acabo de volver de clase, y como el elfo está jugando a la Play con un amigo y charlando con él por el micrófono (cuánta tecnología) pues aprovecho para actualizar el blog, que tenía pensado hacerlo a principios de semana y fíjate, que ya se nos acaba el miércoles.

Dejo el dulce por un momento (pero no demasiado) para volver a poner una receta salada, sencilla, y bastante ligera. Las pechugas de pollo a la plancha son el gran recurso en las dietas, pero es verdad que son algo tristonas y pueden salir bastante sosillas. Pero con unas horas de marinado y buenas especias la cosa ya cambia, y en esos temas la cocina india es una mina.
Lo he llamado "Masala" porque me he inspirado en algunos platos que he tomado en restaurantes indios, y usando un poco las especias que tenía a mano por casa. Os animo a jugar con vuestra despensa de aromas particular y según vuestras preferencias. Una buena parrilla para cocinar el pollo sin casi grasa, algo de arroz basmati aderezado al gusto, y tenemos un plato ligero menos triste :)

Masala chicken breasts

Para dos personas, cantidades aproximadas.

- 1 yogur natural
- 1 cebolleta
- 1 trocito de jengibre fresco
- 1 cucharada de zumo de limón
- 1 cucharadita de comino molido
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1 cucharadita de cilantro molido
- 1/2 cucharadita de ajo granulado 
- 1/2 cucharadita de sal
- 1/4 cucharadita de cayena
- 1/8 cucharadita de nuez moscada
- 400-500 gr de pechugas de pollo fileteadas
- arroz basmati

Picar la cebolleta y el jengibre; poner con el yogur en un recipiente hondo y añadir todas las demás especias, mezclando hasta obtener una mezcla homogénea. Poner las pechugas y embadurnar bien con la marinada. Tapar con papel film y refrigerar como mínimo dos horas, o toda la noche.

Calentar una buena plancha o parrilla con algo de aceite. Limpiar un poco del marinado las pechugas y cocinar unos minutos a fuego fuerte por cada lado, hasta dejarlas al punto que más guste. Servir con un buen arroz aromático.

Masala chicken breasts

Y dedico la receta a Anna de GrastoAdikta que, si mi memoria no me falla (demasiado), le prometí dedicarle una receta salada. Visitad su blog si no lo conocéis, que tiene muy buena mano en la cocina y hace unos viajes para envidiar!

14 enero, 2011

Biscotti de arándanos rojos, almendras, nueces y pistachos

Ya se va terminando otra semana, que en mi caso he sentido como si fuera realmente la primera del año nuevo. Al retomar poco a poco la rutina el fin de las fiestas y la salida de casa se están haciendo más llevaderos, aunque he tenido un par de momentos malos durante estos días. Pero como cada vez tengo más cosas que hacer por aquí procuro poner mi cabeza en otras cosas y dejar mis sentimentalismos tontos aparcados por un tiempo. Tengo además dos tratamientos terapéuticos que me aplico cuando estoy en modo ñoño: la cocina dulce y las series. El segundo ya me lo aplico regularmente, aunque el hornear dulces me lo dejo para este fin de semana (es que traje de Murcia galletas y un roscón pequeño que nos han tenido ocupados estos días).

Fruit Biscotti


Pero hoy no vengo sin receta otra vez. Por suerte se me quedó en la recámara una entrada con unos biscotti que hice justamente para llevarlos a Murcia (a mi familia les vuelven locos). No tienen más misterio que cualquier otra receta de biscotti que ya he publicado por aquí; simplemente usé una variedad de frutos secos que tenía en la despensa. Como siempre hago, sin mantequilla, duros y crujientes : ).

- 200 gr de azúcar
- 2 huevos L
- 270 gr de harina de repostería
- 2 cucharaditas de levadura
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 60 gr de pistachos
- 60 gr de nueces
- 125 gr de almendras
- 90 gr de arándanos rojos

Precalentar el horno a 180ºC y preparar una bandeja.
Batir los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa; añadir la vainilla y mezclar. Tamizar encima la harina con la levadura y la sal, mezclando bien. Añadir todos los frutos, incorporándolos con suavidad por toda la masa, dejándolo homogéneo. Con las manos húmedas, formar dos barras rectangulares paralelas sobre la bandeja del horno, entre 5 y 10 cm de grosor. Hornear 25 minutos o hasta que se hayan dorado y estén firmes al tacto. Dejar enfriar sobre una rejillas unos minutos. Sobre una tabla de cortar y usando un buen cuchillo de sierra, cortar piezas de biscotti siguiendo una línea diagonal. Colocarlos sobre la bandeja con el lado el corte hacia arriba. Hornear unos 10 minutos; dar la vuelta a cada biscotti y volver a hornear unos 10 minutos más, o hasta que estén dorados, sin que se tuesten demasiado. Enfriar sobre rejilla y guardar en recipiente hermético.

Fruit Biscotti


¡Buen fin de semana!

11 enero, 2011

Despidiendo la Navidad: roscón, recuerdos y últimos regalos

Hola a todos de nuevo desde mi portátil en Madrid, con la compra recién hecha y planeando la comida. Pero antes vuelvo a mi querido blog, que lo he tenido un poco abandonado estos días (y a muchos de vosotros también) porque se me han juntado varias cosas imprevistas.

Tenía pensado dedicar los últimos días de Navidad y de estancia en Murcia a varios planes que me quedaron pendientes, pero ah, el destino azaroso, pillé un virus griposo-estomacal que me dejó fastidiada justo entonces. Con resignación (y fiebre, náuseas y muchos temblores las primeras horas) me tuve que quedar guardando reposo. Pero bueno, así disfruté de la familia, mi casa y mi gato más los últimos días, recuperándome lo justo para coger mi tren el domingo. Eso sí, me entró una melancolía-nostalgia-llorera-ñoña bastante fuerte. Si es que se juntó mi carácter con mi salud delicada, mi espíritu navideño y mi morriña-casera, al final la mezcla explotó un poco...



Patito con filtro para el té


Nespresso

Menos mal que en Madrid me recibieron con cariño y... ¡regalos! Los reyes se acordaron de mi en su paso por la capital :D. Entre otras cosillas, un patito monísimo que lleva un filtro para las infusiones o té (queda tan gracioso flotando en la taza!) y un regalazo, esta preciosa cafetera Nespresso, modelo Essenza Delonghi Automática, con todos sus sabores que ya estoy disfrutando. En casa sólo yo soy cafetera, y mucho, así que la tendré para mis caprichitos de cafeína :D


Y bueno... mientras vuelvo a la rutina y "desvisto" al blog de su apariencia navideña, os dejo unas cuantas fotos de lo que ha sido mi Navidad. Ojalá la vuestra haya sido tan fantástica como la mía ^_^


christmas5
Murcia - Christmas lights

Murcia - Christmas lights

Murcia iluminada.


Belén del Club Montañero

Cresta del Gallo

El tradicional belén que cada año coloca y cuida el Club Montañero de Murcia, en la Cresta del Gallo. Desde que tengo uso de razón este simpático belén no falla en su cita anual, y cuando éramos pequeños mis padres nos llevaban a pasar el día a este rincón maravilloso de Murcia (a muy pocos kilómetros de la ciudad, que se extiende a los pies del paraje) y subir a ver el belén. Fui sola con mi padre la mañana del 26 de diciembre, un día muy, muy frío. Hacía un solazo estupendo, sí, pero allá arriba a media mañana teníamos no más de 3º, algo a lo que no estamos muy acostumbrados por allí. Disfruté mucho :)



Roscón de Reyes 2011

Roscón de Reyes 2011

El roscón de este año. Bueno, uno de ellos. Le quité un poco de masa tras el segundo levado y la congelé para llevar uno recién hecho a Madrid. Salió muy bien (gracias Cova por el consejo!).


Christmas tree 2011
Christmas tree 2011

Adornos del árbol. Cada año tenemos alguna cosilla nueva, y cada año me gusta más cómo queda. Me paso largos ratos mirándolo y no me canso. Mi gato disfrutó mucho este año también, pero se portó bien : ).

03 enero, 2011

Pinchos Caprese

¡Primera entrada del nuevo año!
¿Qué tal fue la despedida del 2010? ¿Y la bienvenida del 2011? ¿Ha sido muy traumática la vuelta al trabajo? ¿Estáis ultimando los regalos de reyes?
¡Qué preguntona estoy hoy! 

Mi Nochevieja fue tal y como anuncié, familiar, en casa, sin pegarme demasiado atracón y sin alcoholizarme más de la cuenta :P. Preparamos algunos entrantes sencillos y un plato principal a base de un riquísimo rape fresco con una salsa que me inventé sobre la marcha de inspiración exótico-oriental. Siento no tener ni foto ni receta, realmente fui improvisando sobre la marcha... puedo decir que tenía cebolla, papaya, piña, curry, yogur, cilantro, comino, salsa de soja... Salió muy buena, que es lo importante :)

Yo estoy comprando las cosas necesarias para preparar mis roscones el día 5, con la receta que ya tengo publicada en el blog, ya que me da muy buenos resultados. Hoy he salido a buscar figuritas para enconderlas dentro; tengo localizada una tienda en Murcia que siempre tiene una variedad increíble de muñequitos ^_^

Para empezar el año, una receta sencillita y además bastante ligera, aunque a la vez no queda nada mal en una mesa festiva. La clásica insalata Caprese en formato de mini pinchos que se pueden comer de un bocado. La clave está en usar ingredientes de calidad, tomates buenos y mozzarella auténtica.




Caprese skewers


- tomates tipo cherry o pera pequeñitos
- albahaca fresca trozeada
- bolitas de mozzarella
- sal
- pimienta negra
- aceite de oliva virgen extra

La preparación no tiene ninguna dificultad. Cogemos un palillo y vamos atravesando un tomatito, un trozo de albahaca (más o menos grande, al gusto; yo corté tiras y las plegué sobre sí mismas) y una bolita de mozzarella. Las disponemos en una fuente, mejor con el tomate abajo, y sazonamos con sal, pimienta negra y un chorrito de buen aceite. Servir a una temperatura no demasiado fría, para disfrutar más los sabores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips