23 mayo, 2009

Compota de albaricoque

Por fin llegó la temporada de albaricoques! Hay que aprovechar que estarán entre nosotros aún menos que las fresas. Cada vez que recuerdo al albaricoquero que creció conmigo en nuestra casa del campo, dándonos sus deliciosos frutos cada año (si los pájaros nos dejaban) me da algo de pena porque no pudo sobrevivir después de un mal año en nuestro clima y malísimo suelo.
Menos mal que mi padre tiene un buen amigo al que le sobran los albaricoques a kilos; sus árboles le dan tantos que no podría consumirlos todos, así que nos regaló varias cajas la semana pasada. No paramos de comerlos a todas horas, y aún así algunos se están casi pasando de maduros, así que hay que aprovechar para cocinar con ellos :) Por supuesto, cayeron las tartas de mi padre; pero además este año tenía ganas de hacer compota.

Apricot compote


Tienen un sabor tan profundo y dulzón que preferí hacer compota en lugar de mermelada, poniendo sólo un pelín de azúcar, dejándolos cocer a fuego lento durante algo más de una hora, para que espesara bien. El resultado: delicioso, con la fruta visible con algunos trozos y un sabor buenísimo, ligeramente ácido, con todo el aroma de los albaricoques. Está buenísima sobre un buen pan, con queso, y como "salsa" de carnes; en serio, con el pollo asado es una maravilla.

No es una receta propiamente dicha, pero estas son las cantidades que usé:

- 1150 gr de albaricoques, sin hueso, partidos en cuartos.
- 100 gr de azúcar blanco.

Se pone la fruta en una olla, se esparce el azúcar por todos los trozos y se deja soltar el jugo unos minutos. Se enciende el fuego; se empezarán a cocer y disminuir de tamaño, soltando líquido que empezará a hervir. Entonces se baja el fuego y se va removiendo cada cierto tiempo, dejando cocer a fuego lento hasta que tenga el punto espeso deseado.
Yo llené 3 botes; uno para consumo inmediato y dos, esterilizados y posteriormente cerrados al vacío, para guardar.

Apricot compote

14 comentarios:

  1. Qué ricos están los albaricoques y qué envidia me da que tengas quien te los regale en grandes cantidades.
    Y la compota, deliciosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los albaricoques. En mermelada es de los frutos que más me gustan.
    El año pasado hice dos o tres, ya no recuerdo bien, intentos frustrados de tarta de albaricoque que no salieron como yo quería.
    Ahora volveré a la carga. Espero conseguir mi objetivo.
    Tu tostadita la dejo pa desayunar mañana, no la quites, vale?
    Besitos sin gluten

    ResponderEliminar
  3. No te imaginas los recuerdos de los damascos hechos compota u horneados, azúcarados... Deliciosos, ese punto ácido me mata.
    Creo que lo que más me gusta en un kuchen ciruelas-damascos (albaricoques) que hace mi abuela...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Que delicia de damascos!. Aquí estan recién llegando y muy caros, tengo para rato con ellos. Una suerte que tu padre tenga un amigo tan generoso ;-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Pues si nunca he hecho mermelada, compota ni la he hecho ni la he probado que yo recuerde, me ha gustado la idea del pollo con la compota, yo le echaría más azúcar es que soy muy dulcera, pero solo un poco más...
    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  6. Vaya desayunos y meriendas me haría con esta compota...Muy bueno!!

    Un saludo
    Jorge
    http://pocohecho.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  7. Me estoy imaginando esa tostadita... uuummmm!!!!

    ResponderEliminar
  8. Que recuerdos me ha traido tu primera foto!!! mi abuela hacia asi la mermelada, con un perol enorme y toda la fruta ahi confitandose a fuego lento...ahora con la thermo todo es mas rapido pero se pierde tambien toda la esencia de lo antiguo...besitos

    ResponderEliminar
  9. Hola Akane: Me alegro te guste mi helado de vainilla con fresas. Muy rica tu compota y como bien dices hay que aprovechar los albaricoques. Besos mil

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, es una temporada corta y hay que aprovecharla.
    También hago una especie de compota como esta tuya, aunque le pongo una vaina de vainilla o unas gotas de agua de azahar y le da un "toque".
    Me encanta tomarla mezclada con un buen yogurt natural.
    Veo que le pones muy poca azúcar, eres de las mías, te gusta saborear la fruta, algunas recetas tienen tanta que terminas por no saber si es de albaricoques o de pepinos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que rica compota, me encantan los albaricoques, ahora en estas tierras estan especiales!! besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Akane:
    Me alegro te haya gustado el strudel de manzana que era el reto del mes de Daring Bakers, no me ha quedado mal y ya que me puse hice también de albaricoques y de ciruelas. Pero ya los pondré más adelante. Quedaron también muy ricos. Llevo una temporada que me ha dado por los postrs de origen centroeuropeo y ya los iré colocando de vez en cuando. Besos mil y gracias.

    ResponderEliminar
  13. Al igual que tu , pongo poca azúcar en las mermeladas y compotas. Mi abuela solía poner para 1 kilo de frutas 1 kilo de azúcar y eso por una razón , con tanta azúcar la mermelada se conservaba durante todo el invierno, pero ahora no es necesario , creo que es mejor hacer poca cantidad y con frutas mas variadas, además con poca azúcar se nota más el sabor de la fruta.

    ResponderEliminar
  14. Que bien que ya empiezan las fruta sd ehuesos para hacer estas maravilla!!! Melocotones, albaricoques, nectarinas, nísperos,...!!! Lo que daría por un trocito de pan con esa compota.... hummmmmm!!1

    Besos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...