19 febrero, 2008

Pan cocido al vapor

Me gustan mucho las librerías, cuando no tengo nada que hacer o me sobra algo de tiempo siempre que puedo entro a una y me pierdo un rato entre sus estantes, repasando todos los géneros y clasificaciones. De vez en cuando se descubren pequeñas (o grandes) joyitas que te alegran el día. Y eso por no hablar de las librerías de anticuario o ferias del libro viejo, pierdo la noción del tiempo mirando y hojeando decenas de obras que me llaman la atención por la razón que sea, aunque luego no me lleve nada.
El otro día aproveché para esto al salir del examen (el último! dos horas para hablar de la Carrera de Indias; ya veremos las notas...). Tras perderme un rato con imágenes de Cary Grant y Marlon Brando acabé (inevitablemente) en la sección de cocina. Por dios, compraría TANTOS libros...

Me llamó la atención una receta muy simple de un libro de cocina al vapor. Memoricé los ingredientes y al día siguiente probé a hacer con el cesto de bambú pan al vapor.
Fue más como experimento curioso que por otra cosa; el resultado es un pan algo raro en apariencia, ya que no tiene corteza (con lo que a mí me gusta), pero tiene una miga consistente y muy blanda, parecida al pan de molde. En sabor no es ninguna maravilla, pero para untarlo con queso o mojar salsas va bien, y también es una buena opción tostarlo y luego cubrirlo con lo que se nos ocurra. Al segundo panecillo puse un poco de sésamo por encima; si hubiera tenido semillas de amapola le abría puesto.



- 250 gr de harina de fuerza
- 7 gr de levadura fresca
- 15 cl de agua templada
- 1/2 cucharadita de sal
- semillas opcionales

Se deshace la levadura en el agua (con una pizquita de azúcar) y se deja unos minutos; mientras se tamiza la harina con la sal (y las semillas, si se quiere). Se añade el agua hasta incorporarla medianamente con una cuchara de madera o similar, luego continuamos amasando a mano unos 10 minutos hasta tener una masa homogénea y firme (no muy seca). Tapamos y dejamos levar alrededor de dos horas.
Cuando haya crecido se vuelve a amasar un poco, se forma un pan o dos panecillos y se deja levar otra vez alrededor de 30 minutos. Mientras vamos preparando el agua.
Sobre el cesto de bambú (u otro aparato para vapor) colocamos el pan y lo dejamos cocer unos 45 minutos.




PD. Fotos malas; tenía una luz pésima y la batería a punto de fallecer.

7 comentarios:

  1. Que curiosa receta. Tiene que ser ideal para niños que rechazan tanto la corteza.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que en cada sitio se haga el pan de una manera, y que los asiáticos lo cuezan al vapor.
    Yo lo he tomado a veces, pero normalmente son más pequeñitos, digo yo que se harán antes. Y una buena idea para "animar" un poco la cosa es encerrar una bolita de relleno cañero dentro. Puede ser algo de marisco, o algo con curry, o un poco de carne con salsa de soja.
    No obstante (y a pesar de tu rebelde cámara), este pan tuyo no tiene mala pinta en abbbbsoluto. Es más, yo creo que esa suavidad y falta de corteza es muy muy buena para segun que cosas, ¿no? :) Bueno,por no hablar de como debe funcionar eso como pan de torrijas!!

    ResponderEliminar
  3. Qué forma tan original de hacer pan!!!!!! no se me había pasado por la cabeza que se pudiera hacer pan al vapor....... la verdad es que tu pan tiene muy buena pinta!!! Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, parece que estamos en racha con las masas al vapor! Estupendo el pan. Ya sabes que hice hace unos días los Knödel y este pan es parecidísimo al que se hace en la cocina de Bohemia, el "Böhmische Knödel" como acompañamiento al Gulasch, yo lo he probado en platos con gulasch o con asados y una salsa por encima. ¡Para chuparse los dedos!
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  5. Hola! Yo he probado panes similares a éste en algún restaurante chino, con un toque un poquito dulce. A mí me encanta, la verdad, pero no tenía ni idea de cómo se hacía, así que gracias por esta receta :)

    Por cierto, tu blog me ha gustado mucho, volveré por aquí.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  6. rosa
    Eso sí, a la gente que no le guste la corteza y prefiera la miga blanda tiene aquí una forma ideal para tomar pan. Por el contrario, los amantes de la corteza como mi padre lo tienen crudo :P

    ibán
    Uy uy, como pan de torrijas no se me había ocurrido! La verdad es que sí, auque sea un pan "raro" es apropiado para cosas concretas, es lo bueno de los panes, hay tantas variedades que puedes encontrar mil usos distintos.
    Es cierto que los asiáticos hacen panecillos más pequeños rellenos... habrá que probar.

    salvia
    A mi también me llamó mucho la atención la forma de cocerlo, por eso tenía que probarlo! Me encanta hacer experimentos :D

    noema
    Pues sí, al ser un pan esencialmente de miga va perfecto para mojar salsas y repelar platos :P

    lillu
    Ya te saludé en tu blog pero lo hago también aquí :P Gracias por tu visita y comentario ^^

    ResponderEliminar
  7. Yo he visto por ahí recetas al vapor con harina de arroz, y también una de torrijas, y con muy buena pinta.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...