Receta de mermelada de naranja sanguina y kumquats

by - 9:43 a. m.

Este fin de semana el elfo y yo hemos desconectado un poco con una escapadita a Toledo. Su prima nos regaló hace tiempo un pack experiencia de esos que están de moda con estancia en hotel rural, y casi se nos caduca. Sí, somos lo peor, aunque tener la fecha límite tan cerca me vino bien para decidirme por fin por un destino y un hotel (con tantas opciones para escoger me cuesta mucho centrarme). Además, al final no podíamos haber elegido mejor la fecha, pues justo este fin de semana lo teníamos libre los dos, y encima ha coincidido con la recién inaugurada macro exposición dedicada al Greco, uno de mis pintores favoritos.

Blood orange kumquat jam

A ver si dedico una pequeña entrada a esa escapada (porque Toledo me ha maravillado, tal y como ya suponía que iba a pasar, especialmente su catedral), pero por el momento no quería retrasar más la publicación de esta fantástica mermelada.
Por algún motivo, no me apetece mucho hacer conservas en invierno, y en parte tiene sentido ya que esa época es más bien para abrir las conservas ya hechas meses antes. Pero llega la primavera y me dan ataques conserveros, sobre todo mermeladeros. Últimamente me ha dado por los sabores cítricos, y como ya hice una mermelada de naranja básica hace un tiempo, esta vez quería probar con frutas diferentes.
Llevaba tiempo mirando con curiosidad los kumquats cuando me los encontraba en algunos comercios, pero su precio algo desmesurado me echaba para atrás, y más porque no tenía muy claro cómo iba a usarlos. Pero un día me encontré con cajitas de estamonísma fruta a un precio más que razonable en una frutería de mi barrio, donde además ¡tenían sanguinas! Así que instantáneamente pensé en combinarlos para hacer mermelada.


Kumquats

El kumquat, quinoto o naranja china o enana es un cítrico que se usa mucho como árbol ornamental, pero que además ofrece un fruto chiquitín monísimo y muy aromático genial para preparar dulces. Su precio y su tamaño hace complicado dedicar una tanda de mermelada completa a este fruto, por eso es una buena idea combinarlo con otro producto.
Su piel finita es ideal para usar en la mermelada, fundiéndose con los deliciosos jugos de la preciosa sanguina. El rollo es tener que abrir cada frutito y sacar los huesos, que en ocasiones sorprende que sean tantos para el tamaño que tienen. Pero bueno, es una buena tarea para una tarde de domingo en casa, como hice yo.

Kumquats

Mermelada de naranja sanguina y kumquats
Ingredientes para unos 4-8 botes de diferentes tamaños

- 1 kg aproximado de naranjas sanguinas (pesadas ya peladas)
- 500 g aproximados de kumquats
- 1 cucharadita de zumo de limón
- 1 kg de azúcar gelificante especial para mermeladas (comprado en Alemania)

Lavar y secar bien la fruta. Para preparar los kumquats, cortarlos en rodajitas o longitudinalmente para dejar ver los huesos. Retirarlos y trocear los kumquats dejando piezas más grandes, para que se vea bien la piel una vez tengamos la mermelada lista.

Kumquats
Pelar las naranjas sanguinas a lo vivo, es decir, procurando retirar toda la parte blanca posible. Hay que intentar aprovechar los jugos que suelten. Trocear la carne de la fruta y mezclarla con los kumquats directamente en la olla que vayamos a preparar la mermelada. Añadir el limón y el azúcar, mezclando todo bien. Dejar que suelten los jugos durante al menos 1 hora.


Preparar los tarros. Lavarlos y secarlos bien, incluyendo las tapas. Hervir las tapas en agua limpia y calentar los tarros en el horno a unos 190ºC. Dejarlos 30 minutos y mantenerlos en caliente dentro del horno mientras hacemos la mermelada.

Poner al fuego la olla y llevar a ebullición. Bajar la temperatura y retirar la mayor parte posible de la espuma que pueda ir soltando. Dejar cocer a fuego lento durante unos 45-60 minutos, hasta que la mermelada esté al punto deseado. Podemos probar si ha espesado bien poniendo un platito en el congelador y añadiendo una cucharadita de la mermelada.

Blood orange kumquat jam
Trabajando un bote cada vez, llenar hasta casi el borde, limpiar la rosca y secar la tapa, y cerrar bien. Colocar boca abajo inmediatamente. Continuar con el resto de tarros. Si no sobra mermelada sin que podamos llenar otro tarro, poner en un tupper y guardar en la nevera cuando se enfríe; habrá que consumirla en los próximos días.

Dejar los tarros boca abajo varias horas. Asegurarnos de que se ha producido el efecto vacío, etiquetar y guardar en un lugar fresco, seco y oscuro.

Blood orange kumquat jam

Está buenísima por sí sola sobre un buen pan, pero también es una delicia combinada con algún lácteo, yogur o queso, y mejor aún si sumamos frutos secos a la ecuación. Para acompañar carnes asadas seguro que va también muy bien, en mi casa siempre hemos sacado compotas y mermeladas cuando se prepara pollo asado, y seguro que mi madre hará eso mismo cuando les lleve dos tarros el mes que viene a Murcia :).
¡Feliz semana!

You May Also Like

12 comentarios

  1. la verdad q es una maravilla esta mermelada. ese toque citrico q tiene me encanta!!! xo como bien dices, el producto es caro como para gastarlo en una mermelada de eso.
    y como a ti, a mi en invierno no me apetece hacer muchas conservas...jiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en invierno hibernamos, toca descansar y comer lo que se trabajó en verano, jajaja.
      Un abrazo! ;)

      Eliminar
  2. Oioioii....!!! La mermelada de naranja es lo mío. Esta cae fijo. Me encanta.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. jope niña, vaya mermeladas, y mi tarrito donde está? jjjj. Me encanta la de naranja pero me gusta que no sea amarga, a mi madre todo lo contrario. Toledo es chulísimo aunque tenga esas cuestas (Luego dicen de Santander...ejem...). ese azúcar alemán?? pues sabes qé?? que me voy a Münich!!! vamos con la furgo a Milán-Münich-Praga y a la vuelta Venezia y Viena. He desempolvado mi libro de primero de alemán para saber decir lo básico (ya sabes, pedir un billete de bus, saludar, etc jaja). Un beso guapa

    ResponderEliminar
  4. Es una fruta deliciosa, y es verdad que un poco cara, casi siempre.

    A mí me apetece hacer mermeladas todo el año, pero la fruta de invierno se me hace un poco pesada... salgo de manzanas y peras... hasta el ...higo. Así que suelo esperar a ver melocotones, fresas, ciruelas, cosas ricas y variadas para liarme a conservar.

    Ya nos contarás Toledo que tal...

    ResponderEliminar
  5. Me encantan los kumquats, es una naranjita que conocí gracias a unos amigos que tienen un árbol plantado en su casa, y aproveché para llevarme los frutos, jeje
    Pero la naranja sanguina será más difícil de encontrar, o no he buscado bien que también puede ser, muchas veces tengo el producto delante de mis ojos y ni cuenta me doy, una qué es torpe!
    Y tu mermelada me ha dejado con tan buen sabor de boca que me encantaría probarla, lo del azúcar con gelificante lo tengo fácil, ves? hay una cadena de supermercado alemana en las islas que es una maravilla.
    Un besito linda, esperando la crónica de Toledo ;)

    ResponderEliminar
  6. No conocía el Kumquat! nisiquiera sé donde comprarlos jajaja Pero tienen buena pinta y la mermelada me ecanta! Yo nunca hice mermelada hasta ahora, tengo muchas ganas, pero el azúcar este especial no sé donde comprarlo aqui en España. Tenía esperanza cuando leí el título de tu post de hoy y bajé de frente a los ingredientes y que veo? Que el azúcar que usaste es de Alemania... vaya... jajaja :)
    Tengo muchas ganas de ir tambien a Toledo, por eso tengo ganas de ver una entrada tuya, no tardes mucho, vale :P
    Un besin!

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las mermeladas de cítricos. Bueno, en realidad, hasta las frutas que menos me atraen, me gustan en mermelada.
    Y jamás se me había ocurrido hacerlas de sanguina y kumquat, ¡¡qué cosa más buena y qué color!! Eso sí, ¡¡despepitarlos es un rollo!!

    Qué genial suena ese finde en Toledo, me alegra que eligierais la fecha perfecta, así sin haberlo planeado, jajaja :P Ya te dije que era muy bonito, estoy deseando ver las fotos. Tiene muchísimo encanto :P

    A mi madre le encantan las cosas cuquis y pequeñas, así que siempre me compraba kumquats, desde pequeñita. Y como no sabíamos muy bien qué era, los pelábamos, y resulta que lo más rico es la piel, que es muy dulce, ¡qué tontas! Internet nos lo enseñó, claro :P
    Confitados están buenísimos, y en mermelada tienen que ser geniales :P
    ¿Sabes lo que he visto también en Hipercor hace poco? Una cosita que es como los kumquats pero en limoncitos, solo quedaba una bandeja, y algunos estaban ya algo pasados, así que no compré, y no he vuelto a verlos :P Para un postre, o confitaditos en un helado tienen que estar de muerte .P

    Un besito, Liliana!

    ResponderEliminar
  8. Los kumquats me traen muchos recuerdos, no sé si conociste a Cibercuoca, cuando la conocí en persona me llevo de regalo una confitura de ellos, aún conservo la cucharita que venía con el frasco, que delicia.
    aquí cuestan mucho dinero, no me daría para preparar tanta mermelada. Se ve deliciosa Liliana, me encantaría poder probarla!!!!, me quedo mirando las fotos y ese color tan lindo que te ha quedado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué hermosa ciudad es Toledo, no me extraña que quieras dedicarle un entrada y qué suerte haber coincido con la mega expo del Greco. Me dejas boquiabierta con esta mermelada, ¡madre qué color!, es me ha atrapado, qué ganas de probarla. Mil besos.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida amiga, esa fruta me vuelve loca, me imagino como tiene que estar tu rica mermelada, Tienes razon Toledo es una preciosidad, me alegro que te lo hayas pasado tan bien. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  11. Liliana guapísima, es una explosión de color, me imagino que también de sabor, el kumquat es para mi una fruta totalmente desconocida, voy a ver si por mi isla la veo, me acordaré de ti y pruebo¡ un beso grande preciosa

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...