14 octubre, 2016

Curry de calabaza y mango con castañas [Ansiada lluvia]

En ocasiones me da un poco de rabia que, en ciertas cosas, el elfo y yo tengamos gustos muy diferentes en la cocina. Pero cuando preparo una olla como la de este de curry de calabaza y mango con castañas se me pasa, ¡toda para mí! Obviamente no me la comí en una sentada -casi-, así que me ha venido genial para disfrutar la receta al máximo estos días de, por fin, otoño real. ¡Con lluvia y todo! Ni si quiera me importa tanto el catarrazo y el dolor de garganta con el que me he levantado hoy.

Pumpkin mango curry with chestnuts

La temporada oficial de calabaza ya ha empezado y no es lo único que he estado cocinando con mi maravillosa hortaliza. De hecho, al limpiar el congelador saqué las últimas reservas de puré de calabaza del año pasado y aproveché para hornear; pronto compartiré la receta por aquí. El caso es que una de mis combinaciones favoritísimas, cuando se trata de platos de cuchara calabaciles, es con especias de curry y mucho jengibre, comfort food del bueno. Además es mi base predilecta para añadir lo que más me apetezca en ese momento, por ejemplo tofu salteado, langostinos cocidos, queso, huevo duro picadito, pan tostado, etc.

Pumpkin mango curry with chestnuts

En esta ocasión el toque especial lo pone el delicioso mango que enriquece la salsa con un sabor un aroma maravillosos, dando un toque tropical a un plato tan otoñal y hogareño. Bueno, tropical sí, pero son mangos nacionales, además de una calidad buenísima. Fueron un regalo del fantástico equipo de Exotic Fruit, que trabajan en Málaga produciendo un buen surtido de frutas tropicales que son un manjar. Sus aguacates son otra maravilla, en serio. ¡Gracias por el regalazo!

Y claro, la bajada de temperaturas y la lluvia ha traído el antojo de castañas. En realidad se me despertó unos días antes, aún con calorcillo, cuando me vino el aroma de la primera castañera que me he cruzado este año mientras hacía unas gestiones por la calle. No era el momento de comprar castañas pero ese aroma... ay, ese aroma! Así que, cuando conseguí unas castañas recién cogidas, las preparé para añadirlas al plato. Mi amada calabaza es que va bien con todo :).

Pumpkin mango curry with chestnuts

Receta de curry de calabaza y mango con castañas
Inspiración: ¡el otoño!
Ingredientes aproximados para 2-4 personas

- 1 calabaza tipo butternut mediana
- 1 trocito de jengibre fresco (o trozaco, al gusto)
- 1 cebolla dulce o 2 cebolletas
- 1 tallo de apio
- 1 cucharadita de mezcla de especias de curry
- 1 cucharadita de cúrcuma
- 1 cucharadita de comino molido
- 1 cucharadita de semillas de  mostaza
- 1 cucharadita de semillas de cilantro
- 1/2 cucharadita de ajo granulado
- 1/4 cucharadita de pimentón
- 1 pizca de pimentón picante o cayena
- 1 pizca de canela
- 1 pizca de nuez moscada
- 1 pizca de cardamomo
- 1/2 taza de puré de mango o 150-170 g de mango pelado
- 200 g de tomates en conserva (si son caseros como los míos, ¡mejor!)
- 1 limón
- salsa worcestershire
- vino blanco
- caldo de verduras o agua
- 1 puñado de castañas peladas
- 3-4 manojos de brotes de espinacas
- aceite de oliva virgen extra
- pimienta negra
- sal

Empezar preparando todas las verduras. Pelar la calabaza, retirar las semillas y cortar en cubos. Picar el apio y la cebolla. Trocear el mango en cubos sin la piel ni el hueso. Pelar y picar o rallar el jengibre. Machacar un poco las semillas de mostaza y las de cilantro.

Colocar todas las especias en una olla o cazuela con un poco de aceite de oliva y calentar hasta que suelten su aroma. Añadir el jengibre y la cebolla, y remover bien. Salar ligeramente y dejar que se poche un poco. Incorporar el apio, dar unas vueltas y agregar el tomate. Machacar para deshacerlo un poco.

Echar la calabaza, dar un golpe de pimienta y remover a fuego fuerte. Echar zumo de limón y salsa worcestershire al gusto. Regar con el vino y dejar que evapore el alcohol. Incorporar el mango, remover bien y cubrir con caldo o agua. Agregar las castañas, bajar el fuego y dejar cocer hasta que la calabaza esté muy, muy tierna.

Vigilar el nivel de líquido y corregir de sal. Si el mango no era muy dulce, quizá hará falta un toque de azúcaro miel. Echar las espinacas al final, con el fuego apagado, tapar y dejar que se cocinen con el calor. Remover bien y servir al gusto.

* Notas:

- Yo tenía dos mangos muy maduros -a propósito- que trituré para conseguir un puré meloso, dulzón y muy aromático. Si no tenéis la suerte de disponer de lo mismo, usad un mango en su punto que tenga buen aroma, troceado en cubos pequeños. Buscad mangos nacionales siempre que sea posible.
- Las especias van un poco al gusto de cada uno. Yo normalmente las echo a ojo, la verdad.
- Se pueden usar castañas ya cocidas o inluso congeladas, ajustando los tiempos en la olla.

 Pumpkin mango curry with chestnuts

Ay, que ha salido el sol. Bueno, me viene bien para ir a la compra ahora, pero que no vuelvan a subir más las temperaturas, por favor. Ya he guardado, definitivamente, toda la ropa de verano. Me encantan los jerséis finitos y las chaquetas de entretiempo :).
¡Buen fin de semana! Recordad que el domingo tenemos una cita gastronómica especial :D.

11 comentarios:

  1. Un plato totalmente delicioso. Por estos lares ya tenemos frío (que ha llegado bastante tarde para lo que es Holanda) por lo que un plato de estos es lo más! No se me habría ocurrido echarle mango (que me gusta mucho), pero con un huevo picadito me parece que ha de estar totalmente delicioso :D
    besos

    ResponderEliminar
  2. Las diferencias son imprescindibles, da gracias por entenderlas.

    Un besazo,

    ResponderEliminar
  3. Hola Liliana
    Una receta novedosa para mí por la mezcla de ingredientes que lleva, pero no dudo ni por un instante que esté rica. Desde luego nutritiva y sana sí es.
    Un beso guapa. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Hola Liliana
    Una receta novedosa para mí por la mezcla de ingredientes que lleva, pero no dudo ni por un instante que esté rica. Desde luego nutritiva y sana sí es.
    Un beso guapa. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaa! Que pedazo de receta!!!! Calabaza, divino tesoro!!!!!! Lleva muchos ingredientes monina jajajaa pero mola.Mucho. Un besuco! Y disfruta mucho de cada día otoñal porque el tiempo está loco y no sabemos cómo hará mañana ;)

    ResponderEliminar
  6. Holaaaaaaa! Que pedazo de receta!!!! Calabaza, divino tesoro!!!!!! Lleva muchos ingredientes monina jajajaa pero mola.Mucho. Un besuco! Y disfruta mucho de cada día otoñal porque el tiempo está loco y no sabemos cómo hará mañana ;)

    ResponderEliminar
  7. Mmmm me parece una receta de lo más interesante, aunque a mi en casa me pasaría lo mismo y mi marido creo que no la comería jaja pero yo si y lo que la iba a disfrutar jeje una receta para mi rica y sorprendente, recuperate pronto de ese catarro,besos

    ResponderEliminar
  8. Tranquila en casa pasa igual, Tomás se lo come todo sin problema y yo soy más quisquillosa en eso, lo cual no quiere decir que no sea de buen comer, que sí, que lo soy, los platos de cuchara me enamoran, tanto en verano como en invierno y disfruto también descubriéndolos, como este curry de calabaza y mango, seguramente está delicioso aunque por mucho que quiera no imagino el sabor, pero si es curry, me tienes ganada.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  9. Yo reconozco que tengo mucha suerte. El vikingo no protesta por casi nada. O al menos, si protesta, luego está abierto a cambiar de opinión :) y por lo general se come lo que cocino sin rechistar xD siempre y cuando no sean cremas, que las odia.

    ResponderEliminar
  10. qué combinación tan rara... y tan apetitosa! O_O

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8:51 p. m.

    Disponible para la compra en Tienda KINDLE de AMAZON

    LAS MUJERES QUE NO ERAN QUIENES DECIAN SER
    autor Alejandro Marin
    www.cortemoslacarajo.blogspot.com
    Novela negra rioplatense.
    Dos amigos, un economista de profesión y cocinero por afición y un comisario ex jefe de Delitos Complejos de la Policía Federal, tratan de desentrañar el misterio del caso que les ha caído entre manos.
    La historia viaja entre Montevideo y Buenos Aires, a veces separada por el río y otras por un desigual contexto, en donde la margen occidental vive estragada por la mentira, la corrupción y la burda vindicación de la violencia. Y un decidido esfuerzo colectivo por negar la realidad de lo ocurrido, en un pasado cargado de arrebato y animosidad contra quien pensaba distinto.
    El relato pinta de cuerpo entero a los personajes centrales que deambulan por los distintos ambientes, que los investigadores tienen que recorrer en la afanosa búsqueda de la verdad.
    Escrito en un estilo ameno, donde no están ausentes ni el humor ni la ironía inteligente, el relato le reserva un pequeño lugar a los avatares de la economía argentina y a la descripción de sabrosas comidas, en casos con sus detalladas historias y recetas. Con la convicción que el buen comer y beber, además de un sano ejercicio para una mejor calidad de vida, también representa una plataforma desde donde aguzar el ingenio y reflexionar sobre los acontecimientos que ayudan a encontrar los secretos que uno persigue.



    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...