22 enero, 2016

Avena con manzana, canela y leche de almendras. Adaptando la receta de mi padre

Si sois de los que se fijan en los detalles, podréis comprobar que en la receta de hoy. y otras que -espero- próximamente verán la luz, aparece la firma del año pasado. Sí, se me quedaron cosas por publicar antes de terminar 2015, y es que las entradas navideñas se llevaron todo el protagonismo de las últimas semanas. Pero, ¿qué más da? Las recetas son casi atemporales y no se merecen caer en el olvido, así que hoy os dejo mi versión adaptada de una de las especialidades de mi padre: avena con manzana, canela y leche de almendras. Un platito reconfortante, sano, hogareño, nostálgico y además perfecto para días fríos de esta época.

Oat apple 
porridge


Hoy en día la avena no es ningún ingrediente extraño en nuestro país. Los nutricionistas y médicos no dejan de recomendar este maravilloso cereal, los deportistas no pueden vivir sin ella e incluso es un básico en los blogs y páginas de tendencias. Pero, ay, cuando yo era niña vivíamos una situación bien diferente. Al menos en Murcia sólo existían los tarros metálicos de Quaker y tan sólo los podíamos encontrar en el supermercado de ECI. Recuedo acompañar a mi padre desde bien pequeña a ese reducto de comidas más especiales y precios algo excesivos, sólo en busca de avena.

Oat apple porridge


Mi padre cocina pocas veces y además cosas muy contadas. Platos de pasta sencillos, revoltijos de huevos y arroz, filetes de carne, algún plato de pollo al curry, receta que aprendió en Colombia y algunas especialidades suizas y austriacas. Pero hay algo que siempre, siempre asocio con él, y son sus cuencos de avena caliente con manzana.
 En realidad los copos de avena los toma también fríos, le encanta a la hora de la merienda cuando vuelve hambriento del trabajo, con yogur y plátano, pero en caliente tiene un algo especial más reconfortante. En verano triunfa el Birchermüesli (Weltweit bekannte Schweizer Spezialität) y, cuando las temperaturas lo permiten, cocina de vez en cuando para comer o cenar una buena ración de avena caliente cocida en leche, normalmente con manzana y canela.

Oat apple porridge


Es parecido al porridge británico, o a las gachas, un plato humilde muy de batalla al que se le puede añadir casi cualquier cosa. La avena es imprescindible en la dieta suiza, al menos así lo era en la familia de mi padre, y por eso es un ingrediente muy frecuente también en su repostería y panadería. Económica, de batalla, versátil, muy energética, nutricionalmente estupenda y ahora además es tendencia. Pero me gusta recordar su origen humilde y esos recuerdos de la infancia del olor a la avena de mi padre cociéndose lentamente en la olla.

Oat apple porridge


Receta de avena con manzana, canela y leche de almendras
Inspiración: mein Vater :)
Ingredientes para 1 ración medianita

- 35-40 g de copos de avena finos
- 1/2 cucharadita de canela molida
- 1 piquita de sal
- 250 ml de leche de almendras
- 2-4 cucharadas de agua
- 1 manzana reineta pequeña
- canela molida extra
- miel, azúcar moreno o endulzante al gusto
- ideas opcionales: un puñado de pasas o arándanos rojos, almendras, avellanas, un toque de cardamomo, etc.

Poner a calentar un cazo con los copos de avena y la canela. Dejar que se tuesten un poco, liberando los aromas a fuego suave. Añadir la leche de almendras y remover bien. Dejar cocer a fuego mínimo mientras pelamos y picamos o rallamos la manzana.

Incorporar la fruta y otros ingredientes opcionales, añadiendo un poco de agua o más leche a medida que vaya espesando. Cocinar unos 10-15 minutos, hasta tener la textura deseada. Servir caliente, con canela extra al gusto, endulzante opcional y un puñado de frutos secos si se quiere un contraste crujiente.

Notas:
Se puede hacer una ración más copiosa si va a ser un plato único a mediodía, y también se puede enriquecer añadiendo frutos secos, más fruta o un cucharón de yogur, queso fresco o incluso nata. La leche de almendras se puede sustituir por leche de vaca o por otra bebida vegetal, incluyendo mismamente de avena. Con calabaza asada está muy rica, también en versión más golosona con chocolate negro. Y se puede preparar más o menos espesa ajustando las cantidades de líquido al gusto. Tened en cuenta que espesará al enfriarse.

Oat apple porridge

¡Buen fin de semana!

22 comentarios:

  1. Qué rico tazón de avena, me lo imagino calentito y se me hace la boca agua.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que calentito apete un montón en esta época, verdad? Gracias!

      Eliminar
  2. Mi querida amiga, como me gustan loa platos que guardan una cierta nostalgia del pasado, y mas cuando como este te recuerda a tu padre, seguro que es una delicia, y de las grandes, al igual que esos ricos platos que he visto en tu entrada anterior, cuanto me alegra ver la navidad estupenda que has pasado en nuestra tierra junto a tus seres queridos, te deseo que tengas un año lleno de cosas hermosas. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias María! Me encanta contar con tus visitas, y me acordé mucho de ti cuando estuve por Murcia estas fiestas :). Seguro que ahora estáis ya con muchas ganas de Carnaval, espero ver tus fotos de vuestras fiestas como cada año!

      Eliminar
  3. Adoro la avena. Forever. De hecho me hago mi propia leche de avena, porque me resulta infinitamente más barata que cualquier leche vegetal comprada (unos diez centimillos el litro me sale hacerla en casa) y hago cosas tan kafkianas como porridge de avena con leche de avena (cualquier día lo publico como avena en texturas y me quedo más ancha que larga jajajaja) y sobre todo, muchas galletas. Es taaaaan rica....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que tienes buen gusto :D. La leche de avena me chifla también, aunque como suelo hacerme cuencos de avena a menudo procuro diversificar las bebidas vegetales, pero también he caído en tomar copos de avena con leche de avena xD. Avena en texturas, me encanta el concepto xDDD

      Eliminar
  4. Cómo me gusta esta receta de tu padre. Mi madre tampoco puede pasar de su cuenco diario de avena para desayunar, a parte de tener siempre un tarrito lleno de copos que echa al yogur con otros cereales, costumbre que a mí me ha inculcado. Tu padre ha vivido siempre con ella y eso se nota, porque platos así no se ven en muchos hogares, y mira que es sano, rico y barato! Qué bien que ahora la prepares tú y le hagas ese homenaje ;) Un 10 para los dos. 1 beso grande y feliz viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien por tu madre, es una buenísima costumbre!! Estoy encantada de comprobar que tanta gente se ha aficionado mucho a este maravilloso cereal, que además de rico es muy sano, sin caer en la moda "fit" y esas cosas que se llevan ahora :P.
      Feliz finde!!

      Eliminar
  5. Yo estoy descubriendo los copos de avena ahora, aunque en caliente sigue resultandome extraño. (hago muesli casero). Mañana tengo que probar esta receta tuya, que el día se presenta frío. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio puede costar más acostumbrarse a su textura en caliente, pero yo es que la conozco desde chiquitita :). Ajusta la textura a tu gusto, mi padre y yo la hacemos más líquida cuando toca ración de plato único para comer, así el plato es más abundante y es casi como una sopita espesa ^_^.

      Eliminar
  6. Ay, la avena. Yo también la tomo en texturas: mi desayuno diario consiste en avena en copos, leche de avena, frutos secos, frutos del bosque deshidratados o fruta fresca.

    Caliente lo probé una vez y no me gustó. Claro que calenté el mejunje en el microondas, no lo puse a cocer en un cacito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Avena en texturas, hay que patentarlo! podríamos sumarle avena crujiente en plan muesli :D.

      En microondas jamás lo he hecho, creo que es importante la parte de cocerla tranquilamente en la olla, removiendo poco a poco, o quizá es mi sentimentalismo nostálgico ^_^.

      Eliminar
  7. Se ve deliciosiisiismo. Feliz finde Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué buena! yo suelo hacer la avena con frutos rojos, o con cacao y platano. tengo que probar tu receta con manzana, seguro que me va a encantar :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con cacao y plátano lo tengo que hacer yo!! Es una mezcla que me encanta, no sé por qué no la he aplicado a la avena!

      Eliminar
  9. Me gusta la receta y la historia.Con solera.De tu padre...de su familia.Suiza.todo! Sencillo y no dudes que lo probaré. un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar :). Es una receta muy simple en realidad, pero forma parte importante de mi vida y de mis recuerdos, además soluciona un almuerzo o una cena humilde en un día frío tonto de esos que a veces tenemos ;).

      Eliminar
  10. Hola Liliana.
    Me encanta tu receta de hoy y se la prepararé a mi madre acompañada de nueces porque pienso que es un plato muy nutritivo y completo y que le va a encantar.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que le guste!! Con nueces es un toque genial y muy sano, grasas sanas y proteínas al cuerpo! Con almendras o avellanas también son una delicia.

      Eliminar
  11. Te prometo que compré la avena para hacer este tipo de preparaciones sobre todo porridge británico, pero aún no hice nada, tengo que hacerlo, me parece una "papilla" ideal para el desayuno, los míos son escasos.
    Yo también asoció una papilla a mi padre, pero en mi caso, al ser él Manchego, eran gachas dulces, en casa sólo él y yo las comíamos, como no me dejó receta no lo he vuelto a probar, y siempre las relaciono con él, en fin, cosas de la vida!.

    ResponderEliminar
  12. en mi casa se prepara avena caaaaaaaaaaaada día del señor! era parte del desayuno de mi abuelo (junto con el café con leche y dos panes con mantequilla y mermelada... y la avena con manzana y un plátano cortadito encima, no te creas que se estaba de nada xDDDD) y sigue siendo desayuno de mi primo, el menor ^^

    la foto me ha teletransportado!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...