22 septiembre, 2014

Calabaza con hinojo al pimentón de la Vera

Casi casi otoño...

Sabéis que vuelven loca las especias, y aunque me gusta tener algunas raras o menos comunes para ir haciendo pruebas, siempre tengo mis fijas en la despensa. La canela, obviamente, es una de ellas, pero tampoco sabría vivir -dignamente- sin cúrcuma, comino, jengibre, pimienta... Y el pimentón es también, sin duda, de mis favoritas.

El pimentón además me fascina de forma especial. Hace poco me ofrecieron recibir una muestra de los nuevos envases de Pimentón de la Vera Las Hermanas en sus variedades Dulce, Agridulce y Picante, y no me pude resistir. Sé que muchos de vosotros también habéis catado este pimentón recientemente, la verdad es que es un producto de primera y me gustan los nuevos diseños de las cajitas metálicas.

Pimontón de la Vera - Spanish paprika

El caso es que a raíz de esto estuve pensando un poco sobre el pimentón. En casa casi nunca hemos tenido de La Vera, que tiene DOP, porque en Murcia tenemos la suerte de disfrutar también de un pimentón de excelente calidad. Hay muchas recetas tradicionales que usan pimentón, y mi madre siempre lo ha tenido en la despensa.
Pero es un ingrediente muy usado también en ciertas regiones de Europa, sólo hay que ver la importancia que tiene en platos como el goulash, en sus distintas versiones. En Hungría el pimentón es otro básico, y lo pude comprobar cuando mi padre estuvo en un viaje de trabajo y volvió con unos saquitos monísimos de fragante pimentón.

En alemán el término paprika es un poco confuso, ya que se refiere a todas las especies de pimiento y variantes, si no estoy muy equivocada. Pero para mí tiene un significado especial, debido a esto:

Son patatas fritas de bolsa, sí. Pero es que son súper típicas en Suiza, tanto que se venden por internet en tiendas especializadas en productos suizos, junto con los chocolates y las navajas.
Cuando era pequeña y todavía la locura absurda de sabores variados de patatas no se había desatado en el mercado español, me parecía fascinante que se vendieran estas patatas con sabor y ligeramente picantes en Suiza. A mi padre le encantan, y nunca han faltado en nuestras visitas a cualquier casa de familiares y amigos. Así que me traen muy buenos recuerdos, y sólo oler ese aroma fuerte a pimentón que sale de una bolsa me traslada a la infancia :).

En fin, todo este rollo para compartir una receta sencillísima que ya tiene aire otoñal. Es que mi adorada calabaza también combina -por supuesto- muy bien con el pimentón.

Pumpkin and fennel with paprika

Receta de calabaza con hinojo al pimentón
Ingredientes un poco a ojo

- 1 calabaza tipo butternut
- 1 puerro
- 1 bulbo de hinojo no muy grande
- 1/2 vaso de tomate triturado natural
- 1 chorro de vino blanco
- pimentón dulce y/o picante al gusto
-1 poquito de cúrcuma y comino molidos
- pimienta negra y sal
- aceite de oliva virgen extra
- levadura de cerveza en copos
- queso fresco batido desnatado o yogur

Pelar, despepitar y trocear la calabaza en cubos. Cortar el puerro en cuartos y picar el hinojo, reservando parte de las hojitas para el final.

Pochar un poco el puerro en una cazuela ancha con aceite de oliva. Añadir la calabaza, dar unas vueltas e incorporar el hinojo. Agregar el tomate y regar con el vino. Cuando se evapore el alcohol, sazonar con las especias y bajar el fuego. Tapar y cocinar a fuego lento durante al menos 30 minutos, removiendo de vez en cuando. Añadir caldo o agua si se quedar muy seco.

Cuando tenga la textura deseada, apagar el fuego y dejar reposar un poco. Agregar la levadura en copos y remover. Servir con las hojas de hinojo picadas, yogur o queso fresco con pimentón y pimienta negra recién molida.

Pumpkin and fennel with paprika

Si hubiera tenido a mano unos garbanzos tostaditos en el horno, se los habría añadido para enriquecer un poco el plato. Para un almuerzo ligero rápido es un plato estupendo, y más si ya hace fresquete. Por cierto, la calabaza que he usado es todavía del año pasado, hay que ver qué bien aguantan :).

9 comentarios:

  1. Hola Liliana!

    ¿Como estás? Cuanto tiempo verdad!!

    He visto que estuviste en A Punto presentando tu libro de Directo al paladar, yo ya no trabajo allí, por eso no acudí a verte, si no habría sido un placer.

    Ya sabes que yo también comparto tu pasión por la calabaza y las especias, tampoco podría vivir sin las que has dicho y algunas más jeje, ¿que sería de nosotras sin ellas?

    El plato que has preparado me encanta! Y como dices, huele a Otoño!

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Por favor, qué pintaaaaza!!! Viva el otoño!!!

    Lo que no conocía era la existencia del pimentón agridulce, qué cosas o_ô

    ResponderEliminar
  3. Un plato riquísimo!!! En Holanda sólo ecuentro pimentó dulce y ahumado.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Que receta mas rica viva la calabaza y viva el otoño!!! Pensé que entraba ayer!!! Vas a participar en el aig???ya lo he visto anunciado.Yo no se que hacer....un abrazooo

    ResponderEliminar
  5. Mi querida amiga, es cierto he probado este pimenton y es una ricura, aunque como bien dices el nuestro de nuestra quwerida Murcia tambien es rico, el caso es que tu has preparado un plato mas que delicioso, y sea con el pimenton que sea te queda todo de cine. Mil besicos mi Reina

    ResponderEliminar
  6. Que curiosa mezcla Liliana, calabaza, hinojo y pimentón tengo que probarla, por separado todos esos sabores me gustan pero te soy sincera y te digo que nunca las he comido juntas Mi madre era extremeña y el pimentón de la Vera no faltaba en casa, te puedes imagina que la mayoría de nuestros platos de cuchara lo llevan.
    Yo también tengo las 3 cajitas, tengo que hacer una receta especial con ellas.
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. ¿En serio no te había comentado ya esto? Jo! ¿Puede ser que tengas problemas con los comentarios?

    En fin, que yo había pasado por aquí porque me acordé de ti hace nada, tuve que cocinar calabaza (mi productor ecológico me trajo dos) y me vi negra para pelarla. Y estaba segura de que te había preguntado, porque sé que te encantan las calabazas, si hay alguna forma más fácil que pelearte con ella cuchillo en mano, me pareció una cosa durísima!

    La asé una vez pelada (le quité unos pelos verdes de dentro que no sé que eran pero por si las flies) con ajo y romero. Se la comió mi compañera de piso, dice que estaba buena, y aún tengo que hacer la otra... lo mismo la hago así. A ver que dicen!

    Las calabazas siempre me pillan sin recursos, como no puedo comerlas, ni siquiera puedo probarlas, no me gusta nada tener que enfrentarme a ellas! Si fueramos vecinas lo iba a tener fácil :)

    Y menos mal que he vuelto por si me habías contestado algo, y acabo de ver que no había comentario... ni idea...

    ResponderEliminar
  8. Mi significado de paprika es el mismo que tuyo... pero por las Pringles, jajajaja

    ¿Y no querías una bolsita de estas tú? Vaya,vaya, ¡debería haber estado más rápida!

    Este invierno vamos a Budapest, así que el pimentón va a caer :P

    Me ha gustado mucho tu plato, a veces preparas cosas de esas que me gustaría tener listas cuando regreso a casa...
    Pero normalmente me encuentro a las plantas pidiendo agua y un montón de ingredeintes sin cocinar, jajaja.

    PD: La cuchara de madera es una cucada, y sé que es solo para la foto, ¡no tienes el corazón tan pequeño como para meterla en un cazo!

    ResponderEliminar
  9. El otro día te puse un comentario desde el móvil y veo que no se grabó. Es que soy muy desastre con el teléfono, jeje A parte de la buena pinta del plato, te comentaba sobre la cúrcuma fresca, ¿la has probado? Tiene un color impresionante y un color súper potente. Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...