22 diciembre, 2016

Spekulatius a la suiza, más galletas para la lista de Navidad

Estoy escribiendo esto porque no, a mí tampoco me ha tocado la lotería. Yo no me he gastado ni un céntimo, pero era la encargada de vigilar todos los números de la familia murciano-madrileña, al final unos cuantos entre pitos y flautas. Pero nada, lo único que se ha acercado ha sido un quinto premio que nos ha fallado por una mísera cifra. En fin, sigamos con nuestras vidas de pobres. Y llenémoslas de galletas de Navidad, por favor, que esa sí que es una tradición que no nos falla. Hoy sumamos a la lista la receta de Spekulatius, al menos una de sus múltiples versiones, esta vez a la suiza.
Spekulatius - Spéculoos
Ya estoy en Murcia, como los lectores más veteranos habrán podido adivinar. O si me curioseáis por las redes sociales, que eso da muchas pistas :P. No me ha gustado mucho cómo han caido las fiestas este año, la Nochebuena en sábado me da un poco de bajona, no sé por qué. El lunes llegué a una Murcia irreconocible, lluviosa, gris, fría, inundada, pero ya el martes amaneció un glorioso cielo azul. La zona de mi campo y la playa, donde he pasado todos los veranos y mucho más de mi vida, se ha llevado la peor parte, y les costará mucho recuperarse. Ojalá no haya mucha incompetencia por una vez y lleguen las ayudas pronto. Me pregunto cómo lo habrán vivido los alemanes/británicos/holandeses que viven en las chorrocientas urbanizaciones a medio terminar que salpican los campos.
Spekulatius - Spéculoos
Yo he venido un poco bastante agobiada, tras un fin de semana de pintar galletas sin parar y con mucho trabajo pendiente. Son fechas algo complicadillas por las prisas por terminar cosas pendientes antes de final del año, los regalos, los preparativos navideños, los compromisos familiares, la planificación de los menús... ¡Y los dulces! A pesar de que cada año quiero probar recetas nuevas, hay algunas que hay que repetir sí o sí. Entre los dulces navideños murcianos y los suizos no me da la vida, menos aún cuando me enamoro de recetas nuevas y también quiero repetirlas.
Spekulatius - Spéculoos
Las gingerbread decoradas ya están terminadas y ayer horneé mis queridas tortas de Pascua; hoy intentaré hacer Mailänderli y mañana Chräberli. Obviamente, no nos vamos a comer todo solos ni de golpe; nos durarán hasta el Roscón -o más- y vamos a compartirlo todo con la familia y los amigos. Eso sí, estas Spekulatius ya pasaron a mejor vida.

Receta de Spekulatius, galletas de Navidad a la suiza
Inspiración: adaptada de Betty Bossi, mi biblia para las galletas navideñas
Ingredientes para unas 45-55 galletas

- 120 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 110 g de azúcar moreno claro (o panela)
- 1 huevo L a temperatura ambiente
- 1 pizca de sal
- 60 g de almendra molida
- ralladura de 1 limón
- 250 g de harina de repostería
- 1 cucharadita de levadura química
- 1 cucharadita de canela molida
- 1/4 cucharadita de cardamomo molido
- 1/4 cucharadita de jengibre molido
- 1 pizca de clavo molido

Trocear o rallar la mantequilla y batir con una batidora de varillas hasta dejarla cremosa. Agregar el azúcar moreno o panela y batir hasta que quede esponjoso. Incorporar el huevo y la sal y batir un poco más.

Echar la almendra molida, la ralladura del limón lavado, la harina, la levadura y las especias, y mezclar muy bien hasta tener una masa homogénea. Dividir en dos discos, envolver en plástico film y guardar en la nevera como mínimo 30 minutos.

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un par de bandejas con papel sulfurizado o similar. Sacar una de las porciones de masa y estirar con un rodillo hasta dejar un grosor de unos 6 mm. Yo lo hago entre láminas de papel sulfurizado para que no se pegue. Recortar galletas con los moldes que se quiera y distribuir en las bandejas.

Hornear una bandeja cada vez, unos 10 minutos. Vigilar bien que se doren al punto, dependiendo del tamaño pueden tardar más o menos. Esperar un poco fuera del horno y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.
Spekulatius - Spéculoos
Guardadas en un recipiente hermético pueden aguantar sin problemas un par de semanas. Si es que duran tanto, claro. Recordad que no se deben guardar galletas de texturas distintas juntas, pues podrían estropearse mutuamente.

Bueno, ahora intentaré no dormirme sobre el teclado mientras adelanto algo de trabajo antes de ponerme a batir mantequilla y después acompañaré a mi padre a buscar regalos. Socorro.
Pero estoy feliz :).

4 comentarios:

  1. Hola!!! Pues sí, en estas fechas todos son agobios pero una está feliz por lo menos a las que nos gusta la Navidad como a ti y a mí, porque son muchas las cosas que hay que hacer como bien dices pero nos va la marcha jajaja... estas galletas no las he probado pero deben de estar buenísimas con la almendra y la mantequilla; la forma que has dado es preciosa me encantan las de bola de navidad y me encanta el paño! un beso y si no hablamos antes que tengas una noche buena preciosa!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Liliana
    Te han quedado unas galletas preciosas. Casi da pena comerlas con lo bonitas que lucen ;)
    Espero que disfrutes mucho con los tuyos en estos días de descanso y que pases unas felices fiestas.
    Un beso enorme, guapa!!!

    ResponderEliminar
  3. Ay, por favor, qué galletas más bonitas. Yo he horneado como si no hubiera un mañana (y también he puesto kilos, desde que ingresaron a mi padre: me puse hasta arriba -la ansiedad, es lo que tiene-), pero he hecho magdalenas. Tengo que hacer galletas. Pero esta vez para regalar.

    Me encantan los moldes, sobre todo el de las campanitas.

    ResponderEliminar
  4. con esa mezcla de especies deben ser una pasada... y bonitas!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...