04 julio, 2015

El mejor café con hielo - HEMC #68 - Agita, mezcla!

Me chifla el café. Desde pequeñita me peleaba con mi hermano por pillar las últimas gotitas que quedaban en el fondo de los vasos de mis padres, y me encantaba oler la cafetera recién hecha de mi madre cada mañana. No recuerdo cuándo empezaron a dejarme tomar café, pero sí que mi padre padre me lo hubiera permitido mucho antes. "En mi casa tomábamos café con la leche desde críos y no pasaba nada", pero mi querida madre no estaba muy convencida de sus argumentos.

Iced coffee

Claro que me gusta el café bueno y bien preparado. No hay cosa que me de más rabia que un mal café, y en nuestro país por desgracia abunda en locales de todo tipo, como si lo cobraran barato. Por suerte eso empieza a cambiar, al menos en Madrid cada vez hay más cultura de buen café. Porque a mí me gusta solo, sin azúcar, y ahí es cuando descubres si el hostelero usa natural o torrefacto, si está rancio, si la cafetera está sucia o si no respetan las temperaturas.

Sí, soy de las que prefieren el café caliente como el infierno y negro como el diablo, por eso lo paso mal en verano. Llevo varios días sin ganas de café por las mañanas, ¡yo! Malditas olas de calor. Pero mi café de media tarde no lo puedo perdonar, sobre todo porque por culpa de ese calor tengo la energía por los suelos a la hora de la siesta. ¿Y cómo tomar un café sin subir - más - la temperatura corporal? Café con hielo, claro :).

Iced coffee

Tengo buenos recuerdos del café con hielo. Cuando éramos niños y llegaba el calorcico a Murcia, pásabamos las tardes en el parque-plaza que había delante del cole, donde las madres se instalaban en la terraza de la cafetería que allí había. Algunas veces nos permitía tomar un helado - con predilección por el Drácula - mientras ella disfrutaba de su café con hielo.
Años más tarde me ayudó mucho en las tardes y noches de estudio universitario, aunque una vez me pasé cargando la cafetera y... bueno, digamos que me pasé más tiempo en el baño que con los libros, ejem.

HEMC #68- Agita, mezcla!

Y es que descubrí que el café con hielo también está rico, aunque sean dos cosas totalmente diferentes. Para que me guste de verdad, tiene que ser buen café, bien preparado y potente, y ha de servirse realmente frío. Este verano me he aficionado a una forma muy sencilla de prepararlo, que para mí es el mejor café con hielo casero, simple pero efectivo y delicioso.

Con esta receta participo en el HEMC #68 - Agita, mezcla! que organiza Cris de LeBonVivant.

Iced coffee

El mejor café con hielo
Ingredientes con cantidades según las raciones

- 1 cafetera preparada de café natural (puede ser descafeinado)
- azúcar o edulcorante al gusto (yo no le pongo)
- corteza de limón o una rama de canela para aromatizar (opcional)
- leche al gusto

Preparar una buena cafetera bien cargada de café de calidad, natural y lo más fresco posible. Endulzar al gusto. Si queremos darle un toque de aroma a limón o canela, añadirlo al café mientras se enfría y luego retirar.

Llenar una cubitera con el café ya enfriado y congelar hasta que se solidifique. Lo mejor es aprovechar y preparar una buena cantidad para tener de sobra en el congelador.

Cuando queramos disfrutar de nuestro café con hielo, echar unos cuantos cubitos en un vaso o copa - unos 4-6 está bien, dependiendo de nuestra tolerancia y del tamaño de los cubitos - y llenar con leche. Remover y dejar que los cubitos se vayan fundiendo poco a poco en la leche.

Iced coffee

¡Facilísimo! No más café con hielo aguado :-).
Me encantaría hacer un montón de cosas este fin de semana, pero tras el calorazo de la boda el sábado pasado, y viendo que tenemos otra maldita ola de calor encima, me temo que lo pasaré enclaustrada en casa.

15 comentarios:

  1. Yo he descubierto muy tarde el café, nunca me gustó, ni siquiera el olor. Los turnos de trabajo y la edad jeje me han hecho aficionarme al café, aunque sólo tomo uno al día y con leche.
    Tu café helado tiene buenísima pinta, tengo que probarlo de esta manera.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida nos hace evolucionar en gustos, verdad? :) Si te gusta el café con leche seguro que te gusta esta versión fría.

      Feliz finde también para ti!

      Eliminar
  2. Yo también soy muy cafetera y no disculpo mi cafelito de las mañanas, una idea estupenda xa tomar café. Gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra cafetera al club! :D
      Gracias a ti y buen fin de semana!

      Eliminar
  3. Pero qué buenísima idea!! Como tú dices, se acabaron los cafés con hielo aguados, me ha parecido perfecto! Lo mio con el café fue cuestión de tiempo porque con lo cafetera que siempre ha sido mi madre algún día me haría ser tan aficionada como ella. De pequeña no me atrevía ni a probarlo, pero como dices, llegó la época universitaria y con ella el café de las noches de estudio. A partir de ahí, sea verano o invierno, no perdono mis dos cafés diarios, es como un ritual para mí ;) Mucho ánimo con este calor y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  4. Tengo la grandísima suerte de vivir en un país donde la cultura del café es importantísima y se nota, me he vuelto muy "pijins" con el café, sobre todo desde que trabajé en una cafetería y cada día podía disfrutar de unos cuantos de esos de quitarse la boina. El otro día pensaba en esto del café con hielo y como no aguarlo, pero yo pensaba añadirle cubitos de leche ;-), porque cada vez me gusta menos el café solo, eso sí, siempre sin endulzar. En fin, que luego pensé que en realidad a mí me gusta que se quede aguado, rarezas de una, jejejeje. Por cierto, me acabo de enterar que vuelve a estar en marcha el HEMC!!! Qué ilusión!!!!! A ver si me quito la pereza y saco la cámara algún ratito. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Desde luego que la idea me encanta. Y del café, mejor no hablamos. Yo no soy demasiado cafetera, soy bastante tolerante cuando me dan cafés de batalla, aunque sí hay sitios que he vetado por la mala calidad de sus cafés, tengo ciertos límites. Lo tomo para desayunar y después ya... imposible con cafeína, porque me agita y no duermo.

    Lo de hacer el café así, en cubitos, me lo guardo, me encanta y no sale tan aguado como con los hielos convencionales.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay! Pocas cosas hay como el olor de moler granos de café por la mañana y luego el olorcito de la cafetera...Yo no sé cuántos tipos de café tengo en casa, pero si te puedo decir que tengo tres cafeteras distintas para cada ocasión (no sé si prefiero la expresso o la alemana. La de goteo es para visitas multitudinarias espontáneas, ¡que hubieran avisado antes!). Es demasié lo que me gusta el café. Y si que es verdad que en Madrid se va notando una mejoría en calidades, cosa que agradezco. Aunque a veces me cuelan alguno que casi es mejor no recordarlo... ¡Qué ricos estaban los Drácula! Mi hermana y yo siempre estábamos en una eterna discusión porque ella era más de Frigopie, y a mí eso de comer algo con forma de pie no me convencía para nada.
    Pues al ver tu receta de café he pensado que me complico mucho la vida porque yo lo que hago es infusionar leche con cardamomo, la congelo en cubitos y luego se la echo al café jajaja pfffrrr mental, me anoto tu recomendación que es bastante más útil. Besos!

    ResponderEliminar
  7. Qué rico el olor a café....aunque yo sea de colacao! Me ha encantado la idea, tengo que idear algo para hacer lo mismo pero con chocolate, jeje! Ahora cualquier cosa fría sienta de maravilla. Me imagino que lo estarás pasando fatal con estos calores, tú que eres tan de otoño-invierno (como yo, vamos!) Feliz semana

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el café y ahora con el calor me lo tomo con hielo, pero al final queda aguado. Me apunto esta manera de hacerlo que nunca se me había ocurrido.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  9. En casa lo hacemos así con los cu mitos de café aunque el toque de lo.en o canela me gusta la idea!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Que gracia me ha hecho leer tu entrada!. Recuerdo que era muy pequeña y en las largas tertulias que mantenían los mayores bajo las acacias, mis primos y yo deambulabamos junto a "los mayores" pidiendo un "petit canard", un terroncito de azúcar bañado de café que tomabamos con deleite antes de que se derritiese y tambien me has traído a la memoría cuando de jovencita en Bcn me asomaba con mi café con hielo hacia las cuatro de la madrugada para desde el balcón ver pasar al camión de la basura y mientras hacia un receso y sorbia mi café con hielo envidiaba a los basureros por no tener que estudiar ni examinarse. Sigo siendo cafetera pero ahora me gusta tomar como dice mi marido: cada sorbo a una temperatura, desde el primero quemando hasta el último completamente frío. Este café tuyo una maravilla. Un beso y hasta pronto

    ResponderEliminar
  11. A mi me pasa algo similar, no recuerdo qué edad tenía cuando tomé mi primer café pero era joven, muy joven, aunque la edad y la necesidad de descansar han hecho que ahora no tome café por la tarde/noche a no ser que esté de juerga. En verano por supuesto con hielo, raras veces con leche pero viendo tú receta me lo pensaré, y quizás con un poco de helado de chocolate...hum! ya desvario, jajaja.
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. adoro el café con hieloooo, esta idea está muy buena para que no esté aguado, aunque con las cantidades que tomó ya me vale aguármelo un poco x)

    ResponderEliminar
  13. En casa somos tan cafeteros que mi marido ha comprado un ambientador con aroma de café!
    Me apunto a tu receta, seguro que con leche vegetal también queda buenísimo. Como dicen en las revistas ñoñas (y a veces en mi blog) es para "sorprender a tus invitados" :-) Un saludito, Liliana.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...