29 abril, 2011

Pastel de cítricos de cumpleaños - Reto Julie & Julia

Cuando vi el proyecto que Ingrid y Alba ponían en marcha, uniendo cine y gastronomía, a través de Film & Food, me faltó tiempo para apuntarme. Son dos de mis pasiones, así que la idea de juntarlas me pareció genial. No puedo evitar sentir un cosquilleo interior cuando, disfrutando de una película, la cocina y sus derivados cobran un protagonismo especial.
Además de compartir con nosotros información, análisis de películas, comentarios y recetas, desde Film&Food nos han propuesto un primer reto, que no podía ser mejor: preparar alguna receta de Julia Child. Para leer más sobre esta mítica cocinera y sobre la película, os recomiendo la entrada que le dedicaron.

Tras hacerme con Mastering the Art of French Cooking, y perderme varias veces entre sus cientos de páginas llenas de recetas, consejos y guías para preparar casi de todo, al final me decanté por un dulce. No he tenido el tiempo necesario para preparar una de las recetas saladas más complicadas, y además me venía bien para preparar la tarta de mi cumpleaños.

Elegí la receta de Gâteau à L' Orange, que se transformó en un pastel de cítricos ya que para el relleno y cobertura usé como aromatizantes lima y limón. Trío de frutas de potentes aromas que dieron como resultado un pastel suave, esponjosísimo, con todos sus matices de notas cítricas dándole un puntito refrescante. El buttercream es una bomba calórica, por eso me pareció buena idea compensarlo con un bizcocho de base que no tuviera más grasa que la de los huevos.

Citrus sponge cake

- 2/3 taza de azúcar
- 4 huevos L
- ralladura de 1 naranja
- 1/3 taza de zumo de naranja, filtrado
- 1 pizca de sal
- 1 y 1/4 tazas de harina
- 2 y 1/2 cucharadas de Maizena
- 1 cucharada de azúcar extra (para montar las claras)
- 1/4 cucharadita de cremor tártaro (opcional)

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar o forrar con papel sulfurizado un molde redondo desmontable, de unos 22 cm de diámetro.

Separar las claras de las yemas de los cuatro huevos, poniéndolas en recipientes separados. Reservar.

Para preparar la harina:
Esta es una manera casera de hacer la llamada cake flour, muy recomendable para obtener los mejores resultandos en este tipo de masas esponjosas.
Medir o pesar la cantidad indicada. Separar de ella 2 y 1/2 cucharadas (devolver esa harina al paquete) y añadir la misma cantidad de Maizena. Tamizar la mezcla por lo menos tres veces, para que quede bien integrado y sin grumos.

Batir con batidora de varillas las yemas; incorporar poco a poco el azúcar, hasta que espese y tenga un color pálido. Añadir la ralladura de naranja, el zumo y la sal, batiendo un poco. Tamizar encima la harina y batir sólo hasta que quede bien incorporado todo, sin grumos secos. Lavar bien las varillas de la batidora.

En el otro recipiente, añadir a las claras el cremor tártaro (si se usa) y otra pizquita de sal. Batir con la batidora hasta que empiece a formar "picos". Echar la cucharada de azúcar y seguir batiendo hasta que conseguir el punto de nieve (poner el cuenco boca abajo; si no se mueve la mezcla, está en su punto).

Incorporar 1/4 de las claras montadas a la masa, con movimientos suaves. Añadir el resto y trabajar todo con suavidad, siempre con movimientos envolventes, hasta que quede una masa homogénea con buen volumen. 
Poner en el molde, aplanando bien la superficie. Hornear a media altura durante unos 30-35 minutos. Debe haber crecido y tener un tono ligeramente tostado. Pinchar en el centro con un palillo o brocheta para asegurar que esté listo por dentro. Es probable que se agriete la parte de arriba, pero al sacarlo del horno lla superficie debería igualarse. Esperar unos minutos; desmoldar con cuidado y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Citrus sponge cake

Para el relleno y cobertura:

- compota de albaricoque
- 110 gr mantequilla sin sal, a temperatura ambiente (he usado "falsa mantequilla")
- 500 gr azúcar en polvo
- 2 cucharadas de zumo de limón
- ralladura de un limón
- ralladura de una lima

Si la compota es espesa, licuar calentándola en un cazo con un poquito de agua.
Cortar el bizcocho por la mitad para separar dos capas lo más iguales posible. Pinchar un poco ambas por las caras internas. Usando un pincel, cubrirlas bien con la compota para humedecer el bizcocho.

Tamizar el azúcar.
Poner en un recipiente la mantequilla (que esté bien blanda), el zumo de limón y las dos ralladuras. Añadir la mitad del azúcar y empezar a batir con batidora de varillas hasta que quede cremoso. Incorporar el resto y batir hasta conseguir una mezcla homogénea y muy cremosa, de consistencia bastante sólida. 
Poner una capa de relleno, montar la tarta y cubrir el exterior. Yo he preferido dejarle un aspecto irregular, algo rústico, pero si se tiene maña se puede dejar lisito. Además la decoré con unas flores de azúcar que tenía guardadas para darles un toquecito más primaveral.

Nota: El buttercream es un pecado demasiado pecaminoso. Una delicia y que queda muy bonito, pero tanta mantequilla y azúcar me asustan. Por eso usé la mantequilla vegetal sin grasas saturadas y con menos calorías, y además procuré poner una capa finita de relleno y de cobertura. Al final me sobró bastante crema, que daría para decorar algunos cupcakes. Pero bueno, una vez al año no hace -demasiado- daño, ¿verdad? ;)

Citrus sponge cake

26 abril, 2011

Bizcocho de espelta flor de limón

Amanece soleado y con muchas ganas de fiesta en Murcia, no en vano hoy se celebra el Bando de la Huerta. Pronto las calles del centro de la ciudad se llenarán de gente de todas las edades, muchos vestidos con los trajes tradicionales (o al menos su recreación actual) dispuestos a disfrutar de una jornada que se hará corta para muchos. Mucha comida típica, y mucha bebida también. Algunos se pasan de celebración, pero yo prefiero quedarme con todo lo positivo que tiene este día y saldré por la tarde, cámara en mano, a empaparme del ambiente festivo.

Lemon poppy seed narcisus cake

Antes de ponerme con las entradas cumpleañeras, os traigo un bizcocho muy primaveral. Hace unos meses la empresa italiana Silikomart se puso en contacto con varios blogueros españoles, yo incluída, ofreciendo una colaboración con ellos. Se trata de una firma especializada en moldes y otros objetos de silicona que está abriendo su mercado a España, y nos ofrecen algunos de sus productos para que los probemos y elaboremos alguna receta con ellos, y así darse a conocer. Tienen un catálogo muy completo, podéis curiosear por su web para echar un vistazo si os interesa.
El primer molde que he probado es el llamado Narcissus, que recrea la forma de esta flor. El tamaño es el de un bizcocho mediano, ideal para nosotros que somos dos y no necesitamos dulces de tamaño familiar. Me pareció perfecto para hacer un bizcocho fresco, para disfrutar de la primavera, así que opté por la siempre infalible combinación de limón y semillas de amapola. Además he usado harina de espelta que le da un toque especial, pero podéis usar sin problemas harina de trigo corriente.

Lemon poppy seed narcisus cake


- 75 gr de azúcar 
 - 1 huevo L
- 40 gr de mantequilla derretida
- 1 limón pequeño (zumo y piel rallada)
- 1 cucharada de puré de manzana natural
- 200 gr de harina de espelta
- 1 cucharadita de levadura
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/4 cucharadita de sal
- 1 y 1/2 ó 2 cucharadas de semillas de amapola (más o menos, al gusto)
- 200 ml de leche de soja

Precalentar el horno a 180ºC y tener preparado el molde sobre una bandeja que se pueda meter al horno.
Batir el huevo con el azúcar hasta conseguir una mezcla espesa de color amarillo pálido. Añadir la mantequilla y batir un poco más. Incorporar el zumo de limón con su piel rallada y el puré de manzana.
En otro recipiente, tamizar la harina de espelta con la levadura, el bicarbonato y la sal. Mezclar con las semillas de amapola. 

Lemon poppy seed narcisus 
cake

Incorporar a la primera preparación la mezcla de harina y la leche de soja, alternando ambos y mezclando un poco después de cada añadido. Trabajar la masa final con movimientos suaves envolventes, hasta que quede todo bien homogéneo, pero sin batir en exceso. 
Verter la masa en el molde, igualando la superficie. Hornear a media altura durante unos 30-40 minutos, hasta que al pinchar en el centro con un palillo salga limpio. Esperar unos minutos fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Se puede decorar simplemente con azúcar glas tamizado por encima, o marcando los dibujos de la flor con un glaseado sencillo de azúcar glas+gotas de zumo de limón y un poco de colorante.

Lemon poppy seed narcisus cake

25 abril, 2011

Desde Murcia - Bavarois de vainilla

¡Muchisísimas gracias a todos los que me habéis felicitado! No sabéis la ilusión que me ha hecho recibir cada una de vuestras palabras :) Siento mucho no haber podido responderos uno a uno, pero esta semana ha sido un no parar y he tenido que dejar el blog un poco desatendido. Fue un cumpleaños estupendo a pesar del partido :P Y la cena del día siguiente, aún mejor. Ya haré crónica del restaurante, pero os adelanto que fue de cocina japonesa.

El caso es que desde el miércoles hasta ayer domingo, en Madrid nos llovió prácticamente a todas horas. Se me fastidiaron algunos planes que tenía en mente, pero bueno, al final fue una semana genial, aunque acabé algo agotada. Ayer por la mañana dejamos un Madrid soleado para regresar a Murcia, donde de nuevo hemos encontrado lluvia. Ahora empiezan las Fiestas de Primavera y espero poder disfrutarlas!

Vanilla bavaroiseAntes de mostraros algunas cosas del cumple, hoy es día de publicación de la receta dulce de WK.
Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Abril nos invita a preparar Bavarois.
Nunca había hecho este postre aunque llevaba tiempo con ganas de probar alguna receta. He estado tentada de hacerlo de fresas, pero al final he preferido hacer una versión sencilla con vainilla, que al elfo le encanta, y así probar la primera vaina de la increíble vainilla de Tahití que recibí hace poco gracias a Laura y Paloma.

En mi versión uso leche de soja y queso fresco cremoso (que tolero bien) en sustitución de la nata, además he preferido usar agar-agar en lugar de gelatina, y reducir el número de yemas de huevo. Resultado: un postre fresco, ligero, firme pero cremoso, con un potente aroma a vainilla.

- 800 ml de leche de soja
- 1 vaina de vainilla
- 2 yemas de huevo L
- 150 gr de azúcar
- 12 gr de agar-agar
- 500 gr de queso fresco desnatado

Separar 600 ml de la leche de soja y poner en un cazo. Abrir la vaina con un cuchillo de punta, separándola en dos, y extraer la pulpa con el lateral del cuchillo. Poner tanto la pulpa como la vaina en la leche, calentandola a fuego medio para que infusione durante unos minutos, sin que llegue a hervir. En un recipiente aparte, batir las yemas con el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea espesa, cremosa.

Vanilla bavaroise

Pasar la leche infusionada a una olla, pasándola por un colador para que recoja las impurezas de la vaina. Añadir la mezcla de yemas y mezclar bien; poner al fuego. Disolver el agar-agar en el resto de leche que hemos reservado, y añadir a la olla. Calentar, removiendo constantemente, hasta que empiece a hervir, y mantener así un par de minutos. Debe espesar un poco. Apagar el fuego. Añadir el queso fresco (batido previamente un poco con una cuchara) y mezclar bien, hasta conseguir una textura homogénea. Verter sobre un molde de anillo y dejar en la nevera hasta que esté firme, por lo menos tres horas. Desmoldar y servir acompañado de fruta fresca o, en mi caso, compota casera por encima.

Vanilla bavaroise

20 abril, 2011

Un añito más... y galletas de Pascua

Como ya viene siendo costumbre, he dormido fatal, y es que por algún motivo cuando se acerca mi cumpleaños me pongo algo nerviosa, inquieta... Aunque la verdad es que esta vez tenía un poco más de motivo, mis padres estarán ahora de camino a Madrid y tengo mil cosas que hacer antes de que lleguen. Así que me he levantado bien temprano para ir adelantando trabajo, mientras el elfo sigue en la cama. Tengo fermentando una focaccia para el amuerzo de hoy, estoy a medias con una tarta que no sé yo si va a quedar muy bien, hay que limpiar y ordenar pero antes debo planear qué ofrecer a mis futboleros para amenizarles el partido de esta noche, por lo que me toca ir a la compra antes de que avance demasiado la mañana. Estrés. Bueno, tener tantas cosas pendientes no está tan mal, así mantengo la mente ocupada, a ver si este año consigo escaparme de la melancolía que me invade cada cumpleaños.


Easter egg cookies

Mientras tanto os dejo con algunas fotos de las galletas que preparé hace este fin de semana con la excusa de la Pascua. Me apetecía sobre todo hacerlas con forma de huevos, recordando los años en que mi hermano y yo teníamos que buscar chocolates por el jardín y pintábamos huevos con colores y pegatinas que nos traían de Suiza para la ocasión. También se han colado algunos conejitos (eso sí, usando el rotulador apto para uso alimentario para decorarlos a lo rápido) y unas teteras, que no son muy de Semana Santa pero tenía ganas de probar el cortador nuevo que compré hace poco.
Easter cookies


He usado esta receta, basada en una de Donna Hay:

- 180 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 210 gr de azúcar
- 340 gr de harina de repostería
- 1 sobre de azúcar vainillado
- 1 pizca de sal
- 1 huevo L
- 1 yema L

Batir la mantequilla con el azúcar y el azúcar vainillado hasta conseguir una mezcla cremosa. Añadir el huevo y la yema y batir un poco más. Incorporar la harina con la sal hasta obtener una masa homogénea, amasando un poco a mano. Debe quedar suave, lisa, blanda y algo pegajosa pero no demasiado. Dividir en dos porciones, envolver cada una en papel film y dejar enfriar en la nevera como mínimo una hora.

Easter egg cookies

Teapot cookies

Trabajéris o tengáis vacaciones, espero que paséis una Semana Santa estupenda, aunque sea pasada por agua. Ya os contaré que tal el pastel, si queda medianamente decente :)

18 abril, 2011

Focaccia provenzal

Llevo unos días que no dejo de mirar todas las previsiones del tiempo que puedo. Ya nos avisaron de que una borrasca venía amenazante desde el Atlántico, y parece ser que al final nos va a dejar un final de Semana Santa pasado por agua en buena parte del país. Normalmente hasta me alegraría, pero me va a estropear todos los planes que me tienen liada organizando estos días! En fin, habrá que reajustarse, qué le vamos a hacer... Madrid bajo la lluvia también tiene su encanto. Ya veremos por dónde paseo a mis padres...

El mes pasado me escapé de los dos retos que nos proponen desde Whole Kitchen, pero esta vez no quería faltar otra vez. Además, la receta salada me apetecía especialmente, ya que llevaba un tiempo queriendo hacerla, y me vendrá genial para el almuerzo el día de mi cumpleaños, cuando llegarán mis padres desde Murcia.

Focaccia

Whole Kitchen, en su propuesta del mes de Abril, nos propone preparar una Focaccia.

Cada vez que veo una focaccia por la red, en revistas o televisión, se me hace la boca agua. Me encanta la idea de que sea como un pan planito, con su miga suave, y que la masa tenga todo el protagonismo, a diferencia de la pizza, mucho más plana y donde los añadidos juegan un papel fundamental.
Versioné varias recetas para hacer una focaccia pequeña, ideal para cortar en porciones pequeñas para servir como aperitivo o de acompañamiento en una comida con algunos invitados. He usado una mezcla de hierbas secas provenzales que me trae mi padre cada año de Lyon, y puse por encima un poco de tomate seco en aceite. Aunque parece carbonizado en las fotos, no se quemó, ya era de por sí muy oscuro y se puso así de negro en el horno, pero perfectamente comestible :)

- 180 gr de agua templada
- 10 gr de levadura fresca de panadería
- 1/2 cucharada de azúcar
- 325 gr de harina de fuerza
- 1 cucharadita de sal
- 1 y 1/2 cucharaditas de hierbas provenzales (tomillo, romero, orégano, estragón, mejorana...)
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- tomates secos en aceite y un poco más de hierbas y sal para pincelar por encima

Colocar el agua templada en un recipiente grande. Desmenuzar encima la levadura, mezclar con el azúcar y espolvorear por encima una pizca de la harina. Tapar y dejar fermentar como unos 15 minutos. Añadir la harina, la sal, las hierbas y el aceite, mezclando bien. Amasar sobre una superficie limpia durante unos 10-15 minutos, hasta conseguir una masa suave, firme y elástica. Formar una bola y colocar en un cuenco cubierto con un poco de aceite, dando unas vueltas a la masa para que se engrase. Tapar con un paño y dejar levar hasta que doble su tamaño, entre 1 y 2 horas.

Focaccia

Preparar una bandeja o molde rectangular. Poner encima la masa, aplanándola con las manos. Pintar con aceite, tapar y dejar que vuelva a doblar el tamaño, entre 1 hora y 1 hora y media. Precalentar el horno a 220ºC. Mezclar en un cuenco aceite de oliva y un poco más de hierbas, añadiendo unos tomates secos troceados (si se tienen en aceite, se puede usar ese mismo que llevan los tomates en el bote, más sabor tiene). Practicar huecos por toda la masa con los dedos, formando pequeños huecos, pintar con la mezcla de aceite y repartir por encima un poco más de sal. Hornear a media altura unos 20 minutos, hasta que se haya dorado bien. Dejar enfiar sobre una rejilla y servir cortada en porciones.

Focaccia

14 abril, 2011

Bizcocho de yogur a la naranja

Estos días tengo tantas cosas en mente, tanto proyectos, ideas y tareas pendientes, que cuando intento organizarme mi cerebro se satura y pide reiniciarse. Y así, a lo tonto, se me esfuman los días, y eso que ahora son más largos.

Para recuperar fuerzas y encarar la segunda mitad de la semana, una receta sencillita. Un bizcocho sin muchas complicaciones, que destaca por el profundo aroma a naranja combinado con una buena cantidad de yogur. El resultado es una miga esponjosa, ligeramente húmeda, suave y aromática. La clave en recetas así de simples está en usar buenos ingredientes, así que optad por un buen yogur y naranjas que sepan de verdad a naranjas. Creo que lo repetiré cuando esté en Murcia para desayunar esos días, con naranjas de mi abuelo y huevos de las gallinas del campo.

Orange yogurt cake


Basado en la receta de Muffins, cookies e altri pasticci


- 150 gr de azúcar
- 2 huevos L
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 y 1/2 cucharaditas de ralladura de naranja
- 180 gr de harina de repostería
- 2 cucharaditas de levadura química
- 50 gr de mantequilla fundida
- 250 gr de yogur natural cremoso (o batir un poco a mano para que quede cremoso)

Orange yogurt cake

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde rectangular.
Batir con batidora de varillas (preferiblemente) los huevos con el azúcar hasta que quede una mezcla ligeramente espumosa y densa; añadir la sal y la naranja y bair un poco más. Tamizar encima la harina con la levadura, añadir la mantequilla y mezclar un poco con una espátula o lengüeta. Incorporar el yogur y terminar de trabajar toda la masa con movimientos envolventes, hasta que quede homogéneo sin rastros secos. Repartir sobre el molde, igualando la superficie, y cubrir con un poco de azúcar por encima si se desea. Hornear sobrre rejilla entre 40-50 minutos, hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio. Esperar unos 5-10 minutos fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Orange yogurt cake

11 abril, 2011

Aargauer Rüeblitorte - Pastel de zanahoria suizo

Hoy lunes empiezan unas semanas moviditas para mi, con muchos planes y muchas cosas pendientes para el resto del mes de abril. Tengo muchas ganas de ver a mi familia (han pasado ya cuatro meses!) y de pisar mi Murcia otra vez, aunque la verdad que las alertas por calor que han tenido este fin de semana mitigaron un poco mi morriña :P. En serio, ¡rozar los 40º a principios de abril no puede ser normal! Espero que la cosa se estabilice un poco y podamos tener unas Fiestas de Primavera perfectas.

Hablando ahora de mi otra tierra, hace semanas que quiero continuar compartiendo fotografías y algunas crónicas de nuestros viajes por Suiza. El problema es que no hace mucho mis padres me dijeron que este verano va a ser imposible visitar a mi familia helvética (por una serie de razones con las que no os quiero aburrir) y me puse muy triste. Recordar viajes pasados y pensar en Suiza desde entonces me resulta algo difícil, pero me he dado cuenta de que ponerse negacionista tampoco es muy recomendable. Así que me tragaré la tontería e intentaré de aquí en adelante viajar virtualmente a tierras suizas y compartir algunas cosicas con vosotros.

Aargauer Rüblitorte

Empiezo hoy con una receta dulce. Creo que ya he comentado alguna vez que yo asocio el pastel o bizcocho de zanahorias con la Semana Santa, por los conejitos de Pascua y porque, tras la repostería invernal de aromas más fuertes y colores oscuros, me resulta más primaveral. Para el de este año he seguido una receta suiza de Betty Bossi. El Cantón de Aargau (Argovia) es célebre por su cultivo de zanahorias y especialmente por el Rüeblitorte, un pastel de zanahorias que se ha convertido en toda una tradición de la región. Hay distintas variantes, pero yo me quedo con esta, sin mantequilla ni aceite, de miga tierna y sabor suave. Me ha gustado tanto el resultado que creo que se convertirá en mi nueva tradición para dar la bienvenida a la Pascua.

Aargauer Rüblitorte


- 1 pizca de cremor tártaro (opcional)
- 5 yemas de huevo
- 250 gr de azúcar
- 250 gr de almendra molida
- 250 gr de zanahoria rallada
-  limón (piel rallada y zumo)
- 80 gr de harina de repostería
- 1 cucharada de levadura química
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/2 cucharadita de nuez moscada
- 5 claras de huevo
- 1 pizca de sal
- compota o mermelada de albaricoque

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde redondo desmontable.
Separar las claras de las yemas de los 5 huevos, reservando las claras aparte.
Batir las yemas con el azúcar hasta que quede esponjoso. Añadir la almendra molida, la zanahoria rallada, la piel rallada y el zumo de limón, mezclando un poco cada vez. Tamizar encima la harina con la levadura y las especias, mezclando todo bien. Montar las claras aparte con la pizca de sal y el cremor tártaro, si se usa, hasta que estén a punto de nieve (cuando el poner el cuenco boca abajo se queden fijas, están en su punto).

Aargauer Rüblitorte


Incorporar las claras montadas a la masa, mezclando con movimientos muy suaves y envolventes, hasta conseguir una masa homogénea. Verter en el molde igualando la superficie y hornear durante unos 45-50 minutos. Si se dora pronto por encima, quitar la fuente de calor superior. Estará listo cuando al pinchar el centro con una brocheta o palillo salga limpio. Esperar unos minutos fuera del horno. Separar las paredes con un cuchillo y desmoldar sobre una rejilla. 
Cuando aún esté caliente, pinchar varias veces por encima y pintar con compota de albaricoque o mermelada licuada un poco al calor. Dejar enfriar totalmente.

Aargauer Rüblitorte

Para el glaseado:

- 250 gr de azúcar glas
- 3-4 cucharadas (o más) de zumo de limón
- zanahorias de mazapán
- crocanti de avellana

Mezclar en un cuenco el azúcar tamizado con el zumo de limón, añadiendo más poco a poco a medida que lo vayamos necesitando. Debe quedar una consistencia bastante espesa pero que se pueda untar bien. Distrubir sobre la superficie del pastel y reservar el resto. Colocar las zanahorias mientras el glaseado sigue fresco para que se queden fijas al secarse. Glasear ahora el perímetro e ir cubriéndolo con el crocanti de avellana u oro fruto seco. Es más sencillo hacerlo poco a poco, en lugar de glasear todo de una vez. Dejar secar por lo menos un par de horas, para que quede todo bien adherido.

Aargauer Rüblitorte

08 abril, 2011

Brochetas de pollo con yogur griego

¿A vosotros no os ocurre a veces que os coincidan varios eventos importantes el mismo día, fastidiando los planes? Yo tengo la sensación de que me pasa continuamente. No habrá días en el año en los que no tengo nada pendiente, para que cuando llega un sólo día que me importa, empiecen a juntarse y solaparse acontecimientos todos a la vez. ¡Qué rabia me da!

Yo, con mi atuendo murcianista, en el Bernabeu el pasado otoño (Copa del Rey, Real Madrid-Real Murcia).

Digo esto porque mi cumpleaños cae esta vez en víspera de jueves santo y, lo que es peor, el día en que se juega la final de la Copa del Rey de fútbol. Salvo que viváis en una cueva incomunicada, o fuera de España, sabréis qué dos equipos se enfrentarán esa noche (sin contar las otras ocasiones en que se verán las caras este mes). A mi me gusta el fútbol, pero en los últimos años se me ha quitado un poco bastante la afición por lo cansinos que somos aquí con el monotema. Además, que a mi me da igual lo que hagan el Real Madrid y el F.C. Barcelona, yo sufro con mi Real Murcia que lucha por salir del pozo de 2ª B (¡lo conseguiremos!). Mi problema: vivo con un elfo forofísimo del Madrid (socio de toda la vida) y tengo padres y hermano muuuuy culés. Y me pilla en medio -suspiro-.

En fin, para resumir (porque el tema tiene más cola), mis padres vienen a Madrid en mi cumple y me tocará pasar la noche de mis 25 años viendo la maldita final entre dos bandos. Qué le vamos a hacer... Eso sí, celebraremos mi cumpleaños al día siguiente como debe ser :P

Yogurt chicken skewers

Para encarar el fin de semana no traigo un dulce (tranquilos, tengo más en la recámara) sino una receta salada de las que me gustan, sencilla, rápida y rica. Vuelve a ser pollo, sí, qué queréis, es de las pocas carnes que aguanto. Inspirada en una receta de un librito de cocina griega, unas brochetas de pechuga de pollo marinadas y preparadas a la parrilla, con una salsita suave que sienta de maravilla en estos días de calor repentino que estamos teniendo.
Las cantidades son para dos ó tres personas, sobrando salsa para acompañar el plato una vez terminado. Aunque yo creo que usé más de 250 ml de yogur, ya que tenía un bote grande abierto que quería gastar. En cualquier caso, es una receta muy fácil de adaptar al gusto sobre la marcha y ajustarla a las cantidades que se prefieran.

- 250 ml de yogur griego natural

- 1/2 cucharadita de ajo granulado
- 1 cucharadita de zumo de limón
- 1/4 cucharadita de sal
- 1 cucharada de perejil fresco picado
- 1/2 cucharadita de orégano
- 1/2 cucharadita de tomillo
- 1/2 cucharadita de estragón

- pimienta negra
- solomillos de pechuga de pollo

- aceite de oliva virgen extra

Poner en un recipiente el yogur y añadir el limón, la sal, las hierbas y un poco de pimienta recién molida. Mezclar bien hasta obtener una crema homogénea.
Cortar el pollo en piezas de unos 3-4 centímetros e incorporarlas a la salsa de yogur, mezclando todo para que queden bien cubiertos. Tapar con film de cocina y dejar reposar en la nevera un par de horas.
Poner una plancha o parrilla al fuego ligeramente untada de aceite. Formar las brochetas ensartando los trozos de pollo. Cocinar a la parrilla cuando esté bien caliente, dándoles la vuelta de vez en cuando, untándolas un poco con la mezcla de yogur, hasta que estén bien doradas. Sevir con patatas y verduras asadas o con arroz blanco, acompañadas del resto de la salsa de yogur.

Yogurt chicken skewers

04 abril, 2011

Galletas de rooibos y chocolate

¿Qué tal el fin de semana? ¿Primaveral al fin?
Por Madrid hemos tenido unos días desiguales. El viernes fue una jornada espléndida, así que el elfo y yo aprovechamos para ir al centro por la tarde y dar un buen paseo. Me llevé la típica chaquetilla "de entretiempo" (que en Murcia pocas veces he podido usar), pero fue más un estorbo que otra cosa; al sol pasé calor, y aunque sienta bien la energía que da después de los meses de frío, me cansé pronto. 
Pero fue muy agradable, a pesar de lo llenísimas que están las calles del centro madrileño, y más si es viernes con buen tiempo. Pero un atardecer con vistas al Campo del Moro, con los últimos rayos de sol creando bonitos contrastes en la fachada del Palacio Real, amenizado con música de arpa, te reconcilian con la humanidad. Y eso porque no tuvimos tiempo de ir hasta el Templo de Debod, un lugar genial para despedirse del sol.
Después, cena veloz con amigos y unas risas en un teatro cercano a la Gran Vía.

Rooibos chocolate cookies

Estaba pensando en publicar hoy una receta salada, pero como tengo varias de dulce pendientes y prefiero empezar la semana con un capricho que nos de energías y ánimos para aguantar hasta el próximo viernes, al final me he decidido por unas galletas. 
La receta original sugiere usar el té llamado Lady Grey; como yo no tengo, probé con una mezcla de rooibos que me regaló la madre del elfo hace poco y que es deliciosa. Me llamó la atención que no se usara el té para infusionar nada (es una buena técnica por ejemplo para hacer bizcochos, dando aroma a la leche con algún té o infusión de frutas o especias), sino directamente la mezcla de té. El rooibos ha resultado un ingrediente genial para estas galletas, y es curioso encontrarse los trocitos de hoja mezcladas con el chocolate.

Rooibos chocolate cookies

Receta adaptada de Good Food: 101 Cupcakes and small bakes

- 140 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 100 gr de panela (o azúcar moreno)
- 1 huevo L
- 50 gr de chocolate negro picado
- 2 cucharadas de rooibos (con bergamota, piel de cítricos y cacao)
- 1 pizca de sal
- 225 gr de harina de repostería

Batir con batidora de varillas la mantequilla con la panela/azúcar moreno en un recipiente, hasta que quede esponjoso. Añadir el huevo y batir un poco más. Añadir el chocolate, el rooibos y la sal, y batir ligeramente hasta que quede todo bien incorporado. Echar la harina y trabajar la masa hasta conseguir una mezcla homogénea. Formar un cilindro de unos 30 cm de largo y envolver en papel film (estilo salchichón). Dejar enfriar en la nevera como mínimo 1 hora.
Precalentar el horno a 180ºC y preparar un par de bandejas.
Quitar el papel film y cortar galletas con un buen cuchillo, de unos 5 mm de grosor. Colocar un poco separadas sobre las bandejas. Hornear (mejor una bandeja cada vez) a media altura unos 8-12 minutos, hasta que se hayan dorado. Esperar un par de minutos fuera del horno y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Guardar en recipiente hermético.

Rooibos chocolate cookies

Con esta receta además participo en el concurso de La luna en dulce, que premiará una receta de galletas hasta el día 12 de abril. ¡Animáos a participar! :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips