20 abril, 2016

Tarta de zanahoria, coco y fresas con crema de queso y nata - Cumpleaños agridulce

Ay, vaya mesecito de abril. Parece que este tiempo tan inestable que se resiste a abandonarnos va acorde con las circunstancias. No sé si es vuestro caso, pero en mi entorno casi todo el mundo anda estresado, entre trabajo, compromisos, temas de salud, incidentes, imprevistos, problemas familiares, planes de última hora, exámenes varios... Abril, antes me encantabas! Entre otras cosas, porque es el mes de mi cumpleaños. Y ya son 9 los que celebro con algún dulce que comparto por aquí, madre mía cómo vuela el tiempo. Me suelo poner melancólica en estas ocasiones, pero este año es agridulce con razón: mi abuelo falleció el lunes.

Birthday cake

Ya sabréis que he estado unos días en Murcia otra vez para acudir a la boda de mi prima, que fue fantástica. Pero casi al llegar a mi abuelo lo ingresaron de urgencia; en las últimas semanas había empeorado mucho y ya no podía estar más en su casa, sufriendo sin poder hacer nada más que aguantar. Si es que la edad no perdona, es una frase hecha pero muy cierta, igual que eso de que ley de vida. Mi abuelo iba camino de los 95 años, que se dice pronto. ¡Casi una década! Ha tenido pues una vida larga y creo que plena, con dos hijos, cinco nietos y un bisnieto al que me alegro mucho que haya llegado a conocer, pues además se le parece un montón ya con sus 14 mesecitos. Sufrió viendo cómo mi abuela se apagaba demasiado pronto por el maldito Alzheimer, pero siguió con nosotros muchos años más. Era un poco cascarrabias cuando quería, pero sobre todo muy cabezota con sus cosas, y siempre con las ideas muy claras. A mí me encantaba escuchar sus historias, rememorar anécdotas, con su palabrerío murciano tan de huerta, tan auténtico, y esa voz tan dulce que se le ponía al traer tantos recuerdos. Le vamos a echar mucho de menos.

 Birthday cake

Por suerte me pude despedir en el hospital, brevemente, gracias precisamente a la boda de mi prima, queme llevó a casa este fin de semana y que también fue un poco agridulce. Pero toda la familia nos alegramos de que haya sido rápido al final, pues ya había vivido lo suficiente y lo que no queríamos era alargar innecesariamente los últimos días. No tenía sentido que sufriera más y, por suerte, murió en paz justo mientras yo llegaba de nuevo a Madrid. Nos habíamos hecho a la idea desde hace un tiempo de que este momento llegaría y en el fondo es un alivio que haya sido así, pero es inevitable la tristeza. Y se lleva peor con varios cientos de kilómetros de distancia en medio.

Birthday cake

Por eso este cumpleaños, mi entrada en la treintena, es especialmente agridulce. La nota dulce me la pongo yo, claro, que casi me obligué ayer a prepararme algún capricho, pues no tenía mucha inspiración. Al final decidí que quería algo con fresas - muy típico en mi cumple, para qué negarlo, solo hay que repasar los archivos para comprobarlo -, sin chocolate y sin pijadillas complicadas. Una tarta no muy dulce, fresca, rústica. Así que me metí en la cocina mientras caía la lluvia e improvisé sobre la marca la base de este pastel, que he terminado de coronar hoy. Ya sabéis, no es muy dulzona, me gusta más así, pero para otros paladares mejor subir la cantidad de azúcar o endulzar la crema de la cobertura. Yo me he tomado ya mi primera porción recordando a mi abuelo, que era muy goloso, y aunque a veces le costaba comer no perdonaba una tortica de pascua, unas galletas o el Roscón de Reyes que solía llevarle yo cada Navidad.

Birthday cake


Receta de tarta de zanahoria, coco y fresas con crema de queso y nata
Inspiración: mi cumpleaños
Ingredientes para un molde de 20 cm

- 150 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 140 g de azúcar
- 2 huevos L
- 60 g de yogur griego natural
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 50 g de coco rallado
- 300 g de harina de repostería
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de levadura química
- 2 zanahorias medianas

- mermelada casera de fresas
- 200 g de queso crema sin lactosa
- 250 ml de nata para montar sin lactosa
- 1/2 cucharadita de azúcar vainillado
- 1 sobre de estabilizante para nata (opcional)
- fresas o fresones

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar dos moldes redondos de base extraíble y unos 20 cm de diámetro. Batir la mantequilla con una batidora de vaillas, añadir el azúcar y batir bien hasta tener una textura homogénea cremosa. Incorporar los huevos, batir y echar también el yogur y la vainilla. Añadir el coco y mezclar.

Agregar la harina con la sal y la levadura y trabajar un poco con una espátula. Rallar encima las zanahorias lavadas y mezclar suavemente con la espátula o lengüeta, hasta tener una masa homogénea y sin grumos. Es bastante espesita.

Llenar los moldes repartiendo la masa de forma más o menos equitativa, igualar bien la parte superior y hornear sobre una rejilla durante unos 35 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio. Esperar un poco fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Birthday Cake

Batir la nata con el azúcar hasta empezar a montarla. Añadir el estabilizante, si se usa, y batir bien hasta montarla y dejarla fuerte. Agregar el queso crema y batir hasta tener una crema homogénea y suave. Lavar las fresas y cortar en láminas finas, desechando el rabito. Batir la mermelada para dejar una textura cremosa.

Cortar con un cuchillo de sierra las posibles irregularidades de las masas, solo si son exageradas, para igualar los discos. Pero si quedan rústicos no pasa nada, da más encanto. Cubrir el interior del disco que quedará de base con una buena capa de nata y queso, extender encima mermelada y cubrir con la otra mitad. Terminar repartiendo la crema por encima, igualando con una espátula, y decorar con fresas al gusto. Reservar en frío.

Birthday cake

Hoy me quedo en casa, solo de pensar en terminar mi cumpleaños en clase de alemán me puede terminar de dar una depresión de caballo. Pensamos en salir a celebrarlo un poco, pero, sinceramente, no tengo ganas. Así que día casero, que con esta lluvia primaveral además apetece más. Sofá, manta, taza humeante, series y tarta. Mañana ya será otro día.

16 comentarios:

  1. Lo siento enormemente Liliana, la pérdida de tu abuelo, y te mando un beso bien fuerte.Yo perdí al mio hace año y pico y es cierto que aunque hay alivio porque sabemos que así dejan de sufrir por supuesto y como bien dices,hay mucha tristeza.Yo lo pasé muy mal al principio pero es cierto eso que dicen de que nunca se acaba de morir mientras recuerdes a la persona. A mi me parecía una frase tonta pero ahora veo q de eso nada.No los podremos ver más pero...y recordar cuando les llevábamos un roscón y sus caras de alegría?imborrable.felicidades linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar! TIenes mucha razón, y yo también aprecio cada vez más esa frase, que será típica pero muy cierta. Es que es verdad, sobrevivimos en la memoria; nosotros los humildes mortales lo hacemos a través de los que nos conocieron, y por eso me parece importante recordar, siempre recordar todo lo que compartimos con las personas que ya no están y fueron importantes para nosotros.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Adoro bolos de cenoura, este tem um recheio delicioso.
    Ficou um lindo bolo, a fatia esta muito tentadora.

    ResponderEliminar
  3. Liliana,
    Recibe un par de abrazos, uno por tu cumple y otro por tu abuelo. Es una verdadera pena cuando se van y es difícil aceptar su partida, pero el tiempo lo cura todo y pronto, espero, empezarás a recordar todos aquellos momentos que viviste con él y hasta una sonrisa iluminará tu rostro.
    Solo una cosa más, recuerda siempre que Dios (el Universo, o en lo que creas), no te da más de lo que puedes aguantar, así que aunque tu mundo parezca un torbellino, podrás con él. Mucho ánimo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Lo siento Liliana, la pérdida de un ser querido siempre, aunque haya vivido mucho, es triste. Por otra parte, la vida sigue, la boda, cumpleaños y demás eventos que hay, también forman parte de ello. Te mando un gran abrazo, y haces bien en ponerle un toque dulce, a mi, como a ti, el mes de abril siempre me sabe agridulce.
    Feliz cumpleaños linda Liliana, un besazo

    ResponderEliminar
  5. Lo siento mucho! espero que este pastelito te haya puesto una sonrisa y hayas podido celebrar tu cumpleaños!
    Felicidades!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. imposible no emocionarse con los abuelos de otros, que te llevan a recordar al propio, al que nunca dejas de echar de menos...

    me alegro muchísimo de que hubieras podido despedirte, eso se agradece cuando vives lejos (nosotras ya nos veremos en otra oportunidad <3)

    ResponderEliminar
  7. Querida Liliana, perder a un ser querido siempre es duro, pero cuando son tan mayores y han tenido una vida plena creo que es importante aceptar que es ley de vida. Para mí, lo más importante, tanto con mis abuelos como con mi padre, fue saber que no habían sufrido. Así que si tu abuelo se fue en paz es lo mejor que le podía pasar.
    De todas formas y aunque sea agridulce, espero que hayas disfrutado de tu entrada en la treintena (¡qué joven!). Ya verás qué década más bonita te espera, con la llegada plena de la madurez y todo lo que ello significa. Un beso enorme y gracias por la receta. A ver si me animo un día y la hago porque tiene una pinta... Abrazos y a seguir con este precioso blog y con el que tanto nos haces disfrutar :)

    ResponderEliminar
  8. Siento mucho lo de tu abuelo... una nunca sabe como decir estas cosas. Pero es cierto que cuando llegan a una edad, es mejor que se vayan sin alargarse más de lo imprescindible, nadie merece sufrir más de lo necesario. Mis abuelos se fueron así, los cuatro, y me alegro sinceramente por ellos.

    Y en otro orden de cosas, felicidades por tu cumple y pedazo de tarta!!! La combinación zanahoria coco es lo más!

    ResponderEliminar
  9. Andelka5:38 a. m.

    Feliz cumpleaños!! y a pesar de la pena disfrutemos por los buenos recuerdos de los abuelos, que para mi fueron muy importantes.
    Gracias por compartir y espero probar luego la receta. Muchos cariños.

    ResponderEliminar
  10. Hola Liliana
    Siento muchísimo lo de tu abuelo. Piensa que ahora ya no sufre y se habrá reunido con tu abuela y desde allá arriba los dos os enviarán fuerzas para seguir adelante.
    Sé por lo que estás pasando, yo también perdí a mis abuelos siendo muy niña, mi padre falleció hace 15 años, y ahora mi madre sufre la misma enfermedad que tu abuela, el maldito Alzheimer. Es muy triste pero la vida sigue y tenemos que ser fuertes y tirar para delante.
    Un abrazo muy muy grande Liliana. Mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  11. Lo siento mucho Liliana, pero me alegro de que hayas podido despedirte de tu abuelo.
    Un fuerte abrazo, mucho ánimo y espero que, a pesar del dolor, hayas pasado un lindo día de cumpleaños.

    ResponderEliminar
  12. siento la muerte de tu abuelo.
    La tarta me parece estupenda y me imagino que se pedacito te habrá sabido a gloria.
    besos y mucho animo crisylaura

    ResponderEliminar
  13. Pues sí que tiene sabor agridulce este post. Lo siento mucho guapa. Mucho ánimo...Poco más se puede decir en estas situaciones porque nada consuela.
    La tarta tiene una combinación de ingredientes única y súper especial. Me encantan todos y cada uno de ellos y, en conjunto, tiene que ser una tarta espectacular.
    Un abrazo grande y mucho ánimo guapa.

    ResponderEliminar
  14. Cuánto lo siento querida amiga. Te envío de todo corazón muchísimo ánimo y fuerza para tí y toda la familia, una pérdida así jamás se puede reemplazar, pero quédate con los buenos momentos que vivistéis a su lado. Felicidades por tu cumple y bienvenida a la treintena. Siento que haya sido así, pero las cosas hay que tomarlas como vienen de la mejor manera posible. Seguro que el elfo te consiguió hacer que ese día fuera un poquito menos triste y pudierais celebrarlo con esta super tarta tan bonita que preparaste recordando a tu abuelito. Ánimo guapa y espero que pronto estés mejor. 1 abrazo fuerte y millones de besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...