08 mayo, 2013

Hinojo braseado con salsa de tomate y azafrán

Ayer fue un día de sustos.
Primero me llama el elfo al poco rato de salir hacia sus prácticas: el coche no arranca. Prisas.
Más tarde, regresaba yo de correr un rato cuando me llamó mi madre por teléfono muy nerviosa. Tengo desde hace meses concertada una cita con mi ginecólogo en Murcia, y pensábamos que era en junio, pero, horror, resulta que era el día 16 de mayo. Peor imposible. Estrés. Agobio.
Bueno, calma, a ver si fuera posible cambiar la cita...
A media tarde salí a saca dinero a un cajero cercano a casa. "Indique el importe deseado". "400€". "Retire su tarjeta. Muchas gracias". Ejem... sólo me has dado 80€, ¡maldita máquina inútil!

En fin... Por suerte, hoy los sustos han quedado atrás. El coche sólo tenía un problemilla de batería, mi madre consiguí cambiar la cita para dentro de un mes, y parece que me devolverán el dinero que me falta en los próximos días. Son tonterías pero yo llevo muy mal los imprevistos de este tipo; soy una persona muy de rutinas y planes fijos y me agobio enseguida cuando de repente las cosas se tuercen.

Fennel with safron tomato 
sauce


Mañana vienen mis progenitores en una visita exprés, aprovechando un viaje de trabajo de mi padre. Pasaré el día con mi madre, comeré con ella y por la tarde iremos todos a dar una vuelta por el centro y a visitar la exposición de Hiperrealismo del Thyssen (que ya he visto y que volveré a ver, es genial). Y cuando tengo visita tengo mi rutina: limpiar muy a fondo la casa y hornear galletas para regalar :-).

Mientras tanto, os dejo con una receta muy sencilla pero que me ha encantado, y es que me encaaaanta el hinojo. Espero que poco a poco se vaya imponiendo más su consumo en España, porque todavía es complicadillo de encontrar en mercados y tiendas habituales. Crudo me chifla sobre todo en verano, es fresco, crujiente y refrescante, pero cocinado tampoco está nada mal. En esta ocasión, se guisa en una salsita de tomate con azafrán fantástica, muy aromática y muy reconfortante.


Hinojo braseado con salsa de tomate y azafrán
Receta ligeramente modificada de A Sweet Spoonful
Para 2 raciones

- 1 bulbo de hinojo grande
- 1 cebolleta pequeña
- 1 pizca de hebras de azafrán
- 1 cucharadita de tomillo
- 1/2 cucharadita de semillas de comino
- 1/2 cucharadita de anís en grano
- 1/2 cucharadita de ajo en polvo
- 1 chorrito de vino tinto
- 2 cucharaditas de tomate concentrado
- caldo o agua necesaria
- aceite de oliva
- sal y pimienta negra

Lavar bien el bulbo de hinojo. Separar los tallos y las hojas, reservándolos. Si la base es demasiado gruesa o dura, cortarla con cuidado. Trocear el hinojo en piezas largas, como si fueran gajos. Picar la cebolleta y pocharla con un poco de aceite. Añadir todas las especias, desmenuzando el azafrán, y cocinar todo unos minutos a fuego suave hasta que se liberen los aromas y se tiña todo de amarillo.

Incorporar el hinojo, subir el fuego y dejar que se dore un poco por ambos lados. Incorporar el tomate concentrado y cubrir con agua, removiendo todo bien. Salpimentar ligeramente y tapar. Dejar cocinar a fuego lento unos 20-30 minutos. Vigilar la cantidad de líquido de vez en cuando, añadiendo un poco más de agua o caldo si fuera necesario. En caso contrario, si estuviera muy líquido, dejar reducir destapado unos minutos más.

Servir con las hojas de hinojo reservadas picadas, un poco más de pimienta negra recién molida y tomillo extra al gusto. La salsita acompaña de maravilla a algún grano, arroz integral, cuscús o quinoa.

Fennel with safron tomato sauce

18 comentarios:

  1. Me encannnnta el hinojo. Yo también soy muy fan de este tubérculo que mi frutero conoce a base de pedirlo para mí en Mercamadrid :)

    Lo prefiero en ensaladas, con naranja y bacalao es una maravilla, pero a veces también lo cocino... pocas, pero alguna...

    Bueno me alegro de que al final todo fuera nada y lo pudieras arreglar. ¿Hiperrealismo en el Thyssen? Lo miraré, estaba eclipsada por Dalí y mi mente no oye ni ve ni escucha nada más desde entonces jejejeje

    ResponderEliminar
  2. En la última foto parece pasta! Tiene muy buena pinta, además nunca he probado el hinojo, así que apunto la receta para probarla ^^

    ResponderEliminar
  3. Que mal esos días en los que sale todo regular, si! Menos mal que tenemos estos platicos tan ricos para mejorarlos un poco!!! :) Nunca he comido hinojo, y qurme buena pintaaaa!!!

    ResponderEliminar
  4. Será que somos hermanas?!!? Jajaja, que me siento super identificada (se dice asi en español?!) con lo que dices, que eres de rutinas y que imprevistos te agobian...! Soy igual!
    El hinojo nunca lo probé, pero como te gusta tanto voy a mirar si se puede conseguir aqui en algun sitio, que el plato tiene muy buena pinta!
    Lo único que conozco son las semillas de hinojo, con ellas ya hice sardinas una vez y estaban muy ricas!
    Un besin!

    ResponderEliminar
  5. Yo no me suelo agobiar mucho con los imprevistos, porque soy de las que deja todo a última hora, trabajo mejor bajo presión hehe. Pero mi pareja es como tú, se estresa un montón si le cambian algo del plan que se arma!!
    Empecé a experimentar con el hinojo en Argentina y lo suelo hacer crudo en limonetta más que nada. Como bien dices, aquí no es muy común, así que no suelo comprarlo, pero cuando me encuentre uno en el mercado lo probaré con esta receta. No soy muy fan del anís, pero cuando lo macero en limón y se suaviza si, por eso creo que con esta salsita también me gustará.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me encanta esta preparacion del hinojo. Tienes razón no es muy facil encontrarlo como otras verduras que aun no estamos acostumbrados a comer. Una pena. Pero con propuestas así seguro qeu acaba imponiendose su ligero sabor anisado. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  7. te puedes creer que nunca he probado el hinijo!jaja..soy lo peor, y asi con el tomatico tiene muy buena pinta..probare! un besico

    ResponderEliminar
  8. Mi querida amiga, pues problemas solucionados, asi que ya no tienes que estar nerviosa, bueno decirte que esos hinojos tienen que ser una delicia, yo cuando los encuentro que como bien dices no es facil, se los pongo al cocido, asi de esta forma nunca los he probado pero tienen que ser una delicia, Un abrazo muy grande, y pasatelo muy bien con tus papis

    ResponderEliminar
  9. No he probado nunca el hinojo.

    La verdad es que yo también soy de rutinas y de planear. Aunque los "imprevistos" no me saquen muchos de mis casillas, aunque si es verdad que cuando viene algo viene todo junto.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Hoy debe haber habido alguna conjunción de estas cósmicas porque por aquí se han sentido también turbulencias... jajajaja. Pero no hay como una buena comida para coger fuerzas y ver las cosas con claridad. No sabes lo mucho que me gusta el hinojo y cuando lo consigo, que no es fácil, lo hago siempre igual y esta receta es todo un regalo para mi, qué cosa tan rica, se me hace la boca agua... Me la llevo ;D. Gracias guapa. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  11. Te puedes creer que nunca he probado el hinojo???? Bueno, supongo que chupar ramitas de hinojo silvestre no cuenta, no? ;-)
    Tengo que ponerle remedio... y con esta receta me vienen muchas ganas!!!
    Yo tambien soy muy rutinaria... asi que te entiendo perfectamente ^_^
    Un besote enorme y que vaya genial con tus padres!

    ResponderEliminar
  12. Hay muy pocas recetas con hinojo y siempre es una delicia cuando se hace con cariño. Gracias

    ResponderEliminar
  13. Me cachis!! El otro día vi en el mercado unos hinojos preciosos y no los compré !! Aún quedaran?? Voy a ver...
    Ah! Me alegro de qué las cosas se fueran arreglando :)

    ResponderEliminar
  14. Jope, me he quedado flipando con lo del cajero! El hinojo muy interesante, pero esos 320 euros, quéeeeeeee? Te los han devuelto? madre mia, que susto niña!

    ResponderEliminar
  15. Que susto con lo del cajero, no?, menos mal lo has arreglado.
    Que buena receta, mi madre me manda a preguntar siempre como cocinar los hinojos y la verdad es que se ve super bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. hola guapaaa, el hinojo se parece un poco al apio? yo por aquí no encuentro hinojo, me ha gustado la receta la veo interesante y creo que me gustaria mucho. Oye lo de los imprevistos menos mal que quedaron en nada, a veces todo se junta, días aciagos! pero ya está :) disfruta de la visita de tus padres, te mando un beso y un abrazo :) muaaak

    ResponderEliminar
  17. Oh, Liliana, todo junto, ¿¿por qué existen días así??
    Lo del médico, bueno, yo es que soy muy pasota para esas cosas, pero lo del coche es un dramón, y lo del cajero, ¡¡lo peor!!

    A nosotros nos pasó hace poquito, cuando estuvimos en Praga (bueno, a ti al menos te dio algo de dinero!!). Menos mal que al momento nos lo solucionaron.

    De todos modos, mujer, pasado el agobio inicial, ha quedado todo en contratiempos simples, de esos que tienen pronta y fácil solución, jajajaja

    Seguro que disfrutaste un montón de la visita, ¡¡qué bien!! Aunque sean de esas exprés, te dan la vida para unos cuantos días!! :)

    A mí me gusta mucho el hinojo, aunque a veces quiero formas nuevas de cocinarlo y nunca sé muy bien cómo hacerlo.
    En este caso, creo que tú y yo tomamos caminos separados, a mí me gusta más cocinado en una salsa más bien "láctea" con natita y tal, mientras que las salsas con mucho tomate, solo ver tanto rojo, me hace pensar que igual no...
    Pero me tomo nota del toque de azafrán, ¡¡qué idea!!
    Lo que me resulta curiosísimo es que le pongas anís, porque yo siempre lo encuentro, de por sí, algo anisado :P

    Un beso, Liliana!! Y feliz finde!!!

    ResponderEliminar
  18. Hola :-) encantada de conocerte
    tu blog me gusta mucho y ahora pones una receta de hinojos.... increible porque yo les comprè ayer y estaba piensando como cocinarlos .... muchas gracias
    hasta pronto Ilaria

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...