Pan 100% integral de masa madre para el Día Mundial del Pan - WBD22

by - 10:19 a. m.

Casi me da vértigo al comprobar que mi última entrada la publiqué las pasadas navidades, y que esta de hoy es la primera de 2022. Espero que no sea la única, pero a estas alturas no me voy a autoengañar con promesas que luego no pueda cumplir ni conmigo misma.

Para qué voy a poner excusas: la vida se ma ha hecho algo de bola en el último año. No ha ocurrido nada catastrófico, de hecho he tenido cambios para mejor en el tema laboral a los que aún me estoy acostumbrando (adiós vida de autónoma, fue casi bonito mientras duró). Pero un ataque de ansiedad muy fuerte, repentino y, teóricamente, sin un desencadenante directo, me dio la primera pista definitiva de que algo no está bien en mi cabeza. 

 


Mi cuerpo me ha ido lanzando llamadas de atención cada vez más evidentes. Es fascinante cómo la ansiedad, la depresión, el estrés o los puros nervios eclosionan con síntomas físicos que al principio ignoras o quieres achacar a otras causas de solución más fácil. He vuelto a perder mucho peso y lo he asociado a un verano de estrés por trabajo y obras en casa, con problemas digestivos varios, por lo que esperaba tener muy bajo el hierro y la B12, y probablemente también la vitamina D, que ya me salió bajísima el pasado invierno. Pero oh, sorpresa; la analítica me ha salido perfecta.

Y casi me ha resultó un chasco, porque entonces los distintos problemas físicos que estoy teniendo no se solucionan con suplementos o pastillas. Llegó el momento de asumir que tengo la salud mental pocha y necesito ayuda profesional de verdad, así que en unos días espero empezar a trabajar en ello en serio. Aceptarlo, asumirlo y dar el primer paso ya incluso me ha hecho sentir un poco mejor, con la sensación esperanzadora de abrir un nuevo camino. Poquito a poco.


 También me hace sentir mejor hornear sin presiones, alimentar mi querida masa madre, amasar y jugar un poco con harinas aún sabiendo que me falta mucha práctica y conocimiento. Pero ya no me agobio al ver esos panes maravillosos que tanta gente comparte por IG, yo soy feliz con mis masas medio improvisadas y mi inutilidad al formarlas. Y así ha salido uno de mis últimos panes favoritos, 100% integral de verdad, que a veces preparo solo con trigo pero que me gusta más combinar con espelta. La miga sale muy tierna y ligeramente húmeda, aguanta muy bien varios días y está buenísimo tanto con acompañamientos dulces como salados, al natural o tostado. Un pan todoterreno que seguramente quedaría también genial usando un molde. 

 


No podía faltar a la cita anual con el World Bread Day de kochtopf aka 1x umrühren bitte ^_^.

¡Felices panes a todos!

Receta de pan 100% integral de masa madre
Inspiración: el Día Mundial del Pan
Ingredientes para 1 pan de tamaño medio

- 200 g de masa madre 100% hidratación alimentada la noche antes
- 225 g de agua
- 200 g de harina de trigo integral panadera
- 140 g de harina de espelta integral
- 10 ml de miel o sirope vegetal (con sirope de arce o miel de caña queda muy bien)
- 15 ml de aceite de oliva virgen extra
- 5 g de malta de centeno (opcional)
- 15-20 g de semillas de lino
- 6 g de sal

Mezclar las harinas con el agua, el aceite y la miel, tapar y dejar reposar 20 min. Añadir la masa madre y mezclar bien. Dejar reposar otros 20-30 minutos antes de añadir la sal y la semillas de lino. Amasar con amasadora, de corrido o en intervalos cortos con reposos, hasta crear una masa homogénea elástica. Reposar unas 3-4 horas a temperatura ambiente si no hace calor, dando un par de pliegues en el proceso.

Plegar sobre una mesa ligeramente enharinada, dejar que se relaje un poco y formar (o preformar y reposar media hora), disponer en un baneton o sobre tela enharinada y fermentar hasta que esté a punto (unas 2-4 horas). También se puede llevar a la nevera en este momento, pero a mí se me suele pasar de fermentación, sería mejor reducir la masa madre.

Precalentar el horno al máximo, preferiblemente 250º C. Volcar con cuidado la hogaza sobre una bandeja o plancha o piedra de hornear, greñar y hornear con vapor los primeros 15-20 minutos (yo pulverizo el horno con agua fría). Si se puede formar con más gracia y arte que yo, mejor.

Bajar la temperatura a 200ºC y seguir horneando unos 20-30 minutos más. Si se tuesta demasiado por arriba, tapar con papel de aluminio. Dejar enfriar por completo sobre una rejilla antes de cortar.


You May Also Like

0 comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...