17 agosto, 2008

Biscotti de almendras y pasas

Llevo una semana en Madrid (por cierto, una semana muy fresquita a mi parecer) y esta noche vuelo hacia Berlín, una de las muchas que tengo pendientes de visitar :) Espero exprimir al máximo posible los pocos días que estaré por allá y volver con unas cuantas cosas de más en la maleta ^^

Los últimos días que pasé en el campo me entraron muchas ganas de hornear algo más así que decidí ir a lo más fácil, unos biscotti sencillos con lo que tenía por la despensa. Mi horno campero, más viejo que yo, de gas butano, no está el pobre preparado para muchas virguerías, y menos para repostería o panadería, así que no podía ponérselo muy difícil. Salieron bien, y eso que casi lo estropeo todo yo sola... empecé a hornear la masa un par de minutos cuando me di cuenta de me faltaban por agregar los frutos secos! Rápidamente lo saqué (quemándome las manos claro), quité la masa, añadí lo que faltaba y volví a darle forma... a veces no sé dónde tengo la cabeza ^^U

Almond raisin Biscotti

- 250 gr de harina de repostería
- 140 gr de azúcar blanco
- 2 huevos grandes
- 3/4 cucharadita de levadura
- 1/8 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de esencia de vainilla y/o ron
- 75 gr de almendras crudas y peladas
- 50-60 gr de pasas

Precalentar el horno a 180º C y preparar una bandeja con papel o engrasándola.
Tamizar juntos la harina, levadura y sal. Aparte batir bien con varillas los huevos con el azúcar; una vez esponjoso agregar la vainilla y el ron. Incorporar ambas masas con una espátula y añadir por último los frutos secos. Con las manos bien húmedas, colocar la masa sobre la bandeja formando una especie de barra de unos 30 cm de largo y 8-10 cm de ancho. Hornear a media altura durante unos 25 minutos, hasta que la superficie esté dura. Dejar enfriar un poco y después cortar los biscotti diagonalmente. Colocarlos sobre la bandeja de nuevo boca arriba, introducir otra vez en el horno unos 10 minutos, darles la vuelta y hornear 10 minutos más. Dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

12 agosto, 2008

Mini berenjenas rellenas

Me encanta el trabajo de mi padre porque de vez en cuando suele venir cargado con alguna caja o bolsa con fruta o verduras que le regalan, y parece que en verano con más frecuencia. Por ejemplo, tenemos siempre melón riquísimo para cada día y no recuerdo que lo hayamos tenido que comprar desde hace mucho tiempo :)

A principios de julio le regalaron unas cuantas mini berenjenas moradas muy monas (aunque con unos pinchos traicioneros en el sombrero) y sobretodo, riquísimas. Teniendo en cuenta lo que adoro la berenjena las hemos aprovechado bien de muchas formas distintas (dan mucho juego; pero por favor, no fritas). Al ser chiquitinas y aguantarse de pie ellas solas aproveché para vaciarlas y asarlas después rellenas de más verduras ^^

berenjenas


- 2 mini berenjenas por comensal
- calabaza
- calabacín
- pimiento rojo
- tomates
- aceite de oliva
- hierbas frescas al gusto
- un poco de sal


berenjenas2


Lavar las berenjenas y quitarles la “tapa”. Vaciar cada una con cuidado de no romper la piel por dentro, guardando la carne obtenida. Una vez huecas, calentar unos minutos en el microondas hasta que estén blandas y reservar.

Trocear en cubos (a mi me gustan más bien en trozos grandes) todas las verduras, sazonar y cocinar en una sartén con aceite de oliva hasta obtener una especie de pisto. Añadir las especias y hierbas al gusto.


berenjenas3


Rellenar las berenjenas presionando bien y coronar con un poco de queso de cabra y algo de orégano. Colocarlas en una bandeja y hornear unos minutos, gratinando al final para que el queso se deshaga bien.

berenjenas4

06 agosto, 2008

Zopf: desayuno suizo para el 1 de agosto

Aunque hace tiempo que no nos coinciden los viajes con la fiesta nacional suiza, recuerdo que siendo pequeña en más de una ocasión pudimos unirnos a las celebraciones y fiestas que se realizan por todo el país en este día. Mi familia no vive en las grandes capitales así que en los pueblos es más sencillo organizar eventos para todo el mundo, normalmente grandes comidas al aire libre con mucha música, algún pequeño espectáculo y preciosos fuegos artificiales.

Desde el campo poca cosa podíamos celebrar pero yo al menos quería hacer algo simbólico para unirme en la distancia con la familia y amigos; decoré el jardín con banderitas y guirnaldas que me regaló mi tío y además preparé un Zopf para desayunar al día siguiente.

Zopf

El Butterzopf es un tipo de pan trenzado (similar a tantos por el mundo) muy tierno, ligeramente dulce, con un sabor característico y una miga muy blanca, ideal para disfrutarlo con mermelada casera una mañana de domingo. En casa de mis tíos no falta nunca una buena hogaza los fines de semana y es un sabor que me despierta automáticamente miles de recuerdos. Es genial poder recrearlo aquí :)

Mi forma de prepararlo es muy similar a la receta que podéis ver en el blog de Laollasuiza; esta vez además probé a usar leche sin lactosa y mantequilla con la mitad de grasa, y sale prácticamente igual.

- 500 gr de harina de panadería
- 1 sobre de levadura seca
- 1 pizca de sal
- 2 huevos pequeños ó 1 grande
- 1 cucharada colmada de azúcar blanco
- 75 gr de mantequilla
- 250 ml de leche tibia
- 1 huevo batido para pintar

Dejar la mantequilla a temperatura ambiente para que se ablande. Tamizar la harina con la levadura y la sal en un recipiente amplio. Hacer un hueco y añadir los huevos, azúcar y leche; batir ligeramente e incorporar la mantequilla. Trabajar la mezcla hasta obtener una masa decente y continuar amasando a mano sobre una superficie limpia, añadiendo un poco de harina si estuviera demasiado pegajosa. Amasar enérgicamente unos 10 minutos; la masa debe quedar lisa y elástica. Introducir en un bol enharinado y cubrir con unos paños para dejar levar en un lugar cálido sin corrientes; aproximadamente una hora (con este calor a mí me bastó menos).


Zopf

Deshinchar y amasar un poco más de nuevo. Cortar porciones iguales, dependiendo del número de cabos que queramos hacer la trenza (yo me limité a una sencilla de tres). Trenzar el pan según el modo que se prefiera y dejar levar, cubierto, una media hora más ya sobre la bandeja del horno preparada. Cuando haya doblado su tamaño, pintar con el huevo y cocinar a media altura en horno precalentado a 200ºC. A los 10 minutos yo reduzco la temperatura hasta 180º-170º y lo dejo 10-15 minutos más. Debe estar dorado, también por abajo, y sonar hueco al golpear su base. Dejar enfriar sobre una rejilla y servir a la mañana siguiente con buena mermelada ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips