16 abril, 2007

De barracas, degustando Murcia

Ayer finalmente terminaron para mi las vacaciones U.U Aunque como siempre se hacen cortas, lo cierto es que en Murcia no nos podemos quejar (al menos los estudiantes), tenemos dos semanas de fiesta ya que después de la Semana Santa se celebran en nuestra ciudad las Fiestas de Primavera, una semana que se ha convertido en todo un signo de identidad murciano.

A lo largo de estos siete días se suceden distintos eventos y acontecimientos más señalados (destacando el Bando de la Huerta y el Entierro de la Sardina), pero a mí lo que más me gustan son las barracas de las muchas Peñas Huertanas que se instalan por toda la ciudad.
Estos recintos recrean esa tradicional arquitectura y forma de vida de la huerta y ofrecen por un precio muy asequible muchos de los platos más típicos de Murcia. Puede que no sean nada sofisticado ni sorprendente, se basan (como es lógico) en los productos de la (casi difunta) huerta y animales de granja, pero os aseguro que ir a una barraca es ir a ponerse las botas porque todo está delicioso y resulta difícil no parar de pedir más raciones y platos.

Esto es una lista casi completa de lo que puedes pedir; ojo, por supuesto no hay carta, allí tienes que ir sabiendo lo que vas a querer de entrada ya que los camareros (que además suelen ser gente muy joven (muchos niños) atienden con asombrosa rapidez.

Zarangollo, berengenas fritas, butifarra, cabeza de cerdo, chiquillo, chorizo, ensalda murciana, ensalada de pimientos, huevo cocido, pisto, morcón, michirones, patatas asadas con ajo, caracoles en salsa, pelotas, tortillas (de ajetes, de habas...), morcillas, lomo, longaniza, salchichas, sobrasada sola o con queso, queso a la plancha, tocino, jamón, perdices, olivas, manos de cerdo en salsa, guisos, arroces (con costillejas, verduras...), paparajotes, café de olla y otros postres. Todo acompañado de buenas raciones de pan de pueblo, glorioso pan que vuela al mojarlo en todas las salsas o simplemente untándolo con ese pecaminoso ajo.

Y no podían faltar mis fotos :P De algunas de las cosas que he tomado en las barracas últimamente.

Empezando por arriba en el sentido de las agujas del reloj: patatas asadas, pan con sobrasada y queso, michirones, zarangollo, pan con salchichas y más pan (y extrañamente, luego apenas sobra). Aquí dos de mis favoritos: las patatas, con el ajo aparte, y el zarangollo. Puede tener un aspecto poco apetitoso pero es uno de los platos que me pierden. Es algo simple: básicamente consiste en freír cebolla con calabacines y dejándolo cocer en agua en olla tapada a fuego lento; luego se agregan huevos batidos y se cuaja la mezcla, normalmente se le añade también patata. Los michirones son un guiso con consistencia a base de habas, jamón, panceta, chorizo, ajo, laurel, guindilla y pimentón



Ensalada murciana, o cómo lo más sencillo del mundo se puede convertir en algo delicioso: tomate pelado en conserva, atún de lata, aceitunas negras, cebolla tierna, huevo cocido, aceite y sal. Bien fresquita cuando hace calor sienta tremendamente bien, y esa tremenda salsita o jugo que deja en el plato es para mojar pan y no parar.






Paparajotes. No puedes ir a una barraca sin terminar con uno de estos. Y mejor si está acompañado de café de olla (no el mexicano, lleva anís). Con este nombre peculiar (vale, muy glamoroso no suena) se define un original dulce ya icónico simple, barato y sobretodo delicioso.
Consiste en una hoja limpia de limonero empapada en una masa dulce y posteriormente frita, como los buñuelos. Se termina sirviendo espolvoreados con azúcar y canela. Por cierto, la hoja no se come :P


Bueno, no sé si conociais ya la existencia de las barracas o los platos tradicionales que sirven durante estas fiestas, pero en cualquier caso espero no haber aburrido demasiado. Os animo a acercaros por mi ciudad el año que viene que, aunque tenga muchas cosas criticables, también tiene sus cosas buenas, como demuestra la comida ;)
En Septiembre hay otra semana festiva en la también, pero sólo en los jadines del Malecón, se instalan unas cuantas barracas. De todas formas, se puede venir en cualquier momento del año y buscar por la zona del centro esos bares y tascas cuyos menús se basan en estos platos típicos, aunque no sea lo mismo (y es difícil encontrar paparajotes). Bueno, digo esto porque a mí me encanta cuando viajo probar la gastronomía característica, se descubren muchos sabores nuevos, y además también forma parte de la cultura y la historia de cada lugar, ¿no?

5 comentarios:

  1. Me han llamado mucho la atención los Paparajotes... Aquí en Galicia se prepara en carnaval un dulce muy parecido ("follas de limón"- en gallego "hoja" se dice "folla", por extraño que suene)untando la hoja de limonero en una pasta que es, básicamente, la misma que la de las "orellas de entroido"

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Tambien me han llamado la atención los Paparajotes, tienen que ser buenisimos!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el post, me gusta mucho aprender sobrela gastronomía típica de cada sitio :) Además tengo una amiga murciana, y cuando fui a Lorca y a Águilas apenas pude identificar nada de comida murciana -o al menos no recuerdo que me lo comentasen-. Me quedé con el recuerdo de los cafés bombón todos los días a media tarde :)
    A mí sin duda me ha llamado mucho la atención el zarangollo :D tiene que estar superbueno!!! Y si dices que hay probar los Paparajotes pues queda apuntado para cuando vuelva por allí ;)

    ResponderEliminar
  4. Ay que gusto, ver la gastronomia de mi tierra a la hora del almuerzo. Me ha encantado tu blog y seguro que vuelvo. Una cartagenera desde Londres.

    ResponderEliminar
  5. Hola! Tan sólo han pasado 5 años de este post...

    Te escribía para decirte que he utilizado una foto tuya en mi blog. Espero que no te importe y... gracias!

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...