28 marzo, 2012

Muffins de Pascua, con zanahoria y piña

Se me hace todavía muy raro ver que son las ocho de la tarde y sigue habiendo tanta luz; lo cierto es que me crea una sensación de que el día dura más y tengo más tiempo para hacer cosas, pero a la hora de la verdad caigo rendida en la cama en mi horario habitual! Qué poquito puedo leer últimamente, apenas me tumbo y empiezo a pasar páginas se me cierran los ojos...

Easter carrot muffins

Pero como he terminado unas cosas pendientes (y sigo ignorando la montaña de ropa para planchar, ejem) aprovecho para bloguear un poquito. ¡Que ya tenemos encima la Semana Santa/Pascua/Easter/Ostern! Yo sigo relacionando estas fiestas con la forma en que lo celebrábamos en mi infancia: campo, excursiones, conejitos y pollitos, huevos de colores, zanahorias de mazapán y mucho chocolate. Lo habré contado mil veces; mis abuelos de Suiza (el padre de mi padre, ya fallecido, y mi "abuelastra") venían con el buen tiempo a pasar una temporada con nosotros y lo hacían cargados de regalitos de Pascua para sus nietos. Decorábamos huevos cocidos y mis padres los escondían junto a los chocolates por el jardín, ¡era tan divertido salir a la caza del dulce tesoro!




Easter carrot muffins

Este año he tenido suerte. Aunque la Semana Santa no ha caído en la semana de mi cumpleaños (es más tarde), y por tanto no lo pasaré con mis padres como la vez pasada, ha coincidido con un viajecito de mi padre a Alemania por cuestiones de trabajo. Lo genial es que iba al sur, así que pasó por Suiza a ver a la familia y ya comprar algunas cositas... ¡dice que está todo lleeeeeno de temática de Pascua, como si fuera Navidad! Ya me lo temía...



Y aunque mi padre dice que aún tengo cositas esperando en Murcia, el sábado pasado me llegó un pequeño paquete con varios accesorios para decorar huevos, mi chocolate favorito (Cailler Crémant), zanahorias de mazapán y figuritas de conejios y huevos para decorar la casa. No puedo evitarlo, me encantan estas chorraditas ^_^.


Happy Easter!


Ayer probé unas de las pinturas para decorar algunos huevos, ¡hacía siglos que no lo hacía! De peques solíamos usar calcomanías y rotuladores especiales, este sistema de gotas concentradas sobre guantes para frotar los huevos nunca lo había probado, así que quedaron algo churreros. Pero da igual, me lo pasé como una enana pringando todo :P. 

Y, obviamente, después horneé algo acorde a la temática: muffins de zanahoria. He probado por fin a incluir en la receta piña en conserva triturada, que es una combinación muy típica en la repostería con zanahorias, y me ha encantado el resultado. El sabor de la piña es imperceptible pero aporta una jugosidad suave fantástica a la miga.

- 100 gr de harina de trigo
- 100 gr de harina de trigo integral
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de levadura química
- 1/4 cucharadita de sal fina
- 1 cucharadita de canela molida
- 1 cucharadita de jengibre molido
- 40 gr de azúcar fino (caster), o normal
- 2 claras de huevo L
- 75 ml de leche de soja
- 30 ml de aceite de girasol
- 250 gr de zanahoria rallada fina
- 225 gr de piña de lata, bien escurrida y triturada

Precalentar el horno a 180ºC y preparar una bandeja para muffins engrasándola, o con cápsulas.

Tamizar en un recipiente grande las harinas con el bicarbonato, la levadura, la sal, las especias y el azúcar. En otro cuenco, montar las claras a punto de nieve; añadir la leche y el aceite y batir un poco más. Añadir la zanahoria y la piña. Incorporar esta mezcla a los ingredientes secos, trabajando la masa con una espátula siguiendo movimientos envolventes y suaves. 



Easter carrot muffins


Repartir en los moldes y hornear durante unos 25 minutos, hasta que se hayan dorado y al pincharlos con un palillo éste salga limpio. Esperar unos minutos fuera del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.

Para la decoración, simplemente hay que tamizar unas cuantas cucharadas de azúcar glas (lustre) en un cuenco y mezclarlo con gotas de zumo de limón o agua, muy poco a poco, hasta conseguir una pasta cremosa, untable, no muy líquida. Poner un poco en cada muffin (me gusta que queden sólo parcialmente cubiertos, dejando que se expanda la glasa un poco por sí misma) y coronar con una mini zanahoria de mazapán. Esperar a que se seque.



Happy Easter!

24 marzo, 2012

Bocaditos de dátil

Esta mañana me ha pasado una cosa que hacía años que no experimentaba: despertarme y no saber dónde estoy o qué día es. De pequeña me solía ocurrir sobre todo cuando pasábamos la noche en el campo después de una temporada sin ir, y me despertaba pensando que estaba en mi habitación de Murcia. Era una situación bastante ridícula porque en la oscuridad estiraba la mano para encender la luz y casi me caía al suelo, ya que la pared no estaba en el mismo sitio en las dos casas. Hoy me he sentido un poco así de confusa, y la "culpa" es del elfo. Anoche fue a casa de unos amigos que le habían invitado para frikear, y la cosa se alargó más de la cuenta... "Espero coger el último metro" me dijo. Pues al final ha cogido el primero, de esta mañana, se entiende. Y claro, me he despertado con la puerta del domirtorio aún cerrada (él la deja abierta), yo sola en la cama... ha sido confuso. 

Date bars

 
No me gustan los despertares confusos, y por eso mismo no puedo dormir siesta. Una vez me quedé dormida en el sofá sin querer, me desperté cuando ya era de noche y tardé varios minutos en saber dónde estaba, qué hora era, qué día y hasta quién era yo y que se suponía que debía hacer. No, definitivamente la siesta no es para mi.

Dátiles


La receta de hoy no la tenía planeada. Con los años he aprendido apreciar la fruta seca (¿hay algún niño que le gusten las pasas, orejones y demás?), pero los dátiles nunca me han hecho demasiada gracia. Sin embargo, mi suegra me insistió mucho durante nuestra compra semanal del mercadillo en que me llevara unos cuantos dátiles de los que tiene nuestra tendera de confianza. La verdad es que son impresionantes, enormes, gordos, tiernos, jugosos, muy, muy dulces. Demasiado dulces, de hecho, así que recordé una receta que había visto por la red para aprovecharlos. Eso sí, recorté mucho el azúcar que indicaba originalmente, y corté las porciones en tamaño de un bocado. El resultado fue delicioso, creo que me estoy reconciliando con el dátil a base de hornear con él :).

Dátiles


Receta adaptada de David Lebovitz

- 250 gr de dátiles muy tiernos y jugosos
- 100 gr de harina de trigo
- 40 gr de harina de trigo integral
- 100 gr de azúcar
- 2 huevos L
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 1 cucharada de agua caliente
- 12 gr de mantequilla derretida
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química (impulsor)
- 1/2 cucharadita de sal fina

Quitar los huesos y picar en trocitos pequeños los dátiles. Si no son muy jugosos, convendría dejarlos hidratándose unas horas en agua, ron u otro tipo de líquido.

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde cuadrado o rectangular.

Tamizar en un cuenco las harinas con la levadura química y la sal. En otro recipiente, batir los huevos con el azúcar, la vainilla, la mantequilla y el agua. Incorporar los ingredientes secos, mezclando con una espátula, y añadir los dátiles, trabajando la masa hasta que quede homogénea. Distribuir sobre el molde, igualando la superficie. 

Date bars


Hornear durante 25-30 minutos, hasta que se haya dorado bien y al pinchar el centro con un palillo salga limpio. Esperar unos minutos fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Cortar en porciones y guardar en un recipiente hermético.

Date bars

20 marzo, 2012

Cake de jengibre al limón

¿Se supone que ya es primavera (y no sólo en ECI)? Sí, es verdad, como comentaba el otro día esos detalles del cambio de estación se van viendo poco a poco en todo lo que nos rodea... Pero ha venido estafando, como muchos nos temíamos, justo ayer empezó a golpear por aquí ese viento frío, frío tan molesto. Es que da rabia salir al solecito pero a la que te descuidas, ¡zas! Ráfaga helada que encima trae nubes y oculta esa luz cálida. Hicimos bien en no guardar todos los jeréis :P.

Pero enseguida será Semana Santa, ¡qué ganas de volver a Murcia! Ahora me vienen los agobios otra vez, como siempre que planeo un viaje, por dejar mil cosas cerradas, pero qué le vamos a hacer. Ayer compré los billetes (por el momento, sigo dependiendo de Renfe) y ya ando pensando en todas las cosas que quiero hacer cuando llegue. Pero no nos adelantemos...


Cake de jengibre al limón


Esta receta la tengo esperando a ver la luz desde antes del tiempo anticiclónico, es decir, cuando hacía mucho frío. Y puesto que han bajado las temperaturas otra vez, y parece que incluso tenemos lluvia en muchas zonas del país, es la ocasión de publicarlo. Porque los cakes, bizcochos y muffins así, oscuros, con muchas especias, el aroma profundo de la miel y la melaza... los asocio con días de manta y bebidas calientes.
Es un cake muy aromático, de miga húmeda y tierna, que recuerda al sabor de las galletas de jengibre navideñas pero con un toque especial que lo hace diferente: el limón. Así que escoged un buen ejemplar gordote, o un par de sus primos pequeños, que tenga buen aroma de verdad, y a rallar toda esa maravillosa piel amarilla. Delicioso.

Cake de jengibre al limón

Receta ligeramente modificada de Cakespy

- 130 gr de harina
- 120 gr de harina integral
- 1 cucharadita de mezcla de especias para pan de especias
- 1/4 cucharadita de jengibre molido
- 1/8 cucharadita de clavo molido
- ralladura de 1 limón grande
- 1/4 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de levadura química
- 100 gr de azúcar moreno
- 125 gr de puré de manzana
- 2 huevos L
- 1 taza de leche de soja
- 1/2 taza de melaza (miel de caña)
- jengibre confitado picado (opcional)



Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde al gusto.
Mezclar en un cuenco las harinas con las especias, la sal, el bicarbonato y la levadura química. En otro recipiente, batir con una batidora de varillas el azúcar moreno con el puré de manzana; añadir los huevos, de uno en uno, batiendo bien. Añadir la melaza y el limón. Incorporar los ingredientes secos y la leche, alternando la adición de cada uno, empezando y terminando con los secos. Batir ligeramente hasta que quede homogéneo. Añadir el jengibre confitado, si se usara. Repartir en el molde y hornear durante unos 35-45 minutos (dependerá del tipo de molde usado). Esperar unos minutos fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.


Cake de jengibre al limón

18 marzo, 2012

La gastronomía a través del arte IX

Ya era hora de retomar esta sección en el blog, donde intento traeros algunas obras donde mis dos grandes pasiones, la gastronomía y la Historia del arte, se unen a través de la mano de diferentes artistas a lo largo de las diferentes épocas.
El último capítulo nos llevó a Antonio López, gracias a la retrospectiva que se pudo ver en el Museo Thyssen el año pasado, y esta vez aprovecho también la exposición temporal que nos ofrece este fantástico museo para acercarnos a la obra de Chagall.

Marc Chagall (1897- 1985) nació en la Vitebsk, actual Bielorrusia, en el seno de una importante comunidad judía cuyo apego a las tradiciones, con la fuerte presencia de ritos, costumbres y simbología característica, marcaría profundamente al artista, que nunca abandonó sus raíces a lo largo de su amplia trayectoria. Es a través del arte, que le atrajo desde muy joven, como consigue materializar sus inquietudes por la vida y la forma de entender la cotidianidad del pueblo ruso y de su propia familia. 

En París entró en contacto con la frenética actividad artística de principios de siglo XX y conoció todas las tendencias que estaban en plena efervescencia, pero si de algo se caracterizó Chagall fue de no ligarse a ningún grupo en particular, de no formar parte de ninguna tendencia en concreto. El pintor ruso se mantuvo fiel a su propia identidad, a su forma de concebir la vida y la muerte, con un lenguaje muy particular, lleno de colorido, simbología y formas caprichosas. Más o menos naturalista, en formato grande o en obras intimistas, a través del grabado o diseños de cerámica, Chagall nos deja pinceladas que nos recuerdan al Expresionismo, el Cubismo, el Surrealismo, el Fauvismo... pero siempre fiel a sí mismo, llevándonos a través de un mundo lleno ante todo de imaginación, magia, y ensoñaciones, sin perder la conexión con la realidad y sus sentimientos cotidianos.


La obra que me ha hecho traer a Chagall a mi humilde rincón se conoce como Fresas. Bella e Ida a la mesa, está fechada hacia 1915-16 y fue realizada en suelo ruso. Es una obra temprana y todavía algo primitiva en su estilo, aún muy apegado a las formas más tradicionales y con un uso naturalista del color, pero creo que capta muy bien la esencia de Chagall. Bella, su primera mujer y el amor de su vida, junto a su hija pequeña Ida, sentadas a la mesa de su hogar disfrutando de grandes fuentes llenas de frutos rojos; un momento cotidiano que nos adentra a la intimidad del hogar familiar.


Una fotografía de la familia, años más tarde, de nuevo compartiendo una mesa y disfrutando de la fruta fresca y una taza de té; eso es la felicidad hogareña :-).

Si podéis pasar por Madrid, os recomiendo dedicar una mañana o una tarde a la exposición, merece mucho la pena. Se expone en dos sedes, en el Museo Thyssen y en la Fundación Caja Madrid (cuya entrada es gratuita). De verdad, las obras de Chagall, te atrapan y cautivan al encontrarte cara a cara frente a ellas, su universo de colores y formas mágicas tiene algo que te seduce... si te dejas ;).

Supongo que no hace falta que le haga publicidad, pero no os perdáis la cita semanal que tiene Isabel en su encantador blog, Aliter Dulcia, donde su fantástica cocina se inspira directamente en el arte.

14 marzo, 2012

Bocaditos tiernos de calabaza

Tengo que reconocer que sienta bien notar cómo los días se alargan, las plantas recuperan sus colores, la luz del sol cambia, ya no se te congelan las manos por la calle... El concepto utópico de la primavera como el "despertar" de la vida tras el letargo invernal me encanta, y la ciudad parece otra cosa. Jo, pero es que aún es pronto para llegar a las temperaturas que se están alcanzando últimamente... Luego tendremos de repente frío y lluvia justo en Semana Santa, o en San Isidro, o ya entrado junio con la gente en la playa y verás el drama. 

Yo he guardado ya los jerséis más gordos (con algo de pesar, ¡son tan cálidos, cómodos y reconfortantes!) pero los finitos se quedan donde están, que no me fío ni un pelo. Por cierto, al hacerlo he visto de refilón amenazando la ropa más veraniega, y me ha entrado una pereza mental al ver los shorts y los tirantes... Es que una se ve muy rara con tan poca ropa al principio después de los meses fríos, o al menos me pasa a mí. Y yo, que soy blanquita de piel, asusto un poco cuando toca enseñar carne al aire libre otra vez. Lo que sí me he visto obligada a sacar es el pantalón de running de verano, que me asfixiaba ya al salir a correr con el otro. Y, claro, el horror, ¡pelos por todas partes! Otro inconveniente que ya tenía olvidado :P. En fin, poco a poco.


Pumpkin soft cookies


Retomo mi monotoma-calabaza porque estas galletas-bizcochitos se me habían quedado en el tintero. Confieso que las fotos las saqué por noviembre, pero llegó la vorágine navideña y tuvieron que esperar su turno. Pero la receta es tan fácil y salen tan ricas que la he repetido varias veces, cuando tengo puré de calabaza sobrante (o lo preparo a posta, para qué negarlo). 

Es de ese tipo de galletas que espachurras cucharadas de masa un poco al tuntún, sin preocuparte por la forma o el tamaño demasiado, aunque se las puede modelar con algo de maña y las manos húmedas. Al hornearse quedan bien firmes en el exterior, escondiendo una miga suavecita que aguanta muy bien muchos días. A veces cambio las especias, o añado nueces o pasas... al gusto! :)



Pumpkin soft cookies


Receta basada en esta de Sugar Plum

- 115 gr de harina de repostería
- 130 gr de harina integral
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de sal
- 3/4 cucharadita de canela molida
- 1 cucharadita de jengibre molido
- 1/4 cucharadita de clavo molivo
- 1/4 cucharadita de nuez moscada molida
- 50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 150 gr de puré de calabaza
- 115 gr de panela (o azúcar moreno)
- 1 cucharada de melaza (miel de caña, o miel, o sirope de arce, o agave...)
- 1 huevo L
- opcional: pasas, arándanos, nueces, chips de chocolate...

Tamizar en un cuenco las harinas con el bicarbonato, la sal y las especias. En otro recipiente, batir la mantequilla con la panela o azúcar y el puré de calabaza, hasta que quede cremoso. Añadir la melaza y el huevo, y batir un poco más. Incorporar los ingredientes secos, batiendo ligeramente hasta que quede una masa homogénea; añadir los extras opcionales si se van a usar. Tapar con film y dejar enfriar en la nevera mínimo 30 minutos.

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un par de bandejas.
Tomar porciones de masa más o menos iguales y distribuirlas en las bandejas, dejando un poco de espacio entre cada una. Hornear entre 8-12 minutos, hasta que se hayan dorado bien. Esperar unos minutos fuera del horno antes de dejarlas enfriar totalmente sobre una rejilla.



Pumpkin soft cookies


 


Y sin venir a cuento de nada, os dejo la última cosilla en la que ha estado ocupado el elfo con su ordenador, que siempre le ha gustado el diseño en general y anda ahora muy metido en la ilustración virtual debido al máster que está haciendo. Lo creó anoche mientras yo estaba ya sumida en mis sueños; me gusta mucho, sencillo pero de una belleza serena... a mí es que además me encantan los lobos y las lunas ^_^. ¿Qué os parece :)?

09 marzo, 2012

Pollo asado con salsa a la naranja

La web que utilizo para llevar un cierto control sobre las rutas, tiempos y distancias cuando salgo a correr me ha avisado hoy de que he superado los 500 km en mi cuenta. ¡500 km! Casi me da un mareo de pensarlo, es que suena muchísimo así, de golpe. Para mucha gente sonará ridículo, pero para mi es una cifra muy grande y me alegro mucho de haber llegado a ella. Desde que regresé de Murcia me he marcado una ruta de unos 9 km por mi zona que me viene muy bien y es la que vengo haciendo desde entonces. 
No me preocupo en entrenar más o mejorar los tiempos, sólo necesito salir a poner en marcha el sistema cardiovascular y agotarme un poquito, es realmente liberador. Y no sé si tendrá que ver o no, pero me he dado cuenta de que la última migraña fuerte que he sufrido fue meses atrás, a finales de septiembre o principios de octubre; me dijeron que el ejercicio aeróbico podría ayudar, y yo quiero pensar que es así :-).


Pollo asado a la naranja


Eso sí, hoy me ha dado mucho calor. Refresca por las noches, pero en cuanto sale el sol las temperaturas suben ya bastante, y se nota. Así que toca empezar a cambiar el armario y sacar ropa más primaveral, el típico "entretiempo" que en Murcia me duraba dos días contados. Y es que aunque me he vuelto una persona más de clima frío, se agradecen la temperaturas más cálidas, más horas de luz, el regreso de las flores y el verde a los árboles, no tener que salir a la calle como si se fuera una cebolla (a capas, se entiende)... Aunque podría llover un poco, que falta hace en todo el país...


Pollo asado a la naranja
Bueno, para el fin de semana os dejo un plato salado, que no se diga que he vuelto a recaer en la rutina dulce :). Ya sabréis que yo como poquita carne, sólo pollo y pavo en realidad, y reconozco que un buen pollo asado me encanta y me trae muchos recuerdos de los que prepara mi madre. Esta receta la probé con ella creo que el verano pasado, en el campo, y nos gustó mucho a todos. Me parece que la había copiado a mano de un libro de Arguiñano que tiene mi suegra, luego lo tuneamos sobre la marcha, y yo lo he vuelto a modificar basándome en lo que tenía por casa. Da igual, salió riquísimo ;).

Ingredientes para 2 personas

- 2 cuartos traseros de pollo
- 2 dientes de ajo
- 2 chalotas
- 2 zanahorias
- 1 nabo
- 2-3 naranjas(dependiendo del tamaño)
- 1/2 vaso de vino tinto
- caldo de pollo o verduras
- aceite de oliva virgen extra
- perejil
- tomillo
- sal y pimienta negra

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar una fuente. 
Quitar un poco de la grasa y la piel del pollo; sazonar y meter bajo la piel los gajos pelados de una de las naranjas. Laminar los dientes de ajo y trocear las verduras. Disponer los cuartos traseros en la fuente, distribuyendo todos los vegetales a su alrededor, sazonándolos con las hierbas aromáticas y un poquito más de aceite. Regar con el vino, el caldo y el zumo de las naranjas restantes (mejor hacerlo a lo bruto, que caiga también parte de la pulpa).



Pollo asado a la naranja


Hornear a 190ºC entre 30-45 minutos, hasta que la piel del pollo empiece a churruscarse y las verduras estén muy tiernas. Vigilar a mitad del horneado por si se queda muy seco, y añadir un poco más de caldo si fuera necesario. Retirar la carne y quitar la piel. Reservar en caliente mientras trituramos todo lo que queda en la fuente, los vegetales con parte de los jugos del asado, hasta obtener una salsa de la consistencia deseada (añadiendo más o menos líquido). Servir el pollo con la salsa al gusto y acompañar de lo que más apetecezca (patatas, arroz...).

PD. ¡Gracias por compartir vuestras experiencias y consejos automovilísticos! Me viene muy bien conocer opiniones diferentes, aunque todos coincidís en que no me obsesione con el tema si no necesito el coche para moverme por Madrid, pero que tampoco lo deje pasar ya que nunca viene mal tener la opción del volante por si surge la necesidad. Ya os contaré ;).

06 marzo, 2012

Muffins de naranja y chocolate

Tenía pensado escribir esta entrada por la tarde, pero nos han avisado de que a primera hora va a venir un técnico a cambiar unas cosas de la conexión a internet, y como no me fío ni un pelo de lo que vaya a tardar o de que no tengamos ningún problema, aprovecho ahora. Miedo me da, pero en fin, dejaré que el elfo se apañe con él. Al pobre le va a romper su importantísima hora de siesta, ahora que vuelve a tener tiempo por las tardes. Y es que llevaba un par de meses con clases prácticas de autoescuela, pero la semana pasada se examinó para el carnet de conducir, y aprobó a la primera! :D Qué alegría, quitárselo en el primer examen es un alivio, mental y para el bolsillo :P.

Yo tengo mi carnet ocupando sitio en la cartera desde hace años... Me lo saqué cuando podía y ya, no he vuelto a tocar un volante prácticamente nunca más. Bueno, miento, hace un par de veranos se me ocurrió probar con el cochazo de mi padre y la experiencia fue algo traumática para el embrague ^_^U. Aunque ahora que tendremos un cochecito de segunda mano debería plantearme volver a practicar... uf, pero las carreteras madrileñas no me dan ninguna confianza!



Lowfat orange chocolate muffins


Acabo de hornear unos muffins y mientras se enfrían os dejo con los anteriores que salieron de mi cocina. No pude evitar ponerme con la receta en cuanto la vi, por tener pocas grasas y sobre todo por combinar naranja y chocolate negro, dos sabores que son una maravilla en separado y que juntos se elevan a la máxima potencia. ¡Deliciosos! Antes de que las frutas de primavera acaparen todo el protagonismo, quiero ir despidiéndome de los cítricos poco a poco :).

Receta ligeramente modificada de What's for lunch Honey?

- 125 gr de harina de trigo
- 125 gr de harina de trigo integral
- 2 cucharaditas de levadura química
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/4 cucharadita de sal
- 60 gr de almendra molida
- 60 gr de avellana molida
- 55 gr de panela (o azúcar moreno)
- 1 naranja mediana
- 170 gr de queso fresco batido desnatado (o yogur natural)
- 2 huevos L
- 2 cucharadas de puré de manzana
- 60 gr de chocolate negro de calidad, groseramente picado

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una bandeja con moldes de muffins.
Tamizar en un recipiente las harinas con la levadura, el bicarbonato y la sal. Añadir la almendra y la avellana molida y la panela, mezclando bien. Formar un hueco en el centro y reservar.
Batir en otro cuenco los huevos con el queso y el puré de manzana. Rallar la piel de la naranja y después exprimir bien el zumo de ésta (yo lo hago a lo bruto encima, para recoger todo el zumo y la carne que pueda de la fruta); batir un poco más.


Lowfat orange chocolate muffins


Incorporar la mezcla a los ingredientes secos, mezclando con una espátula con movimientos suaves, hasta que no queden rastros secos. Añadir el chocolate y repartir por la masa en el menor número de movimientos posible. Distribuir en los moldes y hornear a 180ºC durante unos 20-25 minutos, hasta que se hayan dorado bien. Esperar unos minutos fuera del horno y dejar enfriar sobre una rejilla, aunque mejor no esperar mucho porque templaditos están buenísimos ;).



Lowfat orange chocolate muffins

01 marzo, 2012

Bizcocho integral de zanahoria

¡Me descuido y resulta que se nos ha ido febrero! Y eso que venía con un día de regalo este año...

Pido disculpas a todos porque estos días estoy algo ausente, tanto en mi propio blog como en los vuestros o las redes sociales. Y es que además de las cosillas que comentaba el otro día, he tenido una visita especial en casa esta semana, mi madre por fin pudo escaparse a pasar unas cortas pero intensas jornadas a Madrid :-). 

Bizcocho integral de zanahoria

Me encanta hacer de anfitriona de amigos y familia, dejar el apartamento perfecto para recibirles y ofrecerles y cocinarles todo lo que se me ocurra. Aunque no hemos estado mucho tiempo en casa, y menos con los días de primavera adelantada (y engañosa) que hemos tenido. No sé lo que habremos andado en tres días, y mejor no echar cuentas, aunque las agujetas podrían responder a eso. Museos, exposiciones, tiendas, cafés, Retiro, avistamiento de famosos, y mucho, mucho callejear; aunque haya tenido que desconectar, ha merecido la pena :-). Esta mañana la he dejado en su tren con esa extraña mezcla de alegría y tristeza, pero sin dejarme ponerme demasiado ñoña porque en nada llega la Semana Santa y ya tengo que planear mi propio visita a Murcia.

Pero mi tiempo libre no va a aumentar en los próximos días; tengo trabajo acumulado, un cursillo pendiente de tener fecha este mes y justo hoy comienzo el curso para el que me concedieron aquella beca. Lo malo es que me he resfriado... llevo dos días con muchos mocos, nariz roja, dolor de garganta y cabeza embolá (como dice mi abuelo) con algo de fiebre.. En fin, con calma.


Bizcocho integral de zanahoria


Menos mal que tenía la receta de este bizcocho en la recámara, horneado pocos días antes de la visita de mi madre. Ganas de repostería y zanahorias peligrando en la nevera fueron las causas culpables de que viera la luz; el resultado es tan sencillo y tan rico que me he guardado la receta como una de las pocas privilegiadas para repetir en el futuro, cuando no haya ganas de complicarse la vida con otras más elaboradas. Me encanta hornear con zanahoria; no sólo de calabaza puede vivir una chica ;P.

Basado en una receta de Culinary Concoctions by Peabody


- 1/2 taza de harina de trigo
- 1/2 taza de harina integral
- 1 cucharadita de levadura química
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/4 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de jengibre molido
- 1/4 cucharadita de canela molida
- 1/8 cucharadita de nuez moscada
- ralladura de 1 naranja
- 50 gr de mantequilla derretida
- 2 huevos L
- 1/2 taza de azúcar moreno
- 1 taza de zanahoria rallada (más o menos 1 zanahoria grande)

Precalentar el horno a 190ºC y preparar un molde rectangular.
Batir con unas varillas, a mano, en un cuenco los huevos con el azúcar moreno; añadir la mantequilla y batir un poco más. En un recipiente más grande, tamizar juntas las harinas, las especias, los impulsores y la sal (añadir lo que se haya quedado en el tamiz, el salvado de la harina integral no suele pasar). Incorporar la primera mezcla junto con la ralladura de naranja y trabajar la masa un poco con una espátula. Añadir por último la zanahoria, mezclando con suavidad hasta conseguir una masa homogénea. 

Poner en el molde, igualando la superficie, y hornear a media altura sobre una rejilla a 175ºC, durante unos 45-50 minutos, hasta que al pincharlo con un palillo salga limpio. Esperar unos minutos fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla antes de servir.



Bizcocho integral de zanahoria
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips