28 febrero, 2011

Crêpes sin lactosa con plátano y chocolate

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Febrero nos invita a preparar un clásico de la gastronomía francesa, Crêpe.

Aunque, como pasa en tantas cosas de la gastronomía, en realidad hay variantes del crêpe en casi cada región del mundo. Cada receta con su toque particular, algunas saladas, otras dulces, con las variantes más gorditas y esponjosas de las tortitas, blinis y demás... Yo no sabría con cuál quedarme. La verdad es que no soy una gran amante de este tipo de preparaciones (ya sabéis que me van más los dulces horneados) pero me gustó el reto de este mes porque así podría probar por primera vez a prepararlos.
Banana chocolate crêpes

Mirando varias recetas y con bastantes dudas en mente (¿hay que dejar la masa reposar o no hace falta? ¿cómo de caliente tendrá que estar la sartén? ¿debe ser tan líquida la masa?) una tarde aproveché que el elfo tenía ganas de merendar como dios manda y probé a preparar mis primeros crepês con cantidades para que no salieran muchas unidades.

Usé la mejor sartén antiadherente que tenemos aunque es un poco más grande de lo aconsejado, y procuré tener el fuego no muy fuerte por miedo a quemarlos antes de darles la vuelta. No me salieron perfectos y ya sé qué cosas tendré que corregir la próxima vez, pero al final no fue tan difícil :) 
Fue el elfo quien determinó cómo servirlos: "¡Plátano con chocolate fundido!". Así que, así fue. Yo acabé robándole algunos cachitos :P

Receta para compartir entre dos o para una sola persona con buen estómago ;)

- 1 huevo L
- 70 gr de harina de repostería
- 1 pizca de sal
- 1 cucharada de azúcar vainillado
- 5 gr mantequilla fundida (falsa mantequilla en mi caso)
- 175 ml de leche de soja
- 1 plátano grande
- chocolate negro de calidad
- azúcar glas

Batir en un recipiente el huevo con el azúcar y la sal. Añadir la mantequilla funda y la leche y batir un poco más. Incorporar la harina tamizada encima, mezclando bien hasta que no queden grumos. Tapar con un paño o film de cocina y dejar reposar a temperatura ambiente (si no hace calor) durante unos 20-30 minutos. Engrasar ligeramente con mantequilla o aceite neutro (no de oliva, es demasiado fuerte) el fondo de una sartén mediana antiadherente y poner al fuego. 

Banana chocolate crêpes

Cuando esté bien caliente, verter un poco de la masa líquida en el centro y rápidamente, girar la sartén separada del fuego hasta distribuir la masa por todo el fondo; debe quedar muy finita. Dejar al fuego medio unos mintos hasta que los bordes se empiecen a dorar muy ligeramente. Con una espátula o usando los dedos, separar el crêpe con cuidado y dar la vuelta. Dejar dos o tres minutos más hasta que haya cogido el punto deseado, y retirar. Continuar hasta terminar la masa.
Servir con un plátano troceado y chocolate negro fundido al baño maría o en el microondas. Espolvorear un poco de azúcar glas por encima tamizado.



Banana chocolate crêpes

25 febrero, 2011

Bundt Cake marmolado tres colores

Pues ya estamos otra vez a viernes, y además es el último fin de semana de febrero. Con marzo a la vuelta de la esquina y este tiempo tan bueno que tenemos los últimos días mucha gente tiene ya la primavera en la cabeza. Pero cuidado que seguro que de pronto nos viene una ola de frío del norte que traerá uno de los últimos coletazos invernales. Eso sí, me parece que me he quedado este año sin ver nieve como dios manda... Y es que sólo de pensar ya en la manga corta, las horas interminables de sol y altas temperaturas me entra un cansancio mental terrible; no, no echo de menos temperaturas más cálidas. Al menos, aún no.
Seguro que los que vivís en climas más fríos o los más sureños no estáis muy de acuerdo conmigo :P Tranquilos que ya queda poco!

Bueno, a la receta de hoy. El cake que llevaba anunciando desde hace días, aquel que preparé para el postre en la comida familiar de un domingo pasado. Se trata de un Bundt Cake marmolado en tres colores que vino de la mano de Donna Hay. Este tipo de pasteles son riquísimos pero tremendamente calóricos, por eso intento de abusar de ellos (aunque Bea nos tienta tanto con ellos que es difícil!). Para dulces así me gusta aprovechar las reuniones con más gente para compartirlos y que el pecado sea menor :P

Marble bundt cake

- 250 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 1 y 1/4 tazas de azúcar (caster, o normal)
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1/2 cucharadita de sal
- 4 huevos L
- 2 y 1/4 tazas de harina de repostería
- 2 y 1/4 cucharaditas de levadura química
- 250 ml de leche de soja a temperatura ambiente
- 1/4 taza de cacao puro en polvo
- 2 cucharadas de azúcar
- 1 cucharada de leche
- colorante rojo

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar un molde de anillo o Bundt.
Batir la mantequilla troceada con el azúcar, la vainilla y la sal hasta que quede cremoso (mejor con batidora de varillas). Añadir uno a uno los huevos, batiendo bien hasta obtener una mezcla homogénea y suave. Tamizar encima la harina con la levadura. Añadir la leche. Incorporar todo usando una espátula o lengüeta con movimientos suaves envolventes. Dividir la masa en tres, separándola en recipientes distintos. Añadir colorante a uno de ellos y mezclar hasta conseguir un color rojizo o rosado. Mezclar en otro el cacao con la leche y el azúcar extra para obtener una masa de chocolate homogénea.

Distribuir la masa sobre el molde colocando cucharadas bien colmadas de cada masa, alternándolas, siguiendo la forma del molde (por lo que habrá que hacer varias "pasadas", poner masa encima de donde antes habíamos puesto). Dibujar la forma de marmolado usando un cuchillo limpio. Hornear sobre rejilla bajando la temperatura a 160ºC, durante unos 50-55 minutos, hasta que al pinchar un palillo salga limpio. Esperar 10 minutos fuera del horno. Desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Marble bundt cake

22 febrero, 2011

Probando chocolate de mySwissChocolate

Laollasuiza sorteó hace unas semanas en su blog un vale para una tableta de chocolate de la web suiza mySwissChocolate. ¿Chocolate? ¿Suiza? ¿Gratis? Obviamente, tuve que participar, y ¡gané! La ilusión que me hizo sólo os la podría describir el elfo ^_^

El "problema" vino después, y es que la particularidad que tiene mySwissChocolate es que puedes encargar la tableta totalmente a tu gusto. El funcionamiento es muy sencillo: 

Swiss chocolate

1. Eliges el chocolate "base" para tu tableta: blanco (de Lindt), con leche 34% (de Carma) o negro 64% (de Felchlin).
2. Eliges un aroma adicional para el chocolate (Amaretto, albaricoque, Baileys, canela, vainilla, menta...) o lo dejas tal cual.
3. Eliges los ingredientes que crearán tu tableta personalizada. Aquí empieza a complicarse la cosa.
Hay  seis grupos:

- Frutas: albaricoque, chips de plátano, arándanos azules y rojos, cerezas, higos, naranja, mandarina, bayas Goji, fresas, naranja sanguina, pasas, mango papaya...
- Semillas y nueces: almendras, nueces, cacahuetes, avellanas, pistachos, arroz inflado, pacanas, chips de coco, anacardos...
- Hierbas y especias: anís, pimienta, semillas de amapola, canela, curry, hinojo, sal marina, tomillo...
- Productos BIO: semillas de calabaza, frutas varias, jengibre confitado, lavanda, pipas de girasol...
- Flores y decoración: mariposas de chocolate, cartelas de chocolate, sprinkles varios, copos de oro, flores, confetti, figuras de mazapán...
- Miscelánea: gominolas varias, granos de café, trocitos de galletas suizas, caramelos, chips de chocolate...
- Imagen personalizada, que puedes elegir de tu propio PC.

Puedes añadir hasta cuatro ingredientes, cada uno tiene un precio diferente, y puedes elegir que estén dentro o encima de la tableta. También puedes personalizar el envase donde irá guardada.

Como véis, las opciones son tantas que marea un poco. Me costó muchísimo elegir una combinación que pudiera estar bien, porque a mi me encanta probar chocolates con productos añadidos y sabores diferentes. Eso sí, tuve clarísimo que la base sería de chocolate negro. Opté por poner los ingredientes encima para que quedara más bonito, y así fue :)
Mi elección:
- Chocolate negro con sticks de almendra, polvo de naranja sanguina, semillas de calabaza peladas BIO, y escudo suizo.
Hice el pedido el día 12; el 16 me avisaron de que mi elección ya estaba creada, y lo recibí por Correos el pasado lunes 21, en perfecto estado. ¡Un servicio eficiente y muy rápido!

Swiss chocolate

Al abrir el paquete el aroma a cacao me saltó a la cara casi obligándome a catarlo inmediatamente. Pude aguantar unos minutos para su correspondiente sesión de fotos :P
Me ha encantado. El chocolate negro es delicioso, de los mejores que he probado, con sabor potente a cacao, con un puntito amargo como me gusta y buena textura. Y los ingredientes sensacionales también, ni escasos ni excesivos, y menos mal que han combinado bien. Ya sabía que la almendra va genial con chocolate negro, pero ahora tengo comprobado que las pipas de calabaza también :) Y el puntito cítrico que aporta la naranja sanguina, sin ser tan ácido como el limón ni tan dulce como la naranja, es fabuloso.

Swiss chocolate

Me parece que caerán más pedidos en el futuro; obviamente sale más caro que comprar una tableta en el súper del barrio, pero la calidad que me han demostrado lo merece para algunas ocasiones. Y es muy divertido hacer la tableta a tu gusto :).

PD. Me parece que me he emocionado más de la cuenta, ¡perdonad tanto rollo!

18 febrero, 2011

Pasta fresca casera con salsa de calabacín y gambas

Whole Kitchen, en su propuesta salada para el mes de Febrero nos invita a preparar todo un clásico dentro de la gastronomía italiana, pasta fresca.

Llevaba ya tiempo queriendo unirme al Círculo Whole Kitchen (CWK), un lugar de encuentro en la red para amantes de la cocina desde donde se proponen cada mes dos recetas, una dulce y otra salada, para que los que se animen a participar la elaboren y publiquen el mismo día, y así compartir experiencias. Por unas razones u otras, lo fui posponiendo, hasta que al final lo tomé como propósito de año nuevo. Así que este mes comienza mi participación :)

¡Y por poco no lo consigo! Confundí las fechas y pensaba que la receta salada estaba fijada para final de mes... Quería lanzarme a intentar preparar la pasta una mañana tranquila en la que estuviera el elfo en casa para comer juntos (le apasiona la pasta). Así que, con algo de presión y nervios, me he pasado la mañana en casa pendiente de la receta.

Homemade pasta

He seguido las indicaciones que nos daban en CWK, la receta básica de pasta larga al huevo que se puede ver en otros muchos sitios:

Para unas cuatro personas:
- 300 gr de harina floja
- 3 huevos
- 1 pizca de sal
- agua o aceite de oliva (si la masa queda muy seca)

En un recipiente grande o directamente sobre la superficie de trabajo limpia, se forma un volcán con un gran hoyo. Romper los huevos dentro, añadir sal, y batir un poco con cuidado usando un tenedor. Ir añadiendo la harina y trabajar la masa finalmente con las manos hasta conseguir una textura homogénea. Amasar durante unso 10-15 minutos, añadiendo un poco de harina si está muy pegajosa, o algo de líquido si está muy seca (yo tuve que añadir agua, quizá mis huevos eran muy pequeños). Formar una bola, tapar con film o un paño de cocina, y dejar reposar un mínimo de 30 minutos.

Dividir la masa en tres o cuatro porciones y tomar una de ella. Con la superficie de trabajo enharinada, estirar usando un rodillo dejando una forma rectangular, hasta tener un grosor de no más de 2 mm. Doblar sobre sí misma, enharinando cada pliegue, y cortar en tiras más o menos anchas con un cuchillo afilado. Separar cada cinta y dejar secar estirada sobre papel sulfurizado o un paño. Existen utensilios especiales para colgar la pasta, pero yo he usado el tendedero :P
Cuando se haya secado, cocer en abundante agua hirviendo con sal, apenas 3 ó 4 minutos.

Homemade pasta
 
Salsa de calabacín y gambas. Para dos personas:
- aceite de oliva virgen extra
- 1 cebolleta pequeña
- 2 cucharadas de concentrado de tomate
- 1/2 bote de tomate troceado natural
- 1 calabacín mediano
- vino blanco
- sal y azúcar
- hierbas al gusto (albahaca, tomillo, orégano)
- unos puñados de gambas
- pimienta negra
- queso rallado

Pelar el calabacín. Trocear en cubitos pequeños la cebolleta y el calabacín. Calentar un poco de aceite en una sartén; añadir la cebolleta y el concentrado de tomate, dejando que se cocine unos minutos. Incorporar el tomate troceado y el calabacín. Regar con vino blanco a fuego fuerte, hasta que se evapore. Salar y añadir un poco de azúcar apra corregir la acidez. Añadir hierbas al gusto, tapr y dejar cocer a fuego bajo hasta que la verdura esté casi deshecha. En esta ocasión preferí triturarla, pero se puede dejar así. Llevar a un vaso de batidora, triturar, devolver a la sartén e incorporar las gambas (pueden ser congeladas, dejadas previamente descongelar sobre un colador). Servir con pimienta negra molida y queso al gusto.

<Homemade pasta

17 febrero, 2011

Crema anaranjada

Tengo esperando en el horno del blog la receta del cake que, como ya comenté, preparé para la comida familiar de hace un par de semanas, pero hoy me apetecía actualizar con algo sencillo y reconfortante. A mí, que me pierden las verduras, me gusta comer con cuchara y adoro la sensación de calentarse a través de una buena comida calentita, es bastante obvio que me gustan mucho las sopas y cremas de vegetales. Al elfo no le gustan las cosas calientes (tema que siempre nos lleva a discutir porque yo no puedo concebirlo; vale que no le gusten hirviendo, pero con lo bien que sientan en invierno...) pero yo son las que más disfruto. Mis cremas no tienen mucha complicación y sigo las recetas tradicionales de mi madre, pero esta vez hice una de calabaza algo diferente. Con zanahorias, naranja y el toque de jengibre fresco, una crema de potente color llena de vitaminas que sienta de maravilla estos días en los que ha vuelto el frío. Se recomienda tener un buen pan al lado para acompañar, si es casero mejor (asignatura que estoy retomando estos días).

Carrots, squash and orange vegetable soup


- 1 puerro
- 3 zanahorias
- 1 calabaza mediana
- 1 naranja
- 1 trocito de jengibre
- perejil fresco
- ajo molido
- especias al gusto (comino molido, cilantro molido, pimienta negra)
- 1/2 copa de vino
- 3-4 cucharadas de tomate triturado o salsa de tomate casera
- caldo de verduras o agua
- aceite de oliva virgen extra
- sal

Lavar y trocear en rodajas el puerro y las zanahorias, desechando los extremos. Pelar la naranja, reservando la piel, y el trozo de jengibre. Pelar la calabaza, limpiar de semillas y trocear.
Calentar un poco de aceite en una olla o cazuela con el jengibre y ajo molido (o dientes de ajo picados); poner el puerro y dejar pochar un poco. Añadir la salsa de tomate, mezclando bien, y la corteza de naranja. Incorporar la zanahoria y la calabaza, el perejil, sal y especias al gusto. Regar con el vino blanco y el zumo de naranja y cocinar unos minutos a fuego fuerte, hasta que se evapore. Cubrir con caldo o agua, bajar el fuego, tapar y dejar cocer hasta que todas las verduras estén blandas. Retirar la corteza de naranja y triturar, añadiendo más o menos caldo dependiendo de la textura deseada. Servir bien calentito con un poco de pimienta recién molida. Un buen toque final es un chorrito de nata o equivalente, unas cucharadas de yogur o un poco de queso de cabra suave desmenuzado.

Carrots, squash and orange vegetable soup

11 febrero, 2011

Galletas corazones dobles

San Valentín... una fecha especial para algunos, indiferente para otros, odiada por unos cuantos... Su origen no está del todo claro, aunque yo me supongo que como tantas otras tradiciones será resultado de la suma de varios factores. Se viene celebrando sobre todo desde el siglo XIX a través de países anglosajones y hoy en día, como casi todo, es un fenómeno global especialmente aprovechados por comerciantes. 
Aunque a mi no es un día que me guste mucho, desde que empecé a interesarme por la cocina me parece una excusa estupenda para preparar algo especial, hacer un dulce regalo a cualquier persona apreciada que tengamos o de dar un toquecito ñoño a nuestros platos. Y como creo que dos básicos de un dulce de San Valentín son los corazones y el chocolate, pues he aprovechado para experimentar con unas galletas.

Valentine cookies

Me gusta la idea de dividir una masa en dos, añadir cacao a una de ellas y luego combinarlas para crear galletas bicolores. Ya el año pasado probé con unas espirales muy ricas, pero para esta ocasión hay que "rellenar" unas galletas con piezas de  la masa contraria. Es muy fácil de hacer y da un resultado curioso :)

Con esta receta participo en el hemc51, dedicado a San Valentín, que acoge este mes Manu CatMan. Vamos a tener un febrero lleno de corazones! ^_^




Basada en el libro Con las manos en la masa... 100 galletas

- 225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 140 gr de azúcar fino (caster o en polvo; el normal sirve pero seguramente quedarán los granos visibles)
- 1 yema de huevo L
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 250 gr de harina
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 cucharada de cacao puro en polvo

Batir con batidora de varillas la mantequilla blanda con el azúcar hasta que quede cremoso. Añadir la vainilla y la yema de huevo y batir un poco más. Incorporar poco a poco la harina con la sal, mezclando bien hasta conseguir una masa homogénea. Será más sencillo si se termina amasando a mano sobre una superficie limpia. Dividir en dos; incorporar al cacao a una de las dos porciones y trabajar de nuevo hasta que quede una masa lisa homogénea. Formar bolas y envolver cada una en papel film y dejar enfriar en la nevera por lo menos una hora.

Valentine cookies

Precalentar el horno a 190ºC y preparar dos bandejas.
Sobre una superficie limpia ligeramente enharinada, extender una de las porciones con un rodillo hasta dejar un grosor homogéneo de unos 2 ó 3 cm. Recortar corazones grandes con un molde e ir colocando las galletas sobre una de las bandejas, separadas ligeramente (no crecen mucho). Con un cortador más pequeño, extraer corazoncitos del centro de cada una y reservarlos aparte. Repetir esta operación con la otra masa. Rellenar los corazones "huecos" con los pequeñitos recortados del color contrario, encajándolos bien. Continuar hasta terminar la masa.
Hornear una bandeja cada vez unos 10 minutos, vigilando que no se doren demasiado. Esperar unos mintuos fuera del horno y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Guardar en recipiente hermético.

Valentine cookies

09 febrero, 2011

Quedada bloguera por Madrid

Con algo de retraso pero aquí está la crónica prometida de la quedada del sábado :)

Como ya comenté, aquella mañana soleada quedamos en pleno centro de Madrid cinco blogueras apasionadas por la cocina y los buenos dulces, Ana de Cocina a Tiempo Parcial, Laura y Paloma de El disfrutar del paladar y Carol de Boca de Fresa. Las tres primeras ya habían quedado otro día pero las demás no nos habíamos visto en persona nunca, aunque virtualmente nos conocíamos ya bastante bien! Como ellas ya han comentado, fue genial poder desvirtualizarnos al fin y comprobar en persona lo mucho que tenemos en común. Es todo un placer poder compartir nuestra pasión/obsesión culinaria con otras chicas tan majísimas que te comprenden y no te miran raro cuando nombras productos o ingredientes "extraños".
Teníamos sólo algunas horas así que hicimos una pequeña ruta gastronómica a partir de las sugerencias de todas; bueno, yo sólo me dejé llevar que para algo soy la menos madrileña y además tengo tanto por descubrir de la capital que me encantaría visitar cualquier lugar que me propusieran.

Happy Day Bakery Coffee.
Un lugar que las tenía todas consigo para ser casi perfecto, pero que por desgracia no colmó las expectativas. Está decorado recreando una "bakery" neoyorquina estilo retro años 50, con muchos detallitos, colorido alegre y música acorde al mismo espíritu. Entre sus productos, muffins, cupcakes de varios tipos, bizcochos, cakes, cookies gigantes y galletas decoradas, además de varios productos importados desde EEUU. Por lo que hemos podido probar, la calidad de lo que ofrecen está bien, aunque los cupcakes no son nada del otro mundo, y algunos precios se pasan de la raya. Lo peor, la dependienta, que destruye con su mala cara y pocas ganas de servir el "Happy" del nombre. A lo mejor tenía un mal día, pero quitó un poco la magia, la verdad.

 Happy Day Bakery

Happy Day Bakery

Happy Day Bakery

Happy Day Bakery - Productos americanos

http://11870.com/~Q86

Spicy Yuli.
Se define como "pequeña y coqueta tienda de especias e infusiones", y básicamente es lo que es :P. Muy cerca del anterior, es un pequeño espacio pero del que salimos todas encantadas. Carol ya habló de ella en su blog y sugirió que podíamos pasarnos, y aunque hubo que esperar un poco a que abrieran mereció la pena, y mucho. Aunque no estaba la dueña, los chicos que nos atendieron fueron muy amables y tuvieron mucha paciencia con nosotras :) . Tienen muchísima variedad de especias, con mezclas ya hechas ("tarta de manzana" "cajún" "cous cous" "pinchos morunos"... aunque faltaría detallar los componentes) y cosas realmente difíciles de encontrar. Además, sales aromatizadas, tés, infusiones, algo de menaje y dulces. Te sirven al peso la cantidad que quieras y hay precios variados dependiendo del producto, pero creo que para la calidad y el servicio no están nada mal. Yo me llevé té japonés Genmaicha (me encanta) y cardamomo.

Spicy Yuli - Especias

Spicy Yuli

Margó Salón de Té.

Al lado de la Castellana, es otro local genial por su decoración y el ambiente recreado, con muebles y decoración muy agradables. Tienen una carta, no muy extensa la verdad, de tés y bebidas varias, con algunos dulces (muffins, tartas, bizcochos, macarons, galletas). No me dejaron hacer más fotos del local (me parece un poco una tontería en los tiempos en que estamos, pero bueno). Venden bastante menaje y accesorios, con productos preciosos, pero carisísimos para nuestro humilde bolsillo, una pena. También falló un poco aquí el servicio, ya que la camarera no tenía mucha idea de lo que servían y su descripción de los dulces dejaba bastante que desear, aunque la pobre mujer lo intentaba.

Margó

Margó

Margó

Margó - Macarons

Margó - Red Velvet Cake

Pero independientemente de las visitas, lo mejor fue la compañía. Me lo pasé genial y me encantó conocer a las cuatro, lástima que el tiempo pasara volando y tuviéramos que separarnos pronto. Pero ya tenemos más quedadas en mente, faltaría más ^_^.

El post de Ana.
El post de Laura y Paloma.
El post de Carol.

05 febrero, 2011

Risotto de sepia con berenjena

¡Qué maravilla de sábado! Un sol estupendo y poquito frío, no podía acompañar el tiempo mejor para una mañana genial en la que he desvirtualizado a cuatro amigas blogueras-cocineras con una pequeña ruta gastronómica llena de aromas, dulces y tés :-) Los detalles en una próxima entrada.

Además estos días he recibido algunos regalitos. Ayer llegó un paquete de Murcia que estaba esperando, ya que pedí a mis padres que me hicieran llegar algunos libros de arte que necesito. Pero además incluyeron muchas frutas secas, jengibre confitado, una picadora manual, y algo de ropa nueva (mi madre no puede contenerse). Y la madre del elfo nos ha regalado una aspiradora-escoba que me tiene alucinada por la modernidad y lo práctica que es, no tiene cables! Además lleva incorporadas luces, y os aseguro que perseguir polvo y miguitas en la oscuridad es divertido :D. Y encima hoy me trae un termómetro para horno, porque hace unos meses le comenté que me costaba pillarle el punto al nuevo que tenemos. Qué mujer más maja, aunque se empeñe en sacarme sangre cada dos por tres para hacerme chequeos ("Comes poca carne, seguro que te falta hierro o vitamina B12"). Nota: es médico :P

Cuttlefish aubergine risotto

Así que esta tarde voy a probar el termómetro nuevo horneando alguna cosilla. Quiero preparar un bizcocho, pastel o algo similar para llevar mañana a la comida familiar en casa de la prima del elfo, ya que me sabe mal ir de invitada siempre y no aportar nada. Todavía no tengo nada claro qué hornear... lo mejor será recurrir a algunos libros y depender de lo que haya en la despensa.
Y para no empalagarme de tanto dulce hoy, toca receta salada en el blog. 
Me levanté con ganas de risotto ayer; me encantan y son muy fáciles de preparar. Como quería añadir algo de verdura, que el elfo es más reacio a ella, y proteína para que nadie se me quejara de déficits nutritivos, una berenjena olvidada en la nevera y unas sepias relucientes de la pescadería se ofrecieron a solucionarme la comida del viernes.

Para dos personas:

- 1/2 cebolleta
- 3 cucharadas de salsa de tomate

- 1 berenjena pequeña
- 1 sepia mediana
- 180 gr de arroz Arborio
- 1/2 vaso de vino blanco
- un buen caldo, de pescado, verduras o pollo (he cocinado risottos marinos con caldo de pollo y sale bien)
- 4 langostinos cocidos
- perejil picado, pimienta negra
- aceite de oliva virgen extra
- queso Parmesano recién rallado

Pelar y picar en cubos pequeños la bereneja. Picar la cebolleta. Limpiar y trocear la sepia. Pelar los langostinos. Calentar el caldo hasta que empiece a hervir y mantener caliente.

Cuttlefish aubergine risotto

Calentar un poco de aceite en una cazuela o sartén alta y pochar la cebolleta hasta que empiece a transparentar. Añadir la salsa de tomate y la berenjena y cocinar hasta que la verdura empiece a estar tierna. Pocos minutos después, incorporar la sepia con un poco de perejil y cocinar a fuego fuerte unos minutos hasta que empiece a coger color. Añadir el arroz, removiendo todo bien un par de minutos, que se tueste un poco. Regar con el vino blanco. Cuando se haya evaporado, empezar a cubrir con caldo, manteniéndolo siempre hirviendo, con el fuego no muy fuerte, y removiendo de vez en cuando. Continuar la cocción del arroz añadiendo más caldo a medida que lo vaya pidiendo. Tardará unos 16-18 minutos. Comprobar el punto del arroz y salpimentar si fuera necesario. Cuando casi esté terminado, añadir los langostinos para que cojan un poco el sabor del risotto. Mantecar con el queso parmesano ya fuera del fuego y servir, colocando los langostinos coronando el risotto y espolvoreando algo de perejil y pimienta por encima.

Cuttlefish aubergine risotto

01 febrero, 2011

Galletas de avena y chocolate negro

Hoy vengo más tranquila.
Por fin el papeleo se ha solucionado; esta mañana me llegó el ansiado e-mail de confirmación de que ya estaba todo correcto en mi solicitud. Y tanto jaleo para una beca muy, muy difícil de conseguir, pero bueno, si no se intenta seguro que no se consigue. Muchas gracias a todos por los ánimos, por compartir vuestras experiencias de papeleos y gestione, y un agradecimiento especial a mis padres que me han ayudado en la distancia :-).


Oat chocolate chip cookie

Hoy tocaba cambiar la hoja del calendario, y es que ya hemos despedido al primer mes del año. En nuestro caso nos recuerda en qué día vivimos un pequeño almanaque suizo con fotos preciosas que me envió mi padre después de recibirlo él de la familia del país alpino. En estos meses por supuesto las imágenes son de paisajes y pueblos nevados; me gusta mirarlo un rato cada mañana como si fuera una ventanita a mi otro país. Además satisface un poco mis ganas de ver nevar, que con tanto aviso que dieron para Madrid hace unos días me hice ilusiones en vano.

Oat chocolate chip cookies

Retomamos las galletas después de la cada vez más lejana Navidad, porque una casa sin su caja o bote lleno de galletas caseras no es un hogar completo (en mi modesta opinión). Últimamente tengo más ganas de lo normal de chocolate, así que revisando recetas que he ido guardando en los últimos meses mis ojos buscaban el ingrediente clave. Estas galletas son geniales porque no llevan cantidades monstruosas de mantequilla, el chocolate es el justo y no empalaga, y son riquísimas. En el caso de que no se quiera chocolate (cierta bloguera sabe que pienso en ella diciendo esto ;) ) seguro que salen buenísimas añadiendo algo de fruta seca, unas nueces o algo similar.
Yo las dejé cocerse el tiempo suficiente para que quedaran crujientes; si te gustan con el interior tierno, hay que sacarlas antes.

Receta adaptada de The Kitchen Sink Recipes

Para unas 30-40 galletas, dependiendo del tamaño.

- 1 y 1/4 tazas de harina (156 gr)
- 1 taza de copos de avena (90 gr)
- 3/4 cucharadita de levadura química
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de mezcla de especias
- 75 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 1 huevo L
- 1 y 1/2 cucharaditas de esencia de vainilla
- 85 gr de panela
- 125 gr de azúcar moreno
- 75 gr de chips de chocolate negro

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un par de bandejas.
Mezclar en un recipiente la harina con la acena, la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias.
En otro cuenco más grande, batir con batidora de varillas la mantequilla con el azúcar y la panela hasta que quede cremoso. Añadir el huevo y la vainilla y batir un poco más hasta que quede bien incorporado. Echar los ingredientes secos y mezclar con una espátula o cuchara grande hasta conseguir una masa homogénea. Añadir por último el chocolate, distribuyéndolo bien.

Con ayuda de una cuchara, o usando las manos ligeramente humedecidas, tomar pequeñas porciones de masa y formar bolitas, dejándolas sobre las bandejas separadas entre sí por lo menos por un par de centímetros. Hornear (mejor una bandeja cada vez) durante 10-13 minutos, vigilándolas, hasta que se hayan dorado. Si se quieren tiernas en el interior, sacarlas cuando empiecen a dorarse los bordes; si se prefieren crujientes, esperar un poco más hasta que casi empiecen a tostarse. Esperar dos minutos fuera del horno y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Guardar en recipiente hermético.
Oat chocolate chip cookie


Y por último sólo quería avisar de que finalmente me he decidido a crear una página de Facebook para el blog. Yo pensaba mantener el contacto con los blogueros y lectores que usaran esta red social a través de mi cuenta personal, pero me he dado cuenta de que tiene más sentido crear un lugar específico para Albahaca y Canela. ¡Gracias a los que ya os habéis sumado!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips