25 septiembre, 2010

Tarta de higos - Nuevo hogar

¡Muchas gracias a todos por vuestros comentarios de ánimos y buenos deseos! Siento volver a no disponer de suficiente tiempo como para responder y para dejaros comentarios en vuestros blogs, pero están siendo unos días moviditos.

¡Pero ya estamos instalados en el nuevo apartamento! Aún rodeados de caos, con mucho por ordenar, limpiar, organizar y comprar, pero lo esencial ya está aquí. Ayer fue un no parar de gente desfilando por la puerta: los Ikea-boys (como los llama la madre del elfo), Iberdrola, el de la línea telefónica... porque claro, tener conexión es imprescindible :P Lo único malo es que el horno no funciona! Se enciende pero no calienta nada... ya hemos avisado y espero que vengan a solucionarlo pronto, o no podré sobrevivir demasiado tiempo.
Mientras sigo adaptándome, os dejo con otra receta del verano.

Fresh figs

Estamos aún en temporada de higos, así que hay que aprovechar. En mi campo tenemos varias higueras entre toda la familia, y son algo así como comunitarias, ya que todos cogemos de todas. Este año ha habido un par que se han portado especialmente bien, menudo festín diario de higos me he metido! Están deliciosos al natural, en dulces y en salado. Hice mermelada y esta sencilla pero riquísima tarta.


- 155 gr de harina
- 1 cucharada de azúcar
- ¼ cucharadita de sal
- 110 gr de mantequilla muy fría
- 2-3 cucharadas de agua helada

- 10-15 o más higos, dependiendo del tamaño
- 2 yemas de huevo grandes
- 1 cucharada de azúcar
- 1 cucharada de azúcar vainillado
- 1 pizca de sal
- 150 ml de yogur griego muy cremoso, o creme fraîche
- ½ cucharada de maizena

Fig tart


Mezclar en un cuenco o directamente sobre una superficie de trabajo limpia la harina con la sal y el azúcar. Añadir la mantequilla fría cortada en trozos y amasar con las manos, estrujando todo hasta formar una textura como de migas. Si se tiene robot de cocina, este paso es mucho más sencillo. Añadir dos cucharadas de agua muy fría y trabajarlo a mano. Añadir otra cucharada más si fuera necesario. Se debe obtener una masa homogénea y lisa. Formar una bola, envolver en film y dejar reposar en la nevera entre 15 y 30 minutos.
Forrar o engrasar un molde bajo de tarta y precalentar el horno a 220ºC. Estirar la masa con un rodillo y forrar el molde, repartiéndola bien por todas partes. Pinchar el fondo con un tenedor, cubrir con un trozo de papel de horno y llenar con peso (arroz, garbanzos secos, etc.). Hornear sobre una rejilla durante unos 10-15 minutos. Quitar el peso y hornear unos minutos más, hasta que empiece a dorarse. Dejar enfriar y bajar la temperatura del horno a 200ºC.

Lavar los higos y cortarles la punta. Trocear en cuartos (en mitades si son pequeños). Repartir algo menos de la mitad de la fruta sobre la masa.

Batir las dos yemas con el azúcar y la sal hasta que adquiera un tono pálido. Añadir el yogur y la maicena, batiendo un poco más. Con ayuda de una cuchara, repartir la crema en los huecos que han dejado los higos. Colocar el resto de higos por los espacios restantes, sobre la crema, apretujándolos bien. Espolvorear con algo de azúcar vainillado y hornear durante unos 25-30 minutos. La crema debe haber subido y haberse dorado. Dejar enfriar totalmente o servir templado, acompañado de una bola de buen helado de vainilla, si se puede. Si se usan higos más maduros, soltarán parte de sus jugos mezclándose con la crema, dejando un sabor fantástico, aunque quede menos bonito a la vista.

Fig tart

18 septiembre, 2010

Tarta fría de yogur - Cambios

Mi padre el otro día, al volver del trabajo, suspiró de repente tras tomar su merienda: "Pero, ¿ya estamos terminando septiembre? Si ayer empezaba agosto!". Y es tan cierto...
Sin contar las estancias madrileñas, este verano no hemos tenido unas vacaciones de verdad ya que no nos hemos ido de viaje a ningún sitio. Mi hermano en Murcia, nosotros en el campo y mi padre con apenas una semanica de días "libres" (entre comillas porque no paró el pobre de hacer cosas). Y aún así el verano ha volado. Pero realmente él se refería más exactamente con esa exclamación a que en los próximos días van a haber cambios importantes en nuestra familia.

Yogurt cake

El miércoles yo vuelvo a coger un tren a Madrid (el primerísimo de la mañana, o casi noche) y horas depués mi hermano cogerá un avión rumbo a Inglaterra; se marcha un año con una beca Erasmus a estudiar (o eso espero) a Hull, y yo voy para instalarme en la capital con mi elfo. Por eso tanta ida y venida a Madrid últimamente, había que buscar piso y planear todo, y lo que aún falta! Es un edificio nuevo, a estrenar, y tenemos que amueblarlo y organizar todo lo necesario. Ya vuelvo a estresarme sólo de pensarlo!
Por suerte, a finales de mes mis padres subirán en coche llevando la mitad de mi vida en cajas y bolsas. Y en eso ando estos días, empaquetando, organizando... Madre, no sabía que tenía tantas cosas! Sólo con los cacharros de cocina... no sé dónde lo voy a meter todo, con lo chiquitín que es el piso, y más aún la cocina!

Bueno, ya os iré contando más cosillas. Por el momento, os dejo con esta delicia de tarta que preparé en verano, aprovechando esa maravilla de yogur griego de Lidl. Servida fresquita (pero dejándola templar un poco, para apreciar mejor los sabores y la textura) viene aún muy bien estos días, que al menos por aquí sigue haciendo calor durante el día.


Receta obtenida de aquí.
- 4 huevos
- ½ taza de azúcar fino (no molido, si no se tiene, usar normal)
- 2 cucharadas de harina de repostería
- 1 pizca de sal
- 1 y 2/3 taza de yogur griego muy cremoso natural
- 1 limón (zumo y ralladura)
- mermelada, sirope o compota al gusto

Yogurt cake

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar un molde redondo bajo, de unos 23 cm de diámetro.
Separar las claras de las yemas. Batir las yemas con el azúcar hasta que quede una mezcla suave y pálida. Añadir la harina tamizada, la sal, el yogur y el limón, batiendo todo bien hasta obtener una masa homogénea. Batir aparte las claras a punto de nieve. Incorporar las claras a la primera preparación con movimientos suaves envolventes, para que no se bajen demasiado. De todas formas, como esto no es un soufflé, no hay que ser tan cuidadosos. Repartir uniformemente sobre el molde igualando la superficie y hornear sobre rejilla a 175ºC, durante unos 50-60 minutos. Vigilar constantemente; girar a mitad de cocción para que se dore de forma homogénea. Si se tostara la superficie demasiado pronto, cubrir con papel de aluminio. Pinchar en el centro con un palillo para comprobar que está listo. Dejar enfriar. Cubrir con una capa de compota de fruta, mermelada licuada, miel o sirope al gusto. Guardar en la nevera, está mucho más buena servida fresquita estos días.

15 septiembre, 2010

Helado de limón y buttermilk con frutos rojos

Ahora sí: he vuelto del campo. Lo he alargado lo máximo posible (que aunque a veces me queje, la desconexión total que tengo allí me sienta de maravilla) pero esta mañana hemos llegado al piso cargados de cosas. Mi habitación es un desastre y hay mucho que organizar y ordenar, por no hablar de las cosas pendientes que tengo en la red. Muchos blogs y páginas que visitar, muchos comentarios que leer y responder! No paráis nunca! Muchas gracias, como siempre, por estar ahí : )

Mientras me voy encontrando a mi misma en este caos, y preparando el viaje que tengo ya dentro de una semana exactamente (hasta dentro de casi mes me parece que no voy a poder descansar), os dejo otra de las recetas de este verano. Y como aún hace calorcito en muchos sitios, aprovecho para compartir otro helado.

Es la primera vez que utilizo buttermilk en un helado y el resultado no podía ser mejor. Además, combiando con el ácido del limón el efecto es espectacular, dando un helado cremoso, lleno de sabor y muy refrescante. El toque de frutos rojos era otra prueba que quería hacer, para darle algo más de colorido y un efecto distinto, sin añadir demasiado.

Buttermilk lemon ice cream

- 250 ml de zumo de limón recién exprimido
- ralladura de 1 limón
- 250 gr de azúcar (de base, más al gusto)
- 1 pizca de sal
- 500 gr de yogur natural cremoso
- 200 ml de buttermilk
- 1-2 cucharadas de mermelada de limón (opcional)
- 15 ml de ron blanco
Tamizar el zumo de limón con un colador para quitar las impurezas. Poner en un cazo al fuego bajo con el azúcar y la sal, removiendo hasta que se disuelvan. Incorporar la mermelada, mezclando bien, y dejar enfriar un poco. Batir el yogur y dejar escurriendo sobre un colador cubierto por una tela fina hasta que suelte la el mayor líquido posible (si es un yogur muy denso, no hará falta este paso). Poner en un recipiente amplio; añadir el limón, la ralladura, el buttermilk y el ron, mezclando todo bien. Probar el punto de dulzor y ajustar al gusto, teniendo en cuenta que al congelarse la impresión dulce disminuirá un poco. Dejar enfriar en la nevera mínimo un par de horas. 
Proceder según las instrucciones del fabricante si se tiene máquina de helados, o llevar al congelador en un recipiente de cierre hermético, batiendo cada media hora para romper los cristales.

Para el swirl de frutos rojos: unas cucharadas de mermelada de frutos rojos (fresa, frambuesa, grosella) y algo de agua. Poner ambos ingredientes en un cazo y calentar, removiendo bien hasta que la mezcla esté homogénea y licuada. Dejar enfriar. Si se usa heladera, verterlo sobre el helado mientras la máquina sigue batiendo cuando esté ya a punto de terminar. También se puede simplemente añadir con una cuchara en capas alternas cuando se coloque el helado en el recipiente hermético.

Buttermilk lemon ice cream

09 septiembre, 2010

Risotto de calabaza con langostinos


Entrada programada - No sé dónde estaré ahora, pero lo que es seguro es que estoy desconectada ;)

Junto con los tomates de verano llegan, un año más, mis adoradas calabazas. La última de la cosecha anterior la usé los primeros días de julio, así que está claro que una buena pieza, sin dañar, aguanta perfectamente meses y meses bien guardada. 


Aprovechando que estaba toda la familia en el campo hace unas semanas, y aunque mi hermano diga que los risottos tienen "poca sustancia", abrí la primera calabaza de la temporada para preparar un cremoso plato de arroz de un precioso color naranja, al que añadí unos langostinos frescos. Al cocinar mucho tiempo la verdura, ésta se reblandece tanto que al final, cuando se cuece el arroz, casi se deshace por completo y se integra con los granos del cereal creando una textura final cremosa y suave, sin necesidad de mantecar con grasa extra. El Parmesano, como siempre en mi casa, servido a parte a gusto de cada comensal.

Pumpkin shrimp risotto



- 600 gr de calabaza pelada y troceada en cubitos pequeños
- 1 puerro
- 300 gr de arroz Arborio
- 1 vaso de vino blanco
- 1 litro de caldo de pescado
- comino molido
- sal y pimienta negra
- aceite de oliva virgen extra
- perejil o cilantro fresco
- 15 langostinos cocidos y pelados
- queso Parmesano

Poner a calentar el caldo en un cazo y mantener a fuego bajo en el punto justo anterior a hervir. Pochar en una cazuela ancha de paredes altas y fondo grueso (a ser posible) el puerro picado con un poco de aceite. Añadir la calabaza con un poco de vino. Salpimentar y añadir un poco de comino molido. Tapar, añadiendo un poco de agua si fuera necesario, y dejar cocer unos minutos hasta que empiece a estar blanda. 


Subir el fuego y añadir el arroz, mezclando bien para que se tueste un poco con la verdura. Verter el resto del vino y dejar que se evapore. Empezar a cubrir con cacitos de caldo y llevar a ebullición, manteniendo el fuego suave pero procurando que hierva constantemente. Ir añadiendo más caldo a medida que lo vaya necesitando, hasta que el arroz se haya cocido y el caldo gastado. Recomiendo remover de vez en cuando sobre todo si no se tiene, como era mi caso, una cazuela apropiada, pues el fondo tiende a secarse y se podría pegar un poco. 


La calabaza debe quedar muy blanda y deshacerse ella sola, pero aún así chafas con una cuchara o espátula de madera para que quede una mezcla homogénea y cremosa con el arroz, dejando algunos trocitos más enteros. Al final de la cocción, añadir los langostinos, mezclando bien. Apagar el fuego y tapar para que repose unos minutos. Servir con perejil picado y Parmesano recién rallado al gusto.

04 septiembre, 2010

Sopa fría de tomate y zanahoria

Entrada programada - No sé dónde estaré ahora, pero lo que es seguro es que sigo desconectada :P

Como todos los años, mi padre trae desde comienzos del verano grandes capazos llenos de tomates tipo pera; kilos y kilos de riquísimos tomates a los que hay que dar uso, pues sería una lástima desperdiciarlos. Regalamos a toda la familia del campo y a los amigos que nos cruzamos, hacemos ensaladas, gazpachos, tomates asados, salsas de tomate, tomates en conserva, tomate frito para almacenar... están tan ricos que se son un tentempié ideal para reponer líquidos y nutrientes a media mañana o media tarde. Pero siguen sobrando tomates, así que no está de más probar recetas nuevas para variar.

Esta es una sopa sencillísima que está buenísima servida fresquita. Partiendo de la base del archifamoso gazpacho se pueden idear muchas variantes de sopas/cremas frías cuyo ingrediente principal es el tomate. Creo que la clave está en escoger ingredientes de buena calidad; con buenos tomates salen platos magníficos.

Tomato carrot soup




Para dos personas:

- 4-5 tomates tipo pera muy maduros
- 3 zanahorias pequeñas
- 1 rama de apio
- 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
- sal
- una pizca de azúcar
- tomillo y perejil

Limpiar y trocear las zanahorias. Poner a hervir en una olla con agua durante unos 20 minutos, hasta que estén bien blandas. Escurrir y dejar templar.
Lavar los tomates y practicar un fino corte en su circunferencia para escaldarlos y pelarlos más fácilmente. Cortar en cuartos y quitar las semillas.
Lavar el apio y trocear.
Poner en el vaso de la batidora la zanahoria con el tomate y el apio; triturar bien. Añadir el aceite, la pizca de azúcar y sal al gusto, triturando todo bien hasta formar una crema de textura homogénea. Si se prefiere más fina, pasar por un chino, pero así tiene más sustancia.
Dejar enfriar varias horas en la nevera y servir con un poco de tomillo y perejil.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips