30 agosto, 2010

Helado de arándanos

Entrada programada - No sé exactamente dónde estaré ahora, pero lo que es seguro es que es sin conexión :P

Ya lo habrá dicho muchas veces: me vuelven loca los frutos del bosque y similares. Arándanos, grosellas, frambuesas, moras, fresas silvestres... Pero en Murcia son difíciles de encontrar, y cuando los encuentras están pochos y a precio de oro. Por eso en verano aprovecho para ir a comprar a zonas de ingleses y alemanes, donde los comercios se llenan de productos poco comunes para los locales. Allí sí que puedo conseguir buenos frutos sin tener que sin subastar un riñón para su compra. La última vez nos trajimos frambuesas lustrosas y arándanos gordos y relucientes. Con éstos últimos me lancé a preparar helado.

 Blueberries with sugar and Kirsch





- 200 gr de arándanos frescos (125 gr y 75 gr)
- 500 gr de yogur natural cremoso
- 75 gr de azúcar
- 1 cucharada de Kirsch u otro licor afrutado (opcional)
- 1 cucharadita de zumo de limón
- ¼ cucharadita de sal

Lavar y escurrir los arándanos. Separar 75 gr seleccionando los granos más pequeños y reservar. En un recipiente, mezclar los 125 gr restantes con el azúcar y el Kirsch; dejar macerar como mínimo media hora. Añadir la sal y el limón. Batir un poco el yogur e incorporarlo a los demás ingredientes. Triturar con una batidora hasta que quede homogéneo. Añadir los demás arándanos, partiendo por la mitad los que sean más grandes. Corregir el punto de dulzor y dejar enfriar en la nevera como mínimo cuatro horas. Preparar el helado según las instrucciones de la heladera, o traspasar directamente a un recipiente de cierre hermético para ponerlo en el congelador, rompiendo los hielos cada media hora hasta obtener una textura adecuada.

Blueberry ice cream

26 agosto, 2010

Cake de avellanas y café

Estoy en Madrid otra vez! Y parece que salí de Murcia justo a tiempo, tengo entendido que el calor que está haciendo estos días por el sureste (y otras zonas del país) es casi infernal. Buena despedida de agosto!

Bueno, esta vez me quedo una semanita pero poco turismo ocioso estoy teniendo, hay otros planes pendientes, cosas que preparar y demasiadas decisiones que tomar. Ay, viendo la publicidad de la vuelta al cole me entra nostalgia de esos finales de vacaciones despreocupados!

Mientras proceso algunas de las recetas que he preparado estos días veraniegos, os dejo con este delicioso cake que se quedó pendiente hace varias semanas. La avellana me gusta muchísimo pero me cuesta más encontrarla en crudo que otros frutos secos, y normalmente la uso en galletas. Su presencia en la miga de un cake o bizcocho es fantástica, dando un toque crujiente de ese sabor tan especial. La presencia del café aporta mucho aroma, pero sin que se note prácticamente su presencia, así que no creo que moleste a los poco cafeteros. Se puede añadir más canela o usar otra especia más para enmascararlo un poco más, aunque no creo que sea necesario (claro que yo soy muy cafetera).

Coffee hazelnut cake

Receta ligeramente adaptada de esta

- 3 huevos
- 130 gr de panela (o azúcar moreno)
- 100 gr de yogur natural
- 70 gr de mantequilla vegetal sin sal (o mantequilla normal)
- 75 ml de café fuerte
- 100 gr de avellanas crudas
- 300 gr de harina
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura
- 1/2 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de canela

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar o forrar un molde desmontable redondo.
Derretir a fuego muy lento la mantequilla y dejar enfriar. Trocear las avellanas un poco, partiéndolas por la mitad con un cuchillo. Preparar el café; yo hice tres espressos en la posición más corta que me deja mi cafetera, dando justo los 75 ml. Dejar enfriar un poco.
Batir a mano los huevos con el azúcar/panela. Añadir el yogur y la mantequilla y batir un poco más. Añadir el café y las avellanas, mezclando hasta que quede todo bien incoporado. Tamizar encima la harina con la levadura, la sal y la canela, mezclando bien pero con suavidad usando una espátula, hasta formar una masa homogénea sin rastros secos. Repartir sobre el molde igualando la superficie y hornear a 175ºC durante unos 25-30 minutos. Esperar unos minutos antes de desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Coffee hazelnut cake

Pronto más, y espero que con más regularidad!
A hidratarse bien estos días! ;)

15 agosto, 2010

Brochetas de langostinos aromáticos

Entrada programada - Estoy en el campo :)

Me encantan los langostinos. No porque crea que son el mejor crustáceo, sino porque además de estar riquísimos, me traen buenos recuerdos. A mi hermano y a mi nos volvían locos de pequeños, y mis padres los solían preparar a la plancha en alguna ocasión especial. Así preparados, sencillamente a la plancha, son una delicia sencilla como pocas, con ese olorcito que desprenden al empezar a cocinarse... También son un ingrediente habitual en arroces de pescado y algún que guiso, pero últimamente me apetece variar las preparaciones comunes en mi casa de determiandos productos. 
Unos buenos langostinos frescos, bien marinados, cocinados en brochetas, son un entrante o primer plato fantástico, genial para el buen tiempo.

Shrimp skewers



- 4-5 langostinos por brocheta
- comino molido
- cilantro molido
- pimentón dulce molido
- pimienta negra recién molida
- sal
- zumo de limón
- un poco de salsa de pescado thai (opcional)
- vino blanco
- aceite de oliva

Pelar los langostinos. Se puede dejar la cola porque quedan más bonitos así, pero a mi hermano no le hubiera hecho gracia tener que quitársela luego, así que los pelé enteros.
En un cuenco mezclamos todas las especias. Como depende del número de langostinos que vayamos a usar, habrá que ajustar las cantidades a ojo o al gusto; yo para dos personas usé media cucharadita de comino, media de cilantro y media de pimentón, y lo salpimenté un poco. Se mezcla con el zumo de limón, un poquito de salsa y otro poco de vino, hasta tener una textura pastosa, no líquida. Poner los langostinos y mezclar bien hasta que se empapen de la mezcla. Tapar con film y dejar reposar en la nevera como mínimo una hora.
Calentar una plancha y untar con un poco de aceite. Mientras, formar las brochetas sin llenarlas demasiado. Cuando la plancha esté bien caliente, colocar las brochetas. Dejar cocinas un par de minutos, dar la vuelta y continuar hasta que se hayan cocido del todo. Servir inmediatamente.

11 agosto, 2010

Breve visita a Murcia - Bizcocho integral de cerezas

No he elegido el mejor día para venir a Murcia; menudo calor está haciendo últimamente, incluso en el campo. Ayer además hizo un día muy raro, con el ambiente cargado, muchas nubes, truenos y relámpagos... pero apenas goteó por la noche. Pero 30º a las 8 de la mañana no auguran una buena visita a la ciudad!

He venido hoy porque tengo una cita médica (a ver qué me dicen de los análisis que me hicieron en Madrid) así que aprovecho para echar un vistazo al mundo on-line. Tengo muchísimas cosas pendientes de leer y contestar, pero en realidad sienta de maravilla desconectarse una temporada. Eso sí, de la cocina no he desconectado :P 
Tengo varias cosicas que he ido preparando estos días pendientes para subir, pero mientras tiro de archivo y continúo con las que me dejé en espera antes de marcharme.

Este es uno de esos bizcochos sencillos que me gusta tanto hacer, intentando que sea lo más saludable posible y empleando fruta de temporada. Las cerezas ya casi han desaparecido por aquí, pero os las recomiendo usar en repostería si nunca las habéis utilizado; tienen un aroma potente delicioso. En cualquier caso, se pueden sustituir perfectamente por otra fruta fresca, o seca.

Receta inspirada a partir de esta otra

Cherry quick bread

- 115 gr de harina integral
- 100 gr de copos de avena
- 25 gr de semillas de lino molidas
- 120 gr de azúcar moreno
- 1 cucharadita de levadura
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/4 cucharadita de sal
- 2 huevos
- 250 ml de buttermilk
-  30 ml de aceite de girasol
- 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
- 150 gr de cerezas sin hueso, troceadas

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde rectangular.
Mezclar juntos en un recipiente amplio la harina, la avena, el lino, el azúcar, la levadura, el bicarbonato y la sal. Aparte, batir a mano los huevos con el buttermilk, el aceite y la vainilla, hasta obtener una mezcla homogénea. Incorporar a la primera preparación, trabajando la masa con una espátula siguiendo movimientos suaves. Antes de terminar de mezclar, añadir las cerezas y continuar hasta obtener una masa homogénea; puede quedar algún grumo, mejor no batir demasiado. Repartir sobre el molde igualando su superficie y cubrir con la mezcla de avena, azúcar y canela (opcional). Hornear sobre una rejilla a media altura durante unos 45 minutos, hasta que al pinchar el centro con un palillo éste salga limpio. Esperar 10 minutos fuera del horno antes de desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Cherry quick bread

Ahora voy a arreglar un poco el piso, porque el que mi hermano se quede en estas fechas (sobre)viviendo aquí solo tiene consecuencias!
A ver si me da tiempo a dejar alguna entrada programada para los próximas días de desconexión.

Un abrazo a todos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips