30 septiembre, 2009

Helado de ciruela especiado

Aaah, la lluvia en Murcia... parece ser que o no caen ni cuatro gotas o directamente nos inundamos en pocas horas. Aunque aqui en la capital ha llovido bastante estos días, nada comparado con zonas más del sur. En mi campo por ejemplo han aparecido lagos de la nada de un día para otro :P Lo malo es que tanta agua ha causado auténtico caos en muchas poblaciones, además de dejar inutilizadas muchas carreteras secundarias y caminos que comunican pueblos... Y todo esto, o parte, ¿se podría haber evitado de alguna forma si se hubieran desarrollado los planes de infraestructuras y desarrollo urbanístico de otra forma? Pues no lo sé, en algunos casos seguramente sí... Sin ir más lejos, en el resort  (un micro universo que asusta) que tiene Polaris muy cerca de mi campo, donde se celebró la Copa Davis hace unos días, se inundó obligando a alojar a los residentes en el hotel (y es que son tan listos que no previeron al diseñarlo que pudiera llover, al parecer no tienen ningún sistema de evacuación de aguas). En fin... yo sólo creo que no se puede vivir sufriendo tanto caos cuando se decide a llover de verdad un par de días; veremos si se toman medidas.

Bueno, el otoño ya está aqui, cierto, pero a pesar del mal tiempo frío, lo que se dice frío, aqui aún no hace (salvo por la noche que refresca más). Así que pienso seguir dando trabajo a la heladera durante una buena temporada más :)



Spicy plum ice cream


- 465 gr de ciruelas rojas, maduras
- 1/2 cucharadita de canela molida
- 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
- 1 pizca de clavo molido
- 100-140 gr de azúcar*
- 2 cucharadas de zumo de limón
- 675 gr de yogur cremoso*
- 1 cucharadita de esencia de vainilla

Una vez lavadas las ciruelas, trocearlas descartando el hueso (pesarlas ahora) y colocarlas en una olla junto al azúcar y las especias. Cocer a fuego medio, removiendo con frecuencia con una cuchara de madera, unos 10-15 minutos, hasta que la fruta esté tan blanda que casi se haya deshecho. Verter en un bol amplio pasándolo por un tamiz o colador, aplastando bien la mezcla hasta escurrir totalmente las ciruelas; descartar los restos de piel y fibras que hayan quedado. Añadir el zumo de limón y mezclar, probando el punto de dulzor. Tapar y dejar enfriar en la nevera como mínimo dos horas.
Cuando la mezcla esté muy fría, batir junto al yogur y la vainilla. Probar de nuevo el punto de dulzor y ajustar si es necesario. Preparar en la heladera según instrucciones del fabricante. Guardar en un recipiente hermético y dejar congelar el congelador unas horas antes de servir.

* Normalmente uso yogur natural y añado el azúcar a mi gusto, pero en este caso en la tienda sólo había azucarado (para recetas así compro tarrinas grandes de 500 gr, sale más económico) así que reduje la cantidad de azúcar. A mi no me gusta demasiado dulce, así que recomiendo empezar sin añadir demasiado e ir ajustando el punto al gusto de cada uno.

27 septiembre, 2009

Otoño al fin! Bizcocho de calabaza con buttermilk

Mañana de domingo, el último de septiembre. El otoño lleva al fin con nosotros unos días y hoy me he levantado con truenos sonando al fondo, aunque aún no ha empezado a llover todavía en la ciudad. Pese a que yo no tenía esperanzas, al final septiembre ha sido un mes lluvioso en Murcia (y gran parte de España); me encanta terminar los veranos así.  Me gustan mucho las tormentas, quizá porque mi lado suizo las añora o porque por aquí son escasas, pero encanta estar en casita, oyendo cómo cae la lluvia, los truenos, los relámpagos que iluminan de pronto la casa...
Este tiempo además ha sido el detonante que me faltaba para inaugurar la nueva temporada de horno en la ciudad; ya tenía gyo ganas de volver a los bizcochos y galletas caseras.

Por el momento, esta semana que ahora acaba hemos merendado con un bizcocho en el que he aprovechado el puré de calabaza que saqué de asar dos piezas estupendas de las que nos regalaron en julio, y un tarro de Buttermilch importado de Alemania que encontré de casualidad no sé en qué hipermercado. Además he probado a no usar nada de azúcar para endulzarlo, sino sólo Golden Syrup, que aún me queda un poco de aquellos botes que mis padres trajeron de Londres. Supong que se puede sustituir más o menos con la misma cantidad por miel, melaza, sirope de arce... hay que experimentar.

Al sacarlo del horno, la casa huele realmente ya a otoño :)

Pumpkin bread

- 2 tazas de harina integral
- 1/2 taza de harina de repostería
- 2 cucharaditas de levadura
- 1/2 cucharaditas de bicarbonato
- 1 cucharadita de sal
- 1 huevo + 1 clara
- 1 taza de puré de calabaza
- 1 taza de buttermilk
- 1/2 taza de golden syrup
- 1/4 taza de aceite de girasol
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/2 cucharadita de clavo molido
- 1/2 cucharadita de nuez moscada
- azúcar moreno o panela para espolvorear

Precalentar el horno a 200ºC y preparar un molde rectangular.
Batir a mano con unas varillas los huevos con el golden syrup; añadir paulatinamente el buttermilk, el aceite y la calabaza, hasta obtener una mezcla homogénea (y de un naranja precioso). Aparte, colocar la harina integral y tamizar encima la harina restante con los demás ingredientes secos; mezclar bien. Formar un hueco y verter la primera preparación, incorporando todo con una espátula con movimientos suaves. Trabajar hasta que no queden grumos secos y resulte homogéneo.
Verter uniformemente sobre el molde y espolvorear con azúcar o panela. Colocar sobre una rejilla a media altura y hornear durante unos 45-60 minutos a 180ºC, hasta que se haya dorado por encima (más bien casi tostado, por los ingredientes usados tendrá un tono oscurillo) y al pincharlo en el centro con una brocheta (palillo o similar) ésta salga limpia. Esperar unos minutos antes de desmoldar; dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

24 septiembre, 2009

hemc36: Wok de tallarines de arroz con tofu

Por poco no llego a tiempo, pero después de haberme perdido varias ediciones del HEMC no quería faltar a esta 36º edición. Esta vez la anfitriona es Núria de CocinArte (estupendo blog de visita obligada), y ha elegido como tema la cocina oriental. La gastronomía de los países de oriente es muy extensa y riquísima, tanto en sentido literal como en cuanto a variedad se refiere. A mi particularmente me fascina y eso que aún me queda mucho por conocer, así que la fantástica recopilación de recetas que va a salir este mes será como una mina de oro para ir experimentando nuevos sabores :)

Yo presento una receta inspirada en un libro de cocina oriental especial para wok que encontré hará cosa de un año. Es la primera vez que uso tallarines de arroz, pero después de probarlos desde luego no será la última, en casa le han gustado a todos. El tofu, con esta mezcla de tantos aromas y especias, salió muy rico, incluso mi hermano el carnívoro no añoró la carne esta vez. Se puede hacer perfectamente en una sartén de paredes altas o en una cazuela.



tallarines de arroz


Para 2-3 personas:
- 170 gr de tallarines de arroz
- 250 ml de caldo de pollo
- 200 ml de agua
- 250 gr de tofu firme
- 3 cucharadas de salsa de soja + 1/2 cucharadita de salsa de chile
- 2 cucharadas de aceite de sésamo

- 1 cucharadita de semillas de cilantro
- 2 puerros
- 1 cucharadita de salsa de chile (o más, si toleramos bien el picante)
- 2 cucharadas de tomate triturado
- 2 cucharadas de salsa de pescado
- 1 trocito de raíz de jenjibre
- ralladura de 1 lima
- 1 cucharada de zumo de lima
-1 y 1/2 cucharada de azúcar moreno
- cebollino para decorar

Cortar el tofu en cubos y dejar marinar en la salsa de soja.
Calentar el caldo con el agua y cuando rompa a hervir, cocer los tallarines según indicaciones del fabricante. Escurrir y reservar.
Calentar en el wok el aceite; añadir la salsa de chile, el cilantro y el jenjibre, pelado y rallado. Incorporar el tofu y saltear unos minutos. Incorporar el puerro, dar unas vueltas y añadir el tomate, la salsa de pescado, el azúcar y la lima. Cocinar a fuego vivo unos minutos, sin dejar de remover. Verter los tallarines en el wok, mezclando bien para que se impregne con todos los sabores. Servir en boles o platos hondos y decorar con un poco de cebollino picado.

22 septiembre, 2009

Sorbete tropical

Si no recuerdo mal algunos me preguntásteis acerca del libro de recetas de helados que conseguí a principios de verano. Se trata de "Helados y postres refrescantes", de la editorial Blume. Es un libro manejable de tamaño medio con tapa dura, 192 páginas y muchas recetas variadas, clasificadas en varios tipos (granizados, cremas, helados de hielo, de leche, de yogur, con leche de soja, sorbetes...), con buenas fotos y consejos prácticos. No tengo aún mucha experiencia con la heladora, pero recomiendo el libro totalmente porque es una buena fuente de inspiración para adaptar los ingredientes al gusto personal (no puedo evitarlo, pocas veces sigo una receta al 100%) y no está mal de precio en algunas tiendas.

Este sorbete está inspirado en una receta de este libro. Lleno de vitaminas y sabores, de textura suave, con el toque de la piña cortada en trocitos (a quien no le guste, se puede triturar también) y el puntito que le da el ron blanco. Aunque ya no hace tanto calor, este refrescante helado debería poder disfrutarse en cualquier momento del año, además es muy ligero para el estómago.


Tropical sorbet

- 2 mangos
- 1 papaya pequeña
- 200 gr de piña natural
- 140 gr de azúcar
- 3 cucharadas de zumo de limón
- 1 cucharada de ron blanco
- 1 pizquita de sal

Pelar y trocear los mangos y la papaya; triturar con la batidora. Reservar 750 ml de puré de fruta, si hemos obtenido más cantidad, guardarla para otra receta (o beber tal cual bien fresquito). En caso contrario, si nos falta, triturar algo de piña extra y mezclar bien. Pesar los 200 gr de piña sin la corteza y trocear en cubos pequeñitos. Añadir a la fruta triturada e incorporar el resto de ingredientes, mezclando bien hasta tener una mezcla homogénea. Probar el punto de dulzor y añadir más si es necesario. Tapar bien y refrigerar por lo menos dos horas, debe estar bien fría antes de ponerla en la heladora. Seguir las instrucciones del fabricante y guardar en el congelador en un recipiente hermético. Dejar ablandar un poco antes de servir.


20 septiembre, 2009

Ya iba tocando un cambio

Supongo que es evidente: he dado un cambio de look bastante radical al blog. Tenía ganas de darle un nuevo aire desde hace tiempo, pero no se me da nada bien diseñar ni trastear plantillas complicadas; además la falta de tiempo libre no facilitaba las cosas. Pero esta tarde de domingo, de vuelta en la ciudad y sin nada que hacer, se me ha ocurrido echar un vistazo a algunas páginas de templates gratuitos; de pronto he visto esta y he sentido un flechazo. Justamente algo así tenía yo en mente, así que sin pensarlo mucho he cambiado la plantilla, y milagrosamente ha funcionado :) Aún estoy jugueteando con ella, añadiendo, cambiando y probando cosas, así es que probable que maree un poco al pobre blog en los próximos días.

Si algún día me veo capaz o tengo medios para ello, espero poder tener una plantilla de este estilo pero personalizada sólo para mi blog. Mientras tanto, creo que el cambio viene bien para celebrar el próximo cumple blog esta semana que viene ^^.

18 septiembre, 2009

Deshidratadora

Aquí está el nuevo cacharro que tendrá que luchar por hacerse un hueco en nuestra cocina [ais Ivana, ojalá fuera una Kitchenaid! ;) ]
Ya he reconocido varias veces que me pierdo por cualquier cosa nueva que vea relacionada con la cocina, tanto cachivaches como máquinas bien grandes. Si por mi fuera, tendría todos los cacharros de cocina existentes en el mercado... aunque creo que tendría que tener un almacén enorme para guardar todo ^^U

Sin embargo no se me había ocurrido hacerme con una de estas. Pero un día en Suiza, paseando por un centro comercial de una cadena que en los últimos años se ve por todo el país, me llamó la atención un cacharro raro que tenían en exposición. Y a mi padre también. "¡Oh, con esto puedes fabricar tu propia fruta seca en casa!" Mi madre suspiró.
Se lo comentamos a mi abuela Ruth y resulta que ella tiene una amiga con uno parecido, así que tras consultarle si valía la pena invertir el dinero (y espacio, tanto de maletero entonces como de cocina ahora) en ello, su animada respuesta afirmativa nos lanzó a la búsqueda en otra tienda similar.
Al final encontramos un modelo más económico y algo más pequeño, con menos virguerías técnicas pero que prometía cumplir igual de bien. No tardamos mucho en ponerlo en marcha una vez en casa, y ya puedo afirmar que ha sido una buena compra.

Dry fruit


No puede ser la cosa más simple: de forma circular, la máquina se calienta y genera aire caliente que sube por arriba, donde se pueden colocar hasta cinco bandejas a la vez con rejillas por las que va pasando el aire, con la tapa encima. Se puede desecar prácticamente lo que a uno se le ocurra: casi cualquier tipo de fruta, verduras y hierbas. En casa consumimos mucho fruta seca, tanto como snack (picoteo saludable) como para hacernos muesli casero añadiéndolo a cereales, como ingrediente de platos cocinados o en dulces, bizocochos o galletas.

Por el momento hemos probado a deshidratar manzana, higos (que para eso es temporada) , plátano (queda crujientito y con un sabor tremendo) y hojas de laurel. Obviamente, dependiendo del fruto y del gusto de cada uno, el tiempo variará, aunque en general se necesitan varias horas. Pero como sólo hay que dejarla sola encendida, el trabajo es mínimo. Las hierbas se hacen en seguida, los frutos con más agua y en piezas más grandes necesitarán más. En cualquier caso, lo mejor es que vayamos probando hasta obtener los resultados que mejor se nos ajusten.

Ahora tengo ganas de probar a deshidratar todo lo que se me ponga delante, a ver qué sale :P

17 septiembre, 2009

Botín suizo 2009

¡Qué pereza da deshacer las maletas cuando se vuelve de un viaje largo! Además es algo deprimente, porque marca el fin definitivo de las vacaciones, y sacando la ropa arrugada se van recordando los buenos momentos que han quedado atrás... menos mal que nos traemos cosas con nosotros! Yo no puedo concebir un viaje sin traerme recuerdos, ya no sólo los típicos souvenirs, sino casi cualquier cosa que sea testimonio del viaje. Hace años que además siempre llevo un cuaderno conmigo, voy anotando el diario de cada día de viaje y al volver lo lleno de cosas que voy pegando: sobrecitos de azúcar, entradas, servilletas, posavasos, folletos... es genial revisarlos años más tarde :)

Pero claro, de Suiza DEBO traerme especialmente más cosas. Esto es gran parte del botín gastronómico al que hubo que hacer sitio en el maletero esta vez. Los obligatorios chocolates (y esas mariquitas que mi hermano y yo adoramos con devoción desde que somos pequeñajos), galletas, Leckerli (por supuesto) y algunos dulces varios más, infusiones, Kirsch (licor de cerezas) y Williams (licor de pera), Rivella (que parece la bebida nacional suiza!) y luego muchas cosas para cocinar y, sobre todo, hornear :D

Además no pude evitar traerme alguna revista de cocina. ¡Demasiada variedad en los quioscos! Además calleron un par estando en Milán, con la obligatoria Sale&Pepe ;)

Y un par de libros de recetas (más las que copié de libros que tenía mi familia en sus casas). El libro de Donna Hay fue casi una revelación, hace mucho tiempo que lo llevo queriendo, y sin buscarlo lo encontré muy rebajado y en inglés en unos grandes almacenes en Zürich. Clásicos modernos 2 Es una pasada de libro, con un montón de recetas de dulces variados, cosas clásicas pero reversionadas, y con unas fotos que debe ser pecado mirarlas :P

Y por último, más cachivaches :P Mi maravillosa abuela Ruth me regaló todas estas cosas que dice que ya no usa, pero que yo prometo exprimir al máximo ^^ A ver cuántas galletas y dulces salen de aqui :)

Además se vino con nosotros otro cachivache algo más grandecillo, que no teníamos pensado ni por asomo comprar pero al que ya estamos dando buen uso. En la próxima entrada se resuelve el misterio :P

¡Ya tengo ganas de ponerme manos a la masa!

16 septiembre, 2009

Hasta siempre, Sonia

En una visita esporádica a Murcia exprimo el tiempo revisando todas las entradas de los blogs que sigo que tengo pendientes. Pero una noticia terrible me ha paralizado por un instante; Sonia, somaral, de Una pinup en la cocina, ha fallecido.
Muchos de vosotros le habéis dedicado unas últimas palabras de recuerdo a esta mujer fantástica, a la que muy pocos de la comunidad blogera gastronómica conocerían personalmente, pero sin duda a todos los que alguna vez nos pasamos por su blog nos conquistó con sus recetas, y sobre todo con su amabilidad, cariño y alegría que transmitía en cada una de sus palabras.
La casualidad quiso que fuera Sonia mi amigo invisible en la primera edición del certamen que organizó Bea, y aún recuerdo la tremenda ilusión que me hicieron sus regalos y su carta. Los guardaré siempre con mucho cariño y nostalgia, pero agradecida de haberte conocido, aunque fuea en la distancia y con pantallas de por medio.

Un beso para Sonia, y un abrazo enorme para Marcos y Álvaro.

15 septiembre, 2009

Tomando prestada la conexión un momentito...

Ya hace un par de semanas que estoy de vuelta por tierras murcianas, pero sigo desconectada del mundo. Me resisto a encarar la rutina de nuevo y volver a la vida urbana, así que estoy alargando mi retiro al máximo posible. Ahora que por fin han bajado las temperaturas (y hasta cae un poquito de agua!) el campo está en su mejor momento, las higueras rebosan higos (al fin!) y por cómo florecen muchas plantas parece que sea ahora primavera.

Misteriosamente mi portátil ha encontrado una débil señal de conexión a la red que no tengo ni idea de dónde proviene, seguramente de algún vecino lejano (los cercanos son todos familia y nos conocemos bien). Pues me permito cogerle "prestada" un ratito las migajas de su conexión para revisar un par de cosas y comprobar que el mundo sigue en marcha ahí fuera. Gracias a ello me he enterado de que tengo que ir YA a la universidad a hacer algunos trámites (ya podían haber informado de los plazos antes o con más tiempo...) así que seguramente esta semana vaya a la ciudad por unas horas. A ver si desde allí puedo subir algunas fotos al blog y lo saco de su retiro vacacional definitivamente.

Bueno, ya está, ya no robo más :P Sólo quería saludar y dejar constancia de que sigo viva.
Gracias a todos los que habéis dejado comentarios durante este tiempo, prometo contestar a todos en cuanto pueda, y visitar vuestros blogs que seguro que están llenos de deliciosas recetas que me he ido perdiendo.

Que disfrutéis los últimos días de verano!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips