27 marzo, 2008

En Pascua dulce zanahoria: Carrot Cake

Aunque fui obligada a hacer unos muffins de chocolate para los desayunos de la Semana Santa (ya, tocaban torrijas, pero es que nos empachan demasiado, y yo y los fritos no nos llevamos bien) no me siento del todo cómoda usando hornos ajenos. No hay dos hornos iguales y yo tengo al mío ya bien domesticado; tanto trabajar juntos ha creado un fuerte lazo de cariño que me produce nostalgia cuando estoy un tiempo sin encenderlo. Por tanto era evidente: el martes volví a hornear. Sí, el día del Bando de la Huerta me quedé de nuevo en casa, cuando casi toda la ciudad se echa a la calle... es que me dio una perezaa ^^U Y no soy mucho de aglomeraciones.

carrot cake

El caso es que yo no me iba a quedar estas Pascuas sin la típica Carrot Cake, así que partiendo de esta que hice hace unos meses he sacado otra variante.
Por cierto, hace unas semanas alguien dejó un comentario preguntando por las equivalencias de las tazas (mil perdones por no contestar antes). Muchas recetas, sobretodo extranjeras, dan las cantidades en cups y tablespoons/teaspoons, tazas y cucharadas/cucharaditas, lo cual es un poco un incordio ya que las tablas de equivalencias que yo he visto dan cantidades algo distintas. Además según el tipo de ingrediente también varían los resultados. Lo mejor es hacerse con un juego de medidas (que tampoco son exactos-exactos) pero como sé por experiencia que a veces no son fáciles de encontrar voy a intentar pesar las cantidades en las recetas según las haga sobre la marcha.


- 450 gr de zanahoria rallada
- 1 taza (230 gr) de azúcar moreno
- 75 ml de aceite de girasol
- 1 mandarina grande (piel rallada y zumo)
- 2 huevos enteros
- 1 clara
- 200 ml de leche
- 2 tazas (280 gr) de harina integral
- 1/2 taza (65-70 gr) de harina de repostería
- 1 cucharadita de canela molida
- 1/2 cucharadita de cilantro molido
- 1/4 cucharadita de nuez moscada
- 1/2 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de levadura
-1/2 cucharadita de bicarbonato

Precalentar el horno a 200º y engrasar o preparar un molde.
Batir con batidora de varillas o a mano los huevos con el azúcar y continuar con el aceite y la leche; añadir la mandarina. Mezclar aparte los ingredientes secos (menos la zanahoria) y tamizar juntos sobre la primera mezcla. Trabajar con una espátula siguiendo movimientos envolventes y suaves hasta que quede homogéneo. Añadir por último la zanahoria y repartir bien en la masa. Verter sobre el molde y hornear a 180º durante 35-45 minutos, hasta que al pincharlo la brocheta o palillo salga limpio. Esperar unos minutos antes de desmoldarlo y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.
Normalmente se sueles cubrir con cremas dulces de queso y mantequilla, o con glaseados más simples, pero yo he preferido decorarlo simplemente con azúcar glas y unas zanahorias de mazapán que me traje de Suiza (también se pueden hacer caseras si se tiene maña).

carrot cake2

Notas:
Las medidas son orientativas, como es una receta medio improvisada no creo que haga falta ser exactos en los pesos y cantidades. Creo que colmé bastante las tazas... En cuanto a la zanahoria, de una bolsa de 500 gr sólo me dejé una zanahoria más bien pequeña; yo quería ponerle bastante aunque quizá a otros les guste con menos cantidad y que el sabor sea más sutil.
La zanahoria hace que el interior del bizcocho sea muy jugoso, tierno y húmedo, por eso me gusta que quede bien hecho por fuera, ligeramente tostadito para darle un contraste ligeramente crujiente.
Le irían genial unas nueces, pasas o coco rallado.

carrot cake3

26 marzo, 2008

De vuelta

El domingo pasado ya dormí otra vez en casa, agradeciendo por una vez el clima de Murcia. Qué frío que pasé en Madrid los últimos días! Para mí eso era invierno puro y yo ya tenía la mentalidad primaveral. Aunque no me quejo, esta semana ha habido un poco de todo, y lo mejor es que hizo buen tiempo los dos días que estuvimos en Aranjuez. Dejo aquí algunas fotos del lugar, un sitio agradable y bonito para visitar aunque el Palacio tiene partes en restauración. Los jardines son muy amplios y da gusto pasar la tarde perdiéndote por ellos ya que no están muy urbanizados y se descubren cosillas y rincones interesantes (ese aire melancólico de las fuentes...). Por cierto, qué ricos los fresones (aunque cuando pedí al camarero que me los sirvieran sin nata me miró raro "¿sólo la fruta?").

En Madrid ciudad aprovechamos los días soleados (y sin viento) para patearnos bien el Retiro (me encanta), visitar el recién restaurado Casón (aprovechad que es gratuita la entrada hasta mayo, luego se convertirá en centro de investigación) y cuando el tiempo dejó de acompañar, a ver películas en VO (aprovecho siempre que voy ya que en Murcia es algo impensable).

Ahora a ver si aprovecho lo que queda de esta semana (Fiestas de Primavera en Murcia) para retomar los trabajos de clase; me parece que me he tomado las vacaciones con demasiado relax...

Palacio de Aranjuez


Palacio de Aranjuez


Palacio de Aranjuez


Aranjuez


Real Sitio de Aranjuez


Real Sitio de Aranjuez

16 marzo, 2008

Premios y paréntesis

En pocas horas cojo un tren que me llevará de nuevo hacia el centro de la Península donde estaré hasta el domingo que viene aprovechando la Semana Santa (¿o huyendo de ella?). Pero os estaré vigilando :P e igual hasta actualizo alguna vez desde allí, quién sabe... en cualquier caso, tengáis vacaciones o no, pasadlo muy bien y a cocinar mucho ;)

Además he recibido un par de nominaciones a otros de esos premios que circulan entre blogs; de verdad, muchas gracias a las dos, me alegra mucho saber que hay personas que me visitan y comentan, y más si les gusta las cosillas que publico :) Sin los visitantes esto tendría poco sentido.
Anxos me ha concedido el Premio Calidez y nek0 el Premio Blogger del Día ^_^
Gracias gracias gracias! Sé que debería continuar concediendo el premio a otros, pero me voy a escaquear un poco ya que he visto que muchos los habéis recibido ya (además me cuesta horrores elegir!).

13 marzo, 2008

Bollos checos de Pascua (BBD8)

[Entry for BreadBakingDay #8 - English version below]

Mi hermano el suertudo estuvo hace poco una semana de viaje por Centroeuropa, pasando por Praga, lo que me ha recordado que tengo pendientes varias entradas y subida de fotos de mi viaje del verano... aarg, qué cabeza tengo; claro, lo fui posponiendo y... bueno, a ver si aprovecho este par de semanitas de vacaciones. Para redimirme, ayer probé otra receta del libro de cocina checa que compré en la capital checa. Por supuesto, lo abrí por la sección dulce :P
Yo la verdad es que nunca he celebrado una Semana Santa muy a la española, no he ido a ninguna procesión (y anda que en Murcia hay pocas) y tampoco seguimos la gastronomía típica. Cuando era pequeña solían venir mis abuelos de Suiza y teníamos unas Pascuas dulces, decorando huevos, escondiendo chocolates por el jardín...
Con estos bollos de Pascua participo por primera vez en el Bread Bakind Day que gestiona este mes el blog Wild Yeast, dedicado a panes de celebración. Me he dado cuenta de la oxidación que sufre mi inglés...

En la República Checa se celebra (o era tradición celebrar) especialmente el Domingo de Pascua con abundantes comidas familiares: cordero asado, carne de vacuno, puding de huevo, carne ahumada y muchos platos con vegetales verdes y hierbas. Se solían cocer las hojas frescas de ortiga como si fueran espinacas, y hacer ensaladas con diente de león. En cuanto a dulces, destaca el cordero de pascua, un pan dulce con forma de cordero que se puede decorar con con merengue o chocolate, y una trenza roja. También están los boží milosti (mercedes de Dios, fritos y espolvoreados con azúcar) y mazanec (otro pan dulce).

Según el libro, en Viernes Santo los checos hornean bollos de Pascua enrollados, que se suelen servir como almuerzo de Cuaresma o como dulce acompañando el café. Por lo que he podido leer, estos bollos se llaman jidášky, panecillos de Judas, simbolizando la cuerda del ahorcamiento; no estoy del todo segura de si son el mismo bollo o dos tipos distintos.
En cualquier caso la receta ha salido más que bien, no es muy difícil ni laboriosa, aparte de los tiempos de levado. Salen unos bollos muy muy tiernos, nada empalagosos ya que llevan poco azúcar, estupendos solos, con café/té/chocolate, tal cuales o untados con mermelada/mantequilla/miel...

bollitos pascua

- 400 gr de harina normal o medio fuerte*
- harina extra para amasar**
- 30 gr de levadura fresca
- 40 gr de azúcar fino
- 250 ml de leche tibia
- una pizca de sal
- 60 gr de mantequilla muy blanda
- 2 yemas de huevo
- 1 huevo batido para pintar
- miel disuelta en un poco de agua

* yo usé 300 gr de harina de fuerza que tenía en un paquete abierto y 100 gr normal
* * después de poner toda la harina de la receta necesité añadir una cantidad considerable (a ojo y muy poco a poco para poder tener una masa mínimamente manejable.

En un bol amplio tamizar la harina y hacer una especie de volcán. Trocear la levadura y colocarla en ese hoyo central, añadir el azúcar y un par de cucharadas de leche. Remover, añadiéndole un poco de la harina, tapar con un paño y dejar unos 15-20 minutos para que fermente.
Después se incorporan poco a poco el resto de ingredientes, poniendo primero la sal en la harina (nunca directamente sobre la levadura), mezclando bien hasta formar una masa homogénea. Como he señalado arriba, me salió muy pegajosa así que fui añadiendo más harina hasta que se podía amasar. La masa debe quedar manejable, pero aún así pegajosa, no seca. Con las manos enharinadas, amasar unos minutos (va muy bien usar una lámina de silicona para evitar que se pegue; si no simplemente espolvorear una superficie con algo de harina). Cuando la masa esté elástica, se pone en un bol, se cubre con papel film y/o unos paños y se deja levar en un lugar cálido sin corrientes.

bollitos pascua2
 
Con dos horas debe bastar, a mí me había más que doblado el tamaño apenas con una y media. Se desincha, se amasa un poco más y se separan porciones para darles la forma que se quiera. Lo típico es hacer tubitos y enrrollarlos. Se colocan algo separados en una bandeja preparada y se dejan levar 5 minutos. Mientras precalentar el horno a 200º. Se pintan con huevo batido y se hornean unos 10-15 minutos, bajando la temperatura a 180º tras los primeros 5. Ojo, si son bollos pequeños se hacen enseguida, vigilad que no se quemen. Cuando estén dorados, estarán listos. Una vez fríos se pintan con la miel.


Czech Easter BunsThis is my first entry for zorra's Bread Baking Day hosted this month by Wild Yeast. I'm from Murcia (Spain) and I have not practiced English for a long time; sorry for that!
This recipe comes from a little book I bought last summer in Prague: Czech Cookery. I don't like very much spanish Easter recipes, so I decided to try this traditional Easter Buns. Acording to the book, on Good Friday Czechs bake this buns and serve them with coffee or tea as a Lenten lunch. They turned out great and tasted wonderfull with some jam.

- 300 gr fine or medium flour
- extra flour for rolling
- 30 gr fresh yeast
- 40 gr castor or icing sugar
- 250 ml warm milk
- a pinch of salt
- 60 gr melted butter
- 2 yolks eggs
- 1 beaten egg
- honey

Sift the flour into a bowl and make a hole. Crumble the yeast into it, add the sugar and two tablespoons of milk. Mix into a paste adding some of the flour. Cover and leave to rise abour 15-20 min.
Add the salt to the flour. Work the mixture adding the melted butter, egg yolks and the remaining milk. If the dough is too sticky, add more flour gradually to get a manageable mixture. Dust with some flour a clean surface and knead by hand for about 8-10 min, until the dough is firm and elastic. Cover and leave to rise in a warm place.
When it has double the size (abour 2 hours) place the risen dough on a board and work it smooth. Cut pieces and roll them into your favourite shape. Arrange the buns on a backing sheet and leave them to rise for 5 min. Prehate the oven to 200º. Brush the buns with beaten egg and bake them until golden (down the temperature to 180º after 5 minutes). Be careful, if the buns are too small they can get too roasted shortly. When the buns have cooled, dribble honey on them.

bollito mermelada

09 marzo, 2008

Galletas de almendra

Los amaretti se habían gastado y yo me levanté con ganas de hacer galletas, dándome cuenta además de que hacía tiempo que no horneaba ninguna. Como siempre, recorrí blogs, páginas, libros y revistas para buscar inspiración, y al final salió una receta de la que no puedo recordar el origen exacto porque es una fusión personal/improvisada. El resultado: no requieren muchos ingredientes, se hacen rápido, sale un número razonablemente reducido de galletas, son relativamente "sanas" y más importante, están buenas :P Duras y crujientes, perfectas para mojar en el café; son casi como mini biscotti. Creo que haré variaciones para seguir probando.



- 1 huevo medio
- 100 gr de azúcar blanco
- 40 gramos de almendras picadas
- 140 gramos de harina
- 1/4 cucharadita de levadura
- 1 1/2 cucharadas de miel
- 1/4 cucharadita de canela molida
- 1/8 cucharadita de clavo molido
- 1/8 cucharadita de jengibre molido
- 1 pizquita de pimienta blanca molida
- 1 pizca de sal
- piel rallada de un limón no muy grande
- el zumo del limón
- azúcar en polvo

Precalentar el horno a a 180º y preparar una bandeja. Batir el huevo (mejor tenerlo a temperatura ambiente) con el azúcar. Añadir la miel y la piel del limón. Tamizar la harina con la levadura y las especias e incorporar a la primera mezcla, trabajando bien la masa. Con las manos enharinadas, formar bolitas y colocarlas en la bandeja un poco separas; dependiendo del tamaño, salen unas 20 galletas. Hornear alrededor de 15 minutos.
Mientras se dejan enfriar, preparar un glaseado con el zumo de limón y azúcar en polvo, en cantidades a ojo y dependiendo de si nos gusta más dulce o con más sabor ácido (es mi caso, hace buen contraste). Si nos pasamos con el limón se puede rebajar con agua. Se pintan con un pincel y se dejan enfriar y secar totalmente antes de guardar en un recipiente hermético.

08 marzo, 2008

Wok de noodles

Me encanta la pasta en todas sus variedades, y de hecho me fascina la cantidad de tipos y formas que existen, lo que multiplica las posibles mezclas de ingredientes y formas de cocinarla. Creo que todos alabamos a Cannella por las fantásticas recetas y lecciones de cocina italiana que nos ofrece siempre :)
Pero a veces me gusta variar y hacer unos fideos chinos y así darle uso al wok. En realidad no es un wok "de verdad" (tiene el fondo plano) pero me va perfecto para hacer platos de este tipo: mezcla de arroz/pasta con vegetales/carne. No quedan bonitas presentaciones pero la mezcla de sabores es estupenda.
La receta no tiene ningún misterio, es similar a esta. No especifico cantidades porque dependerá del número de personas y gusto personal(vale, y porque no me acuerdo :P). Tampoco los pasos a seguir son muy importantes, es casi un improvisar sobre la marcha con lo que hay en la despensa. Lo único, marinar la carne con bastante antelación para que se empape bien de sabor.



- pollo o pavo troceado en piezas pequeñas
- 1 trozo de jengibre fresco rallado/picado
- ajo picado
- puerro
- setas
- zanahorias
- puntas de bambú
- salsa de soja
- aceite de sésamo
- vino blanco
- semillas de cilantro
- semillas de sésamo tostadas
- lima
- aceite de oliva

Preparar la carne por lo menos un par de horas antes, embadurnándola bien en una mezcla de salsa de soja, aceite de sésamo, vino blanco, zumo y piel rallada de lima, jengibre, cilantro y ajo. Se tapa y se deja marinar dentro de la nevera.
Cortar los vegetales en trocitos. Calentar el wok con algo de aceite e ir cocinando todo a fuego más bien alegre, incorporando la carne y añadiendo más salsa de soja si se quiere, y siempre removiendo constantemente. Puse el bambú al final puesto que era en conserva.
Aparte se deben cocer los fideos chinos siguiendo las instrucciones del paquete, y cuando todo esté ya cocinado se incorporan al wok, mezclando e incorporándolos bien. Se dejan unos minutos más al fuego para que cojan el sabor del wok y listo.

06 marzo, 2008

Despidiendo el frío: pan de especias

Aunque el jueves pasado nos sorprendió con una inusual tormenta (breve pero intensa, con truenos y todo) luego vinieron días soleados en los que sobraban las chaquetas y hasta pasé un poco de calor. Pero era para despistar: menudo viento más frío que sopló ayer. Así que al parecer tenemos otra ola de bajas temperaturas antes de que llegue la primavera; pues me alegro, que luego enseguida se nos echa encima el calor sofocante y me paso las noches de verano añorando mis mantitas mientras sopeso la posibilidad de arrancarme la piel para ver si gano algo de fresco.
Pero no nos adelantemos.
Para aprovechar estos últimos coletazos de frío y como despedida del invierno no es mala idea recurrir al horno. Esta receta, que no recuerdo de dónde la saqué (perdón!) es de un pan de especias con un profundo aroma a mañanas lluviosas y tardes heladas de viento que hace revolotear hojas secas de los árboles (vale, tengo mucha imaginación).
No es un bizcocho, es más denso y compacto, y al ser poco dulce es perfecto para untarlo con mermelada, mantequilla, miel... también va genial con un buen queso y unas nueces.

Pan de especias

- 200 gr de harina de repostería
- 50 gr de harina integral
- 125 gr de azúcar en polvo
- 200 ml de leche de soja (o leche normal)
- 1 huevo
- 4-5 cucharadas bien llenas de miel
- 1 y 1/2 cucharadita de levadura
- 1 cucharadita de jengibre
- 1/2 cucharadita de cilantro
- 1/2 cucharadita de clavo
- 1/4 cucharadita de nuez moscada
- 1/4 cucharadita de pimienta de jamaica
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/4 cucharadita de sal

Tamizar en un recipiente amplio las harinas con la levadura, sal y especias. Añadir la leche y mezclar bien. Tapar y dejar reposar durante un par de horas a temperatura ambiente. Pasado ese tiempo, batir un huevo con la miel e incorporar a la masa hasta que quede homogéneo. Poner en un molde adecuado y hornear a 180º en horno precalentado durante 40-45 minutos.

01 marzo, 2008

Calabaza especiada con shiitake y una comprilla

Si digo que soy una declarada amante de la calabaza seguramente sería repetirme mucho, así que por hoy me voy a saltar mis alabanzas y odas hacia esta maravilla de color naranja.
Este es un plato de lo más simple pero que da buen resultado, ha sido la guarnición de mi comida de hoy ya que me han dejado sola en casa.
Para acompañar la calabaza he usado cuatro o cinco setas shiitake desecadas (y rehidratadas, claro) que me traje de Suiza. Aquí también las venden, pero no sé si es cosa mía pero sólo las encuentro ultra carísimas. En Suiza me costó la bolsa poco más de un franco.



- un trozo de calabaza pelada y troceada
- setas shiitake u otra variedad troceadas
- tomate triturado/tomate maduro troceado
- aceite de oliva virgen extra
- salsa de soja
- vino blanco
- un poco de caldo o agua (o agua usada de rehidratar las setas)
- sal
- especias molidas al gusto (comino, cilantro, cúrcuma, jengibre, pimienta...)
- un poco de sésamo tostado

Una media hora antes, mezclar las especias y dejar marinando la calabaza añadiendo salsa de soja. Luego simplemente se calienta una sartén o similar con algo de aceite, se añade el tomate y luego la calabaza y las setas. Se "riega" con algo de vino y más salsa de soja; conforme se va cocinando a fuego medio-bajo se le añade agua o caldo hasta que la calabaza esté bien tierna.
Como he dicho, es simple, muy improvisado. Se puede jugar con las especias y otras verduras para acompañar la calabaza, que para mí es la reina en esta preparación :P En el microondas también da buenos resultados.



Esta mañana de casualidad me he encontrado con estas macetitas en la floristería que hay al lado de mi casa: cilantro y albahaca morada; evidentemente, no me he podido resistir y se han venido para casa :) A ver si compro algunas plantas más (seguramente perejil y hierbabuena) y pongo un mini-mini-mini huerto en el balcón. Por cierto, lo sé, el balcón está sucísimo, son los rastros de la fuerte, extraña e insuficiente tormenta que cayó en Murcia el jueves por la tarde.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips