23 mayo, 2007

hemc10: Biscotti de chocolate al ron

Casi se me salta una lagrimica de emoción contenida al ver el tema que ha elegido garbancita para el hemc de mayo... chocolate! Creo que no hace falta ni comentar lo muchisisísimo que me gusta así que casi me lo debería ahorrar esta vez, pero bueno, por si acaso: cómo me pierde el -buen- chocolate! Porque es importante que el chocolate sea bueno; me da lo mismo qué tipo de chocolate sea (excepto el blanco, me niego a aceptarlo como chocolate de verdad), qué otras cosas lo acompañen o en qué forma se presente, pero tiene que ser mínimamente bueno o si no no merece la pena pecar por él. Pero hay tantas variedades y tantas posibilidades para disfrutarlo que no puedo aguantar a revisar bien todas las recetas que van a salir de este mes :)

El caso es que por poco no me da tiempo a participar (junio se acerca acechando peligrosamente), pero esta es mi humilde propuesta. Hacía tiempo que quería hacer biscotti otra vez y el experimento no ha salido mal del todo ^^


- 2 tazas de harina
- 3/4 taza de cacao en polvo
- 3 cucharadas de leche
- 3 cucharadas de ron
- 3 cucharadas de aceite de girasol
- 3/4 taza de azúcar moreno
- 2 huevos ligeramente batidos
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- 1 pizca de sal
- 125 g de almendras laminadas

Precalentamos el horno a 175º. Tamizamos en un bol la harina con el cacao, la levadura y la sal. Añadimos el azúcar y las almendras y mezclamos bien. Incorporamos entonces los líquidos con cuidado por si hay que poner menos leche (o más); con una espátula y movimientos suaves trabajamos la mezcla hasta que quede homogénea. Con las manos húmedas formamos dos piezas con la masa en una bandeja engrasada o sobre papel antiadherente, con forma ovalada y bien separadas (de unos 4 ó 5 cm de ancho). Horneamos a media altura unos 30 minutos controlando que no se tueste demasiado (aunque a mí me gusta un poquito pasado).

Dejamos que se enfríen un poco fuera del horno y entonces cortamos los biscotti en diagonal con un buen cuchillo para pan; deben estar blandos por dentro. Ponemos las piezas con el corte hacia arriba en la bandeja y volvemos a hornear unos 8 minutos; les damos la vuelta para ponerlos otra vez 7/8 minutos y finalmente los dejamos enfriar fuera sobre una rejilla antes de guardarlos.

19 mayo, 2007

Tartaletas de patata aromáticas

Una recetilla rápida ahora que tengo algo de tiempo. La he sacado de un libro de cocina vegetariana al que no tardé en lanzarme cuando lo vi en una casa en la que estaba de visita. No puedo evitarlo, vaya donde vaya si veo libros de recetas siempre siento el impulso irrefrenable de hojearlo y apuntar las ideas que me gusten.
Me ha gustado esta forma de tomar patatas (me ha hecho acordarme del Rösti) aunque la próxima vez espero hacerlo con menos estrés, la cocina era un caos ese día, había prisa y mucha hambre, por eso siento el nivel de cutrez de la foto ^^U

- 500-700 gr de patatas peladas
- harina integral
- 3 cucharadas de copos de avena
- 1 cebolleta
- leche
- perejil picado
- comino
- curry
- sal
- aceite de oliva

Una vez peladas las patatas las dejamos una media hora en remojo con agua fría. Después las secamos bien y las rallamos en un recipiente amplio. Le incorporamos la avena, la harina (a ojo, dos o tres cucharadas), la cebolla también rallada, las especias y la sal. Cuando esté mezclado todo añadimos leche poco a poco (unas tres cucharadas) para que no nos quede excesivamente líquido. Colocamos más harina en un plato y vamos formando porciones del tamaño que queramos (mejor no demasiado grandes) rebozándolas bien. Las freímos en el aceite caliente a fuego no muy fuerte dándoles la vuelta cuando estén doradas. Antes de servir mejor ponerlas sobre papel absorvente para evitar el exceso de aceite.

11 mayo, 2007

Bizcocho integral de zanahoria

Siento mucho no actualizar tan a menudo como me gustaría pero ha empezado una mala época. Exámenes, trabajos, examen práctico de coche, obras en mi edificio (parece ser que a los nuevos inquilinos no les gustaba ni una sola pared ni por supuesto el suelo), obras en la calle, conciertos molestos, elecciones aún más molestas y encima ya tenemos pleno verano en Murcia.
En fin... habrá que aguantar un poco; y para hacer todo más llevadero siempre podemos liar un poco la cocina :P
Hacía tiempo que quería hacer un bizcocho de zanahoria y visto el resultado lo repetiré muchas más veces. Me harté de mirar recetas en libros, webs, blogs y revistas varias, al final mezclé un poco de cada una a mi gusto y esto es lo que salió. Creo que la próxima vez le añadiré unas nueces ^^

- 2 tazas de harina integral
- 1 cucharada colmada de harina
- 1 taza de azúcar moreno
- 1/3 taza de azúcar blanco
- 3 huevos
- 2-3 cucharadas de avena
- 2 cucharaditas de canela
- 1/2 cucharadita de jengibre
- 1 cucharadita de levadura
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 250-300 g de zanahoria rallada
- 80 ml aceite de girasol
- 1 yogur natural (125 g) + 1/4 con un poco de leche
- azúcar glas

Primero precalentar el horno a 180º.
Tamizamos por un lado en un recipiente hondo las harinas, la avena, la levadura, el bicarbonato y las especias. Aparte separamos las claras de las yemas y montamos las primeras añadiendo poco a poco el azúcar blanco. Batimos ligeramente las yemas con el azúcar moreno.
Agregamos el yogur diluido un poco con leche a la mezcla de ingredientes secos; mezclamos un poco con una espátula e incorporamos el aceite. Añadimos las yemas con el azúcar moreno y después, con mucho cuidado, las claras montadas, con movimientos suaves y envolventes hasta que quede todo bien homogéneo. Por último mezclamos con las zanahorias ralladas.
Colocamos la masa en un molde engrasado con aceite y horneamos en la parte baja durante unos 35 minutos.
Es importante no abrir el horno hasta que hayan pasado por lo menos 15 minutos. Pinchamos con una brocheta o palillo cuando esté dorado para ver si está listo y lo sacamos hasta que se enfríe. Si lo espolvoreamos con azúcar glas mientras aún esté templado éste desaparecerá fundiéndose en la masa dejando la superficie dulce y ligeramente brillante.

03 mayo, 2007

La vie en rose

A seguir aprovechando las fresas y fresones, que cuando nos demos cuenta de pronto tendremos que esperar otro año para poder volver a disfrutar de esta delicia de fruta.
Hacer un batido es perfecto para esta época en la que ya empieza (o debería empezar) a apretar el calor en algunas zonas, y viene bien si se nos han quedado algunas fresas sobrantes en la nevera y/o empiezan a pasarse un poco.
Es una improvisación espontánea, que cada uno lo haga a su manera y gusto :)

- un buen puñado de fresas/fresones
- azúcar/edulcorante
- yogur natural cremoso (mejor casero)
- leche
- un poquito de vainilla en polvo
- 1 cucharadita de gelatina en polvo neutra

Troceamos las fresas bien lavadas y empezamos a batirlas con cuidado al principio. Añadimos yogur y leche a ojo sin dejar de batir bien hasta tener la consistencia deseada. Ponemos el punto de dulzor al gusto y el toquecito de vainilla. Aparte diluimos la gelatina en agua y la añadimos al batido. Dejamos enfriar varias horas en la nevera y servimos con corteza de limón y un poco de yogur por encima.


PD1. Si se congela (batiéndolo un poco cada cierto tiempo) queda una especie de helado muy rico.
PD2. Al final acabé echando canela a mi copa, no puedo evitarlo, es un vicio personal :P
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips